31/01/2011


Astillero


Ganó el PRI

Marcelo y alianzas, fortalecidos

Aguirre, afectos copetones

Un año de Villas de Salvárcar






Julio Hernández López




DOLOR ENMASCARADO. En protesta por los feminicidios en el estado de Chihuahua, integrantes de la organización HIJOS se manifestaron este domingo ante la representación del gobierno de esa entidad, en la colonia Cuauhtémoc, en la ciudad de MéxicoFoto Marco Peláez




Con el triunfo electoral de Ángel Aguirre Rivero, los ganadores inmediatos serían, en lo local, el bando priísta escindido y confrontado con el figueroísmo que impuso e impulsó a Manuel Añorve, y, en lo nacional, Marcelo Ebrard (que así estaría rebasando a López Obrador por la derecha); Manuel Camacho (que estaría en condiciones de seguir adelante con el proceso de las alianzas entre PRD y PAN, con la vista puesta en 2012 y su pupilo Marcelo); Jesús Ortega (que podría transitar con menos presión rumbo a su salida de la presidencia del sol azteca); los Chuchos en general (Guadalupe Acosta Naranjo sería el esbozo de factura en Nayarit, en busca de la primera gubernatura chucha); las alianzas antitéticas perreánicas (que así estarían en condiciones de buscar declinaciones en Baja California Sur y con alforjas llenas empujarían a repetir el numerito exitoso en el estado de México, con o sin Alejandro Encinas, quien es semichucho y semipeje), y el principal promotor y ejecutor de esas alianzas, Felipe Calderón (que estaría acotando a López Obrador, cerrando cumplidamente tratos con Ebrard y, al demostrar la vulnerabilidad del PRI, desmitificando el presunto paso arrasador de Peña Nieto).

Las tempranas y sostenidas apariencias de triunfo electoral de Ángel Aguirre Rivero fueron apuntaladas por los resultados preliminares, las encuestas conocidas (en especial la de Consulta Mitofsky), los encabezados informativos en Internet, el ambiente político en Guerrero y hasta el aspecto escenográfico con que los candidatos aparecieron tras el cierre de casillas (Añorve, sin un solo peso pesado; Aguirre, rodeado de sus promotores nacionales). Esa victoria provendría de una insólita coincidencia electoral de izquierdas (la de los Chuchos, los Marcelos, las Corichis-Amalias y otros grupos menores, más los partidos que aparentemente se mueven bajo instrucciones directas de AMLO en estos menesteres, como son el del Trabajo y Convergencia) y de derechas (el panismo guerrerense, apenas simbólico pero originalmente reacio a sumarse a una alianza de facto, y el calderonismo que ordenó la declinación del ínfimo candidato Marcos Parra, la filtración de expedientes de narcotráfico contra Añorve y la aparición del demeritado César Nava para confirmar el triunfo de Aguirre), lo que produjo el prodigio de llevar por segunda vez a la gubernatura a un priísta que nunca se deslindó de su pasado oscuro, represivo y corrupto –según acusaciones que en su primer mandato le hacían militantes y dirigentes de los principales partidos que ahora lo postularon–, ni presentó ninguna propuesta verdadera de cambio profundo.

El triunfo de un priísta que por peleas internas con el bando guerrerense hegemónico, dirigido por Rubén Figueroa, buscó alternativas de alquiler, alberga, sin embargo, una ironía larvada: claro está que en Guerrero ganó uno de los dos PRI en pugna, y que con Aguirre se reconstituirá una parte de la clase política tricolor, pero peor sería confirmar más delante que, en realidad, también ganó el mismo PRI nacional al que ayer se daba por golpeado de gravedad y, aún más, que podría acabar ganando el mismo Enrique Peña Nieto, con quien el senador priísta con licencia Ángel Aguirre Rivero ha mantenido cálida relación política, a diferencia del derrotado Manuel Añorve, a quien se identifica con el equipo de Manlio Fabio Beltrones.

Cierto es que el resultado de ayer resta fuerza a López Obrador y fortalece a Calderón, Ebrard, Camacho y los Chuchos, pero no es una derrota verdadera para el PRI –que jugó con dos cartas– ni para Peña Nieto, cuya carta más cercana resultó ganadora a nombre de sus opositores. No pierde el PRI ni sus expectativas presidenciales porque, a pesar de todo, no ganaron ni la izquierda en arreglos con Calderón ni la leve derecha sacrificada, sino una estrategia oportunista y sin sustancia que en su seno alberga la misma moneda traicionera con que podrían pagarles a corto plazo: Aguirre es priísta y seguirá actuando como priísta. Ganó el PRI, aunque sí lo parezca.

Astillas

Primer aniversario de la muerte de 14 jóvenes y dos adultos en una casa de la colonia Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez. El gobierno federal sigue mostrando la misma ligereza declarativa y la misma incapacidad operativa de aquel Felipe que de bote pronto pretendió adjudicar la matanza a un ajuste de cuentas entre pandillas. Como ha sucedido con otras tragedias a lo largo de esta administración calderónica, los hechos fueron aprovechados para realizar foros controlados, planear reconstrucciones sociales y dar tribuna exculpatoria al comandante FC. Pero, como en Chihuahua iban a celebrarse elecciones estatales, el PAN de la Caldera hizo toda una campaña con la esperanza de motivar cambios de siglas –como sucedió en Sonora, tras la muerte de los niños de la guardería ABC– y en esa cruzada invirtió miles de millones de pesos en programas y planes que no dieron el triunfo a las planillas de blanco y azul ni resolvieron nada de fondo –se acaban de anunciar “nuevas” estrategias, lo que es una modesta confesión de que nada les salió bien–, pero sí alimentaron los canales tradicionales de la alta corrupción. En la mártir Ciudad Juárez, el recuerdo de la tragedia promovió la organización de una jornada de dos días durante los cuales se exigió la justicia que hasta ahora no ha llegado y el freno a la violencia desatada que se vive allá. En esas jornadas, en las que participó medio centenar de organismos civiles, se realizó una Caminata por la Justicia, se instaló un plantón en la línea divisoria de Estados Unidos y México, se formó con velas, veladoras, carteles y mantas la palabra “justicia” y hubo un ayuno colectivo. Al final, ayer, cientos de globos y palomas fueron soltados al aire, con la triste convicción de que seguirá el bla, bla, bla de los funcionarios y el despilfarro y saqueo de recursos públicos, mientras se espera el arribo de la justicia y la paz... ¡Hasta mañana!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx





29/01/2011


Desfiladero

¿No más sangre? La Marina en el DF

Mañana, en Guerrero, ganará Rubén Figueroa




Jaime Avilés


¿Cómo se llama el partido que mañana ganará las elecciones en Guerrero? PRI. No importa cómo se apellide el candidato que reciba el mayor número de votos. ¿Aguirre o Añorve? Da igual. De todos modos, ninguno de los dos gobernará. El poder seguirá en manos del cacique de los caciques del estado: Rubén Figueroa, cabeza de la familia que domina la entidad desde el sexenio de Luis Echeverría.

Siete años atrás, ante el desgaste político del PRI, los caciques echaron mano de un santurrón, egresado del Tec de Monterrey, que se envolvió en la bandera del PRD y les besó los huaraches, antes de lanzar su candidatura y prometer el siempre anhelado y postergado cambio.

Zeferino Torreblanca mantuvo su palabra y, en la medida de sus limitaciones, que eran muchas y pronto se hicieron visibles, cumplió sus compromisos con los caciques y dio la espalda a todas las fuerzas y proyectos de izquierda que lo habían apoyado. Le hizo la vida imposible al esforzado presidente municipal de Acapulco, Félix Salgado Macedonio, y lo dejó al garete, defendiendo la ciudad con veinte uñas ante la brutal irrupción del narcotráfico, de la que el saliente no podrá alegar inocencia.

En los municipios enclavados en las regiones de la Montaña y la Costa Grande, Torreblanca combatió, como el furibundo derechista que es, la organización de la Policía Comunitaria, que hace más de 16 años brinda efectiva seguridad y protección a los habitantes de esas localidades.

Con igual desprecio, impidió de mil maneras que se desarrollara la Universidad Intercultural de los Pueblos del Sur (Unisur), que sin recursos estableció planteles, o lo más parecido a eso, en Xalitla, cerca de Iguala; en Xochistlahuaca, pueblo amuzgo de tejedoras prodigiosas, cerca de Chilpancingo; en San José del Rincón (Montaña media), y en Cuajinicuilapa, centro de la Costa Chica, esa hermosa región colindante con Oaxaca y poblada desde la segunda mitad del siglo XVI por descendientes de esclavos africanos.

De igual modo, Torreblanca reprimió a las comunidades campesinas que en las inmediaciones de Acapulco se oponen a la construcción de la presa La Parota, una terquedad que arruinaría la vida de miles de personas, desaparecería pueblos enteros y acarrearía graves daños ecológicos, sólo para satisfacer los intereses de un grupo de inversionistas privados que desean lucrar con el negocio de la producción ilegal de energía eléctrica.

Zeferino Torreblanca se irá sin esclarecer el asesinato del presidente del Congreso del estado, el perredista Armando Chavarría Barrera, que el 20 de agosto de 2009 fue balaceado al salir de su domicilio. Ese homicidio, que intentó presentar como “pasional” sin demostrarlo, tiene todas las características de un crimen político, para eliminar al hombre que iba adelante en todas las encuestas.

¿Por qué Torreblanca filtró a la prensa el expediente de la investigación, según el cual Chavarría sostenía relaciones con múltiples mujeres y, en represalia, un marido ofendido lo habría matado? ¿Por qué se atrevió a encarcelar al periodista Juan Angulo, director de El Sur de Acapulco, luego de presionarlo con insistencia para que le revelara detalles de la vida privada de Chavarría?

Pues bien, esta fichita representa los “ideales” y “banderas” del PRD, que abrazó con similar hipocresía el priísta Ángel Aguirre Rivero, a quien respaldan, dándole trato de “compañero”, Marcelo Ebrard, Manuel Camacho, Jesús Ortega, Felipe Calderón, El Yunque y Ruth Zavaleta, que no se descarta para ocupar un puesto en su gabinete.

Aguirre, dicen los que saben, era el candidato natural del PRI, pero lo desplazó en el ancho corazón de Beatriz Paredes y en lo que haya debajo del copete de Enrique Peña Nieto, el xenófobo Manuel Añorve Baños, quien cuando era presidente municipal de Acapulco y estalló el brote de gripa porcina en el Distrito Federal, arrestó a cuatro chilangos en la costera Miguel Alemán y los expulsó del puerto adoptando medidas sanitarias propias de la Edad Media.

Malquerido por el partido de sus amores, Aguirre encontró comprensión y consuelo en los dirigentes del PRD, el PT y Convergencia. Pero muy pronto mostró el cobre. El 5 de diciembre del año pasado, Andrés Manuel López Obrador condicionó su adhesión a Aguirre, si y sólo si éste firmaba 10 compromisos públicos:

A saber, impulsar un programa para combatir la pobreza, dar más apoyo a campesinos y jornaleros, pensión universal para adultos mayores, discapacitados y madres solteras; atención médica y medicinas gratis a campesinos, obreros, estudiantes, vendedores ambulantes, meseros y trabajadores de otros ámbitos que carecen de seguridad social.

Además, otorgar becas a estudiantes de bajos recursos, respetar los derechos de los pueblos indios, mejorar los servicios públicos y pronunciarse explícitamente contra la construcción de La Parota. Aguirre se negó a suscribir los compromisos. Luego, se echó en brazos de Calderón. Y en el cierre de su campaña, Marcelo Ebrard le levantó el brazo.

La última gota

Cuando se escriba la historia del calderonato, los hechos demostrarán que se trató de un golpe de Estado en cámara lenta, de principio a fin, que al parecer se acerca a su clímax con la militarización de la ciudad de México.

Recordemos: Calderón llega al gabinete de Fox como secretario de Energía; va a Estados Unidos y ofrece privatizar Pemex; por medio de Mouriño amarra el apoyo español; comete fraude en las elecciones internas del PAN para arrebatarle la candidatura presidencial a Creel y, haiga sido como haiga sido, llega a Los Pinos.

Declara la guerra al narcotráfico, privatiza y saquea Pemex, saca a las fuerzas armadas a las calles, pierde militarmente numerosas ciudades y carreteras de la frontera norte, del Golfo, del Pacífico y del sur del país; la expansión del narcotráfico es inversamente proporcional a este supuesto “combate”: las exportaciones de droga desde México llegan a 36 países, el consumo interno de cocaína se duplica en seis años (datos de la Ssa), y la militarización y la paramilitarización avanzan impertérritas, con el aplauso de Estados Unidos, mientras el Estado se desfonda y la vía electoral se pudre.

Ahora, la Marina llega al Distrito Federal y Marcelo Ebrard, atado de manos por sus alianzas con Calderón, mantiene cerrada la boca, al igual que la Asamblea Legislativa. Pero también guarda silencio el gobierno legítimo. Y los ciudadanos. ¿Esta es la respuesta a la campaña No + Sangre? ¿Qué sigue? ¿La primera batalla campal entre militares y paramilitares en Plaza Universidad? Y después, ¿cateos sin orden judicial a domicilios particulares (¿se acuerdan de la ley Gestapo?), secuestros y desapariciones de personas inocentes, represión generalizada y estado de excepción no declarado pero permanente?

Como en el juego del go, el ajedrez chino, después de apoderarse con militares y paramilitares de la mayor parte del país, ahora Calderón viene por el centro del tablero. El próximo 19 de febrero, distintas organizaciones sociales realizarán una movilización que pretenden que sea nacional, para exigir el regreso del Ejército y la Marina a sus cuarteles. Parecerá una obviedad, pero los vasos se desbordan cuando les cae la primera gota de agua que ya no les cabe. ¿Cuándo caerá la nuestra? ¿Cuándo diremos, como el pueblo de Túnez, hasta aquí?

jamastu@gmail.com




28/01/2011


La traición




Luis Javier Garrido


La crisis nacional se ha ahondado al iniciar 2011 por las revelaciones de los actos indignos cometidos por Felipe Calderón que tipifican claramente el delito de traición a la patria.

1. Las nuevas filtraciones de papeles del Departamento de Estado estadunidense hechas por Wikileaks, y difundidas el lunes 24 por el diario español El País, revelan que Felipe Calderón, abdicando de sus responsabilidades y violando abiertamente la Constitución General de la República, autorizó, por un lado, a agentes de la FBI estadunidense a actuar en México interrogando a detenidos, y que por el otro solicitó en 2010 al gobierno de Barack H. Obama una intervención armada de Estados Unidos para “pacificar” Ciudad Juárez, decisiones que configuran una serie de abiertas violaciones a la Carta Magna, que lo ponen frente a la posibilidad de ser destituido bajo las más graves acusaciones.

2. Un presidente de la República, aun siendo espurio, no tiene facultad alguna para “permitir” a agentes de un Estado extranjero actuar en su territorio porque ello supone cancelar de un plumazo la soberanía nacional, de ahí el escándalo que se ha ido generando en nuestro país, ahondando la crisis nacional y las burlas a Calderón –y a México– en el extranjero. El País, que de manera continua lo ha encubierto, publica el lunes 24: “El FBI interroga a sus anchas a los inmigrantes en territorio de México”. A sus anchas, sí, se mueven los agentes de esa y de otras múltiples agencias estadunidenses, y los escándalos que están por venir son impredecibles.

3. Las revelaciones sitúan muy claramente a Felipe Calderón, mucho más que en casos precedentes, ante la posibilidad de ser acusado, en términos de los artículos 108, 110 y 111 constitucionales, para destituirlo y procesarlo penalmente por el delito gravísimo de “traición a la patria”, como han empezado a señalar múltiples juristas, y no podrá salvarse de ello si no es por el apoyo de los legisladores del PRI, quienes hasta la fecha han actuado como sus cómplices. La desastrosa gestión de facto de Calderón lo ha hecho actuar en una forma indigna y servil ante los poderes del exterior, que no puede excusarse por haber llegado de manera ilegítima y con extrema debilidad a la Presidencia de la República, y que tiene pocos antecedentes en la historia nacional, pues está generando a México una situación cada vez más complicada, hundiéndolo en un desastre de enormes dimensiones.

4. La llamada “guerra contra el narco” de Calderón, que con propósitos electorales ahora busca traer con una serie de operativos insensatos al Distrito Federal, es ya repudiada por todos los sectores del país, pues ha generado una violencia de extrema gravedad, conduciendo a un baño de sangre que viola garantías individuales y sociales de los mexicanos y lesiona no sólo la vida social y la economía de México, sino que compromete el futuro del país, por lo que resulta urgente ponerle un alto de inmediato.

5. El delito de traición a la patria no es definido por la Constitución General de la República, pero es claro que un gobernante que viola abiertamente el mandato de la misma, abdica de sus responsabilidades para servir a intereses del exterior, autoriza a agentes policiacos y militares de otro país a actuar en su territorio y a asumir funciones del Estado mexicano buscando hacer de su país un Protectorado, lo ha cometido.

6. La aterrada reacción del gobierno de facto ante las evidencias presentadas por Wikileaks sobre su nueva violación al orden constitucional de la nación dio cuenta, sin embargo, una vez más, del desprecio de la gente de Acción Nacional y El Yunque a las leyes y a la soberanía de México, pero también de su ineptitud, pues los subordinados de Calderón se enredaron en una serie de mentiras. Francisco Blake (secretario de Gobernación) aceptó en Tijuana el día 24 que agentes de la FBI interrogan a migrantes centroamericanos en oficinas del gobierno mexicano, pero trató de minimizar esa intervención sentenciando que se trataba de una práctica “normal” y “legal”, como confirmó el día 26 Cecilia Romero (ex comisionada del Instituto Nacional de Migración), dando múltiples detalles de la forma en que se produce la intervención estadunidense, pero ese mismo día su sucesor, Salvador Beltrán del Río Jr., negó los hechos y calificó de falsa la información de Wikileaks (La Jornada, 27/01/11).

7. El presidente Obama ha asumido que la nueva correlación de fuerzas en el Congreso estadunidense tras las elecciones de 2010 lo obliga a una completa derechización de su gobierno abandonando todas sus promesas de campaña, y así ha entregado el manejo directo de la economía estadunidense (y mundial) a los ejecutivos de la banca privada, que hace un año criticaba, y se ha sometido en lo relativo a las políticas con México a las tesis de los halcones republicanos, por lo que ha perdido toda noción de respeto a las formas. La visita de Hillary Clinton (secretaria de Estado) el miércoles 23, dos días después de la divulgación de la información de Wikileaks, llamó la atención, sin embargo, no por ser el colmo del intervencionismo, sino por la docilidad con que Calderón y sus colaboradores aceptaron todas las expresiones de injerencia de la esposa de Bill Clinton, asumiendo que había venido a respaldarlos tras el escándalo de las filtraciones y más aún: a anunciar que Washington respaldaría en 2012 el continuismo panista.

8. Hillary Clinton asumió el lunes 24 su papel de defensora del régimen espurio de Calderón y de sus acciones atroces contra el pueblo de México, pero con muy poco éxito, pues cometió múltiples deslices intervencionistas en sus discursos al dictarle prácticamente al gobierno las políticas que ha de seguir en la supuesta guerra contra el narco, diciendo que “no hay otra alternativa” y al insistir en hablar en plural para subrayar que tales políticas son las de Washington, como también al declarar a la CNN que quien gane en 2012 debe seguir en la misma línea, dictando así a México su programa para los próximos años. Nada diferente a lo que hizo en su anterior viaje a Afganistán el año pasado, donde igualmente colmó de elogios al también presidente espurio Hamid Karzai y, para no variar, anunció que las políticas impuestas ahí por el Pentágono proseguirían muchos años.

9. La carta dirigida el pasado lunes 24 a Hillary Clinton por Andrés Manuel López Obrador, quien es la principal voz de oposición en México, le recordaba que la inseguridad y violencia que padecemos los mexicanos tiene su origen en las políticas económica y social de elite que han impuesto los gobiernos del PRI y el PAN en los años recientes, y le demandaba un viraje de las políticas actuales de Washington, a fin de fincarla en lo sucesivo en “el respeto a la soberanía, la cooperación económica y la solidaridad entre pueblos”.

10. El futuro de México se está jugando en este 2011, pues el país requiere entrar a la legalidad para salvar su destino, lo que no es factible con la extrema derecha entreguista y traidora en el poder.





26/01/2011


Astillero


Guiones y montajes

Política Biutiful

Doncella y villano

La izquierda en el DF




Julio Hernández López


RESPUESTA JUVENIL Decenas de jóvenes escucharon a Antonio Helguera y José Hernández, caricaturistas de La Jornada, quienes hablaron sobre la campaña ¡Basta de sangre!, que repudia la violencia en el país, este martes en la Escuela Nacional Preparatoria número 6, de la UNAMFoto Cristina Rodríguez




Es una variante de las alianzas tan temidas, una forma de mantener el suspenso en obras de desenlaces previsibles, prodigio de entendimiento de algunas de las mafias políticas en busca del nuevo reparto de la plaza, sacrificio extremo de la presunta doncella blanquiazul de modestas aspiraciones al entregarse a las bajas pasiones electorales del villano sabido que ahora se disfraza de defensor del pueblo: declina un casi desconocido Marcos Parra, y la adhesión al senador priísta con licencia, Ángel Aguirre Rivero, es ejecutada con obediencia bovina por Gustavo Madero, que a partir de ahora parecerá Maderito, claudicante de la historia y la doctrina de su partido.

Promiscuidad extrema en un filme de tres equis pintadas en la frente del único y seguro perdedor verdadero, el pueblo guerrerense que es usado como carne de cañón electoral por los primos en pugna, por los priísmos despechados: el PRD y sus aliados de “izquierda” postulan al priísta Aguirre para enfrentarse al más malo de todos que es Rubén Figueroa disfrazado de Manuelito Añorve, priísmo éste todavía más caciquil, sanguinario y corrupto y que por tanto impele al panismo antaño sacrosanto y quisquilloso a unirse al antes mencionado priísta con licencia, Ángel Aguirre, apoyado por Chuchos, Marcelos y Camachos.

Pero, ¿cuál será la moneda de cambio por el sacrificio panista que muy poco aporta en términos de expectativas electorales pero sí mucho en cuanto a imagen unitaria de última hora? AN cede en Guerrero a cambio de que el PRD ceda en... ¿en el estado de México? ¿Intercambio de parejas en la pista caliente? ¿Demostración en vivo, en Guerrero, de que sí funcionan las alianzas y por tanto deben darse también en la tierra de Peña Nieto, aunque fuera con un Alejandro Encinas que ha sabido colocarse en el justo medio aceptable por todas las partes eventualmente coincidentes? Por lo pronto, se demuestra que los caminos de las alianzas son inescrutables y que siguen vivas y con creatividad disponible. Donación panista de votos en Guerrero, donde Aguirre se fortalece aunque la tentación de la violencia aumenta en la misma medida en la sangrienta contraparte figueroista.

Y en el marco de las producciones Biutiful de la política mexicana, cada vez resultan más disparatados los episodios del Teatro Fantástico de CachiDiego. Ayer se conoció la misteriosa aparición de un presunto comunicado de los presuntos plagiarios del grandilocuente panista barbado (los Mis Diegosos Jefuestradores), documento éste que pareciera haber sido pensado para autentificar los dichos de Fernández de Cevallos, con agregados que sugerirían una cierta desesperación argumental que en aras de corregir pifias evidentes o de disipar especulaciones firmemente asentadas estaría cayendo en peores fabulaciones.

Porque ahora resulta que los muy civilizados guerrilleros presuntos habrían perdonado, por generosidad, el máximo símbolo piloso del cautivo, aunque ahora se lamentan por el abuso mediático mostrado por el litigante que, por otro lado, reveló ayer insólita capacidad leguleya al explicar que habiendo sido condenado a muerte logró radicar ante sus captores una demanda de revocación de ese mandato funerario, con tan buenas artes litigantes que de manera expedita le fue concedido y por ello, previa firma de un convenio entre particulares, pudo ser liberado, prodigio éste que más tarde le permitió llegar a San Juan del Río para desyunar con familiares, pedir la presencia de un peluquero que por lo visto no sabía o no quería cortar barbas, y luego encaminarse al Distrito Federal a “enfrentarse” con periodistas, fuerte y firme a pesar de siete meses de encierro, vendas, encogimiento físico y presiones extremas. Chin: ¿ya definieron las postulaciones al Óscar en guión y montaje?

Astillas

Tanto revuelven las aguas los promotores de alianzas partidistas antitéticas, y tan impugnada es con frecuencia la recta definición política e ideológica, que resulta esclarecedora la aparición de Los derechos de las familias en la ciudad de México, texto de Martí Batres en el que se recopilan y explican las transformaciones sociales, en específico las del ámbito familiar, que ha vivido la gran urbe desde que en 1997 llegó a ella un gobierno de izquierda. Editado por Miguel Ángel Porrúa, el libro da cuenta de la evolución del derecho familiar, que le ha llevado del ámbito de la normatividad privada al de la social, y de la construcción de leyes e instituciones que con pleno sentido de izquierda han colocado a la capital del país en una situación de vanguardia nacional. Por encima de las vicisitudes partidistas e individuales que suelen no permitir la vista del bosque, el paso de la izquierda por los poderes Legislativo y Ejecutivo de la ciudad de México arroja un saldo notablemente positivo. Batres hace este resumen: “En poco más de 10 años se transformaron radicalmente instituciones como el matrimonio, el divorcio, el concubinato, la filiación, la adopción, el patrimonio familiar, los alimentos, la patria potestad, la tutela, y surgieron nuevos conceptos como la violencia familiar, interés superior de la infancia, valor económico del trabajo en el hogar, sociedad de convivencia y otros”. En momentos de confusión política e ideológica, cuando el gobierno de la capital del país está en la mira de 2012 por parte de grupos de derecha aliados con un izquierdismo oportunista que gustoso canjearía la posición defeña por otras de provincia (Nayarit, por ejemplo) o por gabinetes federales “plurales”, conviene tener presente lo que la izquierda en el gobierno ha logrado de 1997 a la fecha, con Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Robles, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, más las formaciones parlamentarias local y federal, para lograr cambios sociales importantes mediante el uso del presupuesto capitalino con claro sentido social, de apoyo indudable a quienes están en mayor desventaja...

Y, mientras los marinos acostumbran a los capitalinos a su presencia, según eso en razón de que los zetas ya están en tierra chilanga, ¡hasta mañana!

Fax: 5605-2099 •
juliohdz@jornada.com.mx









México SA


SHCP: México “crecerá más”

FMI: revisión “para arriba”

Promesas vs. realidad: 30 años





Carlos Fernández-Vega


Emocionado por lo que considera como estrellita del Fondo Monetario Internacional en la frente del gobierno calderonista, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, se animó a revisar al alza” la proyección oficial sobre lo que él llama crecimiento de la economía mexicana. En efecto, a partir de ayer la estimación gubernamental para 2011 “creció” de forma por demás alentadora para el futuro nacional: 0.2 puntos porcentuales (dos décimas de punto: de 3.8 a 4 por ciento), o lo que es lo mismo nada (aunque para el funcionario es motivo de profunda alegría). Al “alza”, pues. ¿Y?

Resulta que ayer el Fondo Monetario Internacional anunció que, tras sesudas consideraciones, “elevó” su proyección 2011 para el “crecimiento” económico mexicano, pero eso sí fue mucho fue más generoso que el humilde Ernesto Cordero: 0.3 puntos porcentuales (tres décimas de punto: de 3.9 a 4.2 por ciento, por debajo del promedio mundial). Esa es la revelación del FMI que entusiasmó al sucesor de Agustín Carstens en la Secretaría de Hacienda. Al “alza”, pues. ¿Y?

Tras las ridículas reconsideraciones “alcistas” (la de Cordero y la del FMI), ¿cambia el lúgubre panorama económico para México? ¿Mejora el resultado económico del calderonato, la perspectiva de los mexicanos? En lo absoluto, por mucho que lo celebre el titular de Hacienda, toda vez que aún con tales “revisiones” el balance sexenal de Felipe Calderón se consolida como el peor desde tiempos de Miguel de la Madrid (quien conserva la medalla de oro) y entre los más negros del México posrevolucionario.

Además de su proyección para el presente año, El FMI considera que en 2012 el “crecimiento” económico mexicano sería de 4.8 por ciento, de tal suerte que ese cálculo permite adelantar el resultado que, según su análisis, obtendría el calderonato en este renglón, siempre que se cumpla íntegramente su alegre cuan renovada estimación: el gran logro de Felipe Calderón y su “muy buen equipo económico” (como él mismo lo definió en la reunión de Davos 2009 y todos pensaron que era un chascarrillo del inquilino de Los Pinos) sería un “crecimiento” a tasa anual promedio de 2.03 por ciento (el Banco Mundial la ubica en 1.78 por ciento), incluso por abajo del raquítico resultado de su predecesor, Vicente Fox (hasta ahora medalla de plata) y muy casi 60 por ciento menor a la comprometido por el michoacano en tiempos de su campaña electoral (5 por ciento anual, fue la oferta).

Más allá de que la realidad no deja de desmentir el discurso oficial, el problema de fondo es que transcurren los gobiernos (como les llaman) y el resultado económico empeora; entran y salen inquilinos de Los Pinos, y el panorama cada vez es más gris. Por ejemplo, el “crecimiento”, por llamarlo de alguna forma, durante la estancia calderonista no sólo es peor que la correspondiente a Vicente Fox, lo que ya es decir, sino que resulta notoriamente alejado del mínimo necesario en este renglón para que el país comience a salir del hoyo. Prometió 5 por ciento (que de cualquier forma resultaba insuficiente) y concretó 2 por ciento, repitiendo el numerito de los gobiernos anteriores, pero con peores resultados.

Si se comparan los compromisos que hicieron los últimos cinco inquilinos de Los Pinos durante sus respectivas campañas electorales con lo que realmente lograron ya instalados en la residencia oficial, la diferencia es abismal: si se hubieran concretado las ofertas electorales de dicho quinteto, la economía mexicana habría crecido a un ritmo anual promedio de 5.7 por ciento durante los últimos 30 años, pero en los hechos tal tasa anual a duras penas llega a 2.3 por ciento en el periodo, siempre según las cifras oficiales. Con la primera, México habría toreado las tempestades, habría despegado, habría potenciado su economía y elevado el nivel de bienestar de su población; con la segunda no hay que especular: los resultados concretos se viven cotidianamente.

El resultado económico de los últimos cinco sexenios neoliberales no es atractivo, por ser suaves con el término: Felipe Calderón (2.03 por ciento, en el mejor de los casos) estará por debajo de lo obtenido por Vicente Fox (2.3 por ciento), quien a su vez registró mucho menos que Ernesto Zedillo (3.5 por ciento), cuyo balance fue peor que el de Carlos Salinas de Gortari (3.9), personaje con un balance muy alejado del 6.5 por ciento anual del “último presidente de la Revolución” (JLP), aunque por arriba de lo obtenido por Miguel de la Madrid (0.34 por ciento).

Eso sí, por promesas no pararon: Miguel de la Madrid, que no se le desharía el país entre las manos; Carlos Salinas de Gortari, que México entraría al primer mundo; Ernesto Zedillo, que la economía mexicana “estará de manera firme e irreversible en el carril del crecimiento” para el “bienestar de la familia”; Vicente Fox, que con el “cambio” y él en Los Pinos el país estaría “mejor que nunca”, y Felipe Calderón, que los mexicanos vivirían mejor. Paralelamente, el respectivo compromiso de crecimiento económico anual fue el siguiente: MMH, 5.5 por ciento (a duras penas alcanzó 0.34 por ciento); CSG, 6 por ciento (concretó 3.9); EZ, 5 por ciento (no pasó de 3.5); VF, 7 por ciento (de milagro alcanzó 2.3); FC, 5 por ciento (otro milagro y llegaría a 2.03).

Entonces, muy lejos de la realidad está el discurso calderonista: si el 3.9 de Salinas, el 3.5 por ciento de Zedillo y el 2.3 por ciento de Fox no alcanzaron para absolutamente nada, especialmente en términos sociales, sólo hay que imaginar qué pasa con 2.03 (versión FMI) o 1.78 por ciento (versión Banco Mundial), una proporción que representa un “crecimiento” 45 por ciento menor al registrado en el periodo 1989-1994; 50 por ciento por abajo del observado entre 1995 y 2000, y 12 por ciento inferior al de por sí raquítico comportamiento en el lapso 2001-2006. ¿Hacia dónde se dirige un país que, como México, en 30 años reporta una tasa promedio anual de “crecimiento” ligeramente superior a 2 por ciento?

Las rebanadas del pastel

Como en el chiste de la hormiguita y el elefante (“aquí, arando”), la sonriente Hillary Clinton asegura que “vamos bien en la lucha antinarco” (Estados Unidos pone los consumidores y las armas –para ambos bandos–, y México la violencia y los muertos, sólo de este lado de la frontera). ¿Vamos bien, kimosabi?

cfvmexico_sa@hotmail.com







24/01/2011


La Corte, los intelectuales y el poder



John M. Ackerman


En breve, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidirá si retornamos al régimen de oprobio en el que la manipulación política y el saqueo de las arcas públicas por los medios electrónicos era la regla, o si podemos seguir luchando por un blindaje efectivo del espacio público y una competencia política más justa, equilibrada y equitativa.

Los poderes fácticos han hecho todo lo posible para echar abajo la prohibición contra la contratación de propaganda electoral en radio y televisión incluida en la reforma constitucional de 2007. Primero, después de su toma simbólica de la casona de Xicoténcatl y la difusión de agresivos espots, lograron que los senadores suavizaran la reforma. Originalmente, se pretendía prohibir la “difusión” de cualquier “mensaje susceptible de influir en las preferencias electorales” y no solamente la “contratación” de “propaganda”. Pero esto no les satisfizo, y desde entonces a la fecha se han declarado en abierta rebeldía al desacatar sistemáticamente las órdenes del IFE y crear un vasto mercado negro para la compra y venta de mensajes políticos.

Otra estrategia ha sido la presentación de docenas de amparos contra la reforma. Esta semana, la SCJN tendrá que resolver uno de los más importantes: el juicio presentado por Federico Reyes Heroles, Jorge Castañeda y Héctor Aguilar Camín, junto a una docena de otros intelectuales, que alegan que la reforma viola los principios constitucionales de libertad de expresión, igualdad ciudadana y libertad de asociación.

A principios del año pasado, estos tres personajes organizaron un provocador desplegado contra la supuesta “generación del no” que a su parecer tiene “paralizado” al Congreso de la Unión. Hoy, de forma totalmente inconsistente, buscan echar abajo uno de los ejemplos más claros de productividad y consenso legislativo de los últimos años.

Recordemos que los juicios de amparo tienen validez exclusivamente para los quejosos. Así que si la SCJN da la razón a este puñado de intelectuales, nos encontraríamos en la peligrosa situación en que ellos y solamente ellos podrían contratar propaganda electoral en los medios electrónicos. Posteriormente, vendría un alud de otros amparos de parte de los ricos y poderosos del país y estaríamos ante la consolidación perfecta del elitismo y exclusión que ya tienen postrada a nuestra maltrecha democracia.

Este amparo hoy llega a la Corte porque los ministros ya han demostrado su disposición de moldear la Carta Magna al antojo de los poderosos. En 2002, en el contexto de las impugnaciones de cientos de municipios del país contra las reformas en materia indígena, la SCJN dictó una jurisprudencia que declaraba sin rodeos que el “procedimiento de reformas y adiciones a la Constitución federal no es susceptible de control jurisduccional” (Tesis 39/2002). Sin embargo, en 2008 la SCJN concedió al Consejo Coordinador Empresarial lo que no estuvo dispuesto a dar a millones de indígenas seis años antes. De manera sorpresiva, la SCJN cambió radicalmente su posición y abrió la puerta a la procedencia de los amparos contra la reforma constitucional en materia electoral.

En 2008, la Corte supuestamente declaró la procedencia exclusivamente respecto del procedimiento de aprobación de la reforma y no para abordar el fondo del asunto que versa sobre las supuestas violaciones a la libertad de expresión y asociación. Sin embargo, desde entonces los jueces de distrito han desplegado una creatividad inaudita al utilizar esta decisión como una licencia para entrar al fondo del litigio. Se abre entonces la oportunidad para que hoy la SCJN complete el favor a los poderosos y anule directamente el corazón de la reforma electoral.

Pero para llevar a cabo esta tarea los ministros tendrían que elaborar tantos malabares jurídicos que su objetividad e imparcialidad quedarían en entredicho. La prohibición contra la contratación de propaganda electoral es una limitante estrictamente comercial que no viola el principio de la libertad de expresión. Así como se prohíbe que se anuncie la venta de drogas, de cigarros o los servicios de prostitución, hoy se protege el interés público al evitar la injerencia indebida del dinero privado en las contiendas electorales. Así mismo, la reforma no restringe en absoluto la expresión de opiniones políticas en la plaza pública o siquiera por periodistas y invitados en la televisión. Lo único que se obstaculiza es la comercialización de los mensajes electorales en los medios electrónicos.

El artículo sexto de la Constitución prohíbe la “inquisición judicial o administrativa” contra la “manifestación de las ideas”, algo que no ocurre en absoluto con el texto impugnado, ya que no existe referencia alguna sobre el contenido de las ideas expresadas. También habría que recordar que el artículo primero de la Carta Magna explícitamente autoriza la “restricción” o incluso “suspensión” de nuestras garantías si otro artículo de la misma Constitución lo mandata explícitamente.

Los argumentos de los quejosos sobre una supuesta violación al derecho de asociación y al principio de igualdad son igual de improcedentes. La prohibición contra la contratación de propaganda se aplica por igual a los partidos políticos que a los ciudadanos. Asimismo, los tiempos de Estado otorgados a los partidos se hace en función de que la misma Constitución les otorga la calidad de “entidades de interés público”.

Una anulación de la reforma electoral sería un acto de soberbia imperdonable de parte de los ministros y violentaría de manera flagrante nuestra Carta Magna. Ello sería el último clavo en el ataúd del desprestigio general que ya de por sí sufren las instituciones de justicia del país. Esperemos que la SCJN sepa resistir las presiones y esté a la altura del momento histórico.

http://www.johnackerman.blogspot.com/






22/01/2011




Un peligro para México

Epigmenio Carlos Ibarra




Se presentó como el hombre que podía conjurarlo y en realidad lo atrajo. Sembró Felipe Calderón Hinojosa el miedo y la discordia, anunciándolo como inminente para acceder al poder y hoy, cuando su mandato agoniza, ese peligro del que pretendía “salvar al país”, más que un lema propagandístico, un instrumento de la guerra sucia electoral, es una realidad multiforme y fuera de control que pone en entredicho a la, ya de por sí, maltrecha democracia mexicana.

Balas, trampas desde el poder y de los distintos actores políticos, aparición de nuevos e indeseados protagonistas, injerencia indebida y creciente de los poderes fácticos se ciernen sobre los próximos comicios en los estados, enturbiándolos y marcan, desde ya, lo que se anuncia como un complicado proceso de sucesión presidencial.

Nada más sagrado que la paz y nada más precario e inestable. No ha dado la democracia resultados, lo que la vuelve sólida y rentable para los pueblos y, además, desde 2006, hasta como coartada parece haber desaparecido para muchos millones de mexicanos.

¿Cuánta tensión más aguanta la cuerda? ¿Cuánto desencanto acumulado, cuántos agravios, cuántas traiciones de una clase política que ha crecido dando la espalda a la gente puede resistir el país? ¿Hasta cuándo mantener la democracia, esa democracia que de poco ha servido, en lugar de irse por el camino —aparentemente efectivo— del autoritarismo, de la mano dura?

Ya se jugó con fuego en 1988 y después en 2006 y entonces la violencia aún no se salía de madre en el país. Hoy sobran los hombres armados por todos lados y campean el miedo y la zozobra. Nuevos poderes, el del fusil criminal por un lado, el de los jefes de los miles de soldados desplegados a lo largo y ancho del país por el otro, se aprestan a reclamar su participación en las elecciones.

Impone el narco, con atentados, masacres y bloqueos, su poder de veto sobre candidatos y partidos. Con plata penetra donde puede. Con plomo donde se le resisten. Vota con balas, determina el comportamiento de los electores por el terror. Es la muerte ejemplar su forma de proselitismo.

Tampoco puede ignorarse que, desplegado casi en su totalidad, factor esencial de la lucha contra el crimen y de la precaria estabilidad del Estado mexicano el Ejército, que por tantos años se mantuvo fuera de la política activa, adquiere hoy un protagonismo que la virulencia de la acción criminal y los desaciertos gubernamentales no han hecho sino acrecentar.

Ninguna democracia latinoamericana sale bien librada cuando en su camino se cruzan los generales. Menos todavía si esta democracia y ese Ejército son tan cercanos y dependientes de Washington y representan, hasta cierto punto, la primera línea de defensa del país más poderoso de la tierra.

País que, por cierto y a pesar de que desde ahí nos llegan los dólares y las armas y es ahí donde va la droga que tanta sangre produce en México, no habrá de quedarse con los brazos cruzados ante los comicios presidenciales. Lo del “Estado fallido” y los deslices de Hillary es apenas el comienzo. Votaran los estadunidenses en nuestro país con sus dólares, el Plan Mérida y también, claro, con los asuntos migratorios.

Malas noticias para la democracia que las elecciones se celebren en una situación tan inestable y explosiva. Peores que al protagonismo de los actores del conflicto armado en los procesos democráticos se sume, desmandada, la de los poderes fácticos que se aprestan a pasar la factura a un gobierno que se debe a su apoyo.

Envalentonada la alta jerarquía eclesiástica viene por sus fueros. Nada la contiene; ni la Constitución, ni los medios, ni la clase política, menos todavía el gobierno federal, su deudor y para el que el laicismo es el indeseable lastre ideológico de los liberales.

La virulencia de su discurso, el descaro de los prelados no hace sino crecer en la medida en que se acerca la contienda decisiva. Curas, obispos y cardenales hacen su juego; satanizan a sus enemigos ideológicos con los viejos argumentos de la cruzada anticomunista, incitan al linchamiento de sus adversarios y caen continuamente en la tentación de convocar a una nueva Cristiada.

Y si la Iglesia actúa impunemente peor hacen los barones del dinero y los dueños de los grandes medios electrónicos. Acreedores se saben de un gobernante que solo gracias a ellos llegó al poder y sólo gracias a ellos se mantiene en él. Hoy pasan también la factura a Calderón y al PAN al tiempo que hacen sus apuestas propias.

Y como a río revuelto ganancia de acreedores, también Elba Esther y su sindicato se presentan a cobrar los favores de 2006. En las escuelas los maestros del Panal, sin contención como la Iglesia, hacen campaña. Otros sectores habrá que, rotos los diques legales y con el mismo descaro, comiencen muy pronto a moverse.

Lo cierto, pues, es que en este ambiente enrarecido, sin árbitros, ni instituciones sólidas, México y su democracia navegan a la deriva. Ya está aquí ese peligro que Felipe Calderón anunciaba; con él llegó pero, desgraciadamente, no habrá de desaparecer con él cuando se vaya.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com/















Desfiladero


Calderón: gastos criminales al descubierto




Jaime Avilés


El 11 de mayo de 2007, la subdirección de servicios de salud de Pemex compró condones por un total de 10 mil 380 pesos. El primero de febrero de 2008, esa misma dependencia gastó 328 mil 135 pesos en Viagra. El 29 de marzo de 2010, Presidencia de la República pagó 3 millones de pesos a Lunave Multimedios SA de CV para analizar mensajes en Twitter. El 15 de diciembre de 2009, la Secretaría de la Defensa dio 386 mil pesos a Grupo Empresarial Casa SA de CV para vigilar un cementerio militar.

El 9 de septiembre de 2009, la gerencia de recursos materiales de Pemex adquirió en Distribuidora Las Barricas SA de CV vino blanco por 239 mil pesos. El 20 de noviembre de 2007, esa misma dependencia entregó 19 mil 716 pesos a Distribuidora Desc SA de CV por la cabeza de un maniquí de plástico. El 9 de junio de 2008, Gobernación erogó 27 mil 300 pesos para ofrecer café a los asistentes a una función de Sonia Amelio.

El 26 de octubre de 2007, el Banco Mexicano de Comercio Exterior destinó 150 mil pesos a la firma Eventos Promociones y Convenciones SA de CV para organizar una fiesta de halloween. El 16 de julio de 2007, Presidencia de la República contrató a Grupo Gastrointernacionale SA de CV para que sirviera comida infantil por valor de 74 mil 520 pesos durante el cumpleaños de uno de los hijos de Felipe Calderón y Margarita Zavala.

El 10 de septiembre de 2009, la gerencia de Recursos Materiales de Pemex pagó 5 millones 62 mil 302 pesos a Deportes Morales SA de CV por un paquete de espinilleras para beisbol y softbol, “fabricadas en polietileno de alto impacto”. El 16 de abril de 2008, el Instituto Mexicano del Petróleo benefició a Super Mercado Fabián SA de CV al comprarle 109 mil pesos de galletas.

El 13 de noviembre de 2009, la Policía Federal adjudicó a Mantenimiento Industrial Retro SA de CV un contrato por 22 millones de pesos para construir tribunas alrededor de la cancha de futbol del centro de mando de esa corporación en Iztapalapa. El 20 de octubre de 2009, el Banco Nacional del Ejército (Banjército) dio 23 mil 400 pesos a Zenón Sánchez Cisneros por la compra de 21 manteles “para llevar a cabo el finiquito del personal de Luz y Fuerza” (sic).

El 6 de noviembre de 2008, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes contrató a Ulises Beltrán y Asociados, por 260 mil pesos, para que el experto en encuestas estudiara “la percepción de la población por la crisis derivada del percance de la aeronave XC-VCM”, es decir, por el avionazo en que murió Juan Camilo Mouriño.

El 8 de junio de 2010, la Secretaría de Marina le pagó a Mauro Cabrera Bonilla 121 mil 555 pesos por 60 botellas de Ajax Amonia Limpiador Líquido. El 6 de mayo de 2009, la Secretaría del Trabajo, a cargo del impoluto Javier Lozano Alarcón (“coopelas o cuello” ¿almidonado?), asignó un contrato por 124 mil 98 pesos a Procesos Inteligentes de Lavado SA de CV a cambio de un servicio de “lavado y planchado de blancos”.

Además de todo lo anterior, ¿les gustaría a ustedes conocer cuánto se botó el Cisen en pescados y mariscos el 30 de diciembre de 2005? ¿O cuánto costó un banquete de Agustín Carstens el 6 de junio de 2008? ¿O cuántos contratos de 25 mil pesos cada uno ha suscrito Pemex para dar “clases de cultura de belleza”? Bueno, hoy a lo largo de todo el día, en las plazas públicas de algunas ciudades del país, distintos grupos de usuarios de Facebook que simpatizan con la causa de Andrés Manuel López Obrador darán a conocer todos estos datos, y muchos más, que recolectaron con paciencia en las ventanillas cibernéticas del Instituto Federal de Acceso a la Información (Ifai).

La “jornada de balconeo de gastos criminales del gobierno federal”, nombre oficial del evento, se realizará a partir de las 10 horas en la plaza Juárez de Pachuca; en Tepic, Nayarit, frente a la catedral, de las 10 a las 15; en Coacalco, estado de México, sobre la avenida López Portillo, todo el día; en el tianguis Las Garzas, de San Juan del Río, Querétaro, de las 9 en adelante; en el zócalo de Tingüindín, Michoacán, a las 19 horas; en el parque Benito Juárez, de la capital del estado de Veracruz, desde las 16; en el zócalo del puerto de Veracruz, de 11 a 20; en la plaza de armas Emiliano Zapata, de Cuernavaca, Morelos, de 13 a 20; en el parque Naucalli, de Naucalpan, a mediodía, mientras en el Distrito Federal la expo será visible tanto en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, de las 17 a las 19; en el Metro Chilpancingo (Insurgentes y Baja California) desde las 13, y de las 12 a las 14 a las puertas de la iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán.

Malestar en la UACM

Esther Orozco, rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, insiste en gobernar la casa de estudios fundada por el gobierno capitalino de López Obrador con un estilo personal que provoca y multiplica resistencias. He aquí un ejemplo. La UACM renta dos edificios para personal administrativo, uno en Ángel Urraza 1137 (que le cuesta alrededor de 12 millones de pesos al año, aloja a 200 empleados y tiene ocupado 70 por ciento de su espacio) y otro en División del Norte 905 (que le sale en 5 millones anuales, es más pequeño y está lleno a tope).

Pues bien, Orozco decidió vaciar el de Ángel Urraza y repartir a sus 200 empleados entre el de División y el plantel de la colonia del Valle. Para esto resolvió sacar de División a los 26 empleados de difusión cultural, a los 18 de comunicación y a los 15 de servicio estudiantil y mandarlos al Centro Cultural Talavera, una hermosa y antigua casona en el barrio de La Merced, que lleva siete años funcionando como museo de sitio y sede de talleres de video, música, danza, pintura, fotografía y teatro para niños y adultos, seminarios académicos, lecturas literarias y conciertos musicales.

Casa Talavera está al cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia y necesita reparaciones estructurales. Si los designios de Orozco se cumplen, el inmueble se verá afectado en su integridad física, al ser invadido por 60 personas que llegarán con escritorios, archivos, computadoras y teléfonos; cancelarán con su sola presencia las actividades de los talleristas y deberán trabajar en condiciones de hacinamiento con apenas cinco baños para todas y todos. La molestia, promete la rectora, durará únicamente este año. ¿No hay otra solución? Ojalá reconsidere y evite un conflicto que en otros ámbitos de la institución bien puede provocar una reacción en cadena.

Pregunta al Jeque Diego

Ya cabalga nuevamente, con su afilada lengua en ristre, el campeón de la inverecundia, la corrupción y la impunidad: el cínico entre los cínicos, el modelo de los atolondrados neopanistas, que le rinden pleitesía por su inagotable capacidad de enriquecimiento a costa del hambre, la desdicha, el dolor y la miseria de los que nada tienen. Ahora que ha vuelto a los medios, con la esplendorosa barba de jeque árabe que literalmente le hicieron sus misteriosos anfitriones, ¿algún entrevistador electrónico le preguntará si ya dispuso que sus pequeños nietos, de uno y cuatro años, que fueron secuestrados con el apoyo de las fuerzas armadas por su hijo, David Fernández de Cevallos, en la isla de Cozumel, vuelvan al lado de su madre? ¿O sólo habrá micrófonos duros para el atolondrado Kalimba, cuya culpabilidad está en duda, y silencio cómplice ante los asesinatos de Coppel y lengüetazos a los zapatos de los jefes de la mafia que se adueñó del país?

jamas@gmail.com





Reivindicar a las fuerzas armadas



Jorge Carrillo Olea / I


Este texto se redacta con el mayor espíritu cívico. Es una convicción vital sobre el gran daño y riesgo nacional que los desatinos de Felipe Calderón, en la mayor ignorancia e insensibilidad, han causado a la nación al socavar a sus fuerzas armadas (FA) en su imagen siempre respetada por el pueblo, a pesar de otros lances ilegales en que otros presidentes las han involucrado en el pasado.

Dentro de los trabajos que están en los pendientes de Calderón, y que no tiene mucho tiempo para efectuar, está la reivindicación de las FA. Tarea enorme, de necesidad nacional apremiante, además de obligada justicia, inevitable, de equidad restituidora. Calderón ha usado y abusado de ellas, las ha degradado ante el aprecio social, las ha mancillado, las ha transmutado, desnaturalizado y hasta en los sectores superiores las ha corrompido con múltiples ascensos y altísimos salarios, mientras la tropa y marinería viven en la angustia de la inminencia de la muerte. Pero no es un interés sectorial el que se enarbola, es un interés nacional inaplazable.

El Presidente, en su responsabilidad de comandante supremo, ofende a sus FA. Se apoya en facultades que escasamente le otorga la Constitución para sus designios: artículo 89 fracciones IV, V y VI, y sin embargo olvida el mandato clásico de los comandantes después del deber cumplido: velar por el bienestar de las tropas. Es un deber concomitante a sus exigencias que éticamente no puede dejar en manos de otros. Impone absurdos y no vela por sus subordinados y así acepta que:

1. Los escalafones están terriblemente atascados con generales (más de 655 en 2010) y almirantes (207 en 1997) de 197 mil mensuales, a partir de enero con su bono de riesgo. ¡Un millón cada cinco meses! Es una macrocefalia no sólo costosísima, sino vergonzosa. Sólo China, Rusia y EU tienen un número mayor. En EU, entre almirantes y generales suman sólo 973 para un ejército de 2.5 millones de elementos. Para acomodar a los nuestros, se han creado puestos de mando sobre mando y más arriba y más y más. Así se deforman peligrosamente las estructuras, todos reclaman su rebanada del pastel.

Hace pocos años había 33 zonas militares, hoy hay 46 y sobre ellas 12 regiones, más 23 guarniciones que nunca se supo para qué servían, un inmaterial Cuerpo de Ejército y van por más. La Secretaría de Marina, en su afán de conquistar territorio firme, es más audaz: siete regiones, 13 zonas y 14 sectores (Internet). Todo ello, jerarquías, sueldos y mandos llevan la firma presidencial.

Con lo anterior, que se ha operado en la oscuridad, Calderón cree que así se garantizan la entrega y lealtad de parte de las FA. Entrega y lealtad, ¿para qué? Para someterlos a cualquier orden como violar la Constitución y leyes secundarias: artículos 129 constitucional, 30 fracción IV de La Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y primero de la Ley Orgánica de la Armada. “Algunos compañeros se han desviado; aceptan todo”, me comentó un general de división.

2. Como afrenta acude personalmente o envía altos representantes a las honras fúnebres de policías caídos, qué bueno. Acude él a pomposas ceremonias al cuartel general de la Policía Federal, donde llena de elogios a esa corporación que siente suya. En cambio se ignora cuántos militares han caído, sus grados y circunstancias, dicen que 200. ¿Le es vergonzante?

No se realizan honras fúnebres para los militares que dieron sus vidas, nadie conoció sus nombres, no hubo banderas nacionales en sus ataúdes como en los de los policías, no hubo reconocimientos ni se consoló a las familias. La historia no los registrará. ¿Por qué? ¿Le avergüenza la milicia y opta por acurrucarse en la policía que siente suya?

3. Las organizaciones de defensa de derechos humanos nacionales e internacionales con justicia acosan a las FA sin que tengan de parte del Ejecutivo una defensa sobria y explicativa en esos arduos terrenos. Ese campo no es su fuerte, que se rasquen ellos.

4. Las becas estudiantiles para hijos de caídos son de menos de mil pesos mensuales. Para Calderón eso vale un padre muerto.

5. La Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados la preside un policía con presuntos vínculos con los hechos de Atenco en delitos contra la humanidad.

6. “Te comento que estoy tratando de tener una mayor tolerancia a la frustración. Recibimos la noticia de los ascensos y... pues no llegó el mío. Ya es la segunda promoción que no puedo ascender. Aunque un tanto frustrante acepto que el sistema es muy corrupto, oscuro y totalmente discrecional”, se lamentó un capitán de infantería de Marina.

7. Se han dado más de 15 suicidios en las unidades en combate atribuidos a desesperación. ¿Por qué? ¿Qué lo explica?

La declinación del prestigio de las FA y su envejecimiento en muchos sentidos como instituciones han creado un peligro nacional muy grande. Las FA, para efectos tanto de la seguridad interior y más sería para la seguridad exterior, representan el último baluarte de la defensa del Estado. ¡Cuidado! Del Estado, que no del gobierno. Esto significa simplemente custodia de la existencia constitucional de eso que llamamos México.

El Estado democrático, en el concepto de democracia liberal o social, no puede existir sin FA. Éste será más fuerte en la misma medida en que lo sea su último baluarte. Y no es a lo que se aspira una fortaleza material que se exprese en grandes efectivos o modernos y cuantiosos armamentos y equipos. Su fortaleza está en la dignidad, la respetabilidad que hubieran ganado ante el pueblo.

Lo que es indispensable nacionalmente y así se desea son unas FA que sean fuertes en el respeto, la estimación y la confianza de su mandatario/beneficiario que es el pueblo. Que sean fuertes en sus fundamentos filosófico/jurídicos y en sus aspectos doctrinarios; vigorosos en su legislación que otorgue y limite facultades, que sean promotores de su propia modernidad y desarrollo; factores de la mejor relación con la sociedad; fuertes en su convencimiento de respeto a las leyes, a todas las que correspondan y siempre confiables y siempre fieles a sus principios. Y por supuesto, que sean profesionales y firmes convencidos del cumplimiento del sacro deber.

hienca@prodigy.net.mx





Calderón: cobertura “universal” y uso electoral abusivo del Seguro Popular



Gustavo Leal F. *


Además de su guerra” contra el crimen organizado, para operar cómodamente la sucesión 2012, Felipe Calderón solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) una línea de crédito flexible por la friolera de 72 mil millones de dólares con una vigencia de dos años. El monto de este crédito es el mayor otorgado en la historia del FMI. México podrá utilizarlo frente a cualquier riesgo derivado de la situación económica mundial.

Calderón dispone también de 116 mil millones de dólares de la reserva del Banco de México, más los 3.4 billones de pesos que cubre el Presupuesto de Egresos de la Federación 2011. En enero de este año, Calderón ubicó a dos obedientes tecnócratas al frente de SCT y Sener para dinamizar las jugosas bolsas de recursos públicos y potenciar su derrama.

Automáticamente, los bonos “presidenciales” del titular de Hacienda, Ernesto Cordero, subieron y, con ellos, el optimismo de sus incondicionales simpatizantes en el IMSS, Daniel Karam, y en la Comisión de Protección Social en Salud, Salomón Chertorivski. Todos operan ya.

Frente a la coyuntura sucesoria, Calderón ha abusado como nadie de esa creatura foxista denominada Seguro Popular. Junto con sus estancias infantiles changarro ha recurrido incontables veces a él, sobre todo después de la peor derrota electoral sufrida por el PAN en los años recientes: la elección intermedia de 2009, cuando de seis contiendas perdió todas, salvo la gubernatura de Sonora, como efecto de la tragedia ocurrida en la guardería ABC de Hermosillo.

El año 2010 no fue la excepción. Al lado del fiel Chertorivski publicitó hasta el hartazgo ese Seguro Popular y su modalidad petit: el Seguro Médico para una Nueva Generación. El Día de la Enfermera presumió que su gobierno “le ha metido muy fuerte” frente al rezago acumulado y que, antes de terminar su gestión, habrá cobertura universal. “Se ha apuntalado”, agregó, “más infraestructura que la edificada en varias décadas. Entre los nuevos hospitales y clínicas que hemos construido y los que hemos rehabilitado y renovado, llevamos mil 300 obras: más de una diaria en promedio. Se ha incrementado la cobertura a 88 millones de mexicanos, sea con Seguro Popular, IMSS o ISSSTE”.

Pero 2011 anuncia ser el del paroxismo de su fantástica cobertura “universal”. Nuevamente celebrando el Día de la Enfermera –entre protestas, inconformidades, sonoros gritos y desmentidos– sostuvo que México “está haciendo historia”, pues en la década –perdida– panista 2000-2010 la cobertura de servicios médicos se “duplicó respecto de lo logrado en el siglo XX”. De poco más de 40 millones que tenían acceso en 2000, actualmente son 93 millones los que cuentan con el beneficio de “alguna” institución o el Seguro Popular, y “en lo que va de la administración” se realizaron más de 2010 obras, remató.

Unos cuantos días después –en ceremonia pública– pretendió opacar al priísta Enrique Peña Nieto congratulándose por iniciar 2011 “con el pie derecho” en materia de salud. En 2006, enfatizó, el Seguro Popular tenía un presupuesto de 16 mil millones de pesos, hoy alcanza 66 mil millones. En 2006 había 62 millones de mexicanos con algún tipo de cobertura: IMSS, ISSSTE o fuerzas armadas; hoy son 93 millones. Uno de cada tres mexicanos se ha asegurado en estos cuatro años. “Y vamos por la meta: 100 por ciento de cobertura universal”.

Sumamente serio –aunque oteando sistemáticamente su candidatura al gobierno de Guanajuato–, el doctor José Ángel Córdova también suele sumarse ocasionalmente al mismo coro electorero reiterando cansinamente la cantaleta de la “universalidad” porque, por supuesto, una vez cumplida habrá llegado el momento de atender “la” calidad.

“Como quiera que sea”, sostiene Córdova, “cerraremos el año con 43 y medio millones de afiliados, aunque 8 por ciento quedará fuera de cualquier aseguramiento”. Todo ello mientras simultáneamente publicita que el Seguro Popular ya cubrirá “siete enfermedades más”.

Sin embargo, frente a lo que enferma y mata a los mexicanos, la cobertura “universal” del Seguro Popular de Calderón apenas cubre 275 intervenciones del Catálogo Universal de Servicios de Salud, mientras “aprueba” a cuentagotas “nuevos” males para el escuálido Fondo de Protección, que sólo cubre 55 padecimientos. Además ¿puede “atender” efectivamente lo que presume ya “cubrir”?

“No todas las enfermedades de alto costo serán cubiertas por el Seguro Popular”, admitió Córdova. Para algunos padecimientos, como la insuficiencia renal, “habrá apoyos para hospitalización y manejo médico”, pero los pacientes tendrán que pagar los insumos para las terapias de diálisis o hemodiálisis. Dígase lo mismo sobre algunos tumores malignos y otras enfermedades cuyos tratamientos, “por caros”, no son “financiables” para la Comisión de Protección Social en Salud de Chertorivski.

Así, la “universalidad” de los panistas Fox y Calderón no cubre ni todas las enfermedades ni a todas las personas. Por ejemplo, en el infarto al miocardio sólo cubrirá a los menores de 60 años y en los tratamientos para la hemofilia sólo a niños menores de 10 años.

Curiosa cobertura “universal” que, mientras más se publicita electoreramente en medios masivos, más acota y más restringe. Una “universalidad” tecnocráticamente restrictiva. El Seguro Médico para una Nueva Generación, o Seguro Popular petit, suma con dificultad 128 intervenciones.

Porque para Córdova “la apuesta es por la prevención. Si no, vamos en una escalada que nunca alcanzaremos. No habrá dinero que alcance”.

Como bien revelara Wikileaks: con todo y su fantástica cobertura “universal”, Calderón sigue –y por lo visto seguirá– sumamente estresado

*Universidad Autónoma Metropolitana - Xochimilco





17/01/2011


Estado de México


Bernardo Bátiz V.


En tanto los políticos tradicionales se pierden en vulgaridades, reunidos en desayunos discretos, pero siempre descubiertos por un oportuno” reportero, en tanto posan para fotos convencionales en las que unos a otros se levantan los brazos como si fueran boxeadores triunfantes; mientras declaman en actitudes solemnes o informales y simpáticas, lugares comunes y frases hechas, difundidas por los convencionales y acríticos medios de comunicación, Andrés Manuel López Obrador trabaja como lo ha hecho, directamente con los ciudadanos que inclinarán la balanza electoral en 2011 en el estado de México y en 2012 en todo el país.

Nuevamente se les adelantó; antes de que los partidos en el gobierno federal y en el del estado más poblado de la Federación empezaran a plantear la importancia de las elecciones del año próximo, López Obrador había ya concluido su primero de varios recorridos por los municipios de la entidad, sin estridencias, sin aparato, señalando dos hechos fundamentales, uno obvio: el país está en crisis y la población tensa, y otro, menos aceptado por analistas y expertos, pero no menos cierto, que la gente está en mayor número, decidida a buscar un cambio real y que muchos se convencen, paulatina pero firmemente, de que la organización popular es indispensable.

El atildado gobernador del estado de México declaró hace unos días que debe dejarse que los partidos políticos se hagan cargo de las próximas elecciones, agregando que él no intervendrá en la contienda; por supuesto pura formalidad, todo mundo sabe que ya está en campaña y, también, que lo que suceda en el estado de México tendrá repercusión en el futuro nacional.

En el concepto expuesto por el gobernador hay subyacente una segunda intención, no del todo consciente: desalentar a los ciudadanos de infantería y a los movimientos populares para que no intervengan y dejen que sean las cúpulas partidistas las que tomen resoluciones, hagan o deshagan alianzas y negocien abierta o veladamente los términos, condiciones y hasta resultados del proceso electoral.

Se trasluce su intención; quisiera que así fueran las cosas, que la gente se mantuviera al margen, desempeñando su papel pasivo de “callar y obedecer” que le asignaba el marqués De Croix, virrey de la Nueva España. No se percata el jovial gobernante, de que su forma y sus fórmulas de hacer política, cada vez son más anacrónicas e inviables; mientras que arriba, en los partidos a los que apela, se obstaculiza y escamotea la democracia, abajo en los múltiples veneros y conductos subterráneos, el pueblo participa y está dispuesto a dejar su papel pasivo de objeto de la política y a transformarse en su protagonista.

Habría que recordar al consentido de Televisa que el papel de los partidos políticos es solamente instrumental; son herramientas que el pueblo puede usar para su participación política; los ciudadanos están por encima de los partidos y éstos deben estar al servicio de los ciudadanos. Son conductos y cauces para la participación, no monopolio de ella. La democracia se pervierte si se deja exclusivamente en manos de las burocracias partidistas; recordar a Duverger y a Michels. Hay que devolver el poder al pueblo y cancelar la partidocracia.

En todo el país, en el estado de México más notoriamente en estos tiempos decisivos, la gente abre los ojos, piensa y se hace resistente a la política espectáculo, montaje teatral de apariencias, discusiones superficiales e intercambio de adjetivos; Burundanga le da a Puchilanga, Puchilanga le da a Bernabé, Lujambio le pega a Moreira, Moreira se va contra el PAN. La trama se descubre y ya sólo sorprende a los más ingenuos y a los más temerosos.

Un dato fundamental ha sido la actitud inteligente y oportuna de Alejandro Encinas, quien logró unificar exactamente a tiempo, a los partidos de avanzada y al movimiento por la regeneración nacional encabezado por AMLO; movió las aguas que parecían estancadas y cambió expectativas.

Se rescata a él mismo, se reincorpora a la corriente política dentro de la que ha jugado un papel destacado, de la que el espejismo del Congreso mantenía alejado y da con ello a los mexiquenses la gran posibilidad de sacudirse a un gobierno que durante varias generaciones, durante casi cien años ha estado en manos de los mismos grupos y familias. Vistoso sin duda el último representante de la dinastía, pero ineficaz. Este gobierno, en el que tan importante papel juegan estilistas, peinadoras y diseñadores de vestuario, debe pasar en los próximos comicios a manos de un poder popular.

jusbbv@hotmail.com




I m p o r t a n t i s i m a esta nota de la Jornada de hoy ; Elba Ester Gordillo operando electoralmente a favor de su partido (nueva aliana) , para lugo ofrecer sus "servicios" al mejor postor , antes se los diò al PAN , ahora lo harà en favor de Enrique Peña Nieto . Bien dice John Ackerman , este partido deberìa perder su registro , pero todos sabemos que no lo harà .

Esta nota deberìa ser ya un verdadero escàndalo en todo el pais............no lo es , ni lo serà .



Incrusta Elba Esther Gordillo al Panal en escuelas

Pone en sus manos cuadernillos, loncheras y mochilas; el 6 de febrero habrá elecciones en ese estado

En BCS, el Panal reparte a escolares propaganda política

“Queremos saber más de ti y de tu familia”, les dicen; se incluye un cupón para ser llenado

Busca obtener datos de los padres mediante los escolares

En el reparto de materiales, directores y equipos del SNTE

Incurre en delitos penales y electorales, señalan expertos

“Sería ingenuo pensar que la SEP no lo sabe”

Ackerman: ese partido podría perder el registro




En la imagen se muestra el cuaderno Los derechos de los niños, que ostenta el logotipo de Nueva Alianza.




A las afueras de un centro escolar de la entidad, uno de los comisionados del partido de Elba Esther Gordillo (con gorra y chamarra oscuras) entrega los folletos






Uno de los militantes de Nueva Alianza realiza labores electorales entre padres de familia y alumnos



Alumnos sudcalifornianos de educación básica revisan los cuadernillos repartidos por el Panal





Karina Avilés

Periódico La Jornada


El Partido Nueva Alianza (Panal), de Elba Esther Gordillo, aprovecha el espacio público en el interior de las escuelas para repartir, con la complicidad de directivos, maestros y la estructura sindical del magisterio, miles de cuadernillos, loncheras y mochilas con propaganda electoral de ese organismo político, los cuales son entregados a niños desde tres años de edad, en prescolar, hasta adolescentes de 15, en secundaria. Así, los escolares son utilizados como vehículo para llevar el mensaje político de los candidatos y obtener los datos confidenciales de sus padres.

Lo anterior es constitutivo de varios delitos de carácter electoral y penal, cuyas sanciones van desde el retiro del registro al organismo político, hasta la pena de uno a nueve años de prisión a los responsables, advierte el especialista en derecho electoral e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), John Ackerman.

Al conocer el contenido de dicha propaganda –en poder de La Jornada–, pedagogos y politólogos coinciden en un llamado a terminar con la impunidad en este tipo de acciones, mismas que consideran “un abuso” y un “atentado educativo” por parte de la estructura de Gordillo.

El reparto se realiza con la probable complicidad de la Secretaría de Educación Pública (SEP), dicen. “Sería ingenuo pensar que (la dependencia) no lo sabe… Y si no fuera así, es muy grave, porque es la autoridad y debe estar enterada; pero si lo sabe es aún más grave, porque hay complicidad. Por otra parte, todos sabemos quién está al frente de la Subsecretaría de Educación Básica (Fernando González Sánchez, yerno de la maestra) y quién es la dueña del Panal”, expresa la investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) Etelvina Sandoval.

El Panal imprimió diferentes tipos de cuadernillos –incluso hay uno que lleva por título Los derechos de los niños– para repartir a cerca de 30 mil infantes y adolescentes en mil 100 escuelas de enseñanza básica en Baja California Sur, donde el próximo 6 de febrero los ciudadanos elegirán gobernador, diputados y presidentes municipales, afirma Esteban Ojeda Ramírez, secretario del comité democrático de la sección 3 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) en aquella entidad.

La propaganda, destinada a los niños más pequeños, es un cuaderno para colorear que consta de 29 páginas. El libro introduce a Nueva Alianza como “un nuevo partido político y nuestro trabajo consiste en apoyar las aspiraciones y deseos de los jóvenes”. Así, se invita a los niños a “que conozcan un poquito más de cómo vemos las cosas y qué es lo que proponemos”. Pero desde las primeras páginas, el Panal les hace una sola petición: “Queremos saber más de ti y de tu familia. Si tienes alguna duda o comentario, llena el cupón que se encuentra al final del libro y háznoslo llegar”.

En efecto, al final de las ilustraciones viene un cupón donde se les solicita nombres, apellidos, calle, número exterior e interior, colonia, estado, delegación, lada, teléfono 1 y 2 y hasta e-mail, de ellos “o de alguno de tus papás”. El instructivo les dice que después de llenar el cupón lo entreguen en las oficinas de “Nueva Alianza en tu estado”.

Esto indica que se trata de un cuaderno cuyo formato puede ser utilizable en cualquier entidad. De hecho, en su portada hay una pegatina con los nombres de los candidatos del Panal. Sin embargo, las denominaciones cambian de acuerdo con el distrito electoral en donde se ubica la escuela; de tal modo, algunos promocionan al aspirante a la alcaldía de La Paz, Jorge Miguel Cota Katzenstein –ex secretario de la sección 3 del SNTE–; al candidato a diputado por el quinto distrito, Guillermo Aguilar Villavicencio –actual secretario general de la sección 3 del SNTE–, o a la candidata a gobernadora, la profesora Blanca Meza Torres, entre otros.

Esteban Ojeda Ramírez sostiene que dicha propaganda es y ha sido repartida a los menores de edad por dos vías: en los propios salones de clase, por medio de maestros y directivos de escuelas afines al charrismo sindical, y en el interior de los planteles, mediante un contingente de comisionados del sindicato y de un grupo de jóvenes a quienes les pagan de 100 a 300 pesos diarios por realizar esa tarea.

El especialista John Ackerman explica que los maestros que se han prestado para entregar esta propaganda electoral son, ante todo, funcionarios públicos –y no actúan como integrantes del SNTE–, por lo que tienen prohibido utilizar un cargo y un espacio público para hacer proselitismo en favor de un partido o candidato en horas laborables.

El artículo 407 del Código Penal establece que se “se impondrán de 200 a 400 días de multa, y prisión de uno a nueve años, al servidor público” que, entre otras acciones, “destine de manera ilegal fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición en virtud de su cargo, tales como vehículos, inmuebles y equipos, al apoyo de un partido político o de un candidato, sin perjuicio de las penas que puedan corresponder por el delito de peculado” o “proporcione apoyo o preste algún servicio a los partidos políticos o a sus candidatos, a través de sus subordinados, usando del tiempo correspondiente a sus labores de manera ilegal”.

Afiliación corporativa

Por otro lado, añade, el artículo 41 constitucional señala que “quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa”, de tal forma que las organizaciones gremiales, como el SNTE, no pueden afiliarse o hacer trabajo para los partidos.

Esta es una evidencia más, apunta Ackerman, de “la relación orgánica, íntima, entre el SNTE y el Panal”. Sin embargo, el Instituto Federal Electoral (IFE) se ha “hecho de la vista gorda al respecto, pero de comprobarse esta vinculación lo que procede es el retiro del registro de ese partido”.

También existe una violación a los artículos 134 y tercero de la Constitución. Con respecto al primero, porque los servidores públicos tienen “la obligación de aplicar con imparcialidad los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, sin influir en la equidad de la competencia entre los partidos” y, por otra parte, el artículo tercero habla de una educación democrática e imparcial, principios que se violan en tanto el docente aprovecha la relación con el alumno para difundir una determinada ideología y hacer propaganda.

Asimismo, para la coordinadora de Investigación del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Martha Singer, este caso revela “una estrategia de adoctrinamiento que se ha utilizado en regímenes autoritarios para obligar a un compromiso de manera irracional, ya que no pasa por una actividad crítica de quien lo lee”, porque el Panal aprovecha la ingenuidad de los destinatarios de esa información.

Es el equivalente a la repartición de tortas para llevar a la gente a un mitin, con la diferencia de que “aquí se meten con una población que no se puede defender, que no tiene la capacidad de decidir qué hacer con lo que se le está distribuyendo”.

Rosa María Torres, docente de la UPN, considera que lo cuestionable es el procedimiento que utiliza el SNTE-Panal para repartir estos materiales. El buen sentido que pudiera existir para que los niños conozcan –como ocurre en otros países– sobre la función de los partidos políticos, se pierde porque la estructura escolar actúa en paralelo a una organización sindical. Y no es lo mismo que cualquier persona entregue a los estudiantes este tipo de cuadernos a que lo haga un maestro; este último tiene un “peso moral”.

Desde la óptica pedagógica, apunta por su parte Etelvina Sandoval, los niños confían en la escuela, creen que lo que les dicen y entregan sus maestros como materiales es positivo y forma parte de sus obligaciones. Aprovecharse de los menores de edad para difundir propaganda es una traición a la confianza de los estudiantes, es un abuso hacia los niños y hacia la escuela.

“¡Ya basta. Esto es indignante. Se deben tomar, ya, medidas muy fuertes contra quienes han participado en estas acciones… No es posible que el SNTE se aproveche de los niños y de la educación para adoctrinarlos hacia un partido. Es un atentado educativo!”, concluyó.




16/01/2011


Los partidos en campaña hacia el 2012



Arnaldo Córdova


El escenario de la contienda política en México hacia el 2012 está, a lo que parece, ya montado y las fuerzas políticas prevalecientes en el país parecen haber ya definido sus posiciones. El PRI es, ni duda cabe, el que más ha avanzado y consolidado su estrategia: tiene ya a su virtual candidato a la Presidencia de la República y éste no tiene oponente de cuidado al frente; ha logrado un acuerdo interno que le da una nueva dirección nacional y, por supuesto, ha consolidado un consenso de unidad que parece funcionar bien. El PRD tiene dos cartas fuertes para la contienda electoral con muy altas posibilidades de competitividad. Sólo tiene que finiquitar sus problemas internos que son muchos y difíciles pero no insuperables.

El PAN es el partido en el poder que debería estar en las mejores posiciones para competir y avanzar. No lo es en realidad y muy difícilmente podrá resolver los enormes problemas que tiene que enfrentar. Su gobierno de la nación es de verdad nulo y a nadie satisface. El 16 de diciembre pasado los organismos cúpula del sector patronal denunciaron su política, haciéndole notar todos sus atrasos y despropósitos. Las oposiciones le han perdido el respeto, sobre todo, porque no atiende a los acuerdos y siempre trata de hacer lo que a nadie satisface, saliendo luego con la tontería de afirmar que todo marcha sobre ruedas y no hay nada que lamentar.

En el PAN se está como si las elecciones estuvieran a la vuelta de diez años y no de apenas un año y medio. No se ven candidatos fuertes en sus filas para la Presidencia de la República y sus saldos electorales son deplorables. A pesar de las victorias electorales en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, en alianza con el PRD, nadie puede saber cómo las mismas han fortalecido al PAN (y menos se sabe cómo han favorecido al PRD). Se está viendo con la integración de los equipos de gobierno de esos estados. Fueron priístas reciclados los gobernadores electos y están actuando como tales. Incluso, como en Sinaloa, hay gallos que se supone ligados al narcotráfico y nadie puede dar la más mínima explicación. Esas victorias electorales locales no significaron nada para los partidos que las escenificaron.

En el PRI lo inexplicable también se da en abundancia. Resulta inexplicable, desde luego, cómo es que los priístas eligieron como dirigente nacional de su partido a un bicho bailador y cantador como Humberto Moreira. ¿Por qué los priístas, en lugar, por ejemplo, de un Gamboa Pascoe o algún otro con mayor historial en el partido, eligieron a un Moreira, un descerebrado que no es capaz de sostener un mínimo discurso racional? Son las tradicionales afecciones priístas por los prospectos populistas y vacuos, brabucones que pueden hacer demagogia fácil y atrayente para lo que consideran sus masas. Moreira, ligado a la Gordillo, tiene como carta fuerte haber gobernado Coahuila con mano de hierro. Controló todo y todo lo dejó controlado.

Quisiera insistir, ¿de quién habrá sido la idea de Moreira? Me supongo que de los priístas norteños. Manlio Fabio Beltrones, en primer lugar. Luego los otros gobernadores y ex gobernadores del PRI. Beltrones está interesado en hacer volver a los rediles del PRI a la Gordillo y los arreglos se ven a la luz del día. La lideresa magisterial, astuta como es, no suelta lo que ha cosechado y con el PAN lo ha hecho de manera excepcional. Ella también quiere volver a hacer amarres con su viejo partido. Muy lista: actuará en varios frentes: su partidito magisterial con su sindicato, sus posiciones de gobierno (SEP, Lotería Nacional, sus gubernaturas) y, ahora de nuevo, con su antiguo partido.

Su ahora ya candidato natural a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, cada vez se muestra como lo que realmente es, una fabricación artificial del grupo de poder del estado de México. Un chico que no sabe articular sino obviedades y que comete desatinos que casi nunca sabe a dónde lo pueden llevar. De verbo fácil y vacío, no es capaz de una sola idea que verdaderamente implique un proyecto político. Quién sabe quién lo habrá guiado en su aventura, pero es evidente que no trae nada en la cabeza. Nunca lo he visto en un debate a fondo con nadie. Creo que, en cuanto lo enfrente, lo van a hacer pedazos. Pobre PRI que depende de una figurita que ha construido la televisión y que no se sabe a dónde podrá ir con su pobre bagaje intelectual.

El PRD siempre resulta en una idea patética y dramática. Está hecho para ello y no hay modo de remediarlo. Lo que está ya siendo un hecho es que la política de alianzas con la derecha, ideadas por Manuel Camacho (es su religión) y muy degustadas por los Chuchos, se están yendo al barranco, incluso en el estado de México. Me encantó el artículo que Fito Sánchez Rebolledo publicó el pasado jueves. Hace un planteamiento estratégico que sólo una mente estratégica puede hacer. La precandidatura de Alejandro Encinas a la gubernatura del Edomex abre un prospecto de política partidista que puede cuajar en un relanzamiento de la izquierda a escala nacional.

Fito se indigna, con razón, de que algunos traten a Encinas como un individuo de muy poco firmes convicciones. Yo conozco a Encinas desde hace treinta años y lo conozco muy bien. Es un político de toda la vida, firme en sus convicciones y honesto a carta cabal. Justo lo que el estado de México necesita. Y aunque Alejandro es un hombre al que hay que darle siempre el empujón final para que tome una determinación, no cabe duda de que él representa, como ningún otro, una perspectiva cierta y segura para la recomposición de la izquierda y no sólo en el Edomex. También ha cambiado sus ideas.

No hace mucho expresó su temor de que, si Andrés Manuel López Obrador echaba abajo la alianza con el PAN en el Edomex, el PRD iba a desaparecer, fracturado irremediablemente. Desde luego que esa era la apuesta más fuerte de Ortega y que no parecía haber modo de oponerle nada. Hoy las cosas han cambiado. La imposibilidad de esa alianza antinatural cada vez más evidente, más bien, muestra que Ortega está en la lona. Ahora quiere aprovechar el dominio territorial de sus aliados en el Edomex para, a través de un plebiscito o una encuesta, los perredistas mexiquenses digan si quieren la alianza con el PAN. No pueden ganar. Ahora está presente López Obrador y los perredistas mexiquenses están con él.

Ahora, además, está Alejandro Encinas. Yo espero que él pueda resolver sus problemas de residencia. Si lo hace, los Chuchos y sus aliados están perdidos. Su apuesta es de verdad estúpida y no tienen con qué ganar. La presencia de López Obrador, cada vez más fuerte, en el Edomex ha venido a cambiar las cosas. Ahora los perredistas mexiquenses están viendo con toda claridad que sus dirigentes, aliados de los Chuchos, estaban llevando a su organización, que siempre ha sido protagonista en aquel Estado, a un auténtico despeñadero.