02/07/2012

POR SU IMPORTANCIA , POR LO QUE SIGNIFICA Y POR QUE SINTETIZA EN POCOS MINUTOS LO QUE REPRESENTA ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR Y SU MOVIMIENTO , ESTE VIDEO PERMANECERÁ HASTA ARRIBA DE AQUÍ HASTA EL 2 DE JULIO DE 2012 ; LA INFORMACIÓN ACTUALIZADA SEGUIRÁ APARECIENDO SIEMPRE ABAJO DE ESTE :



31/05/2012

Amigos :

Quiero informarles que mientras dure la campaña electoral  no voy a postear nada , me había tardado en anunciarlo , mil disculpas . Lo que sucede es que me voy a dedicar al 100 % a Facebook y a twitter , debido a su agilidad y rápido intercambio de ideas .

Por su comprensión , mil gracias .

24/05/2012

 
Corte de caja


José Steinsleger

 
Ni los chamanes que ofrecen limpias en el Zócalo ni los analistas de Televisa y el grupo Milenio, ni los santos varones del laicismo que siguen a Walter Mercado “con mucho, mucho… ¡amor!”, imaginaron, siquiera, el insólito giro político que el país vivió en un mes que aún no termina. Veamos:
Domingo 6. Tras el debate de los cuatro aspirantes a la Presidencia, los jóvenes conocieron mejor al único candidato que se mostró reacio a la logomaquia (discusión en la que se atiende a las palabras, y no al fondo del asunto).

Jueves 10. En el Día de las Madres, un viejo Paul McCartney desencadenó en el Zócalo la emoción y felicidad de tres generaciones: “All my loving…” El ex beatle rugió: ¡Viva México, cabrones!

Viernes 11. El candidato Enrique Peña Nieto es repudiado por estudiantes de la Ibero.

Martes 15. Muere Carlos Fuentes, y un modo de entender el siglo XX se fue con él. A mediados de enero, entrevistado por Carmen Aristegui, el escritor había calificado negativamente a los candidatos. Sin embargo, sólo uno le hizo levantar las manos con preocupación: Peña Nieto.

Jueves 17. En misteriosa sincronía, 97 mil veracruzanos bailaron y cantaron con Willie Colón en el Festival de la Salsa de Boca del Río: “Te conozco bacalao / aunque vengas disfrazao… / beren, ben, ben / tucutun, tucutun / ten cuidado, bacalao, que te llevan arrestao…”

Sábado 19. Decenas de miles de jóvenes se manifestaron en la capital contra Peña Nieto y la desinformación programada de Televisa y Tv Azteca. Al día siguiente, más de 50 mil en todo el país levantaron la imagen de Andrés Manuel López Obrador.

A diferencia del épico y luctuoso 1968 (o de las revueltas de Túnez, Egipto, España y Alemania), el clima político de la primavera mexicana empieza a ser más coherente y suscitador: existe un líder de masas, con un proyecto viable de país.

Por consiguiente, crece entre los jóvenes la sensación de que no todos los políticos son iguales. Pues esta idea, sospechan, fue instalada por los que, justamente, heredaron las obsesiones de Artemio Cruz: la del político de origen humilde que participó en la revolución y luego se fue degradando moralmente hasta convertirse en un magnate del capitalismo.

No es novedad la mala prensa que padecen los jóvenes. En 1968 fue igual y así es hoy, cuando muchos de aquellos líderes e intelectuales los estigmatizan sin piedad, en lugar de emplear su cultura para recordarles los versos de Schiller: Dígale usted / cuando sea hombre / respete los sueños de su juventud.

¿Cómo demandar de los jóvenes moderación si en cualquier clase y condición social nada hay más terrible que su desconcierto, soledad y confusión? El sistema, a más de negarlos, los ve como delincuentes potenciales o factor de riesgo.

El chileno Martín Hopenhayn, investigador del drama, es contundente: El discurso de la seguridad ciudadana permea tan fuerte, que en muchos países la gente dice: el mayor problema de la sociedad es la seguridad, y lo vincula a ese grupo de riesgo que es la juventud (Página 12, Buenos Aires, 2/1/12).

En Argentina, Chile y ahora en nuestro país, los jóvenes vuelven a tallar su futuro. ¿Qué no tienen poder? Quién sabe... Con las nuevas tecnologías de comunicación (que a un tiempo les dan independencia y dependencia), nos están advirtiendo acerca de los axiomas catastróficos que les hemos ofrecido.

Es simple entender por qué un joven consciente tiende a dudar del adulto. ¿Cuántos años nos llevó reconocer (y siempre que lo reconozcamos) que no hay respuesta para todo? Y, por otro lado, tenemos el extraño lenguaje de los políticos al uso, que lejos de revelar las injusticias y las desigualdades se revelan como ejercicios de oportunismo y amoralidades pactadas.

Los expertos que en 2000 dijeron que el camino de México era el voto útil, la alternancia, la transición, se encuentran en figurillas para explicarnos la aparición de cientos de jóvenes de 14 y 15 años expertos en el manejo de armas modernas, y en motosierras que usan para destazar seres humanos en vivo.

Porque fueron ellos, los expertos que desacreditaron y bastardearon nuestro legado político y cultural como superado, populista y dogmático, los que durante 30 años exaltaron el nacionalismo español, yanqui y chileno como referentes de civilización, modernidad, progreso.

¿Cómo haremos, entonces, para evitar que México continúe siendo un chapoteadero de sangre, con vísceras humanas expuestas a los ojos de los niños, osario de fosas comunes, morgues rebosantes de cuerpos mutilados y feminicidios a granel en una guerra, donde con excepción de gringos y amanuenses criollos, nadie sabe quién es quién?

La política puede hacer algo. Y cuando digo política, no digo más que la prevista en la Constitución de la República: con un presidente que la valore por sobre los intereses de las corporaciones económicas, y que en su calidad de comandante en jefe ponga punto final a la doctrina de seguridad en curso,
impuesta por Estados Unidos.



23/05/2012



Los jóvenes vencen a Peña y a Televisa

Pancartas anti Peña en el DF, este sábado. Foto: Eduardo Miranda.
Pancartas anti Peña en el DF, este sábado.
Foto: Eduardo Miranda.


MÉXICO, D.F. (apro).- Desdeñados por políticos y medios, cuyo contubernio inspiró la consigna de “prensa vendida” que mantiene su vigencia, los jóvenes universitarios han conquistado en días por lo menos dos victorias mayúsculas: Minar políticamente a Enrique Peña Nieto y doblar a Televisa.

Tan vigoroso es el movimiento de los jóvenes de las universidades privadas –cuya articulación con las públicas está en curso–, que el consorcio televisivo que preside Emilio Azcárraga Jean fue forzado a informar sobre ellos la misma noche del viernes 18, en el noticiario estelar conducido por Joaquín López Dóriga, y este lunes 21 por la mañana con Carlos Loret de Mola.

La victoria es inequívoca: Los universitarios no sólo hicieron pedazos el bloqueo informativo en su contra instaurado desde el “Viernes Negro” de Peña Nieto, una semana atrás –que a las claras tenía el propósito de protegerlo–, sino que millones de mexicanos atestiguaron su hazaña en televisión abierta, con la potencial simpatía al movimiento que se articuló mediante las redes sociales Twitter, Facebook y Youtube.

Y no sólo eso: Si la fortaleza de Peña Nieto son los resultados de las encuestas, como se ufanan sus propagandistas en los medios –algunos de ellos literalmente a sueldo–, entonces su derrumbe se perfila inminente por lo menos si de universitarios se trata, porque en sólo un mes –en abril– perdió nueve puntos porcentuales.

El dato no es menor si se toma en cuenta que esta caída fue registrada por la encuesta del diario Reforma antes del 11 de mayo, el “Viernes Negro” de Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana, que fue el inicio de las protestas, como las marchas del viernes 18 a las instalaciones de Televisa Santa Fe y San Ángel contra la manipulación informativa, así como las del sábado en la capital y en varias ciudades del país en repudio del candidato priista-verde.

De acuerdo con esta medición del Grupo Reforma –que edita los diarios El Norte, Reforma y Mural–, levantada del 19 al 22 de abril, Peña Nieto tenía en marzo el 39% de las preferencias entre “electores de escolaridad superior” y en abril se cayó a 30%.

Pero Peña Nieto no sólo se desplomó nueve puntos entre universitarios, sino también dos entre la población con educación básica y otros dos en la de educación media. Hasta las más oficialistas firmas de encuestas observan esa tendencia a la baja.

Según esa misma encuesta, publicada este domingo 20 en el suplemento “Universitarios”, el priista también ha caído en el apoyo entre la población de entre 18 y 24 años de edad (pasó de 48% a 41%) y de entre 25 y 29 (de 55% a 42%) y en la población mayor a 50 años sólo perdió un punto.

La encuesta del Grupo Reforma indica que, a su vez, Josefina Vázquez Mota cayó también nueve puntos en el mismo mes entre los universitarios, la misma cifra que Peña Nieto, mientras que el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, creció 16 unidades: De 19% en abril se disparó hasta el 35% en mayo, tres puntos más que la panista y cinco más que el priista.

Y los resultados de otras dos firmas encuestadoras son elocuentes: Demotecnia, de María de las Heras, informo este lunes que Peña Nieto tiene 39%, sólo 8 puntos arriba de López Obrador, mientras que Vázquez Mota sólo tiene 26%; y Covarrubias y Asociados, que da al priista 36% por 27 del perredista y 24 de la panista. En ambos casos la diferencia es ya de un dígito.

Por eso, como aquí se apuntó la semana pasada, algo muy serio debe ocurrir en la campaña de Peña Nieto tras el desafío de los jóvenes de la Universidad Iberoamericana, el viernes 11, para que la iracundia de él y de sus huestes cobre una dimensión insólita, que se tradujo luego en golpizas de escuadrones priistas contra manifestantes en Coahuila, Veracruz y Colima.

La rebelión juvenil está desbaratando los planes de quienes veían como de trámite las elecciones y hasta cruzaban apuestas a la integración del gabinete, entre ellos Televisa y sus medios satélites, sujetos a un escrutinio riguroso al que estamos sometidos todos los medios y periodistas.

No hay que darle muchas vueltas: La indignación de los jóvenes por la manipulación informativa de Televisa es semejante a la que sus padres padecieron en 1988, por ejemplo, porque la cobertura sobre las campañas en curso no difiere a la de ese año, cuando los jóvenes ni siquiera habían nacido.

Cualquier televidente lo ve: Las notas sobre Peña Nieto privilegian tomas abiertas para observar las multitudes que lo aclaman, los close up del candidato son con el ángulo más favorable y los audios resalten las frases más impactantes, mientras que las de Vázquez Mota y López Obrador son mezquinas, con encuadres opacos y frase anodinas, con tomas a un puñado de simpatizantes, aunque haya miles. Eso sí, el mismo tiempo para alegar equidad.

Eso también debe cambiar y si, como parece ser, no es por un acto de vergüenza profesional, deberá serlo por una exigencia social como la que está en curso. No olvidemos que Televisa es la empresa informativa que reporteó la matanza de estudiantes en Tlatelolco en 1968, treinta años después…

Apuntes

En este contexto Peña Nieto anunció un manifiesto que es, en realidad, una insolencia: Los diez puntos –respeto a la libertad de manifestación, de expresión, libertad religiosa, a los derechos humanos, una nueva relación con los medios, no discriminación, división de poderes, elecciones libres, transparencia y rendición de cuentas y federalismo– son garantías que están en la Constitución, que por lo visto no ha leído… Por cierto, es tal el terror del priista a los universitarios que no irá a la Universidad Panamericana, donde estuvo matriculado pero que, como se ve, no estudió…

Comentarios: delgado@proceso.com.mx y Twitter




 

Televisa y la primavera mexicana


Miles protestan en contra de Peña Nieto. Foto: Eduardo Miranda
Miles protestan en contra de Peña Nieto.
Foto: Eduardo Miranda


MÉXICO D.F. (apro).- Irónico, Carlos Monsiváis solía decir cuando un acontecimiento rebasaba la capacidad de comprensión de los estamentos políticos y mediáticos en un país tan poco acostumbrado a las sorpresas: “no entiendo lo que pasa o ya pasó lo que entendía”.

Algo muy parecido les ocurrió a los conductores estelares de Televisa, reunidos en el programa de ocurrencias llamado Tercer Grado. El miércoles 16 de mayo, los cinco periodistas que se reúnen a desahogar la agenda del momento de la empresa, protagonizaron una curiosa embestida contra los usuarios de las redes sociales, especialmente en Twitter.

“Promotores de la dictadura del odio”, “en Twitter triunfa quien grita más”, “intolerantes” y, por supuesto, manipulados por los equipos de campaña.

La molestia de los conductores era un simple reflejo del malestar frente a los últimos acontecimientos: el debate sobre los gastos de comunicación de Peña Nieto con Televisa, el desfiguro de Héctor Aguilar Camín que perdió los estribos en uno de los momentos menos afortunados del autor de Vivir en el Golfo, la auténtica insurgencia de las audiencias de Youtube que siguieron paso a paso lo ocurrido aquel “viernes negro” de Enrique Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana y el contragolpe del video #131 Alumnos de la Ibero Responden. En menos de una semana, esta grabación casera alcanzó 1 millón 2 mil 711 reproducciones, superando con mucho el video-spot de Enrique Peña Nieto.

Televisa pretendió alejarse del centro de la discusión. No eran ellos los impugnados. No era su manipulación informativa ni su sesgo a favor de Peña Nieto lo que generó el malestar. Todo lo ocurrido en las redes sociales es producto de una “mini-minoría” (Loret de Mola dixit) intolerante, promotora del odio y quizá instrumentalizada por los adversarios del candidato del PRI.

Revisar este programa, después de lo ocurrido en los tres últimos días que están cambiando la campaña electoral, ha de resultar muy bochornoso para Televisa y sus conductores.
El sábado 19 de mayo, la marcha anti Peña Nieto o #MarchaYoSoy132 rebasó todas las expectativas posibles. La Primavera Mexicana dejó de ser una entelequia. Los usuarios de las redes sociales salieron del ciberespacio para expresarse en las calles y avenidas de más de 20 ciudades de todo el país.

En el Distrito Federal, los cálculos más optimistas hablaron de “poco más de 10 mil” personas. La realidad fue mucho más impactante: fueron más de 46 mil personas, según las propias autoridades capitalinas. Fue una de las marchas de mayor diversidad social, económica y con el sello muy claro de los jóvenes de 18 a 25 años que proclamaron: “estamos haciendo historia”.

Y nadie pudo instrumentalizar a su favor esa marcha. Intentaron a través de algunos medios impresos cercanos al duopolio Televisa-EPN endilgársela a Josefina Vázquez Mota o a Andrés Manuel López Obrador. La marcha fue la continuidad de lo ocurrido en la Universidad Iberoamericana y en otros centros de estudios superiores del país: fue una marcha de rebelión de las audiencias, transformados en ciudadanos hartos de la manipulación televisiva. “No me mientas Televisa”, “Yo sí leo, no veo Televisa” y “¡Fuera Televisa!” fueron de las consignas más mencionadas en esa manifestación.

Al día siguiente, domingo 20 de mayo, los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador protagonizaron otra movilización multitudinaria en el Zócalo capitalino. La convocatoria fue también a través de redes sociales. Y la gran mayoría de los asistentes fueron jóvenes. En muchas ciudades europeas, norteamericanas y latinoamericanas hubo expresiones de apoyo al candidato presidencial. Los testimonios están en Youtube, Facebook y una amplia red de blogs, de podcast, de instrumentos de las audiencias deliberativas y convergentes.

El lunes 21 de mayo, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, representantes de decenas de universidades públicas y privadas se reunieron, por primera vez sin la convocatoria del PRD, el PT o Movimiento Ciudadano, en el sitio emblemático de los movimientos estudiantiles mexicanos.

La tarde de Tlatelolco demostró que el punto de inflexión de la campaña presidencial del 2012 lo constituye una de las demandas más sentidas por esta nueva generación de electores: la democratización de los medios masivos de comunicación. El fin del engaño publicitario disfrazado de publicidad. El retorno a la política y a los liderazgos genuinos y no sólo a candidatos mediáticos construidos a golpes de spots, marketing, reality político y encuestas inamovibles.

Las dos consignas espontáneas, surgidas en la plaza de Tlatelolco, ante el evidente apoyo de los universitarios por López Obrador fueron dos: “¡Fuera Televisa!” y “¡Fuera Elba Esther Gordillo!”. Los dos poderes fácticos que para muchos son piedras angulares de la campaña de Peña Nieto.

Televisa tuvo que recular a medias. En la noche, Joaquín López Dóriga transmitió en su noticiero estelar de Canal 2 las imágenes de las tres concentraciones. Incluso, se transmitieron partes sustanciales de los videos de los estudiantes de la Iberoamericana.

Calcularon mal. Hicieron una pésima lectura del malestar en las redes sociales. Lo sucedido en el recinto de Santa Fe no fue una anécdota más en la imparable marcha hacia la inevitabilidad del triunfo de Enrique Peña Nieto. Fue el banderazo de salida para que muchos estudiantes pasaran a la movilización.

La Primavera Mexicana no se explica sin el malestar contra Televisa. No es sólo una movilización más en función de contrarrestar al candidato puntero. Con la soberbia de quienes anticipan el dominio del próximo sexenio, Televisa y el PRI convirtieron a esta elección en un referéndum en torno a la telecracia. Y son los jóvenes, las audiencias del futuro, los votantes de este año, quienes han tomado la plaza pública para expresar su profundo descontento.

¿Eso es promover el odio? ¿Eso es ser intolerante? Se equivocaron los estrategas de Televisa. Y se equivocó más el equipo de Peña Nieto.

La mañana de este martes 22 de mayo, Carlos Loret realizó un ensayo fallido de “control de daños”. En Primero Noticias entrevistó a estudiantes de la Ibero. Intentó revivir la idea diazordacista de que “fuerzas oscuras” de la izquierda mexicana o del lopezobradorismo impulsaron a los estudiantes a protestar en contra de Peña Nieto. Le salió el tiro por la culata.

Televisa no es un medio solamente, se ha convertido en un fin, en uno de los principales actores del poder que ha frenado la transición a la democracia. Y si nadie le gritó en las calles a Felipe Calderón fue porque antes de que termine su sexenio, los jóvenes de la Primavera Mexicana ya lo enviaron anticipadamente al baúl del desprecio de la historia.

www.homozapping.com.mx



 
Astillero
Homeopatía Televisa
Monstruo comprensivo
Drenar canales
Mancera, maximato DF
 
 
Julio Hernández López


 
EN EL AIRE. En el vuelo que lo llevó a Reynosa, Tamaulipas, el candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, improvisó un mitin ante la demanda de pasajerosFoto Carlos Ramos Mamahua
 
 
Está en marcha el proceso en busca de controlar los daños. El Moisés de Atenco aparece en lo alto con sus tablas de los presuntos nuevos mandamientos que nunca cumplió como gobernador del estado de México, pero ahora promete instalar milagrosamente en todo el país. Y Televisa se transforma provisionalmente en el monstruo mediático amable, comprensivo, de puertas (selectivamente) abiertas y una disposición franca a trivializar las protestas juveniles al incorporarlas superficialmente a su programación, con muchos minutos al aire y la apuesta al triunfo final del poder electrónico al exhibir con suavidad envenenada las naturales y explicables contradicciones, imprecisiones y eventuales divisiones de un movimiento espontáneo, teórica y organizativamente frágil, constreñido a no partidizarse para no ser satanizado, atendido con sonrisas en noticieros matutinos y con sequedad indispuesta en los nocturnos (Carlos Loret de Mola fijando la nueva posición tutelar, vaciladora y de pasteurizado debate con tres estudiantes de la Ibero, mientras Joaquín López Dóriga daba la noche del lunes un histórico resumen contranatura de lo sucedido en diversas marchas de fin de semana).

Televisa no tiene amigos, sino intereses. Ya un mexiquense deseoso de llegar a Los Pinos probó el amargo sabor del pragmatismo marca Azcárraga, a pesar de las cuantiosas inversiones en cultivo de imagen que a lo largo de su administración estatal había hecho. Era Arturo Montiel, tío de Enrique Peña Nieto y su anterior padrino político, a quien de poco le sirvieron las generosas facturaciones con cargo al estado de México cuando se estrelló con el escándalo de las pillerías inmobiliarias con intermediación francesa que realizó mientras soñaba con ser candidato del PRI a la Presidencia de la República, frente a un marrullero Roberto Madrazo que finalmente le ganó la postulación.

Ahora, Televisa pretende colocarse como comprensivo difusor de las protestas en su contra, en un lance de presunta curación homeopática que espera le permita disolver las cargadas cuentas de manipulación informativa y alineamiento con el poder (desde aquel Jacobo Zabludowski ahora radiofónicamente transformado en su contrario, hasta los actuales sucesores modernizados) e incluso (negocios son negocios) encarecer el apoyo al cliente en apuros, habiendo remozado a marchas forzadas la fachada periodística que así podrá presumir de credenciales limpias a la hora en que deba aplicarse a cumplir contratos firmados o a la palabra con su hechura copetona hoy en problemas de los que sus asesores esperan sacarlo mediante la cirugía plástica que intenta presentarlo como el nuevo Luis Echeverría (después de Tlatelolco y el 10 de junio) y mediante el drenado de los canales televisivos que finalmente le servirán de previsto desagüe electoral.

Astillas

Felipe Calderón quiere subirse a como dé lugar en el carrusel electoral y, luego de lanzar una provocación desmemoriada para ver si alguien se molesta en organizarle cuando menos una protesta, ayer emplazó a los candidatos presidenciales a definir si darán continuidad a la masacre nacional conocida como guerra contra el narcotráfico. El ocupante precarista de Los Pinos sigue sin entender que la marcha en su contra ya ha comenzado y tiene a la candidata de su partido en significativa desventaja, en lo que representa una forma de calificación del partido en el poder y que la fase final de esa protesta será el 1º de julio en las urnas... Miguel Ángel Mancera tiene el camino libre para hacerse de la jefatura del gobierno capitalino porque ofrece la continuidad confesa de una administración, la de Marcelo Ebrard, que ha tenido buenos índices de aceptación. La débil textura política e ideológica de Mancera y la dependencia extrema que muestra respecto a quien ha quedado como virtual jefe máximo del Distrito Federal (Ebrard, a cambio de allanar el paso a López Obrador hacia la candidatura presidencial) contarán poco a la hora de las urnas porque el talante capitalino sigue siendo progresista y porque sus adversarias han mostrado una contundente inviabilidad electoral. Isabel Miranda de Wallace se ha ido diluyendo, entre pleitos internos con los cuadros panistas que no la aceptan ni aprecian, y su propio trayecto discursivo tan accidentado y menor. Beatriz Paredes solamente tiene un historial de tiempos que ya nadie desea reivindicar, ajena a cualquier posibilidad de reconstrucción política atractiva. Así que lo más seguro es que Ebrard siga gobernando la capital del país algunos años más, con la vista (y el aparato del GDF) puestos en el 2018... Desde la noche del lunes este tecleador incómodo hizo saber mediante Twitter que era falsa, pero aún así sigue la difusión, dándola por cierta, de una presunta encuesta que habría hecho The Washington Post y en la que AMLO aparece un punto arriba de Peña Nieto. Uno de los vicios a que ha llevado la profusión de imágenes y datos en las redes sociales es que se reproduzcan los vicios de manejo de percepciones equivocadas que se ha atribuido solamente a los grandes medios, sobre todo los electrónicos. Falsa, totalmente es esa encuesta del WP, como falso también ha sido el escrito adjudicado a Pedro Joaquín Coldwell en el que supuestamente solicita oficialmente la investigación de estudiantes opositores a Peña Nieto... Como diría el clásico: no se hagan bolas, el golpe a algunos generales, en especial a Tomás Ángeles Dauahare, proviene de los ánimos vengativos de Genaro García Luna. Algunas voces allegadas al jefe policiaco le atribuyen al divisionario en retiro la filtración de material para notas e incluso libros contra el poderoso titular de la secretaría federal de seguridad pública... Y, mientras AMLO vuela feliz, entre tripulaciones aeronáuticas que le apoyan y pasajeros que le hacen improvisar breves mítines a miles de pies de altura, ¡hasta mañana, con el foxismo formalizando su apoyo a Peña Nieto mediante el personero apellidado Espino, que se suma al catálogo de adquisiciones en el que ya están Robles, Arce, Círigo y Zavaleta!

Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero

22/05/2012

Paco Ignacio Taibo 2 ayer en la plaza de las tres culturas en Tlatelolco , muy emotivo :


Durante cinco años y medio , los levantacejas a sueldo de los medios de comunicación cobardes y corruptos , con muy honrosas excepciones ,  se han cansado de asegurar , como si fueran dueños de la verdad absoluta , que AMLO había despilfarrado su capital político a raíz de la toma de Reforma , afirmaban categóricamente que  estaba políticamente muerto  , siempre con la burla , la ofensa , el escarnio , la "levantada de ceja" por delante , aunado al  cerco informativo a su alrrededor , por lo que muy poco , si no es que nada , dieron cuenta de sus andanzas por toda la República Mexicana , dos veces lo hizo , incansablemente , en un hecho inédito , ya que ningún político en la história de México había realizado , jamás , semejante hazaña , gracias a eso ,  AMLO está más vivo que nunca , muchos lo sabíamos pero era necesario que quedara de manifiesto como ha quedado en los últimos días .

Ya se imaginarán el gusto que a sus seguidores  nos da poder ser testigos de lo que está aconteciendo , la opinión  pública está desbordada en favor de Andrés Mnuel López Obrador ;  los merolicos de la tele y el PRI  no dan pié con bola , no atinan a reaccionar , siguen en su estúpida estrategia de negar la realidad a través de sus encuestas amañadas  ,  allá ellos , esta vez no les vamos a permitir que se salgan con la suya , México requiere una transformación de fondo , desde sus simientos y el único que la puede llevar a cabo es ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR .

Pero ojo :

Televisa ha decidido, ante la avalancha de críticas en su contra , cubrir los eventos recientes llevados a cabo por los estudiantes de varios planteles , pero siempre con un sesgo en contra de AMLO , por ejemplo , ayer lunes dieron amplia covertura a lo acontecido en la Ibero donde Peña fue humillado y corrido del plantel , también informaron ampliamente de la marcha de los estudiantes de la Ibero  y el ITAM rumbo a sus instalaciones asi como de la marcha anti Peña del sábado 19 , pero de la manifestación internacional PRO-AMLO , no se dieron por enterados , siendo que esta fue muy importante  . Acto seguido están desatando una nueva campaña de desprestigio en su contra , ahora tratando de indilgarle una supuesta campaña de odio que según ellos AMLO está organizando en contra de los medios y de quien supuestamente no piense como él , esta estrategia no es otra cosa que el símil del peligro para México del 2006 . Ayer formaditos y en  coro los merolicos de la tele ,  estuvieron repitiendo el guión , lo cual me parece muy peligroso , por que si intentan nuevamente - y lo van a hacer - , robarle   la presidencia a AMLO , quién sabe si en esta ocasión , él , AMLO ,  logre contener las protestas que pudieran desenvocar en algo muy peligroso y que nadie desea .  






AMLO: surgió al fin la generación de la transformación

Educación, ciencia, tecnología y cultura, ejes para el desarrollo, exponen estudiantes
Los jóvenes realizarán la hazaña de transformar al país: AMLO

Miles de alumnos de instituciones de educación superior acudieron al encuentro en Tlatelolco

Surgió por fin la generación de la transformación, expresó Andrés Manuel López Obrador en la Plaza de las Tres Culturas
Emir Olivares Alonso
La hazaña de transformar al país por la vía pacífica se concretará gracias a la participación de la juventud, sostuvo el candidato presidencial del Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador. Se congratuló de que haya surgido, al fin, la generación de la transformación y los convocó a trabajar para lograr el verdadero cambio que México requiere.

Miles de alumnos de diversas instituciones de educación superior y bachilleratos de 17 estados se congregaron en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, para ser partícipes en el Encuentro Nacional de Estudiantes con AMLO, donde dieron a conocer una agenda juvenil que pone como punto de partida considerar a la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura como ejes fundamentales para el desarrollo de la nación.

Se decía que los jóvenes eran apáticos, que no les importaba la política. ¿Cómo no les va a importar si esta generación es la generación de la crisis? (Pero) se va a convertir en la generación de la transformación de México, señaló López Obrador frente a un ambiente festivo y crítico.

Nunca más les cerraremos las puertas

En caso de triunfar en los comicios de julio, una de las primeras acciones de su gobierno, dijo, será visitar casa por casa en busca de los chicos para incorporarlos al trabajo y al estudio, a garantizar las becas y alcanzar un 100 por ciento de inscripción en todas las universidades públicas. Nunca más vamos a cerrar las puertas a los jóvenes, vamos a construir el futuro con ustedes.

Sorprendido con la respuesta juvenil, el candidato de las izquierdas subrayó la capacidad crítica de los jóvenes para no ser engañados por la propaganda electoral... Ya se entendió cómo los que se creen los amos y señores de México quieren mantener este régimen de corrupción, injusticias y privilegios.
Pensaban que iba a ser muy fácil con la mercadotecnia y la publicidad engañar a la gente. Pero no tomaron en cuenta que los jóvenes son mucha pieza. Mis respetos.

Lanzó tres solicitudes que de inmediato los jóvenes se comprometiron a cumplir: seguir informando y orientando sobre el proyecto alternativo de nación en las redes sociales; generar conciencia entre la ciudadanía de la necesaria transformación, y cuidar, durante la jornada electoral, las casillas en todo el país para evitar que se repita la historia del año 2006.

Al encuentro acudieron estudiantes de las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana, Autónoma de la Ciudad de México, de Ciudad Juárez, de San Luis Potosí, Benito Juárez de Oaxaca, del estado de México, Chapingo, de Guadalajara, Iberoamericana, Instituto Politécnico Nacional, Tec de Monterrey y muchas más, quienes le dieron su apoyo.

Sé que muchos universitarios están por salir de vacaciones. (Y) les hago la propuesta que las dediquen a trabajar por la democracia. ¿Hacemos ese compromiso?, preguntó. La respuesta se extendió en un largo y agudo Siiiiii.

Desde esta plaza, espacio donde se dio una de las muestras más crudas del autoritarismo priísta el 2 de octubre de 1968, López Obrador se comprometió a no defraudar a los jóvenes ni a la ciudadanía, pues para emprender las reformas que la nación requiere necesitará su apoyo.

Entre un sector de los asistentes se escuchó la consigna ¡fuera Elba!, a lo que López Obrador garantizó que Elba Esther Gordillo, dirigente del SNTE, ya no va a manejar la educación en este país.

Antes que el candidato hablaron seis jóvenes representantes de todas las instituciones que figuraron en el encuentro. Giovanni Aguirre, de la UNAM, invitó al candidato a asistir a Ciudad Universitaria. ¡CU, CU, CU!, fue el llamado de toda la masa reunida en la plaza, que aún guarda esperanza que esa visita se concrete.




 
Astillero
La tarde de Tlatelolco
EPN, de GDO a LEA
Felipe patalea
Empate anunciado
 
Julio Hernández López


TLATELOLCO. Mural instalado en la Plaza de las Tres Culturas con miembros del gabinete de AMLO, esta vez con espacios para que los jóvenes integraran imágenes suyasFoto Alfredo Domínguez
El escenario lo decía todo. La Plaza de las Tres Culturas colmada de jóvenes estudiantes en rebeldía contra el sistema, pero también de ciudadanos de todas las edades que, unos, han sostenido desde seis años atrás la bandera del cambio electoral o que, otros, recién iban llegando e incorporándose a esta nueva amalgama política en la que, por ejemplo, arrancaba aplausos y solidaridad la intervención de un representante de la Ibero, la universidad privada que abrió el camino a otras de similar clasificación y que ayer convergían con las tradicionalmente combativas instituciones públicas, con el Poli y la UNAM por delante.

De las paredes de los edificios habitacionales que rodean la plaza histórica colgaban mantas con proclamas y leyendas reivindicatorias y en lo alto asomó algún helicóptero ruidoso, pero nadie se estremeció mientras esperaba el arribo del candidato presidencial de las izquierdas, entre música y proclamas, citas culturales y algarabía. A fin de cuentas era el encuentro de varias generaciones en lucha por transformar su realidad. Los fantasmas del 68 a los que Paco Ignacio Taibo se refirió para situarlos como presencia acompañante de las luchas de hoy. Las Mañanitas y las continuas felicitaciones por sus ochenta años a Elena Poniatowska, la querida escritora que dio permanencia y contexto a las voces de aquella noche de Tlatelolco. El propio López Obrador y sus contemporáneos en esta segunda batalla. Y los jóvenes a cuya vista el tabasqueño se declara feliz al entender que allí está el relevo.

En otro escenario, el mismo personaje que en la Universidad Iberoamericana se caracterizó como una especie de Gustavo Diaz Ordaz ahora consideró adecuado asumir el rol de Luis Echeverría Álvarez. Su propio Tlatelolco, denominado Atenco, con las actualizaciones de campaña escenificadas en Saltillo, Córdoba y Colima (con grupos de choque enviados a golpear opositores a su campaña presidencial), fue convertido por Enrique Peña Nieto en un remedo de la apertura democrática del echeverrismo, con guiños a intelectuales y comentaristas predispuestos a montarse en camiones o aviones de redilas para apoyar las buenas intenciones correctivas a largo y eventualmente inalcanzable plazo del bondadoso y visionario candidato que primero monta las represiones y luego lanza decálogos expiatorios sin siquiera darles como sostén la repulsa inequívoca al parapriísmo golpeador de opositores.

Tan empequeñecido y olvidado se siente el actual ocupante de Los Pinos que salta a la arena con una provocación tragicómica, al celebrar que en México no se proteste contra el presidente (así se autodenomina él desde 2006), sino contra otros actores políticos. Felipe Calderón se ganó un lugar deplorable en la historia al hacerse del poder mediante fraude electoral pero esa no ha sido su peor medalla oscura, sino el baño de sangre al que ha sometido a México durante años de guerra contra el narcotráfico. Incesante ha sido el repudio en su contra, pero hoy ya ni siquiera es tácticamente necesario distraer la crítica hacia sus tierras anegadas en rojo.

Una damnificada del calderonismo es la candidata presidencial panista que lucha con denuedo por aparentar que sigue en la competencia cuando es evidente que está quedando rezagada, ya sea por sus propias limitaciones o porque su presunta fuente de poder, que sería el panismo felipista, estuviera sacrificándola en aras de arreglos con Peña Nieto. En esa caída inocultable se multiplican las especulaciones y los llamados en relación con una posible declinación de la panista en favor de López Obrador, con lo que Josefina Vázquez Mota rompería con el calderonismo que nunca la ha aceptado ni apoyado de verdad.

Pasando a otro tema, ha de recordarse que el pasado 16 de abril se mencionó aquí que una casa encuestadora de reconocida fama internacional tenía una encuesta que a diferencia de lo que plantea la mayoría de las firmas locales, establece una ruta de empate técnico entre AMLO y EPN. Tal estudio alentaba al tabasqueño a centrarse en la promoción del cambio verdadero y a dejar en segundo plano el tema de la República amorosa (en http://bit.ly/HC33nB puede volverse a leer la columna indicativa del nuevo rumbo que tomaría la campaña lopezobradorista, con todo y la advertencia de que el desenlace electoral de 2012 podría significar una escandalosa demostración de la ineficacia y la reducida confiabilidad de gran parte de las encuestadoras nacionales).

Cinco semanas después, el panorama demoscópico descrito por buena parte de esas encuestadoras mexicanas muestra un ascenso notable de AMLO en la preferencia electoral (siempre según esas mediciones, acusadas de servir al interés del cliente en turno y que no tienen ningún mecanismo de verificación inmediata y creíble de sus formas de trabajo), aunque no del tamaño que parecería sugerir la explosión masiva de apoyo al candidato de eso llamado las izquierdas, sobre todo después de la irrupción de jóvenes y estudiantes en la arena política.


Entrevistado por The Washington Post ( http://wapo.st/Jd5wZK ), López Obrador hizo incluso una referencia breve a sus propias encuestas en las que tendría una posibilidad de triunfo, con una muy pequeña diferencia en relación con Peña. Tal es lo que en un primer planteamiento (el reportado en Astillero el 16 de abril) señalaban los especialistas de la vertiente internacional de Gallup (la casa encuestadora de reconocida fama). No decían que AMLO estuviese empatado o lo fuera a hacer de manera automática, sino que había condiciones absolutamente viables para colocarse en una ruta de empate técnico, con posibilidades de resolver la contienda a su favor, sobre todo si, con un discurso más definido, ganaba el segmento de indecisos. El estudio encargado a Gallup ayudó a recargar baterías en el equipo de AMLO que cinco semanas atrás desconfiaba profundamente de las encuestas tradicionales mexicanas, pero no había buscado una alternativa de información sin tantos intereses locales. ¡Hasta mañana!


Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero

Rebelión en mayo


Pedro Miguel



Al margen de los partidos políticos, los ciudadanos, predominantemente jóvenes, toman las calles, y no única, ni preponderantemente, las capitalinas. En una de las marchas van en reclamo de sus derechos de expresión e información; en la que sigue, van en contra de un candidato y de los medios que lo inventaron; en la tercera van a favor de otro. En todos los casos expresan su repudio al sistema político. Despejan, con fluidez y contundencia, los temores a la manipulación y a la provocación –formulados por el que escribe–, rechazan el control de la vida republicana por los intereses fácticos y por la clase política y ponen el dedo en una vieja llaga: la función de la mayor parte de los medios como barrera a la democratización. Difunden y generalizan un reclamo que parecía constreñido a círculos opositores y a entornos académicos: no puede haber equidad en las urnas si no hay equidad en las pantallas de televisión y en las emisiones de radio, y no hay margen para comicios limpios y creíbles cuando las encuestadoras orgánicas, en vez de reflejar tendencias, se dedican a fabricarlas.

Por añadidura, esta insurgencia cívica es un repudio, por contraste, a los contenidos y las formas, del manejo partidista de la política. Con exasperante frecuencia, los partidos son correas de distribución de prebendas, favores o limosnas entre oficinas públicas de cualquier nivel y los votantes. El ejercicio del sufragio tiende a convertirse en un trámite para la obtención de un puesto, de una beca, de una ayuda para construcción. Y en un entorno en el que los magnates y sus cortes viven en plena recuperación económica, mientras que el resto se debate en la recesión persistente, la compra del voto –a veces es tan descarada que toma la forma de un billete de 500 pesos– es un negocio con los insumos asegurados.


Más acá de la flagrante ilegalidad de la coacción y compra del voto, los aparatos de los partidos –de todos– incurren en prácticas de manejo de masas no muy lejanas de la ganadería, tan obsoletas como ofensivas, en la que el debate político se reduce a cero ante la urgencia pragmática de colmar la plaza, de exhibir un músculo corporativo basado en una impecable logística de transporte, en el reparto puntual de gorras, banderines, tortas y refrescos, en escenografías móviles y puestos de reparto de trípticos, en coros de consignas previamente ensayados y en la anulación de las convicciones y su conversión en coreografías patéticas con uniformes de plástico.


Ante los deprimentes espectáculos de campaña referidos, las marchas ciudadanas –que no pueden ser llamadas apartidistas por la simple razón de que las convoca el repudio a un candidato y su partido, o el respaldo a otro aspirante, postulado también por organizaciones partidistas– son una bocanada de aire fresco con voluntad de limpiar toda la atmósfera.

Pese a todo, ni en el movimiento #Yosoy132 ni en la #MarchaAntiEPN hubo llamados a no votar o a anular el sufragio. Por el contrario, la reivindicación generalizada ha sido yo decido quién gobierna y no a la imposición.

Presenciamos, en el vértigo de dos semanas, el surgimiento de un movimiento que es antisistémico en la medida en que se manifiesta contra las miserias de un sistema político inveterado, repelente a reformas legales y alternancias, en el cual se encuentra intacta la capacidad de los poderes fácticos de construir candidatos presidenciales (falta ver si en esta ocasión logran, además, imponerlos, como lo hicieron en 1988 y en 2006). Esta corriente es, adicionalmente, profundamente democrática, por cuanto demanda que las decisiones electorales tengan lugar en las urnas y no fuera de ellas.

Esta inesperada rebelión de mayo, fresca, juvenil y lúcida, puede ser el factor decisivo de quiebre en el acontecer de la sofocante institucionalidad política: la ruptura –nadie la desea violenta ni insurreccional– que el país ha estado esperando desde hace muchos años. Ojalá.


21/05/2012

 
Aristegui y la Uia

 
Bernardo Bátiz V.

 
Como decimos a veces que un hecho bochornoso de alguien nos produce pena ajena, así también hay ocasiones, afortunadamente, en que podemos decir que sentimos orgullo ajeno; en medio de una campaña política trascendental para México, en la que abundan las mentiras justificadas como publicidad y los golpes bajos y en la que estamos oyendo, ya con más frecuencia, de compra de votos y de conciencias, es reconfortante encontrar actitudes libres, valientes y lúcidas.

Orwell dijo alguna vez que libertad significa el derecho de decir a la gente lo que no quiere oír, en especial a los poderosos, agrego yo. Me parece que esa reflexión puede referirse tanto a los estudiantes de la Universidad Iberoamericana que reprocharon de viva voz y recordaron sus malas acciones históricas al candidato del PRI y de Televisa, cuando visitó su centro escolar, como a la entrevista que al mismo personaje hizo

Carmen Aristegui, la inteligente periodista con más libertad, congruencia y valor personal que hay en México.

La periodista, cumpliendo su deber para con el público que la escucha día con día en su ágil programa, hizo preguntas sobre temas importantes, que disgustaron al entrevistado y a quienes lo patrocinan, al grado de que un día después del programa incómodo, pero agudo y oportuno, fue acusada, con gasto millonario en desplegados, de servir a intereses económicos personales del hombre más rico del mundo. Quienes oyeron la entrevista y estuvieron atentos a lo que en ella sucedió pueden estar de acuerdo o no con las respuestas, pero, si tienen probidad intelectual, deberán reconocer el valor y el profesionalismo de las preguntas.

Cada quien es responsable de sus palabras: el entrevistado de lo que dijo o dejó de decir y de la habilidad mucha o poca con que respondió; Carmen Aristegui, de las preguntas y comentarios que formuló. Esta última en mi opinión debe estar satisfecha de cómo llevó la entrevista, sin duda pensando en primer lugar en su audiencia, que requiere estar informada y saber de quienes aspiran a gobernarnos.

Si las respuestas sirvieron para conocer mejor a un candidato, cumplió la periodista con su objetivo, que es informar. Si las respuestas no gustaron, incomodaron al entrevistado y al poderoso grupo que quiere llevarlo a la Presidencia, es cosa de ellos y debieran tratar de revertir el efecto que las respuestas, en su opinión, produjeron en el público, con más cerebro y menos muestras de intransigencia.

El resultado del ataque injusto en contra de la entrevistadora fue contrario a lo buscado por quienes patrocinan al entrevistado: aumentó el prestigio bien ganado de Carmen Aristegui y mostró la solidaridad inmediata de quienes la estimamos y reconocemos en ella una líder de opinión comprometida con la verdad y con las causas justas que la convencen. Que tiene razón queda demostrado por la avalancha de despropósitos y de descalificaciones irracionales de los que han preferido una campaña política dirigida a los ojos y no a la inteligencia, y se asustan de enfrentar la realidad tal como es.

El caso de la Ibero tiene para mí una importancia especial. Aun cuando soy egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM y estudié la preparatoria en San Ildefonso, con la universidad de los jesuitas tengo fuertes lazos y buenos recuerdos; mi título tardío de maestro en derecho es de la Iberoamericana y en ella di clases 35 años.

Conozco el ideario de esa universidad; sé que no se trata, como otras universidades privadas, solamente de un gran negocio, que funda su trabajo en principios y valores y no es una escuela confesional; en ella hay libertad de conciencia y de cátedra, a pesar de su liga indudable con una orden religiosa tan prestigiada y activa en tantos acontecimientos históricos importantes como la Compañía de Jesús.

Los estudiantes de la Ibero no han sido ajenos a los movimientos sociales en México y, por la formación humanista que les transmite su alma mater, entienden y comparten convicciones y exigencias de una mejor y más justa convivencia social. No temen a la verdad, como dice su lema, y no eluden, como se vio, ser partícipes y no sólo testigos de lo que pasa en su comunidad.

Su actitud ante la visita del candidato priísta al campus es alentadora, demuestra que estamos ante generaciones de jóvenes mexicanos, no sólo en las escuelas públicas de educación superior, sino también en las privadas, que se comprometen y responsabilizan con el futuro de México.

Gritaron delante del candidato sus reclamos y exigencias, pero no se ocultaron en el anonimato de un tumulto; tuvieron el valor civil de asumir lo que dijeron y acreditar con su credencial en la mano que son estudiantes comprometidos y no acarreados como se intentó presentarlos.

Me siento orgulloso de la Ibero y también de que haya en México una periodista tan comprometida y valiente como Carmen Aristegui; la esperanza de un cambio de fondo está viva.
Decían que estábamos locos , que veiamos complots por todos lados , el escarnio y la burla era el pan nuestro de cada día en aquellos aciagos días , allá por 2006 ; hoy , gracias a las redes sociales y a los estudiantes todo mundo reconoce , admite y baja la cabeza ante lo obvio , ante lo evidente : eran falsas las acusaciones contra AMLO y sus seguidores , todo partía de los medios de comunicación y estos han quedado desenmascarados .

Siempre lo he dicho , a veces tarda menos , a veces tarda más , pero ineludiblemente el tiempo siempre le da la razón a AMLO .



Dominan jóvenes toma del Zócalo en apoyo de AMLO


Una inusitada concentración convocada principalmente mediante redes sociales, se dio ayer en el Zócalo capitalino cuando miles de personas expresaron su respaldo al político tabasqueño. Cientos de imágenes del candidato del Movimiento de Regeneración Nacional se desplegaron. Gracias Ibero por ese viernes negro, decía una pancarta en alusión a las muestras de repudio contra el priísta Enrique Peña Nieto en el recinto universitario. Fue notoria la ausencia de políticos Foto Marco Peláez


Nueva catarsis antipriísta y antitelevisiva inunda la plaza pública
Del Twitter al Zócalo en favor de López Obrador
Jóvenes y viejos convergen en un acto de apoyo sin la presencia del candidato


Alonso Urrutia

Setenta años durmiendo. Doce años soñando... Yo ya desperté. Del Twitter a la plaza pública, al Zócalo capitalino, que un día después de la catarsis antipriísta se vuelve a llenar al conjuro de Andrés Manuel López Obrador. Extraño mitin en tiempos de campaña sin políticos, incluso sin la presencia personal del tabasqueño, cuya imagen se reproduce por miles en la diversidad de la imaginación popular o en consignas.

El poder de las redes sociales atrajo a miles de jóvenes que evocaron al viernes negro de la Universidad Iberoamericana como detonante del viraje de la campaña y han vuelto a la calle en favor de López Obrador.

“Gracias Ibero, por ese viernes negro”, en alusión a la fracasada incursión de Enrique Peña Nieto en los recintos universitarios. Un día que parece haber despertado a los jóvenes que este domingo, en una suerte de deja vu, congrega a universitarios y politécnicos en la plaza pública, como en aquellos años del 68.

Y en esa lógica el repudio al PRI y su candidato presidencial es generalizado, tanto como la expresión de hartazgo contra Televisa. Han pasado los años desde que El Tigre (Emilio Azcárraga Milmo) confesó la condición de soldado del PRI de él y su empresa, aunque en la lógica colectiva actual Televisa es ya un general que impone sus candidatos. No a Televisa, es una recurrente consigna.

Los emblemáticos goyas coexisten con los huélums y la adhesión de los uameros. Todos ellos corean una estrambótica consigna: “Ibero, aguanta, el Poli se levanta”. En la lógica del antipriísmo y el lopezobradorismo, todo parece caber.

Las imágenes del tabasqueño dominan la escena: López Obrador relajado y sonriente, rubricado en la pancarta con La verdad nos hará libres. Un rostro adusto del tabasqueño, enmarcado en otra manta que acredita el apoyo del IPN; una caricatura de López Obrador, herencia del desdichado año que para sus simpatizantes fue 2006, o una pancarta donde aparece el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula con López Obrador. El candidato está por todas partes, pero no aparece una sola bandera de los partidos que lo respaldan.

Universitarios que con la irreverencia de la juventud corean: Yo no vine por mi torta, vine por mis huevos, que en voces femeninas alcanza mayor estruendo el mediodía del domingo. Es apenas uno de tantos, como el estribillo: Hay que estudiar, hay que estudiar, porque si no estudias como Peña acabarás.

En 2006, Estephanie Hernández cursaba la primaria y ahora cumplirá 18 años justamente tres días antes de la elección y ya anticipa su voto. Una de sus amigas se apresura a enseñar su credencial de elector para acreditar que no faltarán a esa cita. Ambas apenas terminaban prescolar cuando el PRI salió del poder, en los albores de este milenio.
A la distancia, los viejos sonríen complacidos. Es un encuentro de generaciones. Los ancianos suplen el desparpajo de los jóvenes con la cuasi veneración con que ven a López Obrador. Soportan el calor, la muchedumbre, el jolgorio en que está convertido este domingo el Zócalo.


Fin de fiesta en el Ángel de la Independencia

Al pie del asta bandera, con el sol a plomo, Ángel Guerra aguanta ya tres horas de concentración, sentado en una minúscula silla: ¿Desde cuándo estoy con López Obrador? Ufff, desde antes de 2006.En su camisa cuelga algo que parece un escapulario amarillento, como suelen ser esos símbolos religiosos de tanto uso, pero en realidad es una pequeña fotografía de López Obrador con la banda tricolor de presidente legítimo. Resalta orgulloso: Aquí estuvimos cuando rindió protesta...

A su lado, su esposa Margarita, de 82 años de edad, y Cristina Caudillo, de 77 años, quien narra su caminar por estas veredas de los movimientos populares. Se confiesa izquierdista de pura cepa, desde tiempos de don Heberto, con el PMT. Luego vino el ingeniero (Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano) y ahora López Obrador.

Sin la infraestructura propia de un mitin, con un camión de la Central del Pueblo donde se pretendía presentar una obra de teatro, se improvisa un templete, aunque centenares deambulan por todo el Zócalo con AMLO como consigna. Desde el camión, el escritor Paco Ignacio Taibo II encamina los ánimos de la concentración, la expresión chilanga de la jornada mundial de apoyo a López Obrador: Nos dicen que en Australia ya se manifestaron, en Italia, en Alemania, en China. En las redes sociales comienzan a aparecer las fotografías de las diversas ciudades en el mundo con muestras de apoyo.

Presente en la plaza, la también escritora Elena Poniatowska recibe una muestra colectiva de afecto con ocasión de sus 80 años de vida, por la cual escucha una improvisada interpretación de Las mañanitas. Sonriente, agradece el gesto y ya de salida se muestra conmovida por la pasión de los jóvenes en favor del movimiento de López Obrador.

En determinado momento en la plaza se propone un boicot a Televisa el 26 y 27 de mayo, para no ver sus canales. Luego se expone a la asamblea el preocupante caso de asedio a la periodista Carmen Aristegui para que, acto seguido, se repruebe la candidatura de Alejandro Puente, dirigente de la Canitec por parte del movimiento que respalda a López Obrador. La voz del orador sugiere lo vergonzoso de semejante candidatura, que desata el grito de la masa, sentencia inapelable: ¡fuera, fuera!, que termina por transformarse en un ¡Carmen, Carmen!

Taibo II ofrece un balance al final del acto: La suma de jóvenes es muy espectacular.

Y mientras los oradores lanzan discursos, la masa que asiste sigue su expresión libre. Una gran pancarta con la galería del horror de PRI-PAN, con fotos que van del movimiento estudiantil del 68 a la guerra de Calderón. En el Zócalo, la manifestación concluye, pero un nutrido grupo invierte el orden e inicia una marcha hacia el Ángel de la Independencia.

19/05/2012


La hora de la verdad

Epigmenio Ibarra


No hay plazo que no se cumpla. Finalmente Josefina Vázquez Mota, los panistas que la siguen y quienes, hasta ahora y sin partido, están decididos a votar por ella tendrán que tomar una decisión.

Es evidente que su candidatura no da para más. Su franco declive habrá de hacerse aún más pronunciado en los próximos días. No es ella quien cerrará el paso a Enrique Peña Nieto. Al contrario.

Si, pese a la evidencia, Josefina persiste en la carrera, además de irse a un vergonzoso tercer lugar será el escalón sobre el que se monten el PRI y Peña Nieto para la restauración del régimen autoritario.

Triste y trágico será para los panistas honestos y patriotas que sus votos solo sirvan para que regresen a la Presidencia aquellos a los que, en 2000, prometió Fox sacar a patadas de Los Pinos.

Toda una historia de lucha por la democracia se verá entonces traicionada. Inútil habrá sido el empeño de panistas ilustres, luchadores por la democracia, como Manuel Clouthier.

Puede Josefina, con un acto de honestidad y valentía, recuperar los principios de su partido. Principios que Diego Fernández de Cevallos, Vicente Fox y Felipe Calderón atropellaron.

Vergonzoso sería que, a cambio de impunidad para los gobernantes actuales, Vázquez Mota, cuyas posibilidades de ganar son nulas, terminara como alfil de la campaña de Peña Nieto. Refrendar la complicidad con los priistas es, a estas alturas, una traición que el PAN puede pagar con su propia existencia.

Difícil será que sobreviva como alternativa democrática viable si termina haciendo el trabajo sucio para Peña Nieto.

En esa dirección se mueven, precisamente, los integrantes del equipo de campaña de Vázquez Mota. En la línea de Los Pinos, y sabiendo que su candidata no es competitiva, han decidido meter las manos al fango y enderezar sus estrategias de guerra sucia contra López Obrador.

Los ataques contra Peña Nieto demostraron ser tan ineficientes como superficiales. Esa era una contienda puramente escenográfica.

La realidad es que el candidato de Felipe Calderón no era Ernesto Cordero, sino Enrique Peña Nieto.
Debe Josefina Vázquez Mota decidir ahora —y mandar una franca señal a sus simpatizantes— si permite que se la utilice otra vez o si, por el contrario, se presta y presta a México un servicio histórico.

Debe, pues, Josefina Vázquez Mota sumarse a la tarea patriótica de detener el regreso al pasado de este México herido.

Nada obtendrá Josefina, más allá de la vergüenza de haber contribuido a que México se hunda en el autoritarismo, si continúa en la contienda.

Dos proyectos se enfrentan en las urnas y ella debe decidir si está a favor de la transformación profunda que México necesita o si, por el contrario, se pronuncia por aquellos que, por décadas nos han saqueado.

Llamar a sus seguidores a votar por Andrés Manuel López Obrador. Sumar fuerzas con los que pretenden salvar a México de ese vergonzoso e incomprensible retorno al pasado es un acto de patriotismo y racionalidad.

No importa lo que digan las encuestas, ella, frente al espejo, sabe que sus posibilidades se reducen dramáticamente.

No se trata de un problema de competencia personal, sino del legado de ineficiencia criminal y guerra que, muy a su pesar estoy seguro, ella terminó encarnando.

Nada le dice al votante su discurso. Menos le dicen sus múltiples errores. Va cuesta abajo y no hace falta que nadie se lo diga. Ella lo sabe.
Va cuesta abajo, además, porque, como en el dominó juega contra dos enemigos y un traidor. Felipe Calderón y antes Vicente Fox han pasado 12 años fortaleciendo al PRI, preparando su regreso.

Ninguna posibilidad hubieran tenido esos que hundieron al país en la miseria, la impunidad y la corrupción si esos dos mandatarios panistas, traicionando el mandato recibido en las urnas, no les hubieran tendido la mano.

Dinero, influencia, espacio político; una verdadera plataforma para recuperar la Presidencia de la República construyeron Fox y Calderón para los priistas.

No se trata solo de los errores cometidos, que son muchos y pesan. Se trata fundamentalmente de una franca y sucia complicidad, establecida, desde la Presidencia de la República con aquellos a los que era su deber someter ante la justicia.

Porque de eso, precisamente, es de lo que hablamos; de que un partido que ha cometido incontables delitos vuelva, impune y legitimado, por sus fueros.

¿Quiere eso sobre su conciencia Josefina Vázquez Mota? ¿Quieren eso los que, al votar por ella, harán un servicio a Peña Nieto? No lo sé.

Lo cierto es que estamos ante la hora de la verdad. Honestidad, valentía y patriotismo se necesitan para detener a la maquinaria del revolucionario institucional.

Si Josefina da un paso al frente eso será posible. Si a ella la acompañan los que por el PAN quieren votar no llegará a Los Pinos Enrique Peña Nieto.

Es el momento de sumar fuerzas. No hay derrota que pese cuando se salva, con un gesto valiente, a un país entero de caer de nuevo en el pasado.

http://enlaceberodeulises.blogspot.com
www.twittwer.com/epigmenioibarra