30/12/2010




Alianzas, única posibilidad de que el PAN reviva en 2011








Álvaro Delgado


Calderòn . El sexenio del derrumbe
MÉXICO, D.F., 29 de diciembre (apro).- Después de perder en 2010 las gubernaturas de Tlaxcala y Aguascalientes, y poseer sólo cuatro de los 32 gobiernos estatales, el Partido Acción Nacional (PAN) enfrentará el 2011 sin ninguna expectativa de triunfo en las cinco elecciones para gobernador, antesala de la sucesión presidencial. Calderòn .


La única posibilidad de éxito para el PAN en los estados de México, Coahuila, Nayarit, Guerrero y Baja California Sur es a través de alianzas con la izquierda, particularmente el Partido de la Revolución Democrática (PRD), un mecanismo que en el año que termina evitó una debacle semejante a la de 2009.

La alianza del Acción Nacional con la izquierda fue exitosa en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, donde postuló a expriistas que capitalizaron el hartazgo ciudadano de los gobernadores Ulises Ruiz, Mario Marín y Jesús Aguilar Padilla, caracterizados por el ejercicio autoritario del poder y la presunta colusión con el crimen organizado.

Estas tres alianzas, pactadas por la cúpula del PRD y Felipe Calderón --quien recibió en Los Pinos a los candidatos, junto con los derrotados de Hidalgo y Durango--, dieron un respiro al PAN y a su presidente, César Nava, quien apenas a inicios de mes fue sustituido por Gustavo Enrique Madero.

Sin embargo, en las cinco elecciones de este año el PAN no tiene posibilidades reales de ganar por sí mismo ninguna de las gubernaturas, y su apuesta, otra vez, son las alianzas con el PRD, sobre todo en el Estado de México, cuyo gobernador, Enrique Peña Nieto, encabeza las encuestas hacia la elección presidencial de 2012.

En Guerrero, donde postuló a Marcos Parra, el PAN es cuarta fuerza electoral, y en Baja California Sur, cuyo candidato es el experredista Marcos Covarrubias, tampoco se prevé que sea competitivo.

En Coahuila el candidato será el controvertido senador Guillermo Anaya Llamas, compadre de Calderón, cuyas expectativas de triunfo son también remotas, después de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha barrido a Acción Nacional en las elecciones recientes.

Pero, además, el gobernador saliente, Humberto Moreira, sustituirá a Beatriz Paredes en la presidencia del PRI y el candidato a gobernador será su hermano Rubén, identificado como el real estratega del éxito electoral de ese partido en Coahuila.

Es probable que a Anaya lo respalde el PRD, cuya presencia en los años recientes se ha tornado marginal en esa entidad, pero donde se perfila una alianza es en Nayarit y, sobre todo, en el Estado de México, cuyo candidato se prevé sea Luis Felipe Bravo Mena, secretario particular de Calderón y expresidente panista.

El PAN sólo gobierna los estados de Baja California, Guanajuato, Jalisco y Sonora, los tres primeros desde 1989, 1991 y 1995, y el tercero --que conquistó en 2009-- es el único que ha ganado en los años recientes, cuando más bien ha padecido la pérdida de los gobiernos de Yucatán, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes y Tlaxcala, y antes Chihuahua y Nuevo León.

Además de esos cuatro estados que gobierna con sus militantes, el PAN participa en los gobiernos de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, que ganó en alianza con la izquierda.








29/12/2010




Dinero


Gobernadores: reciben mucho pero quiebran a sus estados

La transparencia en el DF

El negocio Bimbo-CFE







Enrique Galván Ochoa




¿De dónde sale el dinero para que los señores gobernadores de los tres partidos puedan comprar los aviones jet, los helicópteros y las camionetas blindadas en las que se transportan con sus escoltas? ¿Cómo obtienen los fondos para pagar sus ostentosos viajes a Estados Unidos, Asia y Europa, como el de aquella Navidad en que Peña Nieto llevó a su hoy primera gaviota a presentarla al Papa, y se hizo acompañar de un séquito de obispos? ¿Cómo financian sus campañas de propaganda, inclusive en Televisa, para hacer creer a los ciudadanos que están haciendo maravillas? ¿Cómo es que en sólo seis años salen con su problema económico resuelto por varias generaciones? Los gobernadores tienen múltiples ingresos pero uno muy importante son las participaciones federales. Es dinero fresco que el gobierno central suministra a los estatales, como participación de gravámenes federales, incluyendo el impuesto adicionado al precio de la gasolina. Manejan estos recursos a su libre albedrío, casi como un cheque en blanco. Aún así, no son suficientes y piden prestado a la banca comercial o empeñan en la Bolsa de Valores los ingresos que recibirán en el futuro. Las deudas de los 18 estados que tuvieron elecciones entre 2009 y 2010 crecieron más de 200 por ciento. Algunos están en bancarrota. Un ejemplo es Veracruz: aunque Fidel Herrera dijo que dejaba una deuda de sólo 9 mil millones de dólares, la carga que hereda a su sustituto, Javier Duarte, alcanza la cifra de 25 mil millones, de acuerdo con la denuncia de la presidenta de la Comisión de Hacienda del Congreso local, la diputada Karime Aguilera Guzmán, con base en un informe de la Secretaría de Finanzas y Planeación. Pero Fidel astutamente puso a Duarte en su lugar porque fue su secretario de Finanzas, van juntos en la polla. Otra entidad que está en bancarrota es Chihuahua. José Reyes Baeza lega una deuda mayor a 13 mil millones. El pueblo chihuahuense sufre una doble violencia: la del narco y la del mal manejo de los recursos públicos. En la gráfica aparece la lista de las participaciones que recibieron los dos años anteriores. Adviértase la ausencia del estado de México, Hacienda no contestó el mensaje con el que le pregunté el motivo.

@Vox Populi

Asunto: la transparencia en el DF

Solo en un país como este, donde impera la corrupción y la impunidad, puede suceder que el Comité de Transparencia de la Oficialía Mayor del Distrito Federal clasifique como documento restringido en la modalidad de confidencial la información relativa a los nombres de los socios de las empresas constructoras de la Supervía. ¿Acaso el Lic. Marcelo Ebrard ya vive también en un mundo al revés?

Alfonso Belmar Bohigas/Distrito Federal




R: ¿Al revés por qué? El Lic. Ebrard es un priísta embotellado de origen que hoy está al frente de un gobierno supuestamente de izquierda. Por eso se les llama políticos perrepripánicos, caben en todos lados.

Asunto: ‘cidí’ no existe

La palabra "cidí" no existe. Ya que La Jornada se precia de ser tan cuidadosa (es un decir) en el uso del lenguaje, al menos debería exigir el mismo cuidado a sus tendenciosos editorialistas. “CD. Sigla del inglés compact disc (‘disco compacto’[...] Se usa en masculino, pues éste es el género del sustantivo disco, equivalente español del inglés disc [...]. En español debe leerse [sedé, zedé]; se desaconseja la pronunciación [sidí], propia del inglés, a pesar de su extensión en algunas zonas de América. [...] Se desaconseja la forma cidí, por corresponder a la lectura inglesa de la sigla. En cualquier caso, se recomienda usar con preferencia el equivalente español (disco) compacto”.

Carlos Rivera/Inglaterra
University of Essex
Centre for Brain Science

R: ¿Deveras tomaste en serio la inocentada que publicó ayer esta irreverente sección, y te irritó el texto? ¡Inocente palomita!

Asunto: el negocio Bimbo-CFE

Respecto a la duda de Carlos Mendoza sobre la forma en que se va a distribuir la energía generada por Bimbo. La energía se va a entregar directamente a la red de la CFE y ésta la va tomar a cuenta de la facturación que tiene Bimbo en todo el país. Aquí es donde a mí me brinca otra duda: ¿a qué precio le va a salir la luz a Bimbo?, porque recordemos que los señores de Bimbo son miembros de consejo de administración del país.

Javier González G.
Zamora

R: A Bimbo nunca le cortarán la luz. Con unos Gansitos que le mande a Elías Ayub se arregla cualquier problema.

Asunto: subieron el pan

Leí en tu columna que el Grupo Bimbo anunció el inicio de la construcción de un parque eólico en el municipio de Unión Hidalgo, Oaxaca. Ahora entiendo el por qué del alza en el precio de sus productos, como el pan blanco grande, de $20 a $ 22.50 y el pan tostado de $13.50 a $ 16. Quieren financiar con dinero de nosotros, los consumidores, esta obra; no cabe duda que estos hambreadres no tiene llenadera. Sólo con estos aumentos ya valió m… el aumento de 4 por ciento a los minisalarios. ¡Hasta cuándo Dios mío!

Juan José Mendoza
Istmo de Tehuantepec

R: Dios suele ser tardadón para enojarse. Pero cuidado cuando saca el látigo.

Los mensajes no publicados en este espacio aparecen en el Foro

galvanochoa@yahoo.com











27/12/2010




Diego, la personificación del PAN










Álvaro Delgado


MÉXICO, D.F., 27 de diciembre (apro).- El silencio que Diego Fernández de Cevallos ha guardado sobre la fecha real de su liberación, el 11, no el 20 de diciembre, es elocuente de su verdadera condición: La mentira.

Nadie admite ser tildado de embustero, menos aún cuando recién se ha salido del infierno del secuestro, salvo que esa sea la absoluta verdad.

Y ese es el caso de Fernández de Cevallos, alias El Jefe.

Si su teatral reaparición hace una semana, el lunes 20, concitó toda suerte de dudas --que ya existían desde su secuestro, el 14 de mayo--, el dato de su real liberación, publicado por el diario La Jornada, el jueves 23 de diciembre, con base en información del gobierno de Felipe Calderón, lo termina de desnudar.

De haber sido falsa esa información, que derrumba todo el montaje de su impostado regreso, lo procedente era desmentirla de inmediato y daba oportunidad a que emitiera, por fin, el famoso “comunicado” que prometió sobre detalles de secuestro y aun los agradecimientos que pretendía hacer.

Pero nada.

Fernández de Cevallos confirmó que la virtud no es lo suyo.

En realidad, la deshonestidad no es patrimonio exclusivo de él.

Considerado emblema del PAN, Fernández de Cevallos personifica a lo peor de ese partido.

La mentira.

La hipocresía.

La injusticia.

La corrupción.

La impunidad.

La traición a los valores supremos.

Fernández de Cevallos es, entonces, el rostro del PAN, con toda su prepotencia.
Que nadie se extrañe que lo postulen candidato presidencial…



Apuntes

Cuando, tras el fraude electoral de 2006, el filoso cartonista Helguera dibujó a Jesús Ortega con el pantalón abajo y Calderón tocándole una nalga, mientras decía: “Esta izquierda sí me gusta”, Los Chuchos y sus simpatizantes en los medios se ofendieron. El dibujo no pudo haber sido más certero. Cuando Ortega deje la presidencia del PRD, supuestamente en marzo de 2011, ese partido estará completamente podrido, un proceso de descomposición que se aceleró desde que la facción Nueva Izquierda lo asaltó para entregarlo, completito, a la derecha panista, si buen algunos trozos le fueron vendidos al PRI en varios estados. La entrega sigue en el Estado de México, donde el candidato de la derecha apoyada por el PRD será, si Calderón no decide otra cosa, Luis Felipe Bravo Mena, prominente juramentado de El Yunque… ¡Feliz Año Nuevo!

Comentarios: delgado@proceso.com.mx








26/12/2010

Con toda honestidad diganme , ¿ de verdad creen que con el PRI serà diferente ? al PAN le estabamos dando el beneficio de la duda por que no lo conociamos en el poder , despuès ya todos hemos vivido el desastre , pero al PRI lo conocemos desde hace màs de 70 años , muchos de nosotros sabemos lo que es sufrirlo en el poder , sabemos lo que significan 70 años de asesinatos , corrupciòn e impunidad y en estos 10 años que han estado fuera del poder federal hemos comprobado que no ha cambiado un àpice y tenemos dos muestras màs que claras : Ulises Ruiz y Mario Marìn , pero existen varios màs ejemplos clarisimos de lo que ha sido y sigue siendo el PRI .

Sin temor a equivocarme , no tendriamos madre si le damos una segunda oportunidad , misma que se convertirìa en otros 70 años de màs de lo mismo , por que si el PRI regresa a los pinos , no lo volvemos a sacar jamas .

Y todo por seguir los designios de la televisiòn , que ha fuerza de repeticiòn y constancia han logrado que muchos mexicanos (por suerte no la mayorìa ) ya no volteen a ver a la ùnica y tal vez ultima opciòn que le queda a este paìs , y si , me refiero sin ambages a ANDRES MANUL LÒPEZ OBRADOR .


La impunidad reina en el país: ONG


“El gobierno se resiste a acatar fallos de la CIDH”


Se ha demostrado responsabilidad del Estado en violación de garantías y no hay justicia, dicen


“Las demandas de la gente se multiplican y en algún momento van a generar una respuesta”


Administraciones del blanquiazul representan un retroceso en materia de derechos humanos

Delinquen “desde el Presidente de la República hasta soldados rasos”, denuncia la Afadem

Impunes, crímenes de Estado pese a sentencias de la CIDH, acusan

“Hace falta un movimiento social amplio” que obligue al gobierno a frenar abusos, aseveran


Manifestación en Bucareli en repudio al asesinato de la activista Marisela Escobedo, cometido el pasado día 16. Organizaciones no gubernamentales señalaron que fue un “crimen de Estado”Foto Yazmín Ortega Cortés






Fernando Camacho Servín

A pesar de las sentencias emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra México por casos de abusos, el gobierno no ha dado muestra de acatarlas, debido en gran parte a la tradición de impunidad que aún domina en el país, la cual sólo podrá ser superada mediante la presión de la sociedad, señalaron defensores de esos derechos.

Julio Mata Montiel, secretario ejecutivo de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos en México (Afadem), señaló que a pesar de todos los casos en que se ha comprobado responsabilidad estatal en la comisión de delitos de lesa humanidad, los ciudadanos siguen a merced de la violencia.

“El primer caso fue el de Campo Algodonero; luego el de Rosendo Radilla, después el de Inés Fernández y Valentina Rosendo y ahora el de los campesinos ecologistas. Es una muestra muy clara de que en el país no hay acceso a la justicia. Las personas seguimos en la indefensión por el manto de impunidad que hay sobre los crímenes de Estado”, deploró.

Hay gran cantidad de personajes y grupos que delinquen al amparo del poder, “desde el Presidente de la República hasta los soldados rasos”, y ninguno ha sido llevado a juicio, lo cual demuestra “las fallas ancestrales del aparato mexicano de justicia. Todo el país está inmerso dentro de esta cadena de impunidad”.

No obstante, acotó, los fallos de la CIDH sí han servido para darnos cuenta de la urgencia de que la sociedad se organice y exija el respeto a los derechos humanos.

“Hace mucha falta un movimiento social amplio, que, por fortuna o por desgracia, el gobierno está provocando cada día más. Los más de 30 mil muertos de la ‘guerra’ contra el narco, el hambre, la falta de empleo y todas las demandas de la gente se van multiplicando, y en algún momento van a generar una respuesta.”

Un ejemplo de la falta de compromiso del gobierno mexicano con la defensa de los derechos humanos, agregó, es que el pasado jueves entró en vigor la Convención Internacional contra las Desapariciones Forzadas, promovida por Naciones Unidas, y aunque el país la firmó y ratificó, no ha aceptado a su comité de seguimiento.

Tal gesto, en los hechos, inhabilita la aplicación del tratado en territorio mexicano, ya que al no tener el reconocimiento legal de las autoridades nacionales, los relatores encargados de verificar que se cumpla la convención no tienen capacidad de interlocución.

A manera de balance, el director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Luis Arriaga, afirmó que los dos rasgos que caracterizaron 2010 fueron de nuevo la violencia y la impunidad, a pesar de que el gobierno mexicano firmó y ratificó diversos tratados de respeto a las garantías individuales.

“México se ha abierto al escrutinio internacional, y hacia el exterior tiene una imagen muy activa, pero al interior hemos visto la deteriorada realidad que vivimos en materia de derechos humanos y la poca disposición para cumplir las sentencias y recomendaciones que se le han hecho.”

Si un resultado positivo han dejado los pronunciamientos de la CIDH, consideró, es el de visibilizar la falta de compromiso del gobierno. “Para nosotros ha sido un logro que estas instancias nos concedan la razón sobre dichos temas”, abundó.

Por otra parte, ambos defensores analizaron la posibilidad de que, a corto o mediano plazo, se presenten nuevas sentencias y recomendaciones contra el Estado mexicano por su falta de respeto a los derechos humanos y la ineficacia de los órganos encargados de procurar justicia a los ciudadanos.

Uno de dichos casos, adelantaron, es el de la matanza de 45 personas en Acteal, Chiapas, cometida el 22 de diciembre de 1997. Un paso determinante es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya lo admitió a revisión, lo cual significa que hay posibles elementos para configurar delitos de lesa humanidad.




Privatizar, privatizar y privatizar



Marcos Roitman Rosenmann


Hace ya tres décadas que el capitalismo muestra su verdadera cara. Nunca ha sido un sistema integrador. Tampoco un orden social compatible con la democracia, ni siquiera la representativa. Cuando ha podido, querido y necesitado, la burguesía se ha saltado y violado sus propias normas. Los ejemplos son muchos. Su mano ha estado siempre en los golpes de Estado contra gobiernos progresistas, de izquierda, nacionalistas y antimperialista. No hace falta insistir en ello. Los ejemplos históricos se pueden extraer de los cinco continentes. Pero tampoco, si hace falta, renuncia a patrocinar fraudes electorales cuando es menester. Igualmente se adhiere a las prácticas corruptas si en ello les va la bolsa. Asimismo prefieren el tráfico de influencias al juego limpio cuando se trata de aumentar sus ganancias. Y si alguien osa mostrar su desacuerdo, y señalar que juegan con las cartas marcadas, es perseguido hasta su total destrucción.

Casas de latrocinio, venta de armas, trata de blancas, esclavitud infantil, comercio de órganos humanos, nada escapa a su voracidad. Negar dichas verdades como si se tratasen de problemas ajenos al capitalismo les quita el sueño. Cada día es más difícil ocultar lo evidente. Una realidad de hambre, miseria, desigualdad y muerte son los buques insignias del capitalismo. Para evitar su total descrédito se ha montado un aparato publicitario multimedia. Su función es divulgar y propagar los beneficios de la economía de mercado a como dé lugar. Su fuerza y triunfo parcial, radica en el control cuasi omnímodo de la radio, la televisión, las editoriales, las revistas, los periódicos regionales y, desde luego, la red. Su coraza consta de varias capas. Cuando se logra traspasar una, aparece otra y otra y así sucesivamente. Su objetivo es no dejar al descubierto su cuerpo mal oliente y moribundo. En cuanto los ataques generan fisuras en la armadura, saltan las alarmas. La censura se impone como un mecanismo de control de la información. Y si no logra evitar su resquebrajamiento, siempre hay un plan B. Se presiona y mete el miedo. La formula la conocemos. No olvidemos que en Colombia, México, Honduras o Rusia, ser periodista es profesión de alto riesgo. Son cientos de ellos quienes han perdido la vida cuando trataban de informar y romper el cerco de la mentira dominante. Aunque no siempre es necesario llegar a tal extremo. Amenazar con el despido, el ostracismo, en ocasiones, es suficiente. Otra técnica empleada es la difamación. De la noche a la mañana periodistas considerados un ejemplo para su comunidad sufren campañas donde se les presenta como verdaderos monstruos. Ludópatas, alcohólicos, drogadictos, maltratadores y corruptos. Pero esto suma y sigue. Los documentos filtrados a Wikileaks dejan al descubierto cómo se las gastan el imperialismo y sus aliados. En este juego no hay reglas. Siempre es posible caer más bajo con tal de salvar al capitalismo. ¿Qué otro sentido tiene acusar a su fundador, Julian Assange, de violación? No sólo inhabilitarlo y sembrar la duda sobre su honorabilidad, además de que las autoridades suecas terminen, si se produce la extradición desde Gran Bretaña, hacer una carambola y que Assange acabe con sus huesos en una cárcel de alta seguridad en Estados Unidos. Aunque tampoco podemos descartar su asesinato pedido por los sectores más conservadores del establishment estadunidense.

En tiempos de crisis, el capitalismo redobla sus esfuerzos para vendernos la moto. Por cierto, una moto desgastada y lista para ser vendida como chatarra. Aún así no quieren dar su brazo a torcer. Sus seguidores deben fidelidad al guión. Ha llegado la hora de certificar la muerte del Estado del bienestar y por ende del sector público. Hay que crear más mercado, más desregulación, más apertura financiera y comercial y mucha, mucha liberalización. El Estado, argumentan, ha sido un pésimo gestor, no entiende de competitividad ni de beneficios. No funciona acorde a las leyes de la oferta y la demanda. Suele dilapidar capital social y humano. Hay que adelgazar su estructura y transformarlo. Es imprescindible tomar, de una vez y para siempre, el toro por los cuernos. La decisión no se puede retrasar más. Llegados a este punto el argumento es simple. Externalizar. No hacen falta hospitales públicos, el gasto de inversión es elevadísimo, mejor es crear clínicas privadas con médicos y personal sanitario que cobran sueldos de miseria. Igualmente, la educación pública ha sido un fracaso, entonces mejor apoyar la iniciativa privada donde se enseñan valores humanos acordes con la tolerancia. Basta observar la disciplina en los colegios y centros administrados por religiosos. Rezan todos los días, les enseñan a no pecar, a ser obedientes y temerosos de Dios. Sea Ala, Buda o Jehová.

Este argumento, de la externalización, se acompaña de una la palabra mágica que se ha convertido en una droga para economistas, sociólogos, periodistas y políticos de medio pelo, sean conservadores, liberales o socialdemócratas. Su enunciación les produce alegría y les hace sentirse pletóricos de fuerza. Nada más pronunciarla tres veces son abducidos hasta perder el sentido común y la decencia: privatizar, privatizar y privatizar.




23/12/2010




Transparencia traicionada








John M. Ackerman




MÉXICO, D.F., 23 de diciembre.- La semana pasada todos fuimos testigos de un ejercicio paradigmático de apología de la opacidad por parte de la principal institución federal de defensa de la transparencia: el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (IFAI). En una sesión histórica realizada el martes 14 de diciembre, las comisionadas Sigrid Arzt y Jacqueline Peschard cerraron el paso a una solicitud de acceso a los nombres de los cargos de los más de mil funcionarios que reciben el famoso “bono de riesgo” por participar en labores relacionadas con la seguridad nacional y la seguridad pública. Sus argumentos mostraron una total falta de compromiso con el interés ciudadano, pero sobre todo un profundo desconocimiento del marco jurídico en materia del derecho a la información.

El artículo 12 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública es contundente: “Los sujetos obligados deberán hacer pública toda aquella información relativa a los montos y las personas a quienes entreguen, por cualquier motivo, recursos públicos”. Los bonos en cuestión se financian con recursos públicos y se entregan a servidores públicos en función de sus labores dentro del gobierno. Por la prensa nacional nos hemos enterado de que estos pagos suman hasta 1 millón de pesos por cada funcionario durante un periodo de tres años. Asimismo, es importante notar que jamás se solicitó acceso a los nombres de los funcionarios, sino exclusivamente a los cargos que ocupan. Resulta evidente la necesidad de transparentar estos sobresueldos con el fin de evitar desviaciones o abusos.

Hace apenas seis meses, la misma comisionada presidenta del IFAI ya se había pronunciado positivamente al respecto. El 9 de junio, Peschard remitió un oficio a la Secretaría de la Función Pública solicitando explícitamente que el gobierno federal divulgara toda la información sobre los bonos de riesgo. Y el pasado 1 de diciembre, cuando por vez primera se abordó el tema en el pleno del IFAI, no expresó ninguna objeción sobre la posibilidad de divulgar la información solicitada.

Pero súbitamente Peschard modificó su posición y, utilizando su voto de “calidad” como comisionada presidenta del IFAI, empujó la balanza a favor de la opacidad. Existen elementos suficientes para sospechar que este repentino cambio pudiera haber sido resultado de una presión directa por parte del gobierno de Felipe Calderón, sobre todo a la luz del importante aumento presupuestal recientemente autorizado para el instituto y por el que la comisionada Peschard pugnara tan fuerte.

Por principios éticos, Arzt se hubiera excusado de la discusión y la resolución de este polémico caso. Antes de iniciar sus labores en el IFAI, ella fungía como secretaria técnica del Consejo de Seguridad Nacional de Calderón, labor para la cual recibió más de 400 mil pesos de sobresueldo entre 2007 y 2009 precisamente por concepto de “bono de riesgo”. El evidente conflicto de intereses, al fungir como juez y parte, necesariamente afectaba su capacidad para evaluar objetivamente el caso.

Así que no debe sorprender que en su participación en la sesión pública del martes Arzt hiciera gala de su total desapego de los principios básicos en materia de transparencia. Pidió a sus homólogos confiar ciegamente en el gobierno federal: “Me preocupa que partamos del sospechosismo con relación a que se entreguen a discrecionalidad recursos públicos”. La exempleada de Calderón afirmó que los criterios generales para la asignación de los bonos son tan “sistemáticos y metodológicos” que simplemente no podrían existir “ámbitos de discrecionalidad”. Así que en lugar de abrir la información para que los ciudadanos puedan confirmar que efectivamente se apliquen criterios prudentes, la comisionada propone que simplemente otorguemos el beneficio de la duda a un presidente de la República que no ha destacado precisamente en materia de rendición de cuentas.

Arzt también comete la pifia de invertir el sentido del “principio de máxima publicidad” plasmado en el artículo sexto de la Constitución. Este principio indica que toda la información poseída por el gobierno es pública, a menos que, de manera estricta y limitativa, se encuentre cubierta por alguna de las causales de reserva en la ley. Asimismo, el daño potencial de la apertura de la información tiene que ser “probable” y “presente”, además de ser claramente mayor al efecto negativo que ocasionaría el hecho de que la información no fuera divulgada, ya que la opacidad también genera costos al obstaculizar la rendición de cuentas. En pocas palabras, la carga de la prueba siempre se encuentra del lado de quien busque defender la opacidad.

Pero en estas cuestiones la comisionada Arzt vive en el mundo al revés. Ella parte de su muy personal presunción de que la divulgación de la información pone en riesgo la vida de los funcionarios implicados y exige a sus homólogos demostrar lo contrario. “No encuentro elementos para que tengamos suficiente evidencia de que al resolver entregar determinados puestos (...) no pongamos en riesgo la vida de las personas que están haciendo estas tareas”.

El problema es que Arzt no ofrece evidencia alguna de que vidas humanas realmente estuvieran en peligro. Como bien lo señaló la comisionada María Elena Pérez-Jaén en la sesión, una gran cantidad de información sobre estos bonos ya ha sido pública desde hace años y no ha pasado absolutamente nada a los funcionarios. En todo caso, remató Pérez-Jaén, conocer esta información no les implica mayor riesgo que las propias atribuciones que de por sí ejercen ya estos servidores públicos.

Aún peor, el colmo de este asunto es que en realidad muchas de las personas que reciben el bono de riesgo ocupan cargos que simplemente “no tienen nada que ver con alguna función que pudiera poner en riesgo su vida”, como lo confesó la propia Peschard. De acuerdo con la comisionada, estas personas recibirían el pago extraordinario no por su actividad actual, sino por la información sensible que manejan en función de los cargos que ocuparon en el pasado. Aunque en muchos casos ni siquiera existe esta justificación, ya que la lista de los “premiados” incluye cargos como el de coordinador de Opinión Pública y el de coordinador de Comunicación Social, ambos de la Presidencia de la República.

Resulta entonces que en muchos casos los “bonos de riesgo” no son justificables, y funcionan más como becas para los amigos o como jubilaciones para aquellos servidores públicos que si bien antes arriesgaban la vida hoy ya se encuentran en una suerte de retiro. Se abre de par en par el margen para el uso discrecional de estos pagos y se desmiente la idea de Arzt de que los criterios de distribución son tan “sistemáticos y metodológicos” que no existe la posibilidad de abuso.

El comisionado Ángel Trinidad Zaldívar, quien de manera congruente cuestionó duramente la decisión de la mayoría, puso el dedo en la llaga: “Los ciudadanos tienen el derecho de desconfiar (...) ya que, por desgracia (...) no hay pocos ejemplos en los cuales esta desconfianza se ha traducido en ciertas realidades”.

La transparencia existe precisamente como un contrapeso al peligro siempre presente de abuso de la autoridad gubernamental. Y el IFAI existe para defender a los ciudadanos, no para proteger al gobierno en turno. Con decisiones como la del martes pasado, el instituto de la transparencia traiciona su espíritu ciudadano original y abona precisamente al sospechosismo que supuestamente busca conjurar. l



www.johnackerman.blogspot.com /



Twitter: @JohnMAckerman







Corte de caja




José Gil Olmos


MÉXICO, D.F., 22 de diciembre (apro).- Los últimos días de este año han sido una muestra de lo que el país ha resentido en las dos últimas administraciones: una incapacidad de gobernar preocupante que tiene como saldo más de 30 mil muertos por la guerra contra el narcotráfico, miles de desaparecidos y una impunidad reinante que privilegia a quines cometen crímenes tan escandalosos como el cometido contra Marisela Escobedo, en Chihuahua.

La impudicia con la que vienen actuando los distintos grupos del crimen organizado en todo el país sólo refleja la incapacidad con la que el gobierno de Felipe Calderón, y los gobernadores y ediles de todo el país vienen actuando. Igualmente refleja que el poder de la delincuencia ha rebasado, por mucho, a todas las instituciones, al grado de convertirse en verdaderos grupos de poder cuyas acciones inciden en las decisiones del Estado.

La noche del jueves pasado Marisela Escobedo fue ejecutada frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua. Durante años Marisela había buscado que se castigara al asesino de su hija Rubí Marisol, Sergio Rafael Barraza, a quien no sólo había identificado, sino que, incluso, logró que lo detuvieran y llevaran a un juicio en el que fue liberado por los encargados de impartir justicia.

Marisela sufrió un doble embate: la desilusión y rabia que le provocaron los jueces y el gobernador César Duarte, que no la escucharon para que el asesino de su hija fuera castigado con todo el peso de la ley; y el de la impunidad con la que dejaron que el mismo asesino llegara hasta su camioneta convertida en su refugio, la correteara y la ejecutara frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua.

El país aún no salía del azoro que provocó este caso de injusticia e impunidad cuando en San Martín Texmelucan, Puebla, explotó un oleoducto de combustible de Pemex que era ordeñado por saqueadores y ocasionó el siniestro que costó la vida de 29 personas, 52 heridos y daños a decenas de propiedades en un rango de 50 hectáreas.

El crimen organizado ha encontrado en la extracción ilegal de combustible un negocio millonario. Es tanto el poder de Los Zetas que ni el Ejército ha podido impedir que extraigan combustible de la Cuenca de Burgos y lo vendan en Tamaulipas y Veracruz.

La existencia de una enorme cantidad de tomas clandestinas de gasolina de los oleoductos de Pemex en todo el país, no se puede explicar sin la participación de funcionarios y trabajadores de la paraestatal, quines reciben mucho dinero por solapar a quienes durante décadas la han saqueado.

Según cifras de la paraestatal las ganancias generadas por este negocio ilegal podrían superar los 20 mil millones de pesos en lo que va del gobierno de Felipe Calderón. Sólo en 2008, el robo de combustibles ascendió a 9 mil 300 millones de pesos, ha reconocido Pemex en el boletín 149/2009, en cual señala que de esa cifra “3 mil 500 millones correspondieron a condensados, que se obtienen con la extracción de gas natural no asociado, y 5 mil 800 millones al robo de petrolíferos (gasolinas, diesel y turbosina), mediante tomas ilícitas en la red nacional de ductos”.

Fue en una de estas tomas clandestinas donde se originó la fuga de combustible que posteriormente se incendió afectando, además, al río Atoyac, una de las afluencias acuíferas más importantes de la zona.

Hasta el momento el gobierno federal no ha logrado detener este negocio del cual se aprovechan grupos del crimen organizado, funcionarios y trabajadores sindicalizados de Pemex.

Pero estos dos hechos que cobraron vidas y que pudieron haberse evitado con acciones de gobierno efectivas, fueron opacadas por un show mediático que fue diseñado desde Televisa y el gobierno federal: la liberación de Diego Fernández de Cevallos.

La liberación del panista no pudo ser más oportuna para el gobierno federal. Con ropa deportiva, la barba blanca crecida y su clásica actitud prepotente y soberbia Fernández de Cevallos apareció en su residencia de lujo afirmando que había sido liberado horas antes, como lo anuncio en exclusiva el principal conductor de Televisa, Joaquín López Dóriga.

Los telones de abrieron y el panista se presentó ante las cámaras de televisión, los micrófonos de radio y las grabadores de la prensa escrita. Desfiló por los principales programas afines a su causa y atrajo la atención de la opinión pública.

El ánimo con el que se presentó causo sospechas, pues no era el de una persona que estuvo secuestrada 220 días, desde el pasado 14 de mayo. Los comunicados de sus plagiarios reivindicando una causa social tampoco convencieron. Sin embargo, el jefe panista dio muestras de su poder; y sin que la PGR interviniera logró su libertad con la ayuda de sus amigos empresarios, obispos, cardenales, banqueros, legisladores y expresidentes de la República.

Ofreció una señal más de la impunidad, la corrupción y la ineficacia con la que el país sigue siendo gobernado y que al final del año sólo deja una sensación de fragilidad en toda la sociedad.






Astillero


Peligro internacional

Infierno para migrantes

CA encara mentiras

Marisela: impunidad





Julio Hernández López


El calderonismo ya es un destacado y declarado peligro internacional. El país a la deriva, controlado por cárteles nacionales o sus derivaciones regionales, exporta su producción delictiva y genera preocupación y enojo en gobiernos extranjeros. No son accidentes ni excepciones, sino consecuencias netas del caos que el felipismo ha ido instalando aplicadamente en el país: al norte, los gringos se asustan por la violencia del patio trasero e instalan soldados y barreras mientras analizan las posibilidades de intervenciones armadas o tutelajes rígidos, y los canadienses ponen freno a las facilidades de tránsito de los mexicanos, imponiendo el requisito de la visa para frenar éxodos y abusos; al sur, los centroamericanos comprueban dolorosamente que la tierra mexicana se ha convertido en infierno de mentira, corrupción, impunidad, violencia y muerte, convertidos los migrantes en mercancía disputada por delincuentes formales, policías, agentes y funcionarios de toda índole.

Felipe miente a los centroamericanos cuando hace decir al aparato gubernamental mexicano que no existió el secuestro de medio centenar de viajeros sin documentos legales (o que no se tienen datos formales que aporten constancia de él, a pesar de múltiples testimonios que lo dan por cierto). Y esa mentira lleva a los representantes de tres países centroamericanos (Honduras, Guatemala y El Salvador) a emitir un comunicado conjunto en el que exigen a Los Pinos que investigue los “graves hechos” y castigue a los responsables. Pero el jefe de las armas mexicanas no ve y no quiere ver más allá, entretenido más en los cálculos electorales 2012 que nomás no le salen y en pronunciar discursos llenos de optimismo insultante, reproches bumerán y consideraciones vaporosas.

La “guerra” de Calderón contra el narcotráfico provocó tales desajustes y envilecimiento que los factores de una criminalidad largamente circunscrita a su campo natural (el negocio de las drogas, en todas sus variables) hubo de expandirse hacia rubros nunca antes explotados con tanto salvajismo: grupos antaño concentrados en los estupefacientes fueron desplazados por cárteles de favoritismo sexenal y, en una elemental lógica económica de supervivencia, al ser limitados en sus operaciones usuales por el reacomodo dirigido desde las alturas del poder, entraron de lleno a rubros que les permitieran sostener sus ejércitos en campaña permanente. Así fue como los centroamericanos en tránsito hacia Estados Unidos se convirtieron en materia de extorsión despiadada, en un proceso de crueldad creciente que va de la mano del trato dispar en la “guerra” oficial contra las drogas.

Pero Calderón no ha hecho más que cerrar los ojos ante esta realidad, tolerando funcionarios y funcionamientos criminales, convirtiendo al Instituto Nacional de Migración en otra instancia escandalosamente fallida, perdonando a directivos bajo estigma enorme y permitiéndoles continuar, al no castigarlos, carreras administrativas y políticas. Es una lástima, si se ve el asunto desde otro ángulo, que se haya cerrado recientemente el proceso panista de conformación de sus cuadros directivos, pues la nueva crisis internacional relacionada con migrantes podría haber ayudado a promover a algún funcionario en aprietos hacia un asiento partidista de renombre, como sucedió con Cecilia Romero, responsable durante años de la red de agentes y burócratas inmiscuidos en la red de atracos, violaciones, torturas y asesinatos de centroamericanos deseosos de llegar a Estados Unidos a través de la peligrosa tierra mexicana y que ahora ocupa ni más ni menos que la secretaría general del comité nacional panista, es decir, el segundo sitio en importancia del partido federalmente en el poder, luego del escándalo mundial provocado por el asesinato a sangre fría de más de 70 migrantes en un rancho tamaulipeco.

No es, desde luego, el único antipremio que el hermano de la precandidata Cocoa puede mostrar prendido en su casaca. La Unión Europea también pide investigar y castigar, pero en este caso no a los responsables del plagio de migrantes, sino a quienes planearon y ejecutaron el asesinato de Marisela Escobedo, la madre que en la ciudad de Chihuahua fue ejecutada cuando aceleraba el ritmo de su protesta pública por la impunidad administrada al culpable de matar a su joven hija. Similar demanda ha hecho la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pero más acomedidos en presunta busca de justicia están dos de los principales cárteles de la región, que se culpan mutuamente de haber ordenado la muerte de Marisela y que, en pleno cumplimiento de su convicción de que ellos pueden actuar en sustitución del sentido justiciero que el Estado debería cumplir, ofrecen imponer sanciones fúnebres por propia mano, sin necesidad de los mecanismos fofos e inútiles que la institucionalidad se atreviera a ofrecer.

Felipe y Margarita, en tanto, ofrecen posada en Los Pinos a ochocientos niños ante los cuales refrendaron “el amor, la buena voluntad y la unidad que existen entre los mexicanos”, según cacahuatero boletín oficial de prensa. Pura felicidad y buena onda, mientras en Tamaulipas, al cierre de sexenio, se desataban balaceras en distintos puntos de Ciudad Victoria y lanzaban granadas contra la presidencia municipal y a las afueras del Polyforum en que en unos días se realizará el cambio de gobernador. Pero nada grave sucede, según el alegre lente del felipismo burbujeante: ni secuestro masivo de migrantes ni impunidad en el caso de inconformes asesinados: el director de Pemex, por ejemplo, se desplazaba tranquilamente en un trineo de retórica de exculpación al sentenciar que el estallido de San Martín Texmelucan fue producido no por fallas de la paraestatal, ni descuidos o mal mantenimiento, sino por causas ajenas, externas.

Y, mientras el episodio de Diego sigue perdiendo credibilidad ante la opinión pública, ¡hasta mañana, en la última entrega de la temporada, antes de que el declinante tecleador pase a descansar expresamente un par de semanas!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx





Sospechas



Octavio Rodríguez Araujo


¿Por qué les creería a unos que se autodenominan Red por la Transformación Global (RTG)? ¿Acaso porque dicen expresar los sentimientos de los pobres en contra de los plutócratas? Esto lo dice cualquiera, incluso los políticos de la derecha. Los ex misteriosos desaparecedores” han dicho que obtuvieron como pago una milésima de lo que ha robado Fernández de Cevallos. ¿Y qué van a hacer con ese dinero? Para un grupo político marginal, o para una persona, 200 o 300 millones de pesos son muchos, incluso para un partido pequeño; pero para un gobierno llamado por ellos represor (que sí lo es) esa cantidad de millones no es nada: más se gastan en festejos frívolos con motivo de los bicentenarios y centenarios o remodelando mal el Palacio de las Bellas Artes. Si ese grupo (o red), aceptando que existe, quisiera organizar y levantar al pueblo mexicano para sacudirse a los ricos y llevar a los pobres al poder, lo que haya obtenido por el secuestro del Jefe Diego es una bicoca. Cualquier jefe de narcos tiene más recursos y la Procuraduría General de la República también.

El caso Diego Fernández de Cevallos ha sido singular en muchos sentidos: desaparece, encuentran gotas de sangre, se habló de un chip en un brazo, la familia no quiso que interviniera la policía; los hijos, según se dijo, no querían pagar, pero alguien pagó, nos dicen sus “ex misteriosos desaparecedores”. Finalmente reaparece, y los primeros en informar son los de Televisa y Notimex: la primicia para ellos y no para los pocos medios que no pertenecen a la oligarquía mexicana. ¿Por qué esta aparente incongruencia? Todos recordamos que los comunicados del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en sus primeros años, los enviaba a La Jornada, a Proceso y a El Financiero, no a Televisa, el canal del locutor que, aunque rectificara, dijo “andó” por “anduvo” (López Dóriga, 20/12/10).

El 14 de mayo fue secuestrado y no se sabía entonces si Diego estaba vivo o muerto. Más tarde se supo, o así lo dijeron sus secuestradores, que estaba vivo y pudimos ver, en tres diferentes momentos, tres fotografías que pretendían mostrarlo en esas condiciones aunque un poco deteriorado (lo cual es natural pues es un día mayor que yo, es decir un anciano: tiene 69 y no 68 años como han dicho algunos medios). Para darle mayor sesgo político, ¿qué mejor que un comunicado izquierdista-populista que en muchos aspectos podrían firmar cualquier grupo de esta corriente? ¿Será casualidad que el comunicado de la RTG se refiera a las mafias en el poder y protegidas por éste, a Fobaproa y demás expresiones usadas por López Obrador en sus textos y discursos? Lo que yo leo en el comunicado de la RTG es un mensaje subliminal con expresiones lopezobradoristas y zapatistas (del EZLN, por ejemplo el famoso “¡Ya basta!”) para que los incautos piensen que el pobrecito Diego fue mantenido en cautiverio por izquierdistas-populistas que, ya perdonados gracias a la fe de su víctima recién liberada, quisieron enviar el mensaje de que “nadie, por poderoso que sea, puede ser intocable”.

En mayo se pensaba que lo había secuestrado un grupo de delincuentes, de secuestradores comunes, ahora se quiere hacer pensar que fueron izquierdistas. El nuevo escenario se está preparando, ¡qué duda cabe!

Seis días después del secuestro escribí en mi artículo de La Jornada: “Muchos panistas están inconformes con Calderón. Tanto que hasta se ha especulado (…) que la “desaparición” del Jefe Diego es deliberada para darle notoriedad y convertirlo en precandidato a la Presidencia como la mejor carta en contra de Peña Nieto. En caso de tener bases esta especulación, y de que en realidad Fernández de Cevallos no haya fallecido, los menos desmemoriados recuerdan que después de su triunfo sobre Zedillo y Cárdenas, en el famoso debate del 12 de mayo de 1994, desapareció de la escena para no robarle cámara al gris candidato del PRI y que éste ganara. Desde luego es pura especulación, pues las cosas pueden ser más serias, pero por algo se repite de boca en boca. Lo que es un hecho es que el PAN no tiene, ni de lejos, un buen precandidato que haga pensar al electorado que vale la pena votar por él. Así de mal está este partido que, obviamente, no supo qué hacer con sus triunfos obtenidos por el desgaste y desprestigio del PRI antes de 2006”.

Se especulaba en aquellos meses que en noviembre o diciembre de 2010, si estaba vivo, aparecería y que se presentaría como un mártir del panismo y una víctima de un grupo delictivo. Así ha ocurrido, pero este grupo delictivo, sin dejar de serlo en caso de que realmente exista, se convirtió de golpe y sorpresivamente, en un grupo de extraño nombre y de supuesta afiliación de izquierda, populista por añadidura. ¡Qué conveniente para la guerra sucia electoral que se avecina, en segunda edición, contra López Obrador! Los mensajes subliminales son, de acuerdo con los grandes publicistas, los más efectivos para los emisores.

Como en el 2000, la oligarquía en el poder quiere tener dos cartas fuertes, una en el PRI y otra en el PAN. El tema es que el proyecto neoliberal y el régimen de privilegios no cambien de rumbo. Si hace 10 años los candidatos de Zedillo fueron Labastida y Fox, después de la experiencia de 2006 los candidatos ad hoc para el sistema bien podrían ser Peña Nieto y Fernández de Cevallos. Los dos son muy bien vistos por Carlos Salinas, el mejor operador político que tiene la oligarquía hasta este momento.

Se dirá que estoy especulando. Sí, en efecto. ¿Qué otra cosa se puede hacer ante una farsa como la que han montado los principales medios de comunicación con la “liberación” de Diego? ¿Alguien me puede explicar por qué durante el “cautiverio” del abogado queretano no hubo un solo comunicado de la supuesta Red por la Transformación Global, siquiera para decir que además de los millones reclamados quería el cumplimiento de ciertas demandas sociales?

http://rodriguezaraujo.unam.mx/



21/12/2010

Lean esto e indignense con Pedro Miguel , conmigo y con todo aquel que tenga tantita conciencia . Preciensen ademàs , al " nuevo PRI " , regosigense con el , olviden 70 años de asesinatos , corrupciòn e impunidad y vuelvan a llevarlo al poder en 2012 :



Trastornos del sueño



Pedro Miguel


En las narices de César Duarte, gobernador de Chihuahua; a cien metros del fiscal del estado, Jorge Enrique Nicolás; junto al escritorio de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública; frente a la silla del sedicente constitucional Felipe Calderón; bajo el brazo armado del general secretario Galván Galván, y al filo del agua que domina el almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza, Marisela Escobedo fue muerta de un balazo.

No era gobernadora, ni procuradora ni secretaria de nada, ni presidenta usurpadora; no tenía hombres armados bajo su mando; no era uno de esos periodistas que buscan culpables alternativos de la tragedia que se llama México, ni artista contratada para el Bicentenario: Marisela era solamente la mamá de Rubí Marisol Frayre Escobedo, una chava que se casó, apenas adolescente, con Sergio Rafael Barraza Bocanegra. El tipo la golpeaba y, tras dos años de matrimonio, el 28 de agosto de 2008, la asesinó, prendió fuego a su cadáver y lo tiró en un basurero.

Barraza aceptó su culpabilidad en varias ocasiones, pero la presidenta del tribunal que lo juzgó, Catalina Ochoa Contreras, el redactor Netzahualcóyotl Zúñiga y Rafael Boudid, tercer integrante del tribunal, no hallaron elementos para condenarlo, dijeron que la Procuraduría de Chihuahua había armado mal la acusación y dejaron en libertad al homicida.

El entonces gobernador, José Reyes Baeza, se lavó las manos; en el DF, todo mundo se lavó las manos, y mientras más se las lavaban, más fuerte era la pestilencia.

Tras quedarse huérfana de su hija, ayuna de justicia, desnuda de patria que le respondiera, Marisela hizo una manta con el retrato de la muchacha muerta, se la puso de vestido y marchó, acompañada o sola, en demanda de castigo para el asesino y en protesta por tanta mierda.

El 30 de julio de 2010, Marisela tocó a la puerta de la residencia oficial de Los Pinos en demanda de justicia. Iba acompañada por Bertha Alicia García, mamá de Brenda Berenice Castillo García, una chava con un hijo de meses que desapareció el 6 de enero de 2009 en la ciudad de Chihuahua cuando salió a buscar trabajo; nadie ha vuelto a verla desde entonces, pero su desaparición no causó el ruido ni el revuelo que ha provocado el secuestro y la presunta liberación de Fernández de Cevallos. Por esos días, Calderón desarrollaba una “agenda privada” (¿estaría preparando sus fiestas del Bicentenario o armando el futuro político de su hermana en Michoacán, o bien planeando ofensivas contra los electricistas, o revisando sus negocios inmobiliarios particulares en la colonia Las Águilas?) y las dos madres dolientes fueron recibidas por el asistente del secretario particular de un funcionario de medio pelo. O algo así.

Durante muchos meses, Marisela y Bertha Alicia acudieron a todas las instancias, pegaron retratos de sus hijas en los postes de medio país, marcharon vestidas sólo con los retratos de sus hijas ausentes y con la dignidad que no les quedaba grande, a diferencia de las casacas militares que se pone Calderón.

Marisela recibió amenazas de muerte. Lo supieron en las oficinas municipales, estatales y federales, pero ya saben cuán ocupados viven los funcionarios de todos los niveles. A nadie se le ocurrió ponerle escolta, nadie se interesó por la mamá anónima de una muerta anónima, salvo un puñado de ciudadanos también anónimos que le dieron una palmada en la espalda, le regalaron una sonrisa triste o le ofrecieron una lágrima.

Y ya saben lo que pasó después: tras recibir unos abrazos, unas sonrisas y unas lágrimas solidarias, lo siguiente que Marisela recibió fue un balazo en la cabeza.

Los funcionarios citados, más otros, están satisfechos consigo mismos y en paz con sus conciencias respectivas porque cumplen con su deber: velan por la seguridad, se aseguran de la aplicación de las leyes y garantizan que los ciudadanos puedan ejercer sin cortapisas sus derechos y garantías.

Son los costos de la guerra. Ésta será larga y cruenta, pero treinta mil y pico de vidas, más las que se acumulen esta semana, son un precio bajo para recibir una palmada en la espalda por parte de Obama.

Los funcionarios podrán dormir tranquilos. Pero unos cuantos ciudadanos –neuróticos que somos– sabemos que le hemos fallado a Marisela; que debimos clamar, patear la puerta, arrebatar micrófonos en actos oficiales y en fiestas infantiles y gritar: “¡Con una chingada, háganle caso a esta mujer!”

Y como no lo hicimos, desde el asesinato de Marisela imaginamos que sigue caminando, evidente, desnuda, necesaria, y no logramos conciliar el sueño.

navegaciones@yahoo.com







19/12/2010


El Despertar

La batalla que viene




José Agustín Ortiz Pinchetti


El país concentra su atención en la elección a gobernador del estado de México en julio de 2011. Pocas veces unos comicios locales habían despertado tantas expectativas. Se trata de un estado importante, con 20 millones de habitantes. Está parcialmente conurbado con la capital, recibe 140 mil millones de pesos de recursos fiscales. Tiene 45 distritos electorales locales y 40 federales. Su aportación en la elección presidencial es de 10 por ciento del total. El PRI y un pequeño grupo de políticos lo han tenido en un puño más de 80 años.

Pero lo significativo de esta batalla se debe a que el gobernador Enrique Peña Nieto luce como el candidato “inevitable” del PRI que ya se autoproclama ganador en 2012. El PAN-gobierno muestra desesperación y procura una alianza con el PRD, aunque sea aberrante. La contienda ha dado un vuelco dramático: ha aparecido una coalición de partidos de izquierda impulsada por López Obrador, el líder opositor más importante. Decidido a retar a Peña Nieto en su territorio y a debilitar la alianza PAN-PRD. En una campaña tempranera en los 125 municipios ha atraído a más de 200 mil mexiquenses. Quizás el PRD abandone la idea de la alianza con el PAN por una candidatura de gran peso y de izquierda.

Peña Nieto tiene que elegir a un sucesor totalmente controlado y a la vez popular, quien tiene que ganar por amplio margen y en forma limpia. Si gana por escaso margen y con trampas, su imagen –construida con esmero durante tres años por la televisión– se craquelaría. Tiene muchos recursos. Planea una campaña de 900 millones con Televisa, a la que le ha transferido una inmensa fortuna para la precampaña. Se prepara para repartir mil millones de pesos a unas 900 mil familias pobres en un estado víctima del desempleo y en algunas regiones del hambre. Sus obras ostentosas no ocultan una mala gestión con empobrecimiento e inseguridad crecientes, pero cuenta con la maquinaria del PRI local y nacional, y ¡con Elba Esther Gordillo!

AMLO impulsará una buena candidatura y él mismo será jefe de campaña: pondrá su energía y carisma en juego. Quizás logre un bloque unificado de oposición. Lo más importante y novedoso: su organización tiene raigambre popular. Centenares de comités y de brigadas trabajan ya a ras de tierra. En el Edomex se enfrentarán dos formas de entender y hacer política y dos propuestas. AMLO ha aquilatado un programa de 10 puntos surgido de propuestas ciudadanas. Los asesores y padrinos de Peña Nieto no completan un proyecto, pero ya tienen multitud de amarres. Quizás la Presidencia no se decida en 2011, pero los principales adversarios mostrarán y medirán sus armas en el Edomex.

joseaorpin@hotmail.com




18/12/2010


Desfiladero

¿Una crisis a punto de entrar en crisis?




Jaime Avilés


“El caso Fernández de Cevallos huele a tragedia, no a farsa. Su desenlace, el que sea, no traerá nada bueno”, pronosticó el Desfiladero del 21 de mayo pasado. Ese desenlace no se ha producido todavía, pero lo que podría estar a punto de ponerse en marcha cuando el poderoso miembro de la mafia salinista reaparezca –si en efecto reaparece– es una oleada represiva contra los movimientos populares que luchan por el cambio de régimen, en el contexto de la total destrucción del estado de derecho que el gobierno espurio ha impuesto a sangre y fuego para perpetuarse en el poder.

Mientras el jueves en la capital de Chihuahua era asesinada de un tiro en la cabeza una mujer que delante del palacio de gobierno exigía desde hace dos años cárcel para el asesino de su hija, en Monterrey caían tres civiles más durante el enésimo tiroteo de 2010 en la vía pública. Ayer, mientras 140 reos se fugaban de una cárcel de Nuevo Laredo, un coche bomba estalló frente a una oficina policiaca en Nuevo León.

En forma simultánea, la Policía Federal (PF), la Marina y el Ejército mantienen un clima de terror en Michoacán, en la personalísima guerra de Felipe Calderón contra el cártel de La Familia; una extraña combinación de prepotencia e impotencia, que no persigue sino derrocar al gobierno de Leonel Godoy para entronizar a la hermana del hombrecito de Los Pinos.

Testigos relataron a esta columna que el viernes de la semana pasada, en las calles de Apatzingán, agentes de la Policía Federal disparaban contra blancos móviles, mientras padres y madres de familia sacaban a sus niños de las escuelas sin que nadie los protegiera. Por fortuna, el “gobierno” federal (o lo que sea) tuvo la elegancia de decir que se trató de una “operación quirúrgica”.

La verdad es otra. El asalto a Apatzingán fue pésimamente planeado y peor ejecutado por Genaro García Luna, quien mandó a sus tropas al matadero. Estas rodearon a uno de los capos de La Familia y cuando empezaron a atacarlo descubrieron que, detrás del débil cerco trazado por el secretario de Seguridad Pública federal, había una fuerza muy superior en número de hombres y poder de fuego, por lo que la PF debió pedir auxilio a la Marina y al Ejército.

Durante la refriega murieron un bebé de ocho meses, una jovencita de 17 años y decenas –o probablemente hasta un centenar– de personas más. Como ocurre a diario en todas las ciudades de Tamaulipas, en Michoacán por primera vez fue imposible contar el número exacto de víctimas. De allí que muevan a risa los “30 mil 196 decesos” –me encanta ese “196”, diría Robert Fisk– declarados el jueves por la PGR como saldo de la guerra de Felipe Calderón contra el pueblo, so pretexto del narcotráfico.

Si consideramos que García Luna es ingeniero mecánico de profesión, no estratega militar ni mucho menos, podremos garantizar que desastres como el de Apatzingán, que afectó también a Morelia y a una docena de municipios colindantes, irán en aumento y cobrarán cada vez más vidas. En un gobierno con un mínimo de profesionalismo y seriedad, todos los miembros civiles del llamado “gabinete de seguridad”, en particular el secretario de Gobernación, José Francisco Blake; el procurador, Arturo Chávez Chávez, y, por supuesto, García Luna, jamás habrían ocupado esos delicados cargos públicos.

Pero el de Calderón no es profesional y dista mucho de ser un gobierno: es un instrumento al servicio de los intereses más perversos y persigue un objetivo supremo: llevar el caos al límite, sacarle todo el provecho que pueda y justificar, incluso solicitando una intervención militar extranjera.

Saldos del 2010

Termina el año con la Suprema Corte de Justicia de la Nación incompleta (le falta un ministro), con el Instituto del Fraude Electoral cercenado (el Congreso no logró nombrar a tres de sus nueve consejeros), con el Modelo Hidalgo de Salud Mental –que creó Virgina González Torres para impulsar la reforma siquiátrica en todos los manicomios del país– condenado a extinguirse por falta de presupuesto (en 2011 ejercerá la mitad del que tuvo en 2010), pero también con el escenario del Palacio de Bellas Artes en peligro de hundirse debido al sobrepeso de la concha acústica, con el techo del Museo Nacional de Arte perforado de goteras que filtran la lluvia a las piezas del acervo y con una intervención militar estadunidense en puerta.

El pasado lunes, las autoridades del condado Imperial, en California, aplazaron una vez más la votación para decidir si autorizan o rechazan la construcción de una base de adiestramiento de paramilitares a 120 kilómetros de las ciudades de San Diego y Tijuana. A las protestas de los vecinos de la comunidad de Ocotillo –donde un mercenario y ex agente de la CIA pretende instalar su universidad para asesinos– se han sumado las de los quechan, oriundos de esa región semidesértica.

Encabezados por Preston J. Arrow-Weed, aseguran que en caso de aprobar la base de Ocotillo, las autoridades violarían la ley porque en el sitio donde pretenden erigirla hay numerosas tumbas y rocas sagradas que “no pueden ser destruidas por desarrolladores que no conocen la historia de este país y no les importa”. Pese al rechazo creciente y a los artículos publicados por Los Angeles Times y otros diarios contra el proyecto, los vecinos sospechan que pasado mañana éste obtendrá el visto bueno.

Desafío a Ebrard

Pero la desaparición del estado de derecho no se limita a las entidades del norte, del centro y del sur donde la gobernabilidad ya no existe. En el Distrito Federal la corrupción de algunas jefaturas delegacionales auspicia igualmente el caos. En Tlalpan, como los lectores asiduos de esta columna ya saben, los vecinos se organizaron para detener la construcción de una gasolinera incrustada en un conjunto habitacional. Demandaron al propietario del negocio, el magnate Jorge Talavera, y lograron que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) ordenara la demolición de la obra.

Ésta se habría llevado a cabo 30 días después si nadie hubiera presentado una apelación. Para asombro de tirios y troyanos, quien la interpuso fue el delegado perredista Higinio Chávez, cuyo antecesor otorgó ilegalmente los permisos de construcción, no me atrevo a imaginar por qué. Pues bien, pese a la maniobra de Chávez, el TCA ratificó su sentencia. Y entonces, pasándosela por el arco del triufo, Talavera reanudó el equipamiento de su negocio. He aquí un claro desafío a Ebrard. Si no procede contra el empresario y el delegado, a pesar del cambio climático, Tlalpan vivirá una Navidad caliente.

En las próximas horas, o en los próximos días, veremos tal vez el desenlace del caso Fernández de Cevallos. Si los ahora “ex misteriosos desaparecedores” son consecuentes con sus palabras, la crisis que vivimos hace más de 30 años, una vez más, entrará en crisis. Por lo pronto, feliz realidad y próximo Año Nuevo.

jamastu@gmail.com




17/12/2010


Las secuelas de Wikileaks



Luis Javier Garrido


Los documentos del Departamento de Estado sobre México divulgados por Wikileaks al concluir 2010, que confirman el fracaso total de la “guerra de Calderón” contra el narco, han evidenciado la grave responsabilidad que tiene la “clase política” mexicana de redefinir las políticas generales del Estado para rescatar al país, de ahí que el gobierno de facto y los medios busquen minimizar y mistificar su contenido, y que la única reacción acorde a la gravedad de lo que está aconteciendo en México venga desde la sociedad.

1. La reacción tardía y carente de dignidad de Felipe Calderón ante el escándalo, ajena por completo a la tradición diplomática mexicana, mostrando una tibia inquietud por la divulgación de documentos que lo comprometen, evidencia de nuevo su sumisión a Washington. Tras de que el presidente Barack Obama lo llamó, como a otros jefes de Estado, el sábado 11, para deplorar no el trato que le dan en los documentos los oficiales de su gobierno, sino las que calificó como “deplorables” filtraciones, y subrayar que el asunto no daña los nexos “con México”, Calderón aguardó otros dos días para hacer saber que en esa charla él refrendó que a su entender esos documentos deberían haber permanecido por siempre secretos, doblando así de nuevo la cerviz.

2. Los documentos del Departamento de Estado, no se puede desconocer, no hablan únicamente de un gobernante carente de dignidad, que se muestra “cobarde”, “sumiso” e “inepto” en sus relaciones con Washington, como hasta ahora han pretendido los medios, o que en el peor de los casos no tiene más culpa que la de haber instaurado una guerra para amedrentar al pueblo, tratar de legitimarse por la vía del autoritarismo y propiciar con el escenario creado que las multinacionales de las que es cómplice se adueñen de los recursos estratégicos del país, sino de haber instaurado políticas que han llevado –por la barbarie y destrucción que deliberadamente han generado– a una verdadera destrucción de México como un Estado independiente para tornarlo en un “Estado fallido” como lo exige el proyecto de Washington.

3. Las filtraciones de Wikileaks muestran también cómo Felipe Calderón al llevar a las fuerzas armadas mexicanas a desempeñar funciones que tienen prohibidas por la Constitución General de la República y subordinarlas a agencias estadunidenses, no nada más quebrantó el orden constitucional, atentó contra la soberanía nacional y comprometió la paz social de México, sino que ha abierto una crisis institucional. El reclamo airado del Ejército es ahora por la nula defensa que hizo de éste ante las acusaciones que, según las filtraciones, se le hacen desde Washington de ineptitud y corrupción (Milenio Diario del 16 de diciembre).

4. 2010 se termina por eso con los reclamos provenientes de todos los rincones de México exigiendo que termine la barbarie de Calderón, que éste sin embargo está empeñado en prolongar para propiciar que el Partido Acción Nacional yunquizado siga siendo por seis años más el artífice de esa transición de México de una república a un protectorado.

5. El PRI ha quedado en tanto a la deriva ante la situación crítica, pues a lo largo de los pasados cuatro años avaló todas las acciones de la seudo “guerra de Calderón” contra el narco, el propio gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto se solidarizó con ella en diversas ocasiones, y de manera tácita en todo momento los priístas aceptaron la sumisión a Washington de los panistas y las acciones intervencionistas de las agencias estadunidenses, y aunque ahora diputados y senadores no desaprovechan momento para condenar la barbarie calderonista, como lo han hecho tras los ataques desquiciados de la PF a Apatzingán y otras poblaciones de Michoacán a mediados de diciembre, no tienen una contrapropuesta.

6. La tesis tardía de Carlos Salinas de Gortari pretendiendo ahora defender la soberanía nacional, criticando el aval del gobierno de Fox a la invasión estadunidense de Irak –“país productor de petróleo”–, y asumiendo que el PRI tiene políticas económicas e internacionales diferentes de las del PAN, misma que sostiene en su libro Democracia republicana. Ni Estado ni mercado: una alternativa ciudadana (Grijalbo, 2010), no es creíble ni para los mismos priístas, cuyos cuadros dirigentes van todos en picada por el tobogán del neoliberalismo y han perdido como los panistas la noción de lo que es la nación, por lo que sólo evidencia su desquiciamiento por erigirse como el nuevo “jefe máximo” de su partido.

7. El principal responsable de haber uncido a México al TLC o NAFTA y de haber instaurado las políticas que han llevado al desmantelamiento de la nación y a la destrucción del Estado mexicano, tiene razón cuando culpa a Fox de haber apoyado la invasión a Irak, como lo hizo al polemizar con el ex canciller foxista Jorge G. Castañeda (Milenio Diario de los días 13 y 14 de diciembre). México avaló la invasión de Bush en 2003, por más que Castañeda renunciara entonces para no tener que enfrentar las consecuencias de las políticas que había urdido, que Fox se hiciera operar el día que creyó se iba a votar la guerra en el Consejo de Seguridad y que el embajador Adolfo Aguilar Zinser haya desplegado poco después una mentirosa campaña de propaganda para ocultar que él votó ignominiosamente en el Consejo de Seguridad ese 16 de octubre de 2003 el respaldo a la invasión y todas las vergonzosas decisiones ulteriores.

8. No tiene la razón Salinas, sin embargo, cuando pretende que él es ajeno a la llegada ilegítima de Felipe Calderón a la Presidencia en 2006 por medio de un fraude al pueblo de México, del cual él fue uno de los artífices, ni cuando se olvida que él es el jefe de uno de los grupos de mafiosos que lucran ilegalmente en México con contratos de energía (lo que él critica en Irak), ni mucho menos cuando pretende escamotear su corresponsabilidad y la de los priístas, de los cuales funge como guía, en las políticas de complicidad del gobierno panista con los halcones del Pentágono, de las cuales da cuenta Wikileaks, para llevar a México a una “colombianización” y tornar a nuestro país en un “Estado fallido”.

9. Los priístas, en todo caso, están sólo ansiosos por alcanzar el respaldo de Washington para su pretendido “retorno”, como lo evidenció de manera patética la ex canciller Rosario Green, miembro prominente del Institucional, durante una entrevista con la CNN el miércoles 16, en la cual evidenció una vez más el deterioro absoluto de la “clase política” mexicana, al hacer varios reclamos a Washington para terminar implorando la ayuda de la administración de Obama para que México pueda “combatir el narcotráfico”.

10. Las secuelas de las filtraciones de Wikileaks están a la vista, y mientras que para el gobierno panista y los grupos oligárquicos nada va a cambiar, para la mayoría de los mexicanos debe terminar la injerencia extranjera en nuestro territorio y tiene que ponerse un fin a la militarización y a las políticas demenciales de Felipe Calderón para que el país retorne a la legalidad y a la razón.




16/12/2010


Por qué @Lopezobrador_ es mejor que @M_Ebrard?




Federico Arreola

Porque, aunque Marcelo Ebrard Casaubón gobierna muy bien el Distrito Federal, lo gobernó mejor Andrés Manuel López Obrador. Cualquier análisis objetivo lo prueba. Ya tendré oportunidad de profundizar en eso.



2. Porque el estilo de vida de Andrés Manuel es mucho más modesto que el de Marcelo. Y en un país de decenas de millones de pobres y empobrecidos eso es, no solo muy relevante, sino fundamental.



3. Porque López Obrador sí reta a las mafias políticas y a los oligopolios empresariales y mediáticos que tanto daño le hacen a México, mientras que Ebrard ha pactado con tales grupos a los que debería combatir. Ebrard argumentará que lo ha hecho por estrategia. En otro país, en otro momento histórico mexicano sería válido. Pero en nuestro país en crisis, en guerra, la estrategia debe quedar en segundo término para que florezcan los principios, que como nadie defiende Andrés Manuel.



4. Porque AMLO (fue su principal error en 2005-2006) dejó de creer en un personaje nefasto de la política mexicana como Manuel Camacho Solís, mientras que Ebrard Casaubón lo sigue teniendo como su gurú de cabecera. Camacho huele a tácticas salinistas, a traición a Colosio, a politiquería muy barata. Ignoro por qué AMLO se dejó engañar por él. Entiendo por qué Ebrard lo tiene muy cerca: porque Camacho formó al actual jefe de gobierno capitalino.



5. Porque Andrés Manuel, congruente, rechaza las alianzas con el partido que se robó las elecciones en 2006, el PAN, mientras que Marcelo las apoya y las aplaude. Otra vez, Ebrard dice que es estrategia. Y otra vez hay que recordarle que a México no lo salvarán vivezas estratégicas, sino principios sólidos, como los de AMLO.



6. Porque López Obrador, con Rogelio Ramírez de la O y Adolfo Hellmud al frente, tiene mejor equipo económico que Ebrard, cuyo principal asesor en la materia, Mario Delgado, rechazó la técnica y se reconvirtió en grillo. Absurdo, de plano, que el economista de Marcelo haya dejado la Secretaría de Finanzas del DF para buscar, desde Educación, la candidatura a jefe de gobierno. Absurdo, poco elegante y de pésimo gusto.



7. Porque el equipo político de López Obrador (Dante Delgado, Alfonso Durazo, Ricardo Cantú, José Agustín Ortiz Pinchetti, César Yáñez) es mucho más experimentado y competente que el de Ebrard (René Cervera, José Ángel Ávila y otros que en sus casas sabrán de ellos).



8. Porque AMLO ha recorrido innumerables veces todos los pueblos del país conviviendo con los mexicanos más pobres, mientras que Marcelo si acaso conoce los centros turísticos, muy buenos y confortables todos, de la República. Soy como Marcelo, lo admito. Y no tiene nada de malo disfrutar el ocio en el estilo de las clases acomodadas, pero es algo que no califica para la tarea, que de eso trata el 2012, de encabezar una transformación radical de las estructuras políticas y sociales de México.



9. Porque AMLO se ha mantenido firme en la resistencia civil, mientras que Ebrard ya negoció, y varias veces, con Calderón. De nuevo, Ebrard dirá que es estrategia. Y de nuevo vale la pena decirle que no estamos para eso, sino para defender con todo los principios fundamentales. Como el del sufragio efectivo, que traicionaron los nuevos amigos de Marcelo, esto es, los panistas con los que ahora se retrata y recorre México.



10. Porque López Obrador basa su campaña en llenar de simpatizantes todas las plazas públicas de México, mientras que Ebrard la basa en llenar los noticieros de Televisa, Milenio, TV Azteca, Grupo Imagen y todas esas cosas mediáticas ya rebasadas por la historia y, sobre todo, por las redes sociales de internet.




Y ya que ni los medios ni los mismos afectados , es decir el PRD , no se defienden ni reiteran hasta el cansancio lo que deben , lo hago yo en este modesto espacio :

Ejemplos de corrupciòn dentro del PRI y dentro del PAN tenemos de sobra , incluyendo grabaciones y pruebas documentales y jamàs ha pasado absolutamente nada , es decir , la corrupciòn y la impunidad impera en esos dos partidos ; cuando se les descubre algo , nunca hay despidos , ni detenidos y mucho menos desaforados y los medios poco dan cuenta de ello ; en cambio cuando se trata de la izquierda , los medios de inmediato magnifican el suceso , dan voz a todos los detractores y consuman el linchamiento de la manera màs vil y canalla ; jamàs aclaran que cuando se ha tratado de algun acto delesnable en la izquierda siempre hay despidos , desaforados y hasta encarcelados . Hasta aqui , digamos que "todo bien" , lo malo es que la propia izquierda no es capaz de gritar a los cuatro vientos cada que les ponen un microfono enfrente esta importantisima diferencia .




“Lamentable, que sólo escuche a su hermana Luisa María”

Godoy: Calderón actúa por la libre en Michoacán

Censura el gobernador que la PF “ni siquiera se coordine con militares”

“Que recuerde Los Pinos que somos primera fuerza y debe escucharnos”

Niega que autoridades estatales eludan el combate contra el narco



Eduardo Ferrer
Corresponsal


Morelia, Mich., 15 de diciembre. Resulta lamentable que en materia de coordinación política para Michoacán, el presidente Felipe Calderón sólo escuche y le haga caso a su hermana Luisa María, y doblemente lamentable que en cuestiones de seguridad y combate a la delincuencia organizada la Policía Federal (PF) de Genaro García Luna ni siquiera se coordine con el Ejército y la Marina, y, por supuesto, tampoco con la autoridad estatal, reprochó este miércoles el gobernador Leonel Godoy Rangel.

A quienes “malintencionadamente” señalan que las autoridades estatales rehúyen entrar a la lucha contra los grupos de la delincuencia organizada que operan en Michoacán, Godoy Rangel respondió que en los más recientes operativos en Tierra Caliente la PF se quedó sin municiones, por lo cual la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán la proveyó, mandó 90 agentes de sus fuerzas especiales y con cuatro helicópteros contribuyó al cerco policiaco sobre la región.

“El jueves 9 de diciembre, cuando se dieron los bloqueos en Morelia, todas las posiciones federales de la capital fueron resguardadas por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública michoacana”, agregó.

El mandatario estatal empezó a hilvanar así el discurso para fijar su posición frente a la crítica que se hace desde Los Pinos y para dejar en claro que es Calderón el que en los tres años recientes, por lo menos, se ha negado a escuchar los planteamientos y puntos de vista “de la principal fuerza política en Michoacán, porque es el PRD el que desde el año 2000 a 2009 ha tenido la mayoría en todas las elecciones que se han celebrado aquí, locales y federales. Ganamos en 2001, ganamos en 2003, ganamos en 2006, ganamos en 2007, ganamos en 2009. ¡Esa es la realidad electoral en el estado!”, dijo a La Jornada.

El titular del Poder Ejecutivo michoacano agregó que Calderón debería reconocer “que somos la mayoría” y como Presidente “estaría obligado a escuchar nuestras propuestas, que en materia de seguridad son distintas a las suyas. Nosotros, desde la izquierda, hemos dicho siempre que la delincuencia no se combate sólo con el uso de la fuerza, sólo con las balas; que es necesaria una agresiva política social que combata la pobreza y acerque a los ciudadanos los servicios de salud, educación, vivienda y oportunidades de trabajo para mejorar las condiciones de vida”.

Calderón podrá estar o no de acuerdo con nuestros planteamientos, añadió, pero seguramente si los escuchara, los tomara en cuenta y mostrara voluntad para una efectiva coordinación con el estado y los municipios, la situación, concretamente en Michoacán, no se habría complicado tanto.

“Lastimosamente”, el Presidente sólo escucha a su partido y sólo le hace caso a la visión que su hermana Luisa María tiene del estado. “Ése es el problema de fondo”, apuntó.

Como militante del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón está en todo su derecho de creer en lo que le dicen los panistas michoacanos y su hermana, “pero como Presidente de la República, y sobre todo en materia de coordinación política, su obligación es escuchar a todas las fuerzas políticas, y más en este caso, que es la mayoritaria”, reiteró.

Sobre la actuación de la PF en Michoacán, el gobernador advirtió que esa corporación de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal no sabe coordinarse, no sólo con otros niveles de gobierno, ni con el Ejército y la Marina. “Eso es lo más grave”.

Confirmó, como ninguna otra autoridad lo había hecho público, que en el operativo que la SSP desplegó en Apatzingán a partir del miércoles 7 de diciembre “sólo hasta que estuvieron acorralados y a punto de ser derrotados pidieron el apoyo del estado, del Ejército y de la Marina”.

“Pero, ¿cuál es el problema?”, se preguntó, y respondió: “el problema es que la Policía Federal ha rechazado la coordinación. ¡Tan fácil que hubiera sido que nos llamaran a nosotros, al Ejército y a la Marina para juntos preparar la estrategia de entrada a las comunidades donde estaban ubicados algunos jefes de La Familia!”

Recordó que en una reciente entrevista Calderón afirmó que el capo Nazario Moreno González, El Chayo, habría muerto durante una fiesta que organizaron los delincuentes en una de las comunidades del valle de Apatzingán. “Si ya sabían y se ordenó desplazar policías a la zona, ¿por qué no pidieron desde un principio el apoyo del Ejército y la Marina?

“¡Esas son las cosas que uno no entiende! Y esas son las cosas que complican aún más la situación en el estado”, concluyó Leonel Godoy Rangel.

Godoy Toscano ya no es militante: PRD

El Comité Directivo Estatal del PRD respaldó la decisión “altamente positiva” que tomó la Cámara de Diputados de desaforar a Julio César Godoy Toscano. Sin embargo, la dirigente en la entidad, Fabiola Alanís Sámano, recordó que la dirección nacional del sol azteca entregó en tiempo y forma a la Procuraduría General de la República los expedientes de los 300 candidatos que compitieron por una diputación federal en 2009, por lo que no descartó que esa dependencia actuara con alevosía.

Existe “una estrategia de las instancias federales por obtener votos en Michoacán”, que ha sido “muy variada” para socavar al gobierno “legítimamente electo” de Leonel Godoy, advirtió.

Tras rechazar que el desafuero del medio hermano del gobernador afecte las aspiraciones del PRD de refrendar la gubernatura de Michoacán, Alanís subrayó que la postura que han mostrado ante el tema tanto Leonel Godoy como los diputados federales perredistas son una muestra de que en el sol azteca “se actúa con ética”, a diferencia de “otras fuerzas políticas”, que históricamente no sólo han solapado casos de corrupción, sino incluso han “premiado” con una representación popular a personajes involucrados en ella.

En conferencia de prensa, los integrantes del secretariado estatal del PRD en pleno destacaron “la conveniencia” de que su otrora correligionario se presente ante las autoridades federales para que se defienda legalmente de las acusaciones que pesan en su contra. Al mismo tiempo, exigieron que los tribunales atiendan y resuelvan el caso con “transparencia, equidad y legalidad”.

Alanís señaló que su partido no solapará ninguna acción ilegal de sus integrantes. “Desde hace tres meses Godoy Toscano ya no es militante; lo que suceda con él ahora está en el ámbito de la justicia”, aseveró.

Con información de Ernesto Martínez Elorriaga