30 abr 2012

 

Los Candidatos Frente al Poder Televisivo (Segunda Parte)

Jenaro Villamil

La Propuesta de López Obrador
Fue hasta el 17 de abril de este año, en plena campaña, que López Obrador propuso en Jalapa, Veracruz, la democratización de los medios, aclarando que no va a expropiar a ninguna cadena de televisión, pero sí a combatir los monopolios.

“Quiero aclarar que cuando proponemos la democratización de los medios de comunicación, no hablamos de expropiar, sino de que el Estado cumpla el mandato constitucional de garantizar el derecho a la información”, advirtió.

El aspirante presidencial de la izquierda ha sido el único que se metió al tema “vetado” por los dueños de las dos televisoras. Propuso eliminar el régimen de concesiones; crear un sistema para aprovechar mejor el espectro radioeléctrico y que no lo detenten dos grupos solamente, sobre todo, en materia de televisión abierta.

“Si Carlos Slim o los periódicos Reforma o El Universal, La Jornada o cualquier otra empresa editorial o cualquier ciudadano, quiere tener un canal de televisión abierta no tendrá problema”, afirmó López Obrador.

“Así como también, si Emilio Azcárraga, Ricardo Salinas o cualquier otro empresario o ciudadano desean participar en el negocio de las telecomunicaciones, de la telefonía, podrán hacerlo, porque no debe haber, bajo ninguna consideración, repito, prácticas monopólicas”.

“Que haya todos los canales de televisión o estaciones de radio que sean técnicamente posibles, con absoluta libertad, sólo evitando que se concentren en unas cuantas manos como sucede en la actualidad”, sintetizó.

Desgraciadamente, López Obrador no abundó sobre otros aspectos fundamentales de esta agenda que no se circunscriben sólo al reparto del pastel del espectro: qué política aplicará en materia de acceso universal a la banda ancha; qué política frente al proceso de digitalización de las señales de televisión que quedó trunco durante este sexenio; qué compromiso hace a favor del derecho de las audiencias y no sólo de los concesionarios.

La ecuación de la democratización de los medios de comunicación está incompleta si no se toman en cuenta a las propias audiencias. Los derechos fundamentales en la sociedad de la información no están plenamente garantizados: la libre expresión (ya lo vimos frente a los intentos de criminalizar a los usuarios de Twitter, como sucedió en Veracruz); el software libre; el derecho a la privacidad (algo que se ha convertido en un caballito de batalla ante el crecimiento exponencial de Facebook); el derecho de réplica (no sólo pensado para los partidos o los políticos); y los derechos al sano esparcimiento, a contenidos con calidad y a la no discriminación por orígenes étnicos, socioeconómicos o de género en las pantallas televisivas.

A pesar de que es una propuesta incompleta, López Obrador es el único de los tres candidatos punteros que se ha atrevido a pronunciarse en esta materia.
Casualmente, después de este discurso del martes 17 de abril, arreciaron las críticas de Televisa en su contra. El comentarista estelar y vocero de facto de la empresa, Joaquín López Dóriga inició desde el 22 de abril un ataque frontal hacia López Obrador. El pretexto fue la crítica del perredista al papel de Televisa durante la “guerra sucia” del 2006. El contexto es, sin duda, esta posición nada grata para Azcárraga Jean.

Peña Nieto y Vázquez Mota

Como en el caso de la privatización de Pemex, de una reforma fiscal y una reforma laboral para “flexibilizar” el mercado, Peña Nieto y Vázquez Mota tienen otra coincidencia fundamental: no meterse con el tema de la democratización de los medios de comunicación.

No sólo por cálculo electoral sino por una razón muy sencilla: ambos candidatos han fincado su desarrollo, a partir de una alianza con las dos grandes televisoras, los grupos radiofónicos más importantes, los grupos editoriales con mayor fuerza y no plantean nada específicamente, en el terreno de la Ley Federal de Radio y Televisión ni en la Ley de Telecomunicaciones.

En ninguna de sus conferencias de prensa, en ninguno de los “compromisos firmados” o en sus “encuentros ciudadanos” han realizado planteamiento alguno a favor de una transformación del statu quo en esta materia.

El único panista que ha insistido en este terreno es Javier Corral, aspirante al Senado de la República. Corral criticó a Vázquez Mota cuando en octubre de 2011, la candidata presidencial ofreció enmendar la reforma electoral del 2007.

Corral Jurado consideró que Vázquez Mota es “rehén” de los concesionarios de medios electrónicos y calificó como “desesperanzador” que les ofreciera mantener sus privilegios, con tal de “ganar el aplauso fácil” de los concesionarios.

A pesar de mantenerse callado, Peña Nieto, el PRI y el Partido Verde han aprobado una serie de “listas” de candidatos a diputados federales y senadores por la vía plurinominal, donde las televisoras y algunos grupos radiofónicos tienen un escaño asegurado.

Seis representantes de Televisa y seis de TV Azteca tienen un asiento asegurado en las “listas” del PRI-PVEM. Entre ellos, dos ex directores de la televisora de Ricardo Salinas Pliego –Tristán Canales y Jorge Mendoza-, además de Ninfa Salinas.

En el caso de los personajes vinculados a Televisa, las posiciones más fuertes se garantizaron a través del Partido Verde.









 

Los Candidatos Frente al Poder Televisivo (Primera Parte)

Publicado el abril 29, 2012, Bajo Columna de opinión

Escrito por Jenaro Villamil el 29 abril 2012 a las 3:00 pm en Sociedad / Foto Arturo Loría


El poder televisivo y los candidatos volvieron a ser tema en esta semana. No para la pantalla, por supuesto, pero sí en las redes sociales y en varios medios de prensa. El debate entre López Obrador y López Dóriga sobre el papel de Televisa hace seis años, así como la polémica generada por la frustrada contrarreforma electoral, aprobada hace una semana en la Cámara de Diputados, colocaron de nuevo el tema de la democratización de los medios de comunicación. Tema que han evitado Peña Nieto y Vázquez Mota.

Un adelanto de cómo actuarán los candidatos presidenciales frente a los medios masivos de comunicación se presentó desde el jueves 20 de octubre del 2011 en la pasarela que organizó la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) con la presencia de los entonces precandidatos: Enrique Peña Nieto, del PRI-Partido Verde; Josefina Vázquez Mota, del PAN; y Andrés Manuel López Obrador, del PRD-PT-Movimiento Ciudadano.

La prensa de ese viernes 21 de octubre recogió las principales posiciones y, sobre todo, destacaron dos discursos: el de Peña Nieto y el de López Obrador. Confirmando que es el “candidato de las televisoras”, el ex gobernador del Estado de México les dio por su lado. Se comprometió a cambiar la reforma electoral de 2007 –que aprobó su propio partido-, porque significa una “doble tributación” para los concesionarios.

En tanto, López Obrador les exigió que no promuevan “descaradamente” a ningún candidato, como lo ha hecho Televisa (a la que “por respeto” no mencionó por su nombre) ni promuevan guerras sucias como la de hace seis años. El ex jefe de Gobierno capitalino también se pronunció en contra de los monopolios y afirmó que, de ser presidente de la República, permitiría que tanto las televisoras entren al mercado de la telefonía como que Telmex pueda dar servicio de televisión restringida.

Josefina Vázquez Mota, la más aplaudida por los concesionarios presentes, también les prometió cambiar aspectos de la reforma electoral que suspendió la compra de tiempo-aire en medios de comunicación electrónica. “Yo también los haré sentir en casa cuando esté en Los Pinos”, afirmó la ex coordinadora de la fracción legislativa del PAN en San Lázaro.

Reforma sintetizó así en su primera plana la pasarela del jueves: “Defiende Peña a TV. Critica la legislación; dice que obliga a pagar doble tributación a los concesionarios”. En un recuadro destaca: “…y López Obrador los encara”.

El Universal publicó como nota principal el evento con este encabezado: “Peña y Josefina, por revertir ley electoral”. Y de segunda cabeza: “Llama AMLO a radiodifusores a dejar prácticas monopólicas”.
La Jornada mandó a interiores la información del evento. En su nota principal de la sección política le da voz a López Obrador: “Radio y tv no han garantizado el derecho a la información: AMLO.

Descarta expropiar o retirar concesiones; debe darse impulso a la competencia en un marco de absoluto respeto a la legalidad”. En sus notas complementarias destacan los pronunciamientos de coyuntura: “Descalifica Peña Nieto a Fox” y “Cuestiona Vázquez Mota método panista”.

Milenio Diario destacó así el evento: “Ofrece AMLO paz a la CIRT y TV a Slim”, mientras que Nuevo Excélsior publicó: “Peña Nieto: no a pacto con crimen, la ley no se negocia”.

El problema fundamental es que ninguno de los entonces precandidatos se comprometió con una reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión y a la Ley de Telecomunicaciones para cumplir con una demanda tan añeja como la frustrada transición a la democracia: la democratización de los medios masivos de comunicación.

(Continúa mañana)





 

Proceso ante el crimen de Regina Martínez

Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz. Foto: Octavio Gómez
Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz.
Foto: Octavio Gómez


MÉXICO, D.F. (apro).- El asesinato de la periodista Regina Martínez Pérez, el sábado 28 de abril, es resultado de un país descompuesto, de una situación de violencia cotidiana en la que actos extremos no son la excepción sino la regla cotidiana. Esta situación la comparte Veracruz con la mayor parte del país.
Al crimen abonó el ambiente de hostilidad y aun de acoso en el que la prensa independiente se ve obligada a cumplir sus funciones.

En nuestro caso, son reiterados el secuestro y la compra masiva de ejemplares por parte de quienes se sienten afectados por lo que publicamos. En ocasiones, nos hemos visto en la necesidad de ocultar en el anonimato el nombre de nuestros reporteros, enviados especiales y corresponsales en sus trabajos sobre temas de seguridad.

Más allá de los detalles que podría arrojar la investigación policiaca, creemos que el asesinato de Regina Martínez sólo pudo darse en esa atmósfera de descomposición y hostilidad.
Respecto de esa investigación, que está a cargo del gobierno de Veracruz, Proceso es escéptico. En una reunión con el gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, en la ciudad de Xalapa, a unas cuantas horas del asesinato de nuestra compañera, la directiva de Proceso lo expresó así ante la promesa retórica de que “se investigará hasta las últimas consecuencias”. No les creemos y se los hicimos saber.

El gobierno del estado solicitó la coadyuvancia de la Procuraduría General de la República en las investigaciones. La revista participará en la misma calidad para evitar desviaciones en las indagatorias.

La agresión contra cualquiera de los integrantes de esta casa editorial es un atentado contra Proceso y en contra del derecho constitucional a informar.

No eludiremos ninguna acción hasta conseguir el esclarecimiento del crimen.



 
IFE indolente


 
John M. Ackerman

 
La reacción del IFE frente a las denuncias sobre el probable rebase del tope de campaña de Enrique Peña Nieto es una copia fiel de su comportamiento durante las elecciones presidenciales de 2006. Una vez más, en lugar de encontrar razones para actuar en favor de la equidad y el estado de derecho, el instituto recurre a pretextos para mantenerse pasivo e indolente. Tal como ocurrió hace seis años, la autoridad incumple con la neutralidad y facilita la imposición de un resultado electoral a las espaldas de la ciudadanía.

En 2006, el IFE dejó pasar una ofensiva campaña mediática calumniosa, los anuncios televisivos ilegales patrocinados por el sector privado y la intervención indebida del gobierno federal, entre otras conocidas violaciones. Todos recordamos cómo el instituto también se negó rotundamente a ordenar un amplio recuento de la votación presidencial.

En todos esos casos, Luis Carlos Ugalde y los otros consejeros pretextaron que la ley no les permitía hacer otra cosa. Como cualquier corrupto burócrata de ventanilla, pedían a los denunciantes darse otra vuelta el próximo día para formarse de nuevo en la fila.

El viernes pasado, la recientemente nombrada consejera electoral María Marván resucitó el fantasma de Ugalde. Indignada con la osadía de la coalición progresista y el PAN de denunciar los gastos de Peña, de manera tajante afirmó que en el IFE no podemos hacer absolutamente nada. De acuerdo con la consejera, quien se queja de irregularidades sabe perfectamente que el proceso de fiscalización de las campañas es hasta que acaban y el instituto electoral no puede hacer ni más ni menos de lo que le pone la ley.

El consejero presidente Leonardo Valdés ha cometido una pifia similar. En un artículo de prensa escribió que es imposible determinar ahora, durante el periodo de campañas, el rebase de topes de gastos de campaña de candidato alguno: el IFE no está facultado para auditar los gastos de partidos y candidatos antes de que termine la propia campaña.

No nos dejemos engañar. El Cofipe señala que en casos de excepción, y previo acuerdo del Consejo General, la Unidad [de Fiscalización] podrá abrir procesos extraordinarios de fiscalización con plazos diferentes (artículo 85). Asimismo, el artículo 84 de la misma norma ordena a todos los partidos presentar un informe preliminar de sus gastos de campaña antes del 15 de junio.

Y cuando se trata de irregularidades que ponen en riesgo la equidad y la legalidad del proceso electoral en su conjunto, ni siquiera es necesario recurrir a los burocráticos lineamientos del proceso fiscalizador. El Cofipe indica que cualquier persona podrá presentar quejas o denuncias por presuntas violaciones a la normatividad electoral (artículo 362). Si la queja presenta indicios claros de que la ley pudo haber sido violada, el IFE está obligado a admitir, investigar y resolver el caso. El instituto debe proceder de manera inquisitiva y exhaustiva en estos procesos, de acuerdo con los criterios del TEPJF.

Es completamente falso entonces que la ley prohíba que el IFE revise antes de la elección los gastos de Peña. Esto queda aún más claro con la pantomima del acuerdo entre el PRI y el IFE para que la autoridad electoral envíe auditores para revisar los papeles del viejo partido de Estado. Ahora resulta que la autoridad siempre sí puede hacer algo, pero siempre y cuando el proceso sea dirigido y convocado por el mismo partido. Queda claro que no es la ley, sino la voluntad lo que limita la acción del instituto electoral.

Ahora bien, lo importante no es que el IFE vaya y revise los papeles que PRI le quiera mostrar, sino que la autoridad verifique de manera independiente los costos de la campaña de Peña Nieto. Solamente el observador más ingenuo podría creer que todo el derrochador gasto para el arranque de la campaña hubiera sido pagado y facturado en favor del PRI. Además de los papeles y los movimientos bancarios formales, evidentemente también fluyen vastas cantidades de dinero en efectivo que sirven para engrasar la campaña. Las donaciones en especie y los descuentos de parte de personas físicas y morales, algunos incluso de dudosa procedencia, también seguramente están a la orden del día.

El IFE se enorgullece de que se han seleccionado 50 distritos electorales al azar para ser monitoreados directamente a nivel de calle por auditores del instituto. Sin embargo, esta revisión no es permanente y el IFE dará previo aviso 48 horas antes de cada visita. Dos días es más que suficiente tiempo para inmediatamente retirar cualquier propaganda fuera de la ley y así esconder el despilfarro. Y una vez que se sepa cuáles son los 50 distritos que estarán bajo vigilancia especial, los partidos tendrán un cheque en blanco para gastar a manos llenas en los otros 250.

También habría que preguntarnos hasta qué punto estos auditores se limitarán a tomar fotos y pasear por las calles, o si fungirán como verdaderos detectives para descubrir la compra y coacción del voto durante las semanas previas a la elección, así como para perseguir el acarreo y las prácticas ominosas, como el carrusel, durante la jornada electoral. La sospecha es que una vez más en el IFE imperarán la desidia y el formalismo burocrático por encima de la exhaustividad y el compromiso con la investigación.

En cualquier democracia y de acuerdo con nuestra propia Constitución, no debe ganar quien acarrea, engaña y compra más votos y propaganda, sino quien recibe más sufragios libremente emitidos. Recordémosles a los consejeros del IFE que el presidente electo no lo determinarán ellos el próximo 1º de julio, sino el TEPJF posteriormente, una vez que haya podido evaluar la autenticidad del proceso electoral. Si el instituto no actúa ahora para defender la legalidad, no cabe duda de que una vez más se podría poner en duda la legitimidad y la validez de la elección presidencial.

Justicia ya para Regina Martínez, ni una muerte más. En solidaridad con los estudiantes de Michoacán

www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman




¿Creer en encuestas? L. Dóriga y Vallejo hablan de encuestas que se compran (audio). De las Heras dejó Milenio, le pedían “validar” encuesta arreglada

http://pocamadrenews.wordpress.com/2012/04/22/creer-en-encuestas-l-doriga-y-vallejo-hablan-de-encuestas-que-se-compran-audio-de-las-heras-dejo-milenio-le-pedian-validar-encuesta-arreglada/








29 abr 2012

AMLO : ALGUNOS LO LLAMAN LOCO OTROS GENIO


PEÑA EN VILLAHERMOSA Y SUS ACARREADOS






 
El Despertar
¿Qué hacer?

 
 
José Agustín Ortiz Pinchetti

 
¿Cómo salir de la neurosis contemplativa (término perfecto inventado por Pablo González Casanova) para ir a la acción política? Mucha gente me manda mensajes, telefonemas, me para en la calle o en el teatro con la misma pregunta: ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos hacer algo en favor de un cambio verdadero?

Para empezar, aceptemos que la tendencia natural en aquellos que no han participado es, primero, entender las cosas, es decir, continuar atrapados en el miedo a participar. Hay quienes prefieren dejar la política a los políticos y no mancharse en el inmundo lodo. Sin embargo, sus vidas están modeladas por los políticos y la política. Todos podemos participar y nuestra actuación siempre tendrá efectos. El que se atreva a cruzar la línea entre las fantasías interiores y la acción pública está haciendo política. Es dañino seguir los noticiarios en la televisión o hacer caso de lo que dice la mayoría de los comunicadores. Los medios están controlados por grupos de interés y responden a planes maestros para inducir el comportamiento de las masas conforme a lo que les conviene. Pero los ciudadanos ya no quieren gato por liebre. Millones han despertado y millones despertarán en las próximas semanas. Esta es una verdadera revolución cultural.

Son muchísimas las vertientes de acción: podemos promover el voto, acercarnos a las estructuras que se han creado en todo el país, coordinar la acción simultánea de grupos de votantes. Podemos defender el voto capacitándonos para ser representantes en las casillas o generales, y estimular y supervisar a los representantes en cada sección y en cada casilla.

Podemos utilizar las redes sociales y convertir nuestras computadoras en un instrumento de acción política. Podemos presentar quejas ante el IFE y el Trife. Hacer presión para que actúen como árbitros eficaces para que corrijan los abusos en la utilización de recursos, manipulación de encuestas, en la coacción y compra de votos. La conciencia lleva a la participación y ésta a la organización. Sin organización no hay acción política y sin conciencia y pasión la participación lleva a un pantano.

Si eres partidario de AMLO, conéctate y apúntate con estas claves (www.apuntateamorena.mx ó www.amlosi.org); si estás en favor de no actuar, del No cambio, continúa observando el espectáculo. Tarde o temprano formarás parte del elenco, probablemente como víctima.

28 abr 2012

 

El poder de las televisoras

Las instalaciones de Televisa Chapultepec. Foto: Alejandro Saldívar
Las instalaciones de Televisa Chapultepec.
Foto: Alejandro Saldívar



MÉXICO, D.F. (apro).- El poder fáctico, el poder que es capaz de doblegar a presientes de la República, el poder que con una sola amenaza puede sentar en la misma mesa a diputados de diversos partidos, así se les llama a las televisoras, a Televisa y TV Azteca.

Mucho se habla de ellas pero en realidad muchos desconocemos qué hay en juego como para que las televisoras sean tan arriesgadas, tengan un constante cabildeo en los tres poderes de la Unión e, incluso, cuenten ya con una “telebancada”.

Todo se reduce a dinero y poder. En 2007, ambas televisoras, como si fuera el Teletón, se unieron para mantener sus ingresos millonarios e incluso disputar una bolsa mayor. Para ello se opusieron a la reforma electoral de ese año.

Luego de las carretonadas de dinero pagadas a las televisoras y medios electrónicos en las elecciones presidenciales de 2006, y la consecuencia que tuvo en los resultados finales, como fue la distorsión del proceso por haberse alentado y financiado la campaña contra Andrés Manuel López Obrado, a quien se calificó de ser “un peligro para México”, los legisladores, presionados por la sociedad, decidieron cambiar las reglas del juego y del dinero.

Por lo que hace a medios electrónicos, éstos bloquearon toda posibilidad de que partidos políticos, organizaciones o ciudadanos, pudieran comprar tiempo en televisión o radio, en tiempos electorales. Y asignaron esta facultad únicamente al Instituto Federal Electoral (IFE).

Pero no sólo eso, determinaron que el único tiempo que se puede comprar en los medios electrónicos sea de 48 minutos por día. Además, que ese tiempo, el cual se le tiene que dar de manera gratuita al Estado, se le dé al IFE para que distribuya o regule lo que cada partido puede utilizar en su tiempo electoral.
El cambio a la ley puso en jaque a las grandes televisoras, tanto así que emprendieron una fuerte campaña en contra de la citada ley para que fuera bloqueada en el Senado de la República; instruyeron a sus jilgueros y a todos los agremiados de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

El entonces secretario de la CIRT, Andrés Massieu, fue el “operador político de la embestida”, y para ello elaboró una especie de manual en la que se expone la “línea” a segur.
Massieu estableció siete puntos básicos y los resumió en uno, el
cual tenía que repetirse en todos los medios, televisivos y de radio:
“La reforma presentada hace más caros los procesos electorales, dificulta crear nuevos partidos, crea un IFE controlado por los tres grandes partidos políticos y deja a la sociedad como rehén de los partidos que controlan el Congreso”.

Ese fue el estribillo que se repetiría en los medios electrónicos; pero no sólo eso, también instruyó Andrés Massieu a que se pidiera ayuda a una serie “de personalidades, a los cuales sería conveniente abrirles espacios”.

Los 44 jilgueros que hablarían en contra de la reforma electoral, propuestos por Andrés Massieu, fueron Luis Miguel Aguilar, Luis González de Alba, Alvaro Matute, Benito Nacif, Carlos Elizondo Mayor-Sierra, Francisco Abundis, Enrique Krauze, Carlos Marín, Ciro Gómez Leyva y Denise Maerker, entre otros.

Finalmente la ley se aprobó, el malestar de las televisoras generó que en las siguientes elecciones para renovar el Congreso de la Unión construyeran su propia ‘telebancada’.
Es la misma ‘telebancada’ que hoy pretendió reformas a la Ley de Radio y Televisión para que las dos grandes cadenas le dieran la vuelta a la reforma de 2007 y pudieran vender espacios a partidos en tiempo electoral.

El mismo integrante de la CIRT que el 6 de septiembre de 2007 operó para desprestigiar la citada reforma electoral, es el mismo que hoy desde la Cámara de Diputados y ya como legislador federal también operó para que pasara la contrarreforma.

La crítica en la sociedad no se hizo esperar, por lo que los diputados tuvieron que dar marcha atrás, sin embargo, y a pesar de que se tenían que eliminar los artículos que abren la puerta de atrás para que las televisoras obtengan recursos millonarios de los partidos políticos, éstos no han sido anulados.
Es decir, la ley continúa viva y con posibilidad de que en las próximas elecciones federales vuelva a ser retomada.

Pero en resumen, que es lo que el ciudadano común y corriente tendría que saber para poder entender por qué las televisoras han adquirido tanto poder como para mover a todo un Poder Legislativo: pues porque sus comentarios a favor o en contra de un partido político tienen, hoy, un valor diario de ¡¡¡40 millones y medio de pesos!!!

Efectivamente, todo lo que esta detrás y que hace unirse a Televisa y TV Azteca, como en el Teletón, es el dinero.
Antes de la reforma electoral de 2007, los spots por día le generaban a las televisoras 29.66 millones de pesos; sin embargo, con la redistribución de los recursos que el IFE otorga a los partidos para esta elección federal de 2012, el valor casi se duplicó: 40.57 millones de pesos.

Esa gran suma de dinero es lo que las televisoras “están perdiendo” día a día desde que arrancaron las campañas presidenciales.

En otras palabras, desde el día que arrancaron formalmente las campañas para Presidente de la República, el 30 de marzo, al domingo 29 de abril, el duopolio televisivo ha perdido unos mil 258 millones de pesos.

Ese es el valor de las televisoras, ese es su verdadero poder. Por esa cantidad son capaces de crear su ‘telebancada’ y de “cabildear” duramente entre los diputado de todos los partidos para convencerlos y hacer que cambien la Ley de Radio y Televisión.

Todo, poder y dinero, a eso se reduce la importancia de las televisoras. Ahora podríamos entender por qué para las televisoras “Andrés Manuel era un peligro para México”.

La manipulación en pleno y todo a cambio de miles de millones de pesos que, por cierto, se quedan en manos de un par de dueños: Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego.


Comentarios: mjcervantes@proceso.com.mx








EL VOTO NULO ES IDIOTA… O VENDIDO.

Manú Dornbiere

Si en verdad quisieran los “nulistas”, que no encuentran por quien votar, darle una lección a la explotadora clase política, al gobierno y a los partidos, en suma al sistema , se debieron fajar los pantalones hace tiempo y declarar que no permitirían que un país donde la mayoría se muere de hambre , gastara miles de millones de pesos en elecciones en las que no creen y en sus costosas campañas de spots, de encuestas, de acarreados, etc. En lugar de “nulistas” , debieron informarse un poco y ser de plano “nihilistas”.   El nihilista político se da cuenta (a tiempo) de que "las condiciones en la organización social son tan pésimas que hacen deseable su destrucción por su propio bien, independiente de cualquier posibilidad o programa constructivo." Pero, los nulistas mexicanos nunca han hecho algo verdaderamente útil para el país, a no ser para el PRIAN . ¿A ellos se van a unir los que siguen al poeta Javier Sicilia? El Movimiento. una especie de itinerante Partido de Las Víctimas, pobre gente lastimada en el alma y unida en su dolor, sumida en consideraciones religiosas, que no ha explicado ni menos concretado sus metas políticas, ha llamado a NO votar. Cosas veredes, mío Cid. Al principio su meta era Detener la Guerra, pero no pudo, no supo cómo influir realmente sobre Calderón . “ Estamos Hasta la Madre” dijo Sicilia inspirado por el dolor de la tortura y muerte de su hijo y escribió una gran carta para incidir en la equivocada política calderónica . La dirigió tanto a narcos como a los funcionarios para detener la guerra. Pero no tuvo éxito y ha pasado un año y lo que hoy hace al llamar al voto nulo . Lo único a lo que convoca a su gente es a caminar (van a USA) , a quejarse ( con razón) , a pedir (con razón) cuando menos un resarcimiento económico. Y ya lograron una Ley de Víctimas (como la de Colombia, el modelo neoliberal actual ) que obligará al gobierno a una especie de tardía indemnización. ¿Es por eso que sabotea la elección, que ya no da batalla?

Torpedear la elección del 1º de julio, y como es evidente a López Obrador es algo muy sospechoso. Beneficia al PRI un partido que cuenta con una estructura férrea de electores juramentados , corporizados, que jamás dejarían de votar por los sermones de nadie . Pero a ellos les debe encantar que ese buen Sicilia tenga la amabilidad (gratuita o no) de allanarles el camino a Los Pinos, confundiendo a los electores libres, aún indecisos, que de hacerle caso al poeta mal politizado, tirarán a la basura la oportunidad de votar y nos fastidiarán al los que sí queremos utilizar ese mínimo poder ciudadano que es el voto y que se convierte en importante para el país cuando es nutrido, a grados suficientes para que el sistema no pueda hacer otro fraude como los que acostumbra. No se vale. Ellos los priistas votan en automático. Los panistas se harán bolas con su nefasta Josefina, ahora apoyada por Fox , otro al que le dimos chance y nos traicionó. Fue su deshonesta Secretaria de la Sedesol, pero obviamente mandada por él para robar a los pobres. Hoy además del fraude documentado por José Reveles por 56 millones de pesos contra los tarahumaras ( y otros) , del que tanto he hablado aquí, abundó Proceso en el tema : “En 2006, cuando Josefina Vázquez Mota estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), se cometió un millonario fraude con los fondos del Programa de Vivienda Rural, que beneficiaría a cerca de 5 mil 500 familias. Los partidos crearon al vapor organizaciones fantasma y apuntaron a los presuntos beneficiarios, pero lo cierto es que los recursos se destinaron a las campañas electorales de ese año, incluyendo a la de Felipe Calderón. La Sedesol, organismo el cual según su definición está para ayudar a los más necesitados, en vez de ayudar a los más pobres, terminó ayudando a cometer el fraude con el cual Felipe Calderón llegó a los Pinos en el 2006”.

NADA NUEVO…

El poeta y sus miles de seguidores, no han tenido un acto político positivo, poderoso y generoso, para detener la narco guerra gringa , las matanzas indiscriminadas, en medio de las cuales perdieron a sus familiares. No lo han tenido , ni siquiera concebido , como es obvio al ver a Sicilia abrazar y besuquear a los patrocinadores de la violencia inaudita de estos años. Es algo que descontrola y confunde. No gusta ni convence esa especie de indulgencia lambiscona a alguien que sabe espurio y responsable del caos nacional. No por nada Sicilia publica en Proceso. ¿No lee su revista? Al iniciar, su pintoresca actitud le permitió a lo máximo cierta interlocución dulzona con el gobierno. Lo alumbró una vaga esperanza en la bondad del ser humano . En vísperas de la visita de Ratzinger dijo: ” Soy un hombre de fe, soy un hombre de Iglesia y por ello deseamos que el Papa conozca la situación que se vive actualmente en México, porque él es el Vicario de Cristo en la Tierra”. Pero pronto se desilusionó al grado de declarar a: “ La Iglesia y el Papa poco o nada hicieron para frenar la violencia y ese silencio de la iglesia católica representa que han ignorado a las víctimas y al mismo Cristo crucificado que es el día de hoy el pueblo de México”.

Las víctimas directas de la Guerra Gringa que han perdido familiares en estos años de masacre sin fin son mundialmente famosos. Pero han perdido su personalidad, credibilidad. Sin embargo ahora en tiempo de escoger al que debe reemplazar a Calderón, ninguno les parece merecedor de su bendición. No se vale. La gente los compadece y respeta su dolor , pero como el movimiento no tiene brújula , su capacidad inicial de atracción se está perdiendo. Cuantimás que según el blog Narconews (en inglés y español) media docena de seguidores de Sicilia han sido asesinados, todos humildes indígenas de los cuales se rodeó para sus pláticas con Calderón, como para decirles: Ustedes, indígenas, en su lugar. No se me vayan a levantar en serio, ni se metan a besuquear a los verdugos virtuales (y no tanto) que son responsables de los crímenes.

Ya es tarde para pararle el alto a ese inefable “George” Calderón que ahora va a Washington a explicar que su sexenio ha sido una matanza constante de 60 mil personas- o vaya usté a saber - porque fue enviado por LA PROVIDENCIA contra los narcos mexicanos de igual manera que su jefe Bush aseguraba que DIOS LE DIJO QUE ATACARA A IRAQ. Si los nulistas siguieron la pauta institucional pasivamente cual resignados borregos y no hicieron nada para parar las elecciones, se puede pensar que estaba calculado hacer berrinche a última hora, cuando ya todo se echó a andar : No, pues yo voto en blanco porque ninguno de estos me gusta para presidente. ¡Qué valientes! En general los nulistas se escudan en el anonimato y echan montón sin arriesgar nada. Pero eso sí, se dan “importancia democrática”. Ellos no votan y llaman a los demás a una parálisis idiota. ¿Será tan idiota o tiene un propósito? Por ejemplo, el evidente y muy neoliberal de socavar a la izquierda verdadera para perpetuar el gatopardismo.

PRI/Televisa es capaz de corromper a cualquiera. Por eso no es nada raro que se empiece en las redes sociales a tratar de vendidos a los “nulistas”, hasta a Sicilia. Está desempeñando el mismo papel curiosamente que el Comandante Marcos en la campaña de 2006, quien también rechazó a López Obrador.

POR QUIEN VOTAR Y PORQUÉ.

No es difícil saber por quién votar si se está elementalmente informado y se ha analizado que clase de país quieres tener. 1.- En lo personal , lo primero y esencial que deseo para el futuro del país (y el mundo) es la conciencia y la fuerza suficientes para salir del ruinoso neoliberalismo, que tiene sumido al planeta en un caos . Para tal efecto el presidente tendría que tener una ascendrada convicción de independencia, de absoluto rechazo al entreguismo y a su correspondiente y enorme dosis de corrupción , evidente en todos los presidentes desde Miguel de La Madrid en adelante que han gobernado para el esclavizane “Nuevo Orden Mundial”.

AMLO es el único en el que puedo confiar para lograr en el país el cambio de conciencia indispensable, con el respaldo de los millones de miembros de Morena, de su Gabinete y entorno que son gente de diversas extracciones pero inteligente, informada, coincidente que están con él porque se niegan a seguir matando gente y a seguir entregando el país.

Los 2 candidatos del PRIAN, tanto Peña Nieto como Josefina han declarado y corroborado que su intención es seguir en la misma línea de Calderón , tanto en materia de narcoguerragringa como de entreguismo. El viejo PRI el de antes de De La Madrid, con todo y sus muchos errores y desastres, era cuando menos nacionalista, sin dejar de ser hábil en el manejo de las relaciones bilaterales. Por lo visto el nuevo PRI que no ha cambiado en lo que debería, sí cambió en ese nacionalismo que debió conservar para bien de todos los mexicanos.

Así que esos dos no me sirven, sean guapos o no, sean de mi mismo género o no, tengan o no copete o carísimos aretes de Stern . Todo eso es también idiota distracción. Lo que me importa son las ideas y la posibilidad de que las lleven a cabo. Quadri, engendro de Elba Esther Gordillo, puede perorar al infinito en CNN y ser un buen sofista. Pero, tache, por la que lo manda. ¿Y tú que es lo que quieres para tu país? Por ejemplo, la campaña Sin Maíz No Hay País, no quiere que el presidente y sus secuaces sigan dando permisos a Monsanto para acabar con el maíz nativo , los petroleros no quieren que Pemex siga siendo entregado a otros , los millones de pobres no quieren que se dilapide el dinero de sus impuestos - porque ellos también pagan el IVA - en el boato de la burocracia . etc. El que no hará todo esto es sólo Amlo. Como dije, los otros ya avisaron que seguirán la pauta neoliberal. El General Retirado Roberto Badillo Martínez, que rodeado de otros militares , acaba de presentar en el Club de Periodistas en el DF “EL LIBRO VERDE DE LAS FUERZAS ARMADAS” no quiere que el Ejército Mexicano acepte ser comandado por estadunidenses dentro de México mismo, como al parecer estuvo a punto de suceder con Calderón … ¿ Y tú, lector, no tienes nada por lo que luchar?   

http://satiricosas.es.tl




PRUEBAS DE QUE PEÑA NIETO YA COMPRÓ LA PRESIDENCIA


 
Desfiladero
Diálogo de mordazas: el debate que viene
 
 
 
Jaime Avilés

 
Atención anulistas: he aquí dos espléndidas razones para que sigan llamando a votar en blanco o simplemente a no acudir a las urnas. Primera: anteproyecto del artículo 299 del nuevo Código Federal de Procedimientos Penales (CFPP), propuesto por Felipe Calderón y que hasta ayer muy temprano impulsaban los legisladores del PRIANAL-Verde y los chuchos:
 
La policía, durante la investigación, podrá solicitar a cualquier persona la aportación voluntaria de muestras de fluido corporal, vello o cabello, exámenes corporales de carácter biológico, huellas digitales, extracciones de sangre u otros análogos, así como que se le permita fotografiar alguna parte del cuerpo, siempre que no implique riesgos para la salud y la dignidad.

Segunda: anteproyecto del artículo 300: La policía podrá realizar la inspección de un vehículo cuando existan indicios de que se ocultan en él (sic) personas, instrumentos, objetos o productos relacionados con el delito que se investiga. (...) Cuando se tengan indicios de que está en peligro la vida o la integridad física de una persona, la policía no requerirá autorización para la inspección y, salvo que las circunstancias lo impidan, la diligencia se ejecutará y podrá ser videograbada.

Como en 2007 no pudo imponernos la ley Gestapo, que habría permitido a la Policía Federal entrar a nuestra casa sin la orden escrita de un juez, en 2010 y 2011 Calderón cabildeó, también sin éxito, la reforma a la Ley Federal de Seguridad Nacional que habría legalizado los abusos cometidos por los miembros de las fuerzas armadas en perjuicio de personas inocentes, so pretexto de la guerra contra el narcotráfico.

Después de fracasar en ambas intentonas –y mientras ahora hace hasta lo imposible para obtener inmunidad (y evadir la acción de la Corte Penal de La Haya después de diciembre) regalándole, por ejemplo, 14 mil millones de dólares al FMI y 4 mil 800 más al BID–, el jefe mínimo volvió a la carga este año al tratar de añadirle al CFPP dos artículos tan monstruosos como el 299 y el 300.

Gracias a uno de ellos, como quedó asentado arriba, la policía podría solicitarnos, cuando se le antoje, una aportación voluntaria de semen, líquido vaginal, sangre, orina y excremento o, en su defecto, obligarnos a que nos practiquen extracciones de sangre u otros análogos, arrancarnos pelo de la cabeza y vello del pubis, introducirnos dedos o espejos en cavidades corporales y fotografiar cualquier parte de nuestra anatomía (artículo 299).

Tanto los propietarios de automóviles particulares, como los choferes de vehículos de carga o de pasajeros, no podrán evitar de ningún modo que la policía registre sus unidades, videograbe la inspección y siembre, ¿por qué no?, supuestas evidencias para culpabilizarlos. Todo ello acompañado, claro está, de múltiples violaciones más a las garantías individuales, que no pasaron de contrabando en el cuerpo de la ley Gestapo ni de la reforma a la Ley de Seguridad Nacional.

Ayer, en San Lázaro, no pocos diputados del PRI se rebelaron sorpresivamente, al exigir que el nuevo CFPP regrese a la comisión que lo redactó y, cuando sea revisado, quede en último lugar de la lista de asuntos pendientes. A tiempo comprendieron que ellos mismos iban a sufrir en carne propia tamañas aberraciones apenas perdieran el fuero. Ahora, no olvidemos que la aprobación del CFPP se frustró, en parte, porque Gerardo Fernández Noroña y Jaime Cárdenas Gracia, legisladores del Morena, tomaron la tribuna el jueves.

¿A qué obedece la insistencia calderónica de legalizar el terror de Estado? A una obsesión propia, pero también a exigencias de la Casa Blanca. Recordemos que, a principios de 2007, ordenó a los diputados panistas derogar la Ley Federal de la Neutralidad, que desde el periodo de Lázaro Cárdenas prohíbe a ejércitos extranjeros estacionarse en nuestro territorio. Esa maniobra, que también le salió mal, reveló su sometimiento a los intereses militares estratégicos de Estados Unidos.

Por fortuna, la agenda anexionista de Calderón y Hillary no se concretará antes de las elecciones, pero tampoco después, si la mayoría del pueblo entiende que los comicios de julio pueden inaugurar un proceso de liberación nacional. Sin embargo, ante los continuos tropiezos de los candidatos de las televisoras, entre los ciudadanos de a pie, y sobre todo entre los que se comunican a través de las redes sociales, crece la certeza de que el IFE, el TEPJF, el gobierno y los dueños de todo están montando un simulacro de elección democrática para incrustar en los pináculos del poder al supuesto puntero de las encuestas.

Como éste ha hecho una involuntaria pero rotunda ostentación de sus limitaciones retóricas, el debate que se celebrará el domingo 6 de junio fue reducido por el IFE a un patético diálogo de bocas amordazadas. Cada participante dispondrá de sólo dos minutos (¡120 segundos!) para expresar lo que piensa de cada tema de interés para los votantes, de acuerdo con las molestias que al respecto ha externado el político tabasqueño postulado por la coalición Movimiento Progresista.

Pero la estrategia del grupúsculo de magnates que aspiran a seguir manejando al titular del Ejecutivo durante seis años más resulta ya tan obvia que no será difícil predecir su desenlace. La noche del 6 de junio, después del show, en todos los televisores del país habrá cónclaves de sesudos politólogos que nos explicarán, como si fueran profesores de literatura china antigua, cuán pasmosas y deslumbrantes fueron las revelaciones que los candidatos de la derecha hicieron en sus brevísimos monólogos.

En seguida, las casas encuestadoras al servicio de los medios que a lo largo del sexenio no se han cansado de alabar a Calderón confirmarán al puntero en primerísimo lugar y, en aras de un poco de credibilidad, situarán lejos de éste, pero muy cerca del máximo dirigente opositor del país, a la señora que no consigue explicar por qué su eventual gobierno sería diferente al actual. Esta –como se dice en los oscuros tugurios donde se practica la trigonometría sobre fieltro– es una carambola cantada.

Desde que la televisión se erigió en nuestra cultura como supremo factor del poder, vivimos en dos realidades simultáneas: aquella que protagonizamos como personajes estelares de nuestra propia vida y la que vemos tramposamente deformada en la pantalla chica. Sin darnos cuenta preferimos ocuparnos de la realidad televisada para escapar de nuestra realidad personal: distraernos con comedias de risas grabadas, conmovernos con telenovelas de lágrimas de Vaporub, emocionarnos con gritos de narradores deportivos histéricos y convencernos con falacias de levantacejas sin escrúpulos.

¿Por qué se propaga la sospecha de que esta forma de control social está dejando de funcionar? ¿Por qué los candidatos de la televisión acusan, día tras día, signos de nerviosismo, provocados por acontecimientos que no aparecen en la televisión? ¿Por qué cuando les brotaron tantos colmillos y cuernos diabólicos quitaron súbitamente los retratos panorámicos del maniquí que tapizaba los muros de todas las calles del país para intoxicarnos con su omnipresencia? ¿Acaso la realidad que no sale en televisión es ya tan apabullante, insoportable, dolorosa y terrible que empieza a poner en ridículo la realidad televisada? No votar, compañeros anulistas, significará también votar por la supremacía de la pantallita.

27 abr 2012

 

¿Un peligro para México?

Epigmenio Ibarra

 
El miedo puede ser un arma letal. Más cuando el que, desde el poder, lo promueve logra que quien lo sufre descubra también su otra cara: el odio.

El miedo despierta los más oscuros instintos; extingue las ansias de libertad; aniquila al individuo y lo transforma en masa.

El miedo nos quita lo humano; hipoteca nuestro futuro; amenaza las posibilidades de convivencia pacífica.

El miedo es la herramienta que el poder autoritario utiliza para someternos; miedo a la diferencia, al diferente, al cambio.

Aun si se sabe que ese cambio, que esa transformación profunda es impostergable. Que de eso depende nuestra viabilidad como nación.

El miedo nos impulsa al suicidio como sociedad, como personas.

En 2006 fue el miedo, propagado desde el poder, el que detuvo en su camino a la Presidencia a AMLO. El que cortó de tajo la transición a la democracia.

El miedo y la intromisión ilegal de Vicente Fox en el proceso electoral.

El miedo y las maniobras fraudulentas de Felipe Calderón y Elba Esther Gordillo.

Y el miedo y la complicidad del PRI que se quedó con parte del botín y utilizó a Calderón, solo para intentar, ya legitimado, un nuevo asalto al poder.

El miedo y la intromisión también ilegal de la Iglesia y de los barones del dinero.

El miedo y la tv empeñada en deformar la imagen de un hombre y un proyecto hasta convertirlo, a los ojos de muchos, en “un peligro para México”.

Una tv que, escrupulosa, hasta el servilismo, con el manejo de los otros candidatos, de quienes cuidaba hasta el más nimio detalle de imagen, se esmeraba en presenta a López Obrador mal fotografiado, peor iluminado.

Una tv consciente de su poder; del efecto que la gesticulación y el tono de un discurso de mitin en plaza pública tiene cuando se le lleva, en close up, a la pantalla chica.

Una tv que lo miraba con lupa —como no se atrevía a mirar a los otros candidatos— y expurgaba sus discursos a la búsqueda de posibles gazapos; articulando, a punta de montaje, un discurso exaltado y radical.

Una tv que ignoraba, sistemáticamente, las propuestas de AMLO cuando éstas se expresaban de otra manera; con la altura y la serenidad de estadista que son también uno de sus rasgos más característicos.

El miedo, cultivado por la propaganda, sembrado en la pantalla fue, finalmente, el que hizo a importantes sectores de la población aceptar como buenos los resultados de una elección que, por principio, debió haber sido revisada a fondo.

Una elección en la que, habida cuenta de las irregularidades y el escaso margen de diferencia entre uno y otro candidato, debió haberse contado voto por voto, casilla por casilla.

Eso era lo indicado, lo saludable, lo justo, lo razonable.
Por miedo, las autoridades electorales no actuaron con honestidad. Por miedo el tribunal legitimó el fraude.

Por miedo —y también por conveniencia— los medios electrónicos, los grandes opinadores de la radio, la prensa y la tv nos quisieron hacer comulgar con ruedas de molino.

Ese miedo, hoy potenciado por la guerra de Felipe Calderón, quien se valió de él para sentarse en la silla y armado con él pretende influir en la elección de su sucesor, aún subsiste.
Todavía hay gente que, al mirar el ascenso de AMLO y descubrir que, más allá de lo que digan las encuestas, éste vuelve a tener posibilidades reales de alzarse con la victoria el 1 de julio, sigue teniéndole miedo.

Todavía hay gente que habla de su conexión y similitudes con Chávez; esa patraña inventada por los publicistas del PAN y Calderón.

Se olvidan de su exitosa y pacifica gestión como jefe de Gobierno. De la ausencia en la misma de esas “medidas radicales” que tanto dicen temer.

Se olvidan de la manera en que operó de la mano con la iniciativa privada. De sus batallas por los más pobres, de los más vulnerables siempre libradas en el marco de la legalidad.

Se olvidan también de cómo, en el marco institucional, enfrentó la intentona de golpe de Estado del desafuero, se retiró del cargo y luego volvió a él sin instigar, ya en Palacio y con enorme respaldo popular, al linchamiento de Vicente Fox, sin promover el odio.

Todavía hay gente que lo considera, por otro lado, un “lobo con piel de cordero”.
Gente que habla del plantón de Reforma pero no reconoce que AMLO, quien tenía fuerza y razón para incendiar el país, hizo una contribución histórica a la paz social al encauzar, hacia la protesta civil, el enorme descontento popular.

Se olvidan esos que lo consideran un agitador de su apego irrestricto a la legalidad. De cómo, armado solo de su palabra, recorrió el país durante seis años sin llamar a la insurrección, sin convocar jamás al uso de la violencia.

Aferrados a recuerdos implantados olvidan, esos que aun le tienen miedo a AMLO, que el verdadero peligro para México resultó ser Felipe Calderón, quien hoy entrega un país ensangrentado y empobrecido.

Y olvidan también que el otro gran peligro para México es la insensatez de volver al pasado; de entregar el poder a quienes por décadas nos han saqueado.

Puede AMLO llegar a la Presidencia. Por eso habrán de activarse de nuevo los mecanismos para infundir el miedo en la población. ¿Caeremos otra vez en el engaño? Yo no. No caí en 2006. No caeré ahora en la trampa. No dejaré que otros piensen por mí. ¿Y usted?http://enlaceberodeulises.blogspot.com
www.twittwer.com/epigmenioibarra





 

Movimiento por la Paz exige a JVM abandonar dobles discursos


Día 28. Mitin de JVM en Cuernavaca, Morelos. Foto: Octavio Gómez
Día 28. Mitin de JVM en Cuernavaca, Morelos.
Foto: Octavio Gómez


MEXICO, D.F., (apro).- Miembros del Movimiento porla Pazcon Justicia y Dignidad entregaron a Josefina Vázquez Mota en Cuernavaca, Morelos, una dura carta para reclamarle la “guerra lanzada para generar legitimidad a un presidente que siempre será ilegitimo y marcado por una guerra insensata, criminal y estúpida”, y exigirle que se pronuncie sobre asuntos que juzgan fundamentales.

Vázquez Mota recibió la carta al visitar la ofrenda donde ese movimiento nació, el 28 de marzo del año pasado, luego del asesinato de seis jóvenes, entre ellos Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta Javier Sicilia, y sus amigos Gabriel Alejo Cadena y los hermanos Julio Cesar y Luis Romero Jaime, “a manos de delincuentes solapados por el gobierno panista de Morelos”.
La carta, firmada por Adriana Mújica, Ignacio Suárez Huape y Rocato Bablot, y entregada a la candidata por este último, le expresa un respetuoso saludo a la candidata panista y le notifica que “sabrá por Gaby Cadena, madre de Gabo, que esta lucha nuestra ha sido cuesta arriba, contra la indiferencia, contra la negligencia y contra la complicidad de autoridades municipales, estatales y federales coludidas con el crimen organizado a lo largo y ancho del país”.

Por ello, la emplazan a que se manifieste públicamente sobre tres temas muy importantes para nosotros, el primero de los cuales es sobre el caso de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, donde murieron 49 bebés, en 2009.

“Ayer, nuestros hermanos dela Asociación5 de Junio de Hermosillo, Sonora, han denunciado la negligencia de Felipe Calderón para expedir, para publicar el reglamento de la ley aprobada por senadores y diputados, la ley promovida e impulsada por los padres de la guardería ABC. ¿Podrá usted exhortar al señor Calderón para que cumpla las funciones constitucionales que le obligan en este caso? ¿Tan grande es la insensibilidad de Felipe Calderón o tan grande es su remordimiento por la muerte impune de estos niños y niñas?”
Añade la carta: “También pedimos se pronuncie, aquí en Cuernavaca, aquí donde hace casi un año fue secuestrado y ejecutado por militares el joven Jethro Ramsés Sánchez, un joven ingeniero mecánico, brillante estudiante e hijo ejemplar, le conminamos a que haga un llamado a su grupo parlamentario en el Senado para que se apruebe la reforma al código de justicia militar que posibilitara que militares violadores de los derechos humanos sean juzgados en tribunales civiles.

“Ya basta de impunidad, ya basta de dobles discursos, dennos una muestra de su congruencia con la justicia, señora Vázquez Mota. ¿Pensaría igual usted si su hijo hubiese sido ejecutado por militares en el Tec. de Monterrey como les ocurrió a Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo?”
La carta sigue: “Por último, sabemos que es mucho pedir, porque se trata de la gente que paga sus campañas, que paga sus aviones y sus lujos, que usted se pronuncie por el rescate de los cuerpos de los mineros de Pasta de Conchos, enterrados ahí por la negligencia criminal de Humberto Moreira, exgobernador priista de Coahuila y amigo de Peña Nieto; Javier Lozano, Felipe Calderón y Germán Larrea Mota Velazco, propietario de Minera México y uno de los hombres mas ricos del mundo gracias a la sangre, el sudor y el trabajo de cientos de miles de mineros sometidos a salarios ínfimos y condiciones laborales injustas.”

Finaliza: “¿También considerara usted que son más importantes los caballos pura sangre de don Germán que el rescate de los restos de los mineros de Pasta de Conchos?”
Y una posdata: “Sabemos que los diputados del PAN quieren reventar la ley de víctimas aprobada ayer en el Senado. ¿De veras son tan mezquinos y canallas, señora. Josefina?”.



Andrés Manuel López Obrador le parte su mandarina en gajos a Joaquín López Dóriga .

La verdad es que nadie tiene ni la autoridad moral ni el temple para hablar de esa manera con uno de los poderes fácticos más poderosos en este país , que por cierto , han dejado de ser el cuarto poder para convertirse en el primero , principalmente televisa . ¡¡¡¡¡ VIVA AMLO !!!!!!

Aquí el enlace :


http://www.andresmanuel.org/2012/04/26/entrevista-en-el-programa-joaquin-lopez-doriga/



 
Astillero
El IFE y los gastos desbordados
EPN, falsa vacuna
Hablar del complot
¿Cárdenas a Pemex?
 
 
 
 
Julio Hernández López
 
El Instituto Federal Electoral está arriesgando su decreciente capital político y social en el proceso de auditoría que concertó con el PRI para definir si Enrique Peña Nieto ha rebasado los topes de campaña, según de manera documentada y muy consistente ha denunciado la cúpula directiva de los partidos de izquierda que postulan como candidato a Andrés Manuel López Obrador.

Como ha sucedido otras tantas veces, es probable que el proceso y el desenlace legal de la queja contra los gastos más que copeteados riña escandalosamente con la percepción popular. Podría suceder que los ojos de los auditores oficiales designados por el IFE solamente alcancen a escrutar documentos, alegatos y algunas otras formas de evasión del partido de tres colores, mientras diariamente millones de ciudadanos simplemente necesitan el uso de la vista en su entorno inmediato para verificar que hay un derroche inocultable de propaganda físicamente comprobable y de acciones contablemente indemostrables pero ciertas y evidentes, como acarreos, cachuchas, camisetas, artículos denominados utilitarios, camiones, alimentos, bebidas y otros alicientes de costo económico para aparentar o alentar ebulliciones masivas en actos de campaña de Peña Nieto.

La de por sí muy erosionada credibilidad de un órgano que consume una inmensa cantidad de dinero público (entre otras cosas, en el pago de sueldos y otras prestaciones de corte principesco para sus consejeros) ha sido puesta a prueba. Muy lamentable y terriblemente sugerente sería que en este primer lance importante el IFE perdiera una porción muy importante de autoridad política y jurídica al convalidar los excesos de un candidato, Peña Nieto, que pareciera contar con el favor de ese instituto.

Por lo pronto, el prófugo de los debates abiertos se ha montado en una estrategia de defensa en la que hace aparecer al citado IFE como una especie de contraparte llegada a acuerdos. Luego de que a partir de la información registrada por Ricardo Monreal hubo una queja formal de la coalición Movimiento Progresista contra el ofensivo y dispendioso gasto electoral de Peña Nieto, éste apareció declarativamente ofreciéndose como el primer promotor de que sus cuentas sean fiscalizadas con toda anticipación, lo que el instituto electoral realizará con 25 auditores. El candidato priísta dijo que fue su partido el que invitó al IFE a realizar ese ejercicio de transparencia y que la respuesta fue afirmativa. Así, pareciera el acusado ser quien pone en funcionamiento la maquinaria judicial que accede a sus deseos y pone en marcha procesos acordados. Basta recordar los muchos miles de ejemplos de esa justicia que hay en la desdichada historia mexicana de las simulaciones y las complicidades.

Dejando cada vez más el discurso amoroso en la retaguardia, Andrés Manuel López Obrador reivindicó ayer uno de los términos que a lo largo de este sexenio fueron satanizados mediante campañas electrónicas que ofrecían sonrisas académicas desdeñosas y comentarios periodísticos burlones al hablar de compló. Como si la práctica política a todos los niveles no estuviera diariamente constituida de confabulaciones, tramas, intrigas, conspiraciones o acuerdos secretos, el Imperio de la Pantalla decretó la expropiación conceptual del término complot, o compló, para condenar a la vergüenza pública, al exilio intelectual, a la burla pública, a quien se atreviera a defender el hecho histórico, comprobable, de que en 2006 hubo conjuras entre poderosos para frenar el paso del candidato de izquierda.

Ayer, AMLO volvió a denunciar la existencia de ese complot al replicar en una de las estaciones de Radio Fórmula a Joaquín López Dóriga, quien había acusado al tabasqueño de ser un mentiroso por decir que no había ido a un debate entre candidatos en 2006 porque ya le tenían preparadas encuestas y mesas de opinión para declararlo perdedor. López Obrador sostuvo la acusación y la amplió, reivindicando el uso de la palabra prohibida a partir de la imposición de la neohabla calderonista. Lo peor de todo es que aquellas denuncias tienen plena vigencia hoy, cuando similar uso de encuestas amañadas, opiniones periodísticas apoyadas en tales encuestas, cerrazón en medios electrónicos, sobre todo televisivos, y un complot de intereses poderosos van llevando el proceso electoral por un sendero previamente definido con gel facturable; intereses, por lo demás, a los que asusta la posibilidad de que crezca la viabilidad del candidato indeseado por ellos, AMLO, ante el naufragio (¿programado?) de la cándida Chepina y los errores e inconsistencia del priísta vacío.
Astillas
Aun cuando con toda anticipación ha dado a conocer a la mayoría de los integrantes del primer nivel de lo que sería su gabinete presidencial, Andrés Manuel López Obrador nada ha dicho respecto de Pemex. Si los signos políticos corresponden a intenciones o acuerdos, todo indicaría que Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano está siendo encaminado hacia esa posición. El tabasqueño está concentrando en manos del michoacano diversos asuntos sustanciales relacionados con el petróleo y le ha encargado que afine los detalles de un foro sobre energéticos. Cárdenas es, además, la llave para que se produzca un encuentro entre Luiz Inacio da Silva, Lula (gran amigo del tres veces candidato presidencial) y AMLO. La fotografía de una reunión pública entre el ex presidente sudamericano y el ahora aspirante mexicano por segunda ocasión sería un mensaje sin palabras de que López Obrador estaría dispuesto a analizar formas modernas de explotación del petróleo que involucren a más firmas privadas (con el modelo brasileño como ejemplo). Cárdenas como director de Pemex sería luego un aval histórico para lo que se fuera decidiendo, sin que los ánimos nacionalistas de antaño se exacerben... Y, mientras en San Lázaro pretenden dejar para la siguiente legislatura el proyecto de ley para la protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas, que el Senado ha aprobado con enorme consenso (95 votos, mientras la de víctimas tuvo 64), ¡feliz fin de semana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero
 
Presidentes panistas: ¡peligro para México!

Jorge Camil

 
La violación de leyes electorales es síndrome de presidentes panistas. Pero hay diferencias. Fox necesitaba un panista que les cuidara las espaldas…a él y a Marta, la pareja presidencial, porque en las revistas del corazón comenzaban a aparecer fotos e historias del rancho multimillonario y de los hijos de Marta.
En 2006, en un artículo de La Jornada titulado Un Presidente, dos Méxicos (bit.ly/I7obQX), escribí que “a mitad del sexenio, frustrado por la falta de oficio político y su fracaso administrativo… Fox tiró la toalla y se dedicó a preparar la sucesión; se dejó llevar por… la intriga y las jugadas de ajedrez. Utilizó el presupuesto para hacer campaña y maniobró con asesores y consultores extranjeros para instalar al sucesor”. Su legado fue desgobernar y dividir, crear un país de ilusiones ópticas donde alternancia se vendía por democracia y estabilidad financiera pretendía pasar por guerra a la pobreza.

Ahora Calderón intenta lo mismo. Pero esta vez el peligro para México está del lado suyo, incrustado entre la inseguridad galopante y los 60 mil muertos; un peligro desatado por él, que se convirtió en guerra civil, y que en sus propias palabras estuvo a punto de ponernos de rodillas. Su autoritarismo, su panismo intransigente y el proceso pendiente ante la Corte Penal Internacional le hacen imposible aceptar la derrota. ¡Sálvese quien pueda!

En 2006 el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) pudo actuar como contrapeso del Ejecutivo. Pero los magistrados, apoyados en legalismos, calificaron las intervenciones ilegales de Ugalde, consejero presidente del IFE, Fox y el Consejo Coordinador Empresarial como hechos aislados que no fueron determinantes; concluyeron que la campaña paralela de Fox fue una irregularidad que pudo haber anulado los comicios, pero que existían circunstancias atenuantes. Por eso en su último informe le impidieron el acceso al Palacio Legislativo, acusado de delincuente electoral. Ofendieron la investidura presidencial, reclamó. Una pobre investidura que su frivolidad ya había dejado bastante maltrecha.

Hoy el IFE va por igual camino. Analizó las cartas promocionales enviadas por el SAT a millones de contribuyentes cumplidos con la firma de Calderón, concluyendo que el mandatario afectó la equidad de la contienda electoral y violó el artículo 134 de la Constitución, pero que se encuentra investido de una inmunidad casi total, porque el artículo 108 sólo permite castigarlo por traición a la patria y delitos graves del orden común. ¡Buenas noticias! Calderón tiene ahora licencia para matar…

Alejandro Poiré se declaró confundido. ¿Cuándo no? Dijo que aquí pasa algo extraño. No entiende por qué el gobierno no puede comunicarse con los ciudadanos para agradecerles sus contribuciones fiscales (bit.ly/HX2qaT). Como si fuesen gentiles donaciones en vez de obligaciones. Lo extraño es que desconozca que la Constitución exige aplicar los recursos públicos sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos políticos.

Sebastián Lerdo de Tejada, representante del PRI, le aclaró el misterio: “tenemos un Presidente… claramente decidido a entrometerse en el proceso electoral, y un partido en el gobierno… con la intención de polarizar a la sociedad”. Recordé septiembre de 2006, cuando, en su obsesión por detener a López Obrador, Fox y el PAN polarizaron a la sociedad. Hoy, merced a sus violaciones al código electoral, continuamos atrincherados en los extremos, y con el PAN intentando detener la locomotora millonaria de Peña Nieto con frases gastadas de Antonio Sola.

Asesorado por publicistas extranjeros, Calderón descubrió que con explicaciones mediáticas puede hacer lo que quiera, como retar a la autoridad electoral y encontrar rendijas para influir en el proceso (así lo advirtió Lerdo de Tejada). No entiende que se ha convertido en el abanderado de un principio político muy peligroso: el fin justifica los medios. ¿Cómo explicar su despedida en el Auditorio Nacional? En un acto de cobertura nacional inauguró la campaña panista, y esperó hasta el último día de la veda electoral para mostrar al país las virtudes de su guerra fallida; explicó cómo salvó a México. Es posible que su adiós no haya violado la letra de la ley, pero sí el espíritu. Pero a él eso lo tiene sin cuidado…

Hace poco apareció un video de Josefina felicitando al polémico publicista Antonio Sola por el aniversario de su empresa. Sola, que hasta ese momento no era reconocido oficialmente como parte de la campaña, aparece en un avión al lado de Calderón. Josefina, zalamera, explicó que no podría entender la campaña de Calderón en 2006 sin Sola. Lo describe poéticamente como constructor de libertad y de esperanza: (bit.ly/JgyfMZ).

Seis años después reconocen la participación del español, hoy naturalizado mexicano, en la sucia campaña contra López Obrador en violación de la Constitución. Si Sola, que contribuyó a frustrar nuestra transición democrática, es constructor de esperanza, ¡Dios nos ampare de la presidenta Josefina!