31/12/2011


Brindis de Año Nuevo


Arturo Alcalde Justiniani


Compartir con familiares y amigos un brindis por el año que termina y el que se inicia es ya una tradición en nuestro país. Haciéndonos partícipes de ella, queremos hoy brindar de esta manera.

Primero, por los hombres y mujeres que durante este año han luchado en México y en el mundo por lograr igualdad, justicia y dignidad; por los que no se han conformado con el despojo que pretende convertirse en forma de vida. Recordamos a todos aquellos que luchan en contra de la pobreza y la opresión, y que exhiben el fracaso de gobiernos que prometieron mucho y cumplieron poco, aun de algunos que se ostentan como democráticos.

Por los que perdieron a sus seres queridos como consecuencia de esta violenta locura que pretende justificarse como política en favor de la seguridad. Por las mujeres víctimas de los feminicidios; a quienes siendo trabajadoras, amas de casa, estudiantes, jóvenes o niñas, se les truncó la posibilidad de tener presente y futuro.

Por las otras víctimas de políticas económicas equivocadas que incrementan la desigualdad y la miseria; por los trabajadores del campo, cuya situación se agrava en estos días por las sequías que han destruido las pequeñas economías de subsistencia, generando hambruna creciente, lo cual debería ser motivo de vergüenza para las falsas conciencias, esos fariseos que desligan su derroche personal de la pobre condición de sus supuestos hermanos. Por las comunidades indígenas, que como en la tarahumara, sufren un abandono creciente, quienes temen que el próximo año será peor que el anterior.

Por los jóvenes que se están organizando y alzando la voz para defender su presente y su futuro, contrastando con todos aquellos que piensan que el éxito sólo es posible con la transa, la relación privilegiada o el negocio sucio. Por los jóvenes y estudiantes que han encontrado en Morena (Movimiento Regeneración Nacional) una oportunidad de participar activa y responsablemente en la construcción de otro mundo distinto al que se les pretende imponer; jóvenes que desmienten la tesis de que todas las ilusiones y esperanzas se han perdido para ellos.

Por los que defienden el derecho a la igualdad de género y a la diversidad sexual y se organizan para hacerlo efectivo.

Brindo por el recuerdo de quienes nos dejaron, pero siguen presentes en nuestra memoria, acciones y decisiones, como Carlos Monsiváis, Carlos Montemayor, Adolfo Sánchez Vázquez, Miguel Ángel Granados Chapa y Jorge Fuentes Morúa.

Por las reformas históricas que se lograron en materia de derechos humanos, que obligan a todas las autoridades a respetar las garantías previstas en los tratados internacionales firmados por México. Por los avances que se han logrado en la implementación de un sistema penal garantista y transparente en nuestro país.

Por la democratización de los medios de comunicación… No olvidemos que se trata de una propiedad social, cuya explotación se concesiona por el Estado. No existe justificación alguna por la cual las radios comunitarias y las televisiones culturales carezcan del reconocimiento legal para actuar y desarrollarse, cuando son ellas las que más servicios podrían dar a la sociedad. Lo mismo sucede con la industria minera, cuyos recursos también son de propiedad social y hoy son motivo de despojo y explotación irracional por empresas extranjeras, que sólo dejan deterioro ambiental en el país. Es loable el esfuerzo de los movimientos auténticamente ecologistas y de las comunidades que defienden el medio ambiente y la sustentabilidad como única alternativa viable para nuestra patria.

Por la unidad de la izquierda y la existencia de una candidatura única a la Presidencia de la República. Porque la población, especialmente la gente pobre que es mayoría, tome conciencia de que a pesar de las dificultades que se enfrentan, internas y externas, es la mejor opción para superar la marginación y el estado de indefensión en que se encuentran y para construir un mejor país para sus hijos.

También brindamos por la organización laboral, democrática, transparente y auténtica de los trabajadores mexicanos; para avanzar en la convicción de que todos somos trabajadores, algunos con empleo estable, otros precario y otros más sin plaza alguna y que sólo organizados lograremos la implementación de políticas que fortalezcan el mercado interno, favorezcan la creación de puestos laborales, mejoren nuestros salarios y eviten los abusos crecientes que tienden a destruir la seguridad en el empleo por conducto de una subcontratación descabellada, como lo proponen los proyectos de reforma de los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional. Por lograr que los gobiernos de izquierda entiendan la importancia de privilegiar políticas de respeto a los derechos laborales colectivos, especialmente los de asociación, contratación colectiva y justicia laboral imparcial.

Por los asalariados que defienden sus fuentes de trabajo, electricistas, mineros, gasolineros, universitarios, trabajadores de servicios y educación, empleados públicos, todos enfrentados a políticas antisindicales implementadas por el gobierno federal, las administraciones locales y el propio Gobierno del Distrito Federal.

Brindamos con el deseo de que los derechos universales básicos, especialmente en materia de salud, ingreso mínimo de subsistencia y formación profesional, constituyan la preocupación central de cualquier gobierno, superando la equivocada idea de que lograrlo es imposible; por el contrario, el respeto a estos derechos puede convertirse en el eje de una nueva convivencia en una sociedad altamente productiva y en un ambiente de paz y crecimiento económico.

Concluimos nuestro brindis con una reflexión: sólo con un avance en la toma de conciencia y la organización de la sociedad será posible un cambio real en México. A sabiendas del desprestigio de la política, la gravedad de la crisis por la que atraviesa nuestro país pasa por la elección de gobiernos que atiendan como prioridad la situación de las mayorías y, a la vez, de una sociedad crítica que tenga la claridad de lo que quiere y necesita la nación para salir adelante; sin duda alguna, 2012 es una oportunidad de cambio que no debemos soslayar
.

Desfiladero
Operación Penélope: el misterio de los Estudios Churubusco



Jaime Avilés


Tito Penélope era un oscuro futbolista hondureño cuando llegó a México en septiembre de 1972 para reforzar la banca del América de Mixiotepec. Su historia dentro de ese equipo fue breve. Debutó en el penúltimo partido de la temporada, cuando faltaban tres minutos para el silbatazo final.

Recibió el balón en la media cancha y burlando a cinco adversarios, entre éstos el portero, metió un displicente gol de taquito y enloqueció a las tribunas. Cuatro días más tarde, cuando el entrenador anunció a la prensa que lo alinearía con el cuadro titular, dos de sus compañeros se pusieron de acuerdo y le fracturaron una rodilla.

Nunca recuperó la flexibilidad de esa pierna. En el América de Mixiotepec, y en muchos otros clubes de la época, era habitual que los viejos lobos de cancha le cerraran el paso con tamaña brutalidad a los novatos que tenían madera de campeones. Si representaban una amenaza para ellos, les metían una zancadilla asesina y los dejaban cojos para siempre. Tito Penélope me contó su desventura hace 20 años, cuando una noche entré a tomar una cerveza en el pequeño bar que poseía en Zacatecas. De hecho, me lo presentó Pedro Valtierra.

Ahora vive en el Distrito Federal. Es un gran aficionado a la improlucha. No se pierde una sola función y aunque en ese espectáculo no hay derecho de apartado, se las ingenia para sentarse invariablemente detrás de la esquina de los rudos. Hace varios jueves, la noche en que la legendaria Uta Matter Kindergarten fue destronada como emperadora de ese deporte y bajó del ring mutilada de las trenzas, Tito Penélope me reconoció entre el gentío, intercambiamos teléfonos y correos electrónicos, y quedamos de vernos para después de Año Nuevo.

Sin embargo, anteayer, después de leer el Desfiladero del sábado pasado (Twitter para principiantes), me llamó para decirme que le urgía hablarme de “cierto asunto” cara a cara y a la máxima brevedad posible. Picado por la curiosidad, lo cité en La Sirena Gris, un comedero de pasta italiana sobre la sección peatonal de la calle de Gante, donde el servicio es tan lento que uno puede pedir la carta y pasarse media hora platicando antes que el mesero la lleve.

“Quiero que me enseñes a tuitear”, fue lo primero que me dijo, no bien nos sentamos. “Estoy armando un rompecabezas y necesito una serie de datos que están en manos de gente que no conozco. Pienso que si entro a Twitter y solicito ayuda, varias personas tendrán ganas de brindármela.”

“¿De qué se trata?”, pregunté, disimulando un bostezo. En estos días duermo poco y mal, y no logro ocultar mi déficit de sueño. Sin darme tiempo a justificar mi descortesía, Tito Penélope me relató el origen de la película que acaba de filmar Antonio Serrano, el mismísimo creador de Hidalgo: la historia jamás contada.

Me dijo que en cuanto Felipe Calderón vio Hidalgo..., quedó cautivado por las actuaciones de Demián Bichir y Ana de la Reguera, así como por el desparpajo que derrocha el padre de la patria lo mismo cuando escenifica una comedia de Molière, cuando se besuquea con una muchacha, cuando asiste a una corrida de toros o cuando filosofa acerca de la justicia y la libertad.

Calderón, me aseguró Tito Penélope, se emocionó tanto con ese Hidalgo tan de carne y hueso, que experimentó una epifanía. Quiero, le dijo a Marina Stavenhaguen, directora del Instituto Nacional de Cinematografía (Imcine), una película sobre Morelos. Si Benito Juárez es el modelo que inspira a Andrés Manuel, el mío es don José María Morelos. Quiero, repitió sin medir sus palabras, que se pongan de inmediato a hacer una película sobre Morelos.

Imposible, contestó Marina Stavenhaguen. Hidalgo costó 60 millones de pesos. Y este año, en Imcine apoyamos el financiamiento de cuatro largometrajes que, en total, no recibirán más de 40 millones de pesos, pues a cada uno le dimos 10 millones, cantidad que equivale a 49 por ciento de lo que requiere la producción; el resto, los directores tienen que conseguirlo con inversionistas particulares. Y hasta ahorita ninguno ha juntado el dinero suficiente para filmar.

Esa conversación debió darse alrededor de julio de este año. Hoy, último día de 2011, las cosas no han cambiado: los cuatro proyectos “apoyados” en teoría por Imcine, disfrutarán de una angustiosa prórroga, que vence el primero de mayo de 2012, para complementar su financiamiento. Y si para entonces no lo logran, tendrán que irse a tocar otras puertas.

Marina Stavenhaguen argumentó, en síntesis, que si frente a tal panorama Imcine se sacaba de la manga una película de 60 millones de pesos, como la de Morelos que de repente se le ocurrió a Calderón, estallaría un escándalo en el gremio de los creadores. Así, pues, al ver que la funcionaria hablaba con toda la razón del mundo, pero obstinado en cumplirse el capricho de llevar a la pantalla grande al autor de Los sentimientos de la nación, el hombrecito de Los Pinos habló con Elisa Salinas, de Tv Azteca, y superó el escollo.

Consuelo Sáizar, directora del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, dio el pizarrazo inicial de la filmación de Morelos el 29 de septiembre pasado, en una casa de Tacubaya. La cinta, cuyo costo asciende en realidad a 65 millones de pesos, es una coproducción de Estudios Churubusco y los gobiernos de siete estados de la República.

El director es Antonio Serrano y los productores ejecutivos son Luis Urquiza, Lourdes García y Dagoberto Gama.

Ahora bien, ¿qué pitos o flautas toca en este concierto Tv Azteca? Este era el punto al que Tito Penélope deseaba arrastrarme. O sea que estábamos, como quien dice, llegando al clímax de la conversación. Fuera de la industria, me confesó, muy pocos saben que Tv Azteca tiene alquilados la mayor parte de los sets de Estudios Churubusco, y no se descarta que, en el fondo, lo que se está cocinando es una privatización.

“Momento”, lo interrumpí. “¿Me estás diciendo que Tv Azteca se va a quedar con los Estudios Churubusco? Pero si acaban de empezar a remodelarlos”. En efecto, concedió Tito Penélope, “los están remodelando igual que la Cineteca Nacional. ¿No te parece un poco sospechoso que se avienten dos obras de ese tamaño, sabiendo que no las podrán terminar en este sexenio?” Me encogí de hombros, pues nunca había pensado en ello, y recordé el motivo de nuestra cita. “¿Para qué quieres que te enseñe a tuitear?” “Algo me dice que en Twitter podré descubrir cuál es el papel que juega en todo esto Fernando Sariñana”, respondió.

“¿Fernando Sariñana, el ex director de Canal 11?”, pregunté titubeante. ¡Sí!, exclamó Tito Penélope, lleno de renovado entusiasmo. “Ahora trabaja en Tv Azteca. ¿Qué es exactamente lo que está haciendo ahí?” “Espérame un momentito”, le supliqué sin modestia. Entré a Twitter, desde mi cuenta personal, @emiajseliva, y lancé la pregunta urbi et orbis. “¿A qué se dedica Fernando Sariñana en Tv Azteca? En menos de cinco minutos @LizbethSalander contestó: “Está haciendo telenovelas”. Y cuando estaba a punto de decírselo a Tito Penélope, llegó otro tuit, éste firmado por @Violetuiter: “¿Telenovelas? No me hagan reír que se me descose la cesárea”. Tito Penélope se pasó la mano por el bigote de morsa que le oculta la boca. “Aquí hay gato encerrado”, refunfuñó, y ustedes y yo nos quedaremos en ascuas... ¡Hasta el próximo sábado!

jamastu@gmail.com


http://twitter.com/@emiajseliva




México SA
Mexicana: venta fraudulenta

En el suelo, 16 meses después

Denuncia penal vs. Azcárraga


Carlos Fernández-Vega


Concluye este agitado 2011, y la aerolínea insignia del país, Mexicana de Aviación, se mantiene en el suelo (en todos los sentidos cabe esa acepción). Mientras los trabajadores de aire y tierra de esa empresa acumulan 16 meses sin cobrar un solo centavo, dos de los responsables de que línea aérea se mantenga en tal condición (Juan Molinar Horcasitas, ex titular de la SCT, actualmente en funciones de secretario de Acción de Gobierno del CEN panista, y Javier Lozano, ex secretario del Trabajo y ahora en pos de una beca plurinominal en el Senado de la República por el mismo partido político) gozan de cabal impunidad, al igual que el empresario Gastón Azcárraga y demás accionistas del reprivatizado consorcio.

Dieciséis largos meses, a través de los cuales la supuesta autoridad no hizo nada, más que boicotear la venta de la aerolínea a terceros, pisotear los derechos a los trabajadores y proteger al empresario Gastón Azcárraga Andrade, a quien el gobierno foxista le entregó, en calidad de regalo, Mexicana de Aviación. Tal vez por eso, y siempre con la esperanza de que se castigue a los responsables y que la empresa resurja, Miguel Ángel Yúdico, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transportes, Transformación, Aviación, Servicio Similares, presentó (26 de diciembre pasado) una denuncia de hechos “que pueden constituir la comisión de una pluralidad de delitos tipificados en el Código Penal para el Distrito Federal”.

Entre los presuntos responsables de ese cúmulo de delitos aparecen Andrés Conesa, ex presidente de la gubernamental Cintra (actualmente director general de Aeroméxico, también reprivatizada por Cintra); Mario Bouregard, ex secretario ejecutivo del IPAB-Fobaproa (ahora director general de Administración y Finanzas de la empresa Su Casita, una de las beneficiarias de la compra de bienes inmuebles al propio IPAB-Fobaproa); Mario Laborín y Francisco Gil Díaz, ex titulares de Nafinsa-Bancomext y Hacienda, respectivamente, en el sexenio foxista (actualmente, el primero, dirige un banco privado del que es codueño junto con Cemex, y el segundo preside una subsidiaria de telefónica trasnacional aposentada en México); Santiago Creel, ex secretario foxista de Gobernación y actual precandidato panista al hueso mayor) y desde luego los integrantes del consejo de administración del Grupo Posadas (a cuyos dueños Fox entregó Mexicana de Aviación), encabezados por los hermanos Gastón, Pablo y Enrique Azcárraga Andrade, entre otros.

La citada denuncia advierte que si Mexicana de Aviación, al momento de su reprivatización, tenía 160 millones de dólares en caja y un gran nivel de activos, entonces “¿cómo es posible que la empresa fue vendida por menos de lo que había en bienes y sin tomar en cuenta el valor de los activos? (la operación de compra-venta fue autorizada por el consejo de administración encabezado por Andrés Conesa, y con autorización del secretario ejecutivo del IPAB-Fobaproa, Mario Bouregard”.

Antes de la venta de Mexicana de Aviación al Grupo Posadas, subraya la denuncia, “el grupo financiero BBVA-Bancomer (reprivatizado y extranjerizado por el gobierno) mantenía casi 14 por ciento del capital de Cintra (consorcio estatal) y con varios asientos en su consejo de administración; la empresa financiera conoció a la perfección la situación de las aerolíneas, por lo que decidió vender en el mercado su participación accionaria y no esperar a la ‘exitosa’ venta de Conesa. Así, BBVA-Bancomer logró vender sus acciones en casi 8 pesos cada una y no en los 4 que logró Conesa, quien, por cierto, recibía un sueldo mensual superior a 60 mil dólares, además de haber pactado un bono adicional por entre 18 y 24 meses de sus ingresos si lograba vender las dos aerolíneas antes de que concluyera la administración” (la de Fox).

El “ganador” fue Grupo Posadas, presidido por Gastón Azcárraga, un consorcio con un capital nueve veces menor al del Grupo Mexicana de Aviación. En cuestión de días, tal grupo revendió, libre de impuestos, parte del paquete accionario a, entre otros, Ixe Banco (en el que participa el hermano de Juan Molinar Horcasitas) y Ángel Lozada, ex dueño de la cadena de supermercados Gigante. “Andrés Conesa tiene responsabilidad solidaria con la sociedad Corporación Internacional de Transporte Aéreo, hoy Grupo Aeroméxico, por la venta a todas luces en menoscabo ilícito del patrimonio de la compañía, por haber sido administrador y ya que esa venta dejó un beneficio o lucro indebido al comprador”.

La citada denuncia precisa que de la venta de Grupo Mexicana a Grupo Posadas “no se hizo notificación formal a los acreedores laborales de la misma, no obstante que de los estados financieros de Compañía Mexicana de Aviación resultaba un pasivo laboral de 265 millones de dólares. Los acontecimientos actuales acreditan que tampoco se estableció en parte alguna la obligación del comprador de garantizar esos pasivos ni mucho menos su capacidad económica para otorgar dicha garantía. Los trabajadores son acreedores del trabajo y del salario, no sólo del salario y nunca en la venta de Grupo Mexicana de Aviación se pudo garantizar la satisfacción de ese pasivo, pues Grupo Posadas era una empresa nueves veces más pequeña que Grupo Mexicana de Aviación. El pasivo laboral reconocido por Cintra a la fecha de la venta de Grupo Mexicana de Aviación era de 265 millones de dólares, suma que apareció reconocida en los estados financieros de la compañía en fechas previas a la venta y se ha vuelto insoluto a la fecha actual”.

El 20 de agosto de 2010, los accionistas del Nuevo Grupo Aeronáutico (así renombraron a Mexicana de Aviación), cuyos nombres aparecen en la demanda, “vendieron a Tenedora K el 95 por ciento de las acciones de dicho grupo. Tal venta no fue notificada a los acreedores, comenzando por los trabajadores. El nuevo adquirente no se comprometió a responder de los créditos y éstos resultaron insolutos. El pasivo laboral de Compañía Mexicana de Aviación, Mexicana Inter, Aerovías Caribe y Mexicana MRO. Que forman parte y son propiedad de Nuevo Grupo Aeroportuario, es de aproximadamente 4 mil 785 millones de pesos, sin tomar en cuenta los salarios que los trabajadores han dejado de percibir desde el 28 de agosto de 2010. Dicho pasivo se ha vuelto insoluto a la fecha”.

Las rebanadas del pastel

Pues nada, que el año se “gastó”, y no queda más que enviarles un fuerte abrazo y desearles un excelente 2012, aderezados con mi profundo agradecimiento por su atención a México SA. ¡Salud!, y a echar p’alante. Nos encontramos el lunes.

cfvmexico_sa@hotmail.com




30/12/2011


La “incursión”


Luis Javier Garrido


La incursión cada vez más frecuente e impune de convoyes militares y policiacos estadunidenses en la zona fronteriza de México es un signo inadmisible, no nada más del abandono absoluto que el Estado mexicano ha ido teniendo de sus funciones sustantivas, sino de la decisión de la burocracia panista de entregar la seguridad interna” del país al gobierno de Washington, que dirige ya sin ninguna reserva la llamada “guerra contra el narco”, con el objetivo evidente de reordenar el narcotráfico en función de sus intereses y de crear las condiciones para adueñarse por completo de los recursos estratégicos del país.

1. La información sobre la caravana blindada de fuerzas estadunidenses que cruzó por Matamoros hacia territorio mexicano el jueves 15 con la protección de un helicóptero (Proceso, 1834) no mereció, por ejemplo, mayor explicación del gobierno calderonista, ni la intervención del Senado, y mucho menos los comentarios de la prensa, a pesar de que como dice en su nota Jorge Carrasco Araizaga es una más de las que con frecuencia se sabe.

2. El Estado mexicano ha abandonado casi por completo en los años del PAN (2000-2012) el respeto a las garantías individuales, la tutela de los derechos sociales del pueblo y la defensa de los derechos de la nación, pero tan grave como lo anterior está siendo la decisión del gobierno de Felipe Calderón, intentando actuar conforme a los dogmas de la ideología neoliberal, de dejar de ejercer las funciones fundamentales del Estado y aceptar que buena parte de ellas las estén ya ejerciendo instancias extranjeras: desde el manejo de las finanzas hasta la de la seguridad de la nación.

3. Las “concesiones” de Felipe Calderón a Washington en materia de seguridad, pasando por sobre la Constitución mexicana y haciendo a un lado al Senado, rebasan lo imaginable: el manejo de la Marina y el Ejército para ser usados como cuerpos policiacos “contra el narco” (y contra los movimientos sociales); la presencia sin conocimiento alguno del gobierno de México de agentes estadunidenses; su creciente injerencia en el control de las dos fronteras, los aeropuertos, las costas, los puertos y el espacio aéreo de nuestro país; la apertura de oficinas para las agencias de Estados Unidos en territorio mexicano, de las cuales una en la ciudad de México es un verdadero búnker; el permiso permanente a aviones no tripulados para sobrevolar el territorio nacional. Y ahora, el libre tránsito de convoyes en la frontera norte. ¿Con qué objetivo?, todavía se preguntan algunos.

4. Los datos hechos públicos el sábado 17 sobre el hecho de que al menos 80 ex funcionarios mexicanos de alto nivel trabajan para agencias estadunidenses, en abierta contravención a la Constitución (La Jornada, 18/12/11) se complementa con la información ya publicada en el sentido de que funcionarios de primer nivel del gobierno de Calderón –entre ellos Alejandro Poiré y Ernesto Cordero– habrían recibido cursos especiales en Estados Unidos para ser adiestrados de manera “conveniente”, y por lo mismo no pareció sorprender tampoco en este contexto.

5. La información de que panistas se hallan al servicio directo de Washington como sus empleados no motivó mayor reflexión de los medios, pues ya Philip Agee en su Inside the Company, CIA diary (Penguin, 1975), que le costó tener que exilarse por varias décadas, había señalado que López Mateos (Lienvoy-2 o Litensor), Díaz Ordaz (Litempo-8) y Echeverría (Litempo-14) trabajaron para la CIA, lo que corroboró Jefferson Morley en Our man in Mexico: Winston Scott and the hidden history of the CIA (University Press of Kansas, 2011). Lo nuevo ahora es empero que la subordinación de los funcionarios del PAN se da con carácter orgánico: la Marina-Armada Nacional y el Ejército están recibiendo órdenes de las agencias estadunidenses como muchos responsables de la administración central, y el objetivo es claro: la defensa de los intereses estadunidenses.

6. El narcotráfico, que es el pretexto para esta parafernalia, habría que recordarlo, estuvo en México casi desde los años 40 bajo el control de Washington, no de cárteles estadunidenses sino del propio gobierno. En sus orígenes el incipiente negocio había sido manejado de manera rudimentaria por mexicanos, como la célebre Lola la Chata, hasta que cerca del medio siglo llegó la penetración de los intereses estadunidenses y empezaron a intervenir en México desde Lucky Luciano a Frank Costello. Juan Alberto Cedillo recuerda en La Cosa Nostra en México (1938-1950) cómo Virginia Hill, la Reina de la Mafia, corrompió a funcionarios del gobierno de Miguel Alemán, lo que le permitió gran poder a los grupos de Chicago y Nueva York, aunque ya para la administración de De la Madrid, todo empezó a cambiar: la influencia en México de las actividades primero del cártel de Medellín y luego del cártel de Cali hizo posible que el negocio lo empezaran a controlar mexicanos, lo que se hizo claro en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, y esto ha sido inadmisible para Washington.

7. El cine de Hollywood de principios de los años 50 buscó en varios films noir –como Ocean drive (1950), de Joseph M. Newman; The racket (1951), de John Cromwell y Nicholas Ray, o The big heat (1953), de Fritz Lang–, que coincidieron con los trabajos de la comisión senatorial de Estes Kefauver, mostrar que el vínculo entre funcionarios y mafiosos era circunstancial, pero lo único que lograron es evidenciar su carácter estructural.

8. Los poderosos intereses financieros, económicos y políticos que tiene Estados Unidos en el narcotráfico hacen que resulte inaceptable para la Casa Blanca la situación prevaleciente en México y en otras latitudes, y que a toda costa quiera controlar todo el negocio, como lo está buscando lograr lo mismo en Pakistán y Afganistán que en Sudamérica, al mismo tiempo que pretende manejar los recursos estratégicos del planeta y consolidar su dominio estatégico. El punto que resulta central de todo esto es que para eso sirve “la guerra contra el narco”, y para ese propósito han muerto más de 50 mil mexicanos.

9. El libre tráfico de tropas estadunidenses a México es, por lo mismo, un paso gravísimo más de la actual burocracia gobernante hacia el vacío, pues sus integrantes están resaltando todos su papel de comparsas de Washington, y los rasgos que está adquiriendo México como un protectorado, en el que no hay un futuro para sus habitantes, carentes en este escenario de un proyecto nacional, de ahí que les interese hacer creer que tienen para ello un aval social, como lo pretendía una encuesta publicada por El Universal el día 23 afirmando que la mayoría de los mexicanos aprueba la creciente intervención de Estados Unidos.

10. En este contexto, el gobierno de Calderón pretende dejar a un panista en la silla presidencial a pesar del “¡Ya basta!” de los mexicanos, de ahí que la anulación absurda de la elección municipal de Morelia con la que termina este 2011 no parece más que advertir que le es posible la imposición en el 2012 pues controla lo mismo al IFE que al Tribunal Electoral y, por si alguien lo dudara, recordar también que la “guerra contra el narco” tiene un objetivo particular: consolidar el dominio sobre el país de la coalición de intereses que lo han apoyado, a pesar del desastre en el que ha hundido al país.




29/12/2011


Dinero
Gana más Calderón que el rey de España

Los sucesos que mayor impacto tuvieron en 2011

Televisa, Telmex, Hank, casino Royale, el moreirazo



Enrique Galván Ochoa


No es raro ver a la reina Sofía de España viajar en Iberia. Los súbditos juzgarían mal que lo hiciera en avión privado, aún más en estos tiempos de crisis. Sin embargo, no se conocía el presupuesto de la Casa Real. Por primera vez en la historia, el rey dio a conocer el presupuesto de que dispone cada año. Percibió en 2011 un total de 292 mil 752 euros por concepto de dotación y gastos de representación. Según las cuentas de la Casa Real, la cantidad asignada al rey como dotación (sueldo) asciende a 140 mil 519 euros; el resto corresponde a gastos de representación. Por su parte, las mujeres de la familia real (la reina, Letizia, la princesa de Asturias, y las infantas) cobraron 375 mil euros en conjunto. Todos los miembros de la familia real están sujetos al pago de todos los impuestos y se les practican las correspondientes retenciones. En total, cerca de 500 personas trabajan para ellos. Si hacemos cuentas, el presidente Felipe Calderón percibe un sueldo mayor al del rey de España: el de éste equivale a 2 millones 537 mil 580 pesos anuales, mientras que el del presidente Calderón excede los 4 millones de pesos. Y ni qué decir de los gastos de representación; los de Calderón prácticamente son ilimitados.

Televisa vs. Telmex

El año que termina fue muy convulso en el sector de los negocios, las finanzas y la economía. Estas son algunas de las noticias que más impactaron a la opinión pública: Las empresas del Grupo Slim (Telmex, Telcel, Sanborns) cancelaron su publicidad a Televisa. La causa aparente fue que no se pusieron de acuerdo en la tarifa. También cancelaron a TvAzteca. Para las televisoras significó la pérdida de un ingreso importante; para las empresas de Slim resultó en una menor presencia en el mercado. El problema de fondo es otro: el interés de Slim por tener su propia televisora y la oposición de sus competidores. Carlos Slim retuvo en 2011 el título de hombre más rico del mundo, en la clasificación de la revista Forbes. Su fortuna oscila en 70 mil millones de dólares. El mes próximo cumplirá 72 años.

Salario mínimo y gasolinazos

El salario mínimo subió dos pesos y centavitos para el año próximo, 13 pesos en total a lo largo de los seis años de gobierno del presidente Calderón. Por otro lado, la Cámara de Diputados aprobó que sigan los gasolinazos por tres años. Iban a terminar este mes de diciembre.

Casino Royale

En la industria del juego, como se le llama a los casinos, sucedió algo horrendo. Manos criminales provocaron un incendio en el casino Royale de Monterrey: murieron 52 personas. Se vio involucrado Jonás Larrazabal, hermano de Fernando Larrazabal, el alcalde panista. Tenía una relación con el casino que iba más allá de ser simplemente proveedor de quesos. Al final de cuentas ambos hermanos fueron exonerados. Entre todas las noticias de violencia, quizá ésta fue la que más impacto tuvo en otros países. El presidente Calderón había hecho un documental promoviendo el turismo, se suponía que este año México se colocaría en el top five, los cinco países más importantes del sector, junto a Francia, España, China, Italia y Estados Unidos. El proyecto terminó hecho cenizas entre las cenizas del casino.

La detención de Hank

El empresario y político Jorge Hank Rohn fue detenido en Tijuana. Encontraron armamento en su domicilio; fue liberado en cuestión de horas.

Mexicana de Aviación

Se suponía que en la Navidad de 2010 ya estaría resuelto el problema de Mexicana de Aviación. Al menos ese fue el compromiso que adquirió públicamente el secretario del Trabajo, Javier Lozano. La cuestión es que ya renunció a su cargo, quiere ser senador. Antes también había salido del gobierno Juan Molinar Horcasitas, era secretario de Comunicaciones cuando estalló el problema… y cada vez se ve más enredado y con menos posibilidades reales de ser resuelto. Es un fraude contra miles de pasajeros y proveedores, sin mencionar la situación penosa que están viviendo los trabajadores. Sin embargo, hay quienes han salido ganando: las aerolíneas competidoras, incluso las extranjeras, y Gastón Azcárraga, por supuesto.

El moreirazo

En el tema del endeudamiento de los estados y municipios –supera ya los 200 mil millones de pesos–, la atención se enfocó en el caso Coahuila. En medio del escándalo tuvo que renunciar el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Humberto Moreira. En paralelo, México ganó varios primeros lugares en pobreza y desigualdad, según las mediciones de organismos internacionales.

La devaluación

Las últimas semanas se ha devaluado el peso frente al dólar. Había venido cotizándose en 11 pesos 50 centavos, hoy en día supera 14 pesos.

@Vox Populi

Asunto: acciones Telmex

¿Qué es lo más conveniente referente a las acciones de Telmex? Casualmente mi madre encontró entre los papeles de la casa los documentos que amparan dichas acciones; he buscado en Internet y hay bastantes opciones para vender las acciones pero también vi que se pueden actualizar. En conclusión, me gustaría contar con su ayuda respecto de cuál es la mejor opción.

Iván Sánchez Sánchez/ Distrito Federal

R: Deberías comenzar por conocer su valor. Puedes llevar las acciones a Inbursa o alguno de los otros lugares designados para el caso. Enseguida podrás decidir si te hace falta el dinero o prefieres conservarlas.

Twitter

En España el salario mínimo es de 641 euros al mes, en México de unos 100 euros.

@El__Mojado Juan Carlos Díaz

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

galvanochoa@yahoo.com


Foro: http://elforomexico.com/encuestas/



28/12/2011


Disyuntiva final
Luis Linares Zapata
El asueto de fin de año se lleva también las nebulosas que continuamente la opinocracia inyecta en el ánimo colectivo. Poco a poco se va asentando la ruta a seguir en el definitorio año 2012. La disyuntiva que se le presenta a los mexicanos, ya bien definida desde hace tiempo, ahora se torna transparente. Y la trascendencia de la decisión, implícita en la venidera elección muestra, a las claras, su complicada realidad. No hay de otra: será inevitable elegir entre dos modos distintos de conducir los asuntos públicos. Y habrá que inclinarse por alguna de las dos rutas delineadas en la presente contienda. Habrá, en fin, que inclinarse por alguna de esas dos opciones de convivencia ofertadas ante la soberana voluntad del pueblo.

No existe, en sentido estricto y en la actualidad, el deseado tripartidismo. Dos agrupaciones partidarias, las del PRI y el PAN, ofrecen horizontes y métodos casi idénticos. Las diferencias entre ellas dos son, ciertamente, menores, indistinguibles. Las disonancias las dan, si acaso, los rostros o las sonrisas aunadas al catálogo de promesas y cánticos que, por lo demás, se entonan al unísono. Ninguna inquietud sobresale del conjunto de frases lanzadas al viento, sólo planos de voces intercaladas, sustituibles unas por otras. Los dos coros, uno de panistas y el otro de la innoble coalición formada alrededor del PRI (Verde y Panal), responden a las pulsiones que emanan desde las meras cúspides del poder establecido. Es en ese ambiente donde anidan y donde se nutren sus comunes intereses, diseñados para regocijo de las élites y plagados de rampante desigualdad.

En el lado opuesto del cuadrilátero ha ido puliendo sus rasposas aristas una opción que, a pesar de su destierro, a pesar del ninguneo con que se le ha tratado, se levanta, con valores propios, como una esperanza de cambio real. Un cambio que bien puede considerarse radical por las consecuencias distributivas que acarrea en su médula espinal. Y no la podrán hacer de lado a pesar de las tácticas para esquivar su masiva presencia. No podrán arrinconarla, destazarla, destriparla tal como hicieron en 2006. La fuerza de su ofrecimiento, empapado en honrada justicia solidaria, le aporta el cuerpo requerido para atraer la simpatía de buena parte del electorado.

Son, en efecto, dos las coordenadas que orientarán el futuro ciudadano. Una, la más conocida, tiene que ver, como se ha dicho hasta el cansancio, con la continuidad del orden establecido. Una experiencia que acumula ya más de 30 años de escaso crecimiento, cruentos manojos de penurias, descontento generalizado, inserción subordinada a la globalidad y crisis recurrentes forma el sello que distingue al modelo impuesto. Es el distintivo, inequívoco, que lo acompaña y que, con gemelas ofertas de pura forma, trata de prolongarse a pesar de los golpes y fracasos sufridos. Poco es lo que puede esperarse que no sea más de lo mismo. Las chatas promesas de cambio que vienen enarbolando los abanderados promovidos desde el poder cupular chocan de frente con la estridente realidad. Tampoco se adivinan mejores tiempos sólo porque tales promesas de seguridad y cambio devengan de acicalados candidatos que proclaman, con voz meliflua, su alegada capacidad para conducir los esfuerzos colectivos hacia puerto distinto al actual. Y no lo son, porque la biografía de todos ellos destaca el mismo ambiente de élite desprendida de la base de sustento. Los adalides lanzados al ruedo de las campañas son individuos amasados por sus patrones y empujados por compactas cuadrillas de socios. Sus posiciones han sido dictadas y se arrellanan con los privilegios de sus mentores o de esos sus cómplices en múltiples negocios. Es por ello que las simpatías que se les adhieren provienen, en su mayoría, del espectro ideológico de la derecha, tal como revela, con precisión, la encuesta publicada por el diario Reforma (Enfoque, 18/12/11). De esta singular manera, es, y será, de necios, esperar que personas con similares instrumentos, ya probados en sus limitantes, procreen ideas renovadoras, justicieras, humanas. Es y será fútil enrolarse con candidatos aprisionados por rituales y conductas inerciales, esperando resultados diversos, innovadores, capaces de sostener el anhelado bienestar.

La otra opción de gobierno es una que aparece como alternativa para modular y conducir, con arraigados valores, la convivencia. Una que es distinta en origen y, más todavía, con pretensiones de semilla fundadora. Una, en fin, que se plantee la renovación integral de la sociedad. Propuesta que no ha surgido de la casualidad y, menos aún, de una mente calenturienta. Pues, a pesar de la versión malévola que corre por ahí, tampoco la apadrina un mesías supuestamente tropical o un grupúsculo de seguidores iluminados. Versión ideada y esparcida desde los conspicuos retablos de la opinocracia, ciertamente de corte clasista. Los pretendidos efectos disolventes de tal conseja y crítica, sin embargo, se estrellan ante el empuje de los de abajo, la mera causa eficiente que define su existencia y, sobre todo, le da contenido a sus pretensiones de bienestar
.

27/12/2011


DF: la salida es por la izquierda


Paco Ignacio Taibo II

I

–Yo voy a votar por el PRI –dijo el taxista.

Dudé entre tirarme en marcha del coche sin pagarle, a riesgo de romperme el hocico, para que se fuera educando en lo que sería una ciudad gobernada por priístas, o desplegar mis mejores pruebas contra el regreso de los conocidos de Alí Babá. Sus argumentos eran deprimentemente sólidos: “Más vale malo conocido…”, “De todas maneras van a ganar, a la buena o con fraude”, la administración priísta del DF había castigado a los taxistas con reglamentos, burocracias, policías mordelones, “y los del PRD son igual, también hacen chanchullos y se roban urnas”.

Después de 38 minutos de trayecto, gracias al tráfico infernal del DF, le saqué un empate. A terco no ha nacido todavía el taxista que me vaya a ganar y a discutidor, tampoco. Usé todas las historias que conozco sobre el estado priísta, sus modos y maneras, su estilo, su larga mano que llega a todos los cajones, a todos los negocios turbios contra la nación y a todos los gatillos y defendí la necesidad de que el DF se fuera hacia la izquierda.

–Bueno –dijo finalmente el taxista llamado, según su tarjetón, Alfaro. Órale, voy a votar por el PRD o el PT, pero sólo si sale el que usted dice.

El que yo decía era Martí Batres.

II

Yo no quiero ser diputado, senador, asambleísta, asesor a sueldo, funcionario público, funcionario partidario, militante con salario, no quiero que las instituciones públicas compren mis libros y seguiré dando conferencias al movimiento sin cobrarlas.

Por otro lado sigo siendo miembro del PRD por una extraña razón, cada vez que la burocracia que lo dirige hace una marranada, no encuentro mi vieja credencial del 88 firmada por Cuauhtémoc Cárdenas, para irla a quemar al Zócalo en desagravio. Soy miembro de Morena y del “No más sangre”, me sumo a las marchas del Movimiento por la Paz, del SME y los maestros de la CNTE, de la APPO, y creo, con un fervor de militante de los años 60 en eso que llamamos “el movimiento.”

Por lo tanto, en este debate no tengo cola que me pisen.

III

Hace años intenté contar cómo nuestra generación, la generación del 68 y sus herederos (la insurgencia obrera, la resistencia ciudadana, el movimiento popular, la reorganización social ante el terremoto), hizo un pacto con el diablo. No fue un mal pacto. A cambio de sacar al PRI de Los Pinos guardamos en el clóset a Ho Chi Minh, la revolución socialista, Flores Magón, Durruti y los Consejos Obreros, el programa de transición y la plusvalía. No era un mal pacto en términos de una nación agotada por 40 años de agresiones desde el poder contra los ciudadanos: saqueos, doble moral, represiones y abusos, matanzas de campesinos y “errores económicos” que destruían en una semana la tercera parte de la clase media, que fabricaban millonarios y pobres a la misma velocidad. No era mal negocio para librarnos de un PRI que dejaba en el camino de sus funcionarios millonarios a las viudas, los pobres y los despedidos.

Sin embargo, nunca leímos la letra pequeña del contrato. No teníamos mucha experiencia en esto de pactar con el diablo y no se nos ocurrió ver que abajito del documento, en la letra minúscula escondida, decía: “sacarán al PRI, pero vendrá el PAN” y después: “En el proceso de sacar a los ladrones de Palacio, muchos de ustedes se volverán como ellos”.

Ahora se nos propone una reiteración del pacto y el diablo dice: “Con tal que el PRI no vuelva al Distrito Federal, cualquier candidato es bueno”. Pero nos hemos vuelto expertos en interpretar la letra chiquita y con cuidado leemos: “Dejarán unos añitos más reposar en el clóset a sus muertos ilustres”, “serán funcionarios y no militantes, la chamba es primero”, “la izquierda moderna de nada se acuerda”, “mejor chucho que perro”, “el Estado es la princesa y cuando la besen se volverán sapos” (el diablo parece tener sentido del humor) y otras lindezas parecidas.

IV

Sin despreciar la lucha electoral, que en ciertos momentos se vuelve el gran cauce de expresión popular, pienso que hay que darle su justo valor y no sumarnos a la tradición perredista que ha hecho de lo electoral (sea lo que sea: elecciones internas, parciales, externas, de la flor más bella del ejido) una obsesión.

Entender la lucha electoral al margen de los gritos nacionales de “estamos hasta la madre”, “no más sangre”, no al manejo neoliberal de la economía, no a la represión contra los activistas en la red, no a la represión a maestros y electricistas, no a los manejos turbios que desnacionalizan Pemex, no a la criminalización de la protesta social, no a las mil y un formas de corrupción que son el cáncer nacional que afecta a México, es una traición al pasado y al sentido de la izquierda, una abominación.

Darle la vuelta a la tortilla significa darle contenido al enfrentamiento electoral, repletar la campaña de información, de educación, no simplemente poner rostros en pancartas en las farolas.

¿Cómo es posible que en los millares de espectaculares, pancartas sobre las vías rápidas, carteles de la precampaña del PRD no haya una sola alusión al necesario fin de la guerra calderonista? Sólo caritas sonrientes con corbata amarilla.

V

–Yo voy por el voto nulo. Todos son iguales. Todos los políticos son iguales –dijo el chavo. No me miraba de frente, pero en la mirada huidiza se reconocía una clara obstinación, una revuelta. No era la primera vez que escuchaba el argumento. Se lo había oído a Adolfo Gilly en una reunión amplia del Movimiento por la Paz, y su punto de vista reflejaba el de la mayoría en ese encuentro contra mi opinión minoritaria; y desde luego se lo había escuchado a compañeros del entorno zapatista. El justificadísimo desencanto ante los partidos electorales de la izquierda moderada ha prendido entre muchos, muchos más de lo que se piensa, no sólo entre jóvenes radicales, sino también en la alta amplia capa de la clase media ilustrada que fue a finales de los 80 parte fundamental de la periferia del PRD y que le dio la victoria en las dos elecciones del fraude.

¿Y es el voto nulo, en blanco, la abstención, una revuelta?

No, más bien es un gesto moral, y con todo el respeto que le tengo a los gestos morales, se va a diluir en términos significativos en la habitual y creciente abstención.

El voto en blanco en las próximas elecciones no castigará al PRI y al fantoche de Peña Nieto, sino que lo favorecerá. El voto en blanco se va a producir en el entorno de la izquierda, en sectores críticos del sistema, pensantes,

¿No tendría mucho más sentido el voto crítico? Algo así como: No votaré por ningún candidato de izquierda que no haga suya la propuesta de una ley de amnistía a los centenares de campesinos ecologistas presos. No votaré por ningún candidato de izquierda que no firme un proyecto para detener la guerra. No votaré por ningún candidato de izquierda que no reconozca la urgencia de democratizar el magisterio y promueva una educación gratuita, laica y popular.

VI

Sólo hay un par de maneras de que esta ciudad, que por la base es mayoritaria y claramente de izquierda, protestona, liberal, progresista y a toda madre, se pierda, y es que la izquierda elija un candidato de izquierda que no lo sea; me explico este bonito galimatías:

Una parte de los precandidatos a jefes de Gobierno del DF son, en una definición generosa, de centro izquierda (pero poquito), neoliberales a ultranza, sin pasado político, funcionarios en permanentes funciones (del Gobierno del DF, del aparato o de las cámaras), van desde el representante de los chuchos Carlos Navarrete a los ebrardistas Mario Delgado y el procurador Mancera. Ciudadanos que creen, desde luego, en la eternidad de la chamba. Un poco más a su izquierda Alejandra Barrales. Y en la otra esquina Benito Mirón, Laura Velázquez, Pablo Gómez, Fernández Noroña y Martí Batres.

La elección de uno de los tres primeros provocaría una ola de voto en blanco (entre ellos el mío), nulo o abstencionismo enorme. Daría razón a los que desde otros sectores del movimiento argumentan que “todos son iguales”. Para gobernar al modo priísta soft no hace falta un gobierno de izquierda.

¿Por qué entre los candidatos de la izquierda Martí Batres me parece el mejor? Quizá porque es el que tiene más claro que una candidatura es antes que nada un proyecto y un equipo elaborado más allá de las nefastas cuotas que han dominado la formación de gobiernos perredistas en todo el país y que permiten que la administración se llene de ineptos, chambistas y mediocres ciudadanos.

Me cae bien Fernández Noroña, por sus desplantes y sus locuras, pero quizá por eso mismo es quizá el candidato que reúne mayor cantidad de intención de voto negativo y sería prácticamente imposible ganar el DF con él; los demás compañeros están muy lejos de tener una presencia en el movimiento y la sociedad.

Así la cosa ¿que aporta Martí?

Una clara idea de que la ciudad debe virar hacia la izquierda sumando nuevas propuestas a los avances logrados en el Distrito Federal, sobre todo en política social y derechos de minorías que deben conservarse (transporte barato, apoyos a madres solteras, matrimonios gay y adopción, becas para estudiantes de preparatoria, apoyos económicos a la tercera edad, comedores populares, nuevas escuelas preparatorias).

Parece que ha hecho suyas tres ideas claves, tres condiciones: 1) La candidatura debe poner por delante la lucha contra la corrupción. 2) Debe solidarizarse sin condiciones con los movimientos por la paz y “no más sangre” que hoy representan la legítima respuesta ciudadana a la enloquecida guerra de Calderón. 3) Debe apoyar sin condiciones a la resistencia electricista y magisterial en la ciudad de México ante los embates del estado y el charrismo sindical.

He discutido en varias sesiones con grupos muy diversos de militantes del movimiento, de la base perredista, de las brigadas de Morena, los 50 puntos que Martí propuso y me parecen un primer proyecto de gobierno consistente, La idea de crear una red de cooperativas de consumo que permitan la venta de productos agrícolas directamente de los productores a los consumidores, la creación de una empresa de suministro y generación eléctrica de la ciudad de México que devuelva el empleo a los trabajadores del SME y corrija el sistema de tarifas irracional que CFE trata de imponer, el reconocimiento de la sección 9 del magisterio por las autoridades del DF, la captación de agua de lluvia, la creación de un canal de televisión y una estación de radio ciudadana, el lanzamiento de un a nueva economía democrática y participativa, la radical simplificación administrativa de la ciudad de México, la creación de un banco del DF, cuyas ganancias se destinen a obras sociales y culturales, la transformación de la impartición de justicia con procuradores electos por la ciudadanía y el juicio con jurado, la desaparición de empresas de intermediación laboral, el rechazo a los contratos de protección… éstas, entre otras muchas proposiciones, me parecen esenciales para construir una ciudad mejor.

VII

Siguiendo la sabia máxima de “Si cacarea, pone huevos y tiene plumas, seguro es una gallina”, creo que ha llegado la hora de que estas cosas se discutan públicamente. Hay que sustituir los rumores por el debate, las versiones en lo oscurito por la discusión de ideas, que no sean los caudillos los que tomen decisiones y que finalmente no nos veamos obligados a aceptar un método de encuestas basado en la popularidad que generan las pancartas.

Algo está sin duda soberanamente claro: si esta ciudad tiene salvación y salida, esta es por la izquierda y el taxista Alfaro, Fabrizio Mejía Madrid, Paloma, un servidor y muchos más pensamos que con Martí Batres.

(Para la redacción de esta nota canibalicé fragmentos de un viejo artículo titulado “El pacto con el diablo”, los tiempos han cambiado pero algunas de las situaciones son las mismas.)



DF: la salida es por la izquierda


Paco Ignacio Taibo II

I

–Yo voy a votar por el PRI –dijo el taxista.

Dudé entre tirarme en marcha del coche sin pagarle, a riesgo de romperme el hocico, para que se fuera educando en lo que sería una ciudad gobernada por priístas, o desplegar mis mejores pruebas contra el regreso de los conocidos de Alí Babá. Sus argumentos eran deprimentemente sólidos: “Más vale malo conocido…”, “De todas maneras van a ganar, a la buena o con fraude”, la administración priísta del DF había castigado a los taxistas con reglamentos, burocracias, policías mordelones, “y los del PRD son igual, también hacen chanchullos y se roban urnas”.

Después de 38 minutos de trayecto, gracias al tráfico infernal del DF, le saqué un empate. A terco no ha nacido todavía el taxista que me vaya a ganar y a discutidor, tampoco. Usé todas las historias que conozco sobre el estado priísta, sus modos y maneras, su estilo, su larga mano que llega a todos los cajones, a todos los negocios turbios contra la nación y a todos los gatillos y defendí la necesidad de que el DF se fuera hacia la izquierda.

–Bueno –dijo finalmente el taxista llamado, según su tarjetón, Alfaro. Órale, voy a votar por el PRD o el PT, pero sólo si sale el que usted dice.

El que yo decía era Martí Batres.

II

Yo no quiero ser diputado, senador, asambleísta, asesor a sueldo, funcionario público, funcionario partidario, militante con salario, no quiero que las instituciones públicas compren mis libros y seguiré dando conferencias al movimiento sin cobrarlas.

Por otro lado sigo siendo miembro del PRD por una extraña razón, cada vez que la burocracia que lo dirige hace una marranada, no encuentro mi vieja credencial del 88 firmada por Cuauhtémoc Cárdenas, para irla a quemar al Zócalo en desagravio. Soy miembro de Morena y del “No más sangre”, me sumo a las marchas del Movimiento por la Paz, del SME y los maestros de la CNTE, de la APPO, y creo, con un fervor de militante de los años 60 en eso que llamamos “el movimiento.”

Por lo tanto, en este debate no tengo cola que me pisen.

III

Hace años intenté contar cómo nuestra generación, la generación del 68 y sus herederos (la insurgencia obrera, la resistencia ciudadana, el movimiento popular, la reorganización social ante el terremoto), hizo un pacto con el diablo. No fue un mal pacto. A cambio de sacar al PRI de Los Pinos guardamos en el clóset a Ho Chi Minh, la revolución socialista, Flores Magón, Durruti y los Consejos Obreros, el programa de transición y la plusvalía. No era un mal pacto en términos de una nación agotada por 40 años de agresiones desde el poder contra los ciudadanos: saqueos, doble moral, represiones y abusos, matanzas de campesinos y “errores económicos” que destruían en una semana la tercera parte de la clase media, que fabricaban millonarios y pobres a la misma velocidad. No era mal negocio para librarnos de un PRI que dejaba en el camino de sus funcionarios millonarios a las viudas, los pobres y los despedidos.

Sin embargo, nunca leímos la letra pequeña del contrato. No teníamos mucha experiencia en esto de pactar con el diablo y no se nos ocurrió ver que abajito del documento, en la letra minúscula escondida, decía: “sacarán al PRI, pero vendrá el PAN” y después: “En el proceso de sacar a los ladrones de Palacio, muchos de ustedes se volverán como ellos”.

Ahora se nos propone una reiteración del pacto y el diablo dice: “Con tal que el PRI no vuelva al Distrito Federal, cualquier candidato es bueno”. Pero nos hemos vuelto expertos en interpretar la letra chiquita y con cuidado leemos: “Dejarán unos añitos más reposar en el clóset a sus muertos ilustres”, “serán funcionarios y no militantes, la chamba es primero”, “la izquierda moderna de nada se acuerda”, “mejor chucho que perro”, “el Estado es la princesa y cuando la besen se volverán sapos” (el diablo parece tener sentido del humor) y otras lindezas parecidas.

IV

Sin despreciar la lucha electoral, que en ciertos momentos se vuelve el gran cauce de expresión popular, pienso que hay que darle su justo valor y no sumarnos a la tradición perredista que ha hecho de lo electoral (sea lo que sea: elecciones internas, parciales, externas, de la flor más bella del ejido) una obsesión.

Entender la lucha electoral al margen de los gritos nacionales de “estamos hasta la madre”, “no más sangre”, no al manejo neoliberal de la economía, no a la represión contra los activistas en la red, no a la represión a maestros y electricistas, no a los manejos turbios que desnacionalizan Pemex, no a la criminalización de la protesta social, no a las mil y un formas de corrupción que son el cáncer nacional que afecta a México, es una traición al pasado y al sentido de la izquierda, una abominación.

Darle la vuelta a la tortilla significa darle contenido al enfrentamiento electoral, repletar la campaña de información, de educación, no simplemente poner rostros en pancartas en las farolas.

¿Cómo es posible que en los millares de espectaculares, pancartas sobre las vías rápidas, carteles de la precampaña del PRD no haya una sola alusión al necesario fin de la guerra calderonista? Sólo caritas sonrientes con corbata amarilla.

V

–Yo voy por el voto nulo. Todos son iguales. Todos los políticos son iguales –dijo el chavo. No me miraba de frente, pero en la mirada huidiza se reconocía una clara obstinación, una revuelta. No era la primera vez que escuchaba el argumento. Se lo había oído a Adolfo Gilly en una reunión amplia del Movimiento por la Paz, y su punto de vista reflejaba el de la mayoría en ese encuentro contra mi opinión minoritaria; y desde luego se lo había escuchado a compañeros del entorno zapatista. El justificadísimo desencanto ante los partidos electorales de la izquierda moderada ha prendido entre muchos, muchos más de lo que se piensa, no sólo entre jóvenes radicales, sino también en la alta amplia capa de la clase media ilustrada que fue a finales de los 80 parte fundamental de la periferia del PRD y que le dio la victoria en las dos elecciones del fraude.

¿Y es el voto nulo, en blanco, la abstención, una revuelta?

No, más bien es un gesto moral, y con todo el respeto que le tengo a los gestos morales, se va a diluir en términos significativos en la habitual y creciente abstención.

El voto en blanco en las próximas elecciones no castigará al PRI y al fantoche de Peña Nieto, sino que lo favorecerá. El voto en blanco se va a producir en el entorno de la izquierda, en sectores críticos del sistema, pensantes,

¿No tendría mucho más sentido el voto crítico? Algo así como: No votaré por ningún candidato de izquierda que no haga suya la propuesta de una ley de amnistía a los centenares de campesinos ecologistas presos. No votaré por ningún candidato de izquierda que no firme un proyecto para detener la guerra. No votaré por ningún candidato de izquierda que no reconozca la urgencia de democratizar el magisterio y promueva una educación gratuita, laica y popular.

VI

Sólo hay un par de maneras de que esta ciudad, que por la base es mayoritaria y claramente de izquierda, protestona, liberal, progresista y a toda madre, se pierda, y es que la izquierda elija un candidato de izquierda que no lo sea; me explico este bonito galimatías:

Una parte de los precandidatos a jefes de Gobierno del DF son, en una definición generosa, de centro izquierda (pero poquito), neoliberales a ultranza, sin pasado político, funcionarios en permanentes funciones (del Gobierno del DF, del aparato o de las cámaras), van desde el representante de los chuchos Carlos Navarrete a los ebrardistas Mario Delgado y el procurador Mancera. Ciudadanos que creen, desde luego, en la eternidad de la chamba. Un poco más a su izquierda Alejandra Barrales. Y en la otra esquina Benito Mirón, Laura Velázquez, Pablo Gómez, Fernández Noroña y Martí Batres.

La elección de uno de los tres primeros provocaría una ola de voto en blanco (entre ellos el mío), nulo o abstencionismo enorme. Daría razón a los que desde otros sectores del movimiento argumentan que “todos son iguales”. Para gobernar al modo priísta soft no hace falta un gobierno de izquierda.

¿Por qué entre los candidatos de la izquierda Martí Batres me parece el mejor? Quizá porque es el que tiene más claro que una candidatura es antes que nada un proyecto y un equipo elaborado más allá de las nefastas cuotas que han dominado la formación de gobiernos perredistas en todo el país y que permiten que la administración se llene de ineptos, chambistas y mediocres ciudadanos.

Me cae bien Fernández Noroña, por sus desplantes y sus locuras, pero quizá por eso mismo es quizá el candidato que reúne mayor cantidad de intención de voto negativo y sería prácticamente imposible ganar el DF con él; los demás compañeros están muy lejos de tener una presencia en el movimiento y la sociedad.

Así la cosa ¿que aporta Martí?

Una clara idea de que la ciudad debe virar hacia la izquierda sumando nuevas propuestas a los avances logrados en el Distrito Federal, sobre todo en política social y derechos de minorías que deben conservarse (transporte barato, apoyos a madres solteras, matrimonios gay y adopción, becas para estudiantes de preparatoria, apoyos económicos a la tercera edad, comedores populares, nuevas escuelas preparatorias).

Parece que ha hecho suyas tres ideas claves, tres condiciones: 1) La candidatura debe poner por delante la lucha contra la corrupción. 2) Debe solidarizarse sin condiciones con los movimientos por la paz y “no más sangre” que hoy representan la legítima respuesta ciudadana a la enloquecida guerra de Calderón. 3) Debe apoyar sin condiciones a la resistencia electricista y magisterial en la ciudad de México ante los embates del estado y el charrismo sindical.

He discutido en varias sesiones con grupos muy diversos de militantes del movimiento, de la base perredista, de las brigadas de Morena, los 50 puntos que Martí propuso y me parecen un primer proyecto de gobierno consistente, La idea de crear una red de cooperativas de consumo que permitan la venta de productos agrícolas directamente de los productores a los consumidores, la creación de una empresa de suministro y generación eléctrica de la ciudad de México que devuelva el empleo a los trabajadores del SME y corrija el sistema de tarifas irracional que CFE trata de imponer, el reconocimiento de la sección 9 del magisterio por las autoridades del DF, la captación de agua de lluvia, la creación de un canal de televisión y una estación de radio ciudadana, el lanzamiento de un a nueva economía democrática y participativa, la radical simplificación administrativa de la ciudad de México, la creación de un banco del DF, cuyas ganancias se destinen a obras sociales y culturales, la transformación de la impartición de justicia con procuradores electos por la ciudadanía y el juicio con jurado, la desaparición de empresas de intermediación laboral, el rechazo a los contratos de protección… éstas, entre otras muchas proposiciones, me parecen esenciales para construir una ciudad mejor.

VII

Siguiendo la sabia máxima de “Si cacarea, pone huevos y tiene plumas, seguro es una gallina”, creo que ha llegado la hora de que estas cosas se discutan públicamente. Hay que sustituir los rumores por el debate, las versiones en lo oscurito por la discusión de ideas, que no sean los caudillos los que tomen decisiones y que finalmente no nos veamos obligados a aceptar un método de encuestas basado en la popularidad que generan las pancartas.

Algo está sin duda soberanamente claro: si esta ciudad tiene salvación y salida, esta es por la izquierda y el taxista Alfaro, Fabrizio Mejía Madrid, Paloma, un servidor y muchos más pensamos que con Martí Batres.

(Para la redacción de esta nota canibalicé fragmentos de un viejo artículo titulado “El pacto con el diablo”, los tiempos han cambiado pero algunas de las situaciones son las mismas.)



25/12/2011


Regalos de Navidad a los mexicanos
Manu Dornbierer
Triste Navidad para México, como país, pero espero de corazón, queridos lectores, que en privado hoy la pasen lo mejor posible.

Éstos son los “regalos” que este año recibe México de sus gobiernos neoliberales del PRIAN:

LA POBREZA.

Para Julio Boltvinik, investigador del Colegio de México, los pobres en este país suman entre 72 y 75 millones de personas y no son sólo 53.7 como informan los datos estadísticos de Infierno Federal calderónico. Apuesto a que no lo sabe Peña Nieto ni ninguno de los políticos que han empezado esta semana su precampaña o sea el jaloneo de huesos para sus partidos y sobre todo para sí mismos. Hablan de los pobres en abstracto, ni siquiera en cuantitativo. ¿Hay entre la palabrería insoportable de los políticos prianistas alguna preocupación seria para disminuir ese desnivel atrozmente injusto que nos revela el investigador?

Sólo en el discurso de AMLO aparece el tema tratado seriamente como lo amerita esa situación demográfica alarmante, además de ser una situación inhumana que en estos años ha aumentado bajo gobiernos a los que sólo interesa la macroeconomía dictada por el FMI y el Banco Mundial. No por nada se ubican en México 12 de las mayores fortunas del mundo declaradas abiertamente, entre las que se cuenta la del Chapo Guzmán. .

ROBO DE LA RIQUEZA COMÚN

Hay informaciones que hablan de una disminución de la pobreza en tiempos de Fox y es posible que se haya dado gracias a las formidables remesas que enviaron los migrantes, convirtiéndolas entonces en la 2ª fuente de ingresos del país, después del petróleo. Nunca se les reconoció esa verdadera gesta patriótica ni se les dieron las gracias. Sin el menor pudor ni justicia Fox se paró el cuello con ese logro momentáneo y ajeno a su gestión. Caravana con sombrero ajeno. Tampoco logró hacer nada por los migrantes con los gringos, sus amigos e impulsores cocacoleros. . Y simplemente… se dispuso a despilfarrar y a tratar de endilgarnos a su siniestra y raterísima mujercita Marta Sahagún para la presidencia, que para entonces ya había hecho migas con Elba Ester Gordillo, ambas afectas, dicen, a la magia negra …. Pero remember, please. Algún día haré una lista de las personas físicas a las que esta mujer nos hizo mucho daño.

La que fuera su secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, es la que ahora cínicamente se para el cuello con la misma historia y dice sin el menor recato que cuando estuvo en el puesto ayudó a que disminuyera la pobreza. Lo que hizo la Pepa fue robarse “El dinero de los pobres”, el del Ramo 33, para darlo a los panistas para sus campañas legislativas. Al parecer ella tampoco lee o se hace la que no conoce la obra de José Reveles “La Manos Sucias del PAN” cuya trama es la investigación de un desvío de 55 millones de pesos originalmente designados para vivienda rural y que fueron a dar a las campañas de diputados panistas, que ahora votarán por ella para candidata. En su precampaña les cobra a sus correligionarios aquella canallada contra la vivienda rural a la cual, insisto, estaban designados los fondos. La trama central del libro es una investigación de un desvío de 55 millones de pesos que fueron a parar a campañas de diputados panistas. En el prólogo del libro, el politólogo Lorenzo Meyer comenta: “Esos recursos, según se sostiene en este trabajo, se desviaron mediante la intervención de una organización fantasma para servir a fines proselitistas del Partido Acción Nacional. Y la investigación no sólo expone los mecanismos del desvío, sino los nombres y apellidos de los posibles responsables de ese mal uso de fondos públicos: Miembros del grupo parlamentario del PAN. (Revista Contralínea). Y de hecho yo misma estuve con Reveles en la presentación del libro “Las Manos Sucias del PAN” en el restaurant de la Cámara de Diputados. Nada sirvió, el PAN se lavó las manos y Josefina , con la manos sucias, siguió manejando fondos sin control alguno.

Se sabe que ningún candidato panista tiene la menor oportunidad de ganar el año que entra la presidencia, así Calderón haya invitado al Papa Ratzinger para que lo ayude en su pretendido salvamento del PAN con la masa católica que tiene prohibido pensar (no todos son así como lo demuestran las estupendas Católicas con Derecho a Decidir ). Indigna que esta mujer que debió ir a la cárcel por los robos al Ramo 33 que tuvo en sus manos, vuelva a tener dinerales del erario hoy para promoverse .

LOS EXCEDENTES PETROLEROS Y LA CORRUPCIÓN PANISTA

Por otra parte en esos años pudieron los excedentes petroleros impulsar el desarrollo del país, empezando por Pemex, pero no fue así . ¿En dónde quedaron y a cuánto ascendió esa famosa lotería que México no disfrutó?

En febrero de 2010, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) informó que en el sexenio de Vicente Fox y en los dos primeros años de la presidencia de Felipe Calderón los gobiernos del Partido Acción Nacional obtuvieron ingresos extraordinarios por un Billón 281 mil 902.7 millones de pesos que fueron dilapidados casi en su totalidad en el gasto corriente de la burocracia panista, y de los estados y municipios.

Rápida, poco precisa manera de explicar algo que podría ser el mayor robo oficial de todos los siglos. Los enormes recursos de los excedentes petroleros no se utilizaron ni siquiera en fortalecer lo más posible a su productora, la gallinota de los huevos de oro, Pemex, ni para la exploración ni para la producción ni para dotar al país de nuevas refinerías que disminuyeran los precios de las gasolinas, algo de enorme beneficio para la población en general, siendo ya este país el No 12 entre los países más poblados del mundo. El Censo de Población y Vivienda 2010, realizado por el INEGI, arrojó la cifra de 112 millones 336 mil 538 habitantes en México. Pero sólo dos mil y pico ciudadanos mexicanos se aprovecharon de ese dineral.

“La auditoría encontró que 2 mil 912 funcionarios públicos de mandos medios y superiores del gobierno de Calderón y entes autónomos, como la Suprema Corte de Justicia y el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, recibieron un salario superior al del Ejecutivo” (La Jornada 18/2/10). En otras palabras ¿Calderón compró a esos entes importantes del Poder Judicial con el producto excedente del petróleo de todos los mexicanos? En un país que hoy tiene entre 72 y 75 millones de pobres se benefició sobre una población de 120 millones de mexicanos, exclusivamente a 2 mil 912 personas.

ENTREGUISMO

El progreso de Calderón en materia de entreguismo es impresionante y ha contribuido a pasos agigantados al aumento de las siguientes calamidades nacionales :

a) A acelerar, repitamos, la privatización de Pemex (y en ese intento participa ampliamente el PRI, con gente como Manlio Fabio Beltrones y Labastida, el ex candidato a la presidencia que perdió, dicen hoy , por ser entonces enemigo de Salinas).

b) A la desaparición de la industria mexicana en aras de las transnacionales .

c) A la peligrosa dependencia alimentaria que es cada vez peor. Ya en 2009 se había alertado “ México tiene una dependencia alimentaria de 52 por ciento, la más alta en la historia del país”, (El Sol de México). Y en noviembre 2011 afirma la Central Campesina Cardenista: “Ante el sometimiento de la voluntad política del Estado Mexicano a los intereses corporativos mundiales, el país es incapaz de garantizar la satisfacción de alimentos y materias primas a la población”. A su vez la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO, anunció que México es uno de los países más dependientes, en materia alimentaria. El otrora llamado “cuerno de la abundancia” es el principal importador de granos en América Latina.

d). Hoy el campo mexicano, o lo que queda de él, está amenazado por la contaminación transgénica de Monsanto &Co.

Y TODO ESTO EN MEDIO DE LA NARCOGUERRA..

Y todos estos males se dan dentro del contexto desestabilizador de La Guerra Gringa que ya lleva según diversas fuentes más de Sesenta mil víctimas cobradas, más que la de Iraq, poco más que la de Vietnam. Hay que entender que nos estamos jugando la sobreviviencia como país y cuando menos tratar de ver las cosas enfrente, en lugar de volver a las eternas cobardías nacionales de “en México nunca pasa nada”. Este año es de capital importancia para nuestra sobrevivencia. Ni más ni menos. Tenemos que elegir a un presidente que nos saque de semejantes peligros o cuando menos que no les dé la bienvenida como lo han hecho los prianistas manipulados por Salinas y su Elba Ester.

Al día siguiente de los dislates de Peña Nieto en la Fil, “sus papás” se ocuparon en desestabilizar a Guerrero, con gentuza como Rubén Figueroa y su hijito el diputado Figueroa Smutny que en las redes sociales, frotándose las manos, avisó previamente al nefasto 12 de diciembre pasado “Ya verán lo que va a pasar en Guerrero” y posteriormente ofreció a su cuate, el diputado perredista Río Piter, que era algo así como el Mouriño de Zeferino, para reemplazar a Ángel Aguirre en la gubernatura. Y es que ZT fue empleado Figueroa. Por cierto, Zeferino estaba siendo, investigado por el Procurador Alberto López Rosas… El compló (se escribe complot, esta palabra de origen francés que se pronuncia en esa lengua sin la t, como lo dice el tabasqueño AMLO que lee y escribe buenos libros) esta vez abarca a muchas ratas de siempre, de dentro y de fuera.

Por desgracia, hay más regalos de Navidad de nuestros gobernantes . Pero por ser hoy Nochebuena se los perdono, queridos lectores, y les reitero mis mejores deseos.
@manouscrita

24/12/2011



Nerviosismo en el PRI


Jesusa Cervantes
23 de diciembre de 2011 ·
Análisis


MÉXICO, D.F. (apro).- Los desaciertos políticos de Enrique Peña Nieto, a partir del error que cometió en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde fue incapaz de mencionar tres libros hubieran marcado su vida, han puesto en aprietos al PRI, que antes de ello, aseguraba por todos los medios que la Presidencia de la República volvería a estar bajo su mando.

Ahora, las infortunadas revelaciones de su ignorancia, la crítica que ha recibido por destacados escritores como José Emilio Pacheco o Carlos Fuentes, pero sobre todo las encuestas internas que han mostrado, por ejemplo, que el teet de la hija de Peña Nieto, Paulina, que tanto malestar generó entre la población en general, lo llevó a perder en el acto ¡10 puntos!

Las encuestas están generando algo más que malestar entre un sector de la militancia priista y quienes ayer pensaban que Peña sería un mal presidente de la República pero un excelente candidato, hoy lo están dudando.

El problema para los priistas es algo más que el ridículo en que ha quedado su candidato presidencial, lo que les está preocupando tanto a sus seguidores como a sus aliancistas –Elba Esther Gordillo y el Partido Verde–, es la falta de operación política que ha mostrado el exgobernador mexiquense y su incapacidad para imponerse a las nuevas directrices que está marcando el actual presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell.

Y es que la salida de Humberto Moreira –que ya era insostenible como presidente del pPRI– le ha pegado duro a Peña Nieto. En su partido se asegura que el encopetado candidato presidencial “negoció” la llegada de Moreira para ganarse la confianza y apoyo de “la maestra”. En el círculo político todos saben de la gran relación que hay entre Moreira y Gordillo e incluso que fue ésta quien en 2003 operó para que fuera el candidato del PRI al gobierno de Coahuila.

Sin embargo, los documentos que prueban que Moreira dejó a su estado sumido en una gran deuda, y no precisamente por impulsar obras para la ciudadanía, sino más bien para apoyar campañas de su partido, acabaron tumbándolo de la dirigencia priista y con él se fue también quien defendía a Peña Nieto de sus errores.

El poco tiempo que estuvo Moreira al frente del PRI fue suficiente para lograr la firma de una alianza electoral para la presidencia con el Panal, el partido de “la maestra” que, entre otras de las ventajas que ofrece es toda una infraestructura y organización distrital para hacer ganadores a los posibles perdedores en comicios.

Moreira también logró la suma del PVEM, sin embargo, la caída de el exgobernador de Coahuila y la llegada de Pedro Joaquín Coldwell, un hombre que nunca se ha caracterizado por su cercanía con Peña Nieto, no le ha sentado nada bien al candidato encopetado.

Resulta curioso, por ejemplo, que una de las primeras declaraciones del nuevo dirigente de partido fue que se revisarían las alianzas acordadas con el Panal y el PVEM; pero sobre todo que se haya rechazado lo que Peña Nieto ya había pactado con la maestra: que en las listas de legisladores plurinominales de Chiapas y de Sinaloa estuvieran en primer plano la hija de la lideresa magisterial, Mónica Arreola, y su yerno, Fernando González Sánchez.

La noticia desató la ira de “la maestra”, porque si algo no puede soportar es que se haga a un lado a su familia y, al parecer, la nueva dirigencia priista quiere replantear la negociación. Si no se llega a un acuerdo y Peña Nieto no mantiene a los familiares de Gordillo en primera línea de las candidaturas, seguro que “la maestra” le retira, en los hechos, su apoyo electoral.

Gordillo ya duda del “poder” del candidato presidencial priista, pues algo tan simple como el respeto a sus acuerdos con el Panal no los ha podido defender.

Por si fuera poco, Pedro Joaquín Coldwell ha tenido que decir en público que de ninguna manera el PRI pretende sustituir a su candidato presidencial. Esta aclaración llama la atención porque, si Peña Nieto es un candidato sólido, ¿por qué Pedro Joaquín hace eco a quienes dentro del priismo ven la sustitución como una opción?, ¿no sería mejor ignorarlos y en su lugar fortalecer y defender al candidato ya registrado?

Si a todo eso se le suma que Peña Nieto, quien sin el apuntador no atina a hacer comentarios inteligentes, no podrá salir a lo largo de dos meses en la radio y la televisión para repetir discursos que le impidan cometer desaciertos, pues entonces sí que está en un verdadero problema.

La declinación de Manlio Fabio Beltrones a participar en la contienda interna de su partido por la candidatura presidencial, en lugar de traerle beneficios le ha generado una gran desgracia a Peña Nieto: dejará de estar en el aire con discursos a modo del 18 de diciembre al 18 de febrero.

Esto, además de disminuir el constante bombardeo de su imagen para los electores, le generará un gran costo económico. Entre los que saben de medios de comunicación y spots de radio y televisión se dice que durante esos dos meses se dejaran de emitir ¡un millón y medio de spots! que ya estaban pagados.

Con la salida de Beltrones de la contienda Peña ganó la candidatura pero en la balanza las pérdidas son mayores: perdió un presidente nacional que daba la cara por él de manera constante, podría perder a la gran aliada que todos quieren, Elba Esther Gordillo y perderá presencia en los medios de comunicación durante dos meses claves.

Y si a todo ello se suman su incapacidad política, las críticas de la clase política, las dudas de los propios gobernadores del PRI sobre su candidatura y su arrogancia, entonces nadie puede descartar que Peña, antes del registro ante el Instituto Federal Electoral como candidato presidencial pueda contraer una enfermedad que lo imposibilite para continuar.

En estos dos meses venideros todo puede ocurrir, hasta un candidato sustituto.

Comentarios: mjcervantes@proceso.com.mx

Desfiladero
Twitter para principiantes

Jaime Avilés


Antes, cuando los maestros de primaria nos enseñaban a distinguir los sonidos que emiten los animales, aprendimos que las vacas mugen, los caballos relinchan, los asnos rebuznan, los corderos balan, los cuervos graznan, los patos parpan, las palomas zurean, los elefantes barritan y las panteras otilan. La pregunta es: ¿los pollitos, de veras, hacen pío pío pío, cuando tienen hambre, cuando tienen frío, o es así como traducimos a nuestra lengua su agudo, persistente y aparente quejido?

Los que hablamos en castilla nos representamos los ladridos así: guau-guau. Los italianos: bau-bau, y los franceses: guaf-guaf. En lo tocante a los gallos, franceses e italianos cuentan que despiertan escuchando kokorikó. ¿A qué viene todo esto? Bueno, a que los angloparlantes, cuando un canario silba, oyen: tuit-tuit… Y si vuelve a silbar, vuelven a oír: tuit-tuit… Aunque ellos lo escriben de otra manera: twitt-twitt…

De esa onomatopeya surgió el nombre del más reciente sistema de comunicación –el Twitter– que, ¡al fin!, está haciendo realidad la profecía que en 2006 lanzaron los que empezaban a tejer las telarañas de las redes sociales en México, tras el golpe de Estado de los levantacejas, que por sus pistolas mediáticas proclamaron el “triunfo” de Calderón: más temprano que tarde, los ciudadanos organizados en Internet serán más poderosos que Televisa.

Hasta el pasado mes de marzo, había en nuestro país cuatro millones de usuarios de Twitter. Por increíble que parezca, hace pocas semanas, la masa crítica de esa comunidad pulverizó, en menos de 72 horas, la imagen de papacito de la patria que Televisa, durante más de un sexenio y a un costo escalofriante, le construyó a Peña Nieto.

Bastó que el ex gobernador mexiquense abriera la boca en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, para que pusiera de manifiesto su verdadera esencia: la de un muñeco de plástico, semejante a Kenny, el “hombre de acción”, completamente vacío por dentro. Y es que en cuanto la televisión lo captó confundiendo nombres de autores y de obras que dizque “lo marcaron en la vida”, quedó al descubierto el pastel.

Para las empresas españolas, estadunidenses y canadienses que se han apoderado del petróleo, el gas, la generación de energía eléctrica y los yacimientos de oro, plata y hierro; para los 30 dueños de todo lo que no ha sido entregado a los extranjeros; para los banqueros que siguen cobrando los intereses de los intereses del Fobaproa; para los altos mandos del “gobierno” que forman parte del crimen organizado; para los que tienen deudas pendientes con la justicia –Salinas, Zedillo, Chuayffet, Fox, los Bribiesca, Lozano, Molinar Horcasitas, Cecilia Romero, Ulises Ruiz, Mario Marín, etcétera–, y para el pozo sin fondo de Televisa, Peña Nieto era el instrumento ideal que prolongaría su dominación del país otro sexenio.

Por eso no se cansaron de sacarle todo el dinero posible –allí están las facturas que documentan el costo de sus promocionales en radio: a millón de pesos el minuto– para inflarlo en las encuestas de popularidad y llevarlo a la Presidencia de la República sin siquiera despeinarse en el mero trámite –eso creían, el mero trámite– de ganar las elecciones del primero de julio.

Cuando a raíz de su caída al abismo en la FIL, cientos de miles de usuarios de Twitter se dedicaron a inventar nombres de escritores y novelas, haciendo alarde de su cultura literaria y burlándose de la incultura general de Peña Nieto, en Televisa y en el PRI se dispararon las sirenas de alarma y los levantacejas acudieron de inmediato a rescatarlo.

“Es una campaña de desprestigio, pagada por la oposición”, afirmó sin sonrojarse uno de sus más reptílicos defensores. “Para gobernar no es importante ser buen lector”, dijo otra voz, sin reparar en que Fox y Calderón tampoco leyeron nunca y las consecuencias están a la vista.

Luego vino la reacción de la hija de Peña Nieto, que llamó “pinches pendejos, parte de la prole” a los detractores de su papi, mismos que en Twitter la convirtieron a ella en el más popular de los temas del día. A continuación, Kenny reconoció que ignoraba el monto del salario mínimo, antes de admitir que tampoco sabía el precio del kilo de tortilla.

Cada uno de esos disparates fue pasto de un rico manjar para los tuiteros, a tal grado que a los “asesores” del muñeco no se les ocurrió nada mejor que retirarlo del aparador y ponerlo en salmuera hasta el primero de abril, cuando, si para entonces no lo han sustituido, tendrá que volver a abrir la boca. (¡Nooo! ¡Todo menos eso!, me cuentan que exclaman horrorizados quienes aguardan la llegada inexorable de ese día, para ellos, nefastísimo.)

¿Por qué Twitter pinchó, ponchó y sacará de la carrera presidencial a Peña Nieto? Retrocedamos a la época de Benito Juárez, nuestro mayor estadista del siglo XIX, que de ningún modo fue un demócrata, como tampoco lo fueron los liberales del resto de América Latina, y como mucho menos lo son los neoliberales de hoy.

Para los forjadores del Estado nacional mexicano, a mediados del XIX, la democracia era lo de menos. No les pasaba por la mente someter sus proyectos a la consideración de las masas analfabetas. Estas “votaban” de otro modo: tomaban las armas y listo. Pero a la hora de aprobar leyes, programas de gobierno, sustitución de autoridades, quienes opinaban, quienes eran tomados en cuenta, quienes decidían, eran los hombres ilustrados, los entendidos, los que leían y hablaban otros idiomas, los de arriba, los cultos.

Siglo y medio después, los que mandan, los que influyen, los que deciden, los que viven en la punta de la pirámide son, mayoritariamente, usuarios de Twitter. De allí el activismo y la urgencia de los levantacejas por contrarrestar, con sus habituales boberías y falacias, el ingenio y el veneno letal que pueden concentrar los 140 caracteres de un mensaje de Twitter.

¿Por qué el efecto acumulativo de miles de millones de pesos invertidos en Peña Nieto se evaporó ante el título de un libro inexistente como La insoportable levedad del gel, que alguien difundió en Twitter? Porque, a través de Twitter, la chusma se coló de lleno en los salones del poder y comenzó a escribir sobre las paredes íntimas de los dueños de México, las verdades que se dicen en todas partes, menos en la televisión. En otras palabras, Twitter liquidó la máxima que rezaba: lo que no pasa en la televisión no pasa en la realidad.

En 2001, en Argentina, los mensajes de Hotmail derribaron al gobierno de Fernando de la Rúa. En 2004, los mensajitos de teléfono celular cambiaron en menos de 24 horas la intención de voto de los españoles. En 2010, las páginas de Facebook incendiaron la vieja dictadura de Túnez, y a principios de 2011, cuando la tiranía egipcia desconectó una semana la señal de Internet, el pueblo recurrió al fax para salir a la plaza pública y rebelarse.

Todo sugiere que en el incierto México de 2012, Twitter será uno de los campos de batalla donde va a decidirse la lucha por el poder. Y en estos momentos, mientras las “autoridades” electorales maniobran para que Andrés Manuel López Obrador desaparezca de la escena pública hasta el primero de abril (y Peña Nieto conserve su “popularidad” en salmuera), ese espacio de debate y polémica está esperando a quienes desean contribuir al rescate y la trasformación de México. ¡Hasta el próximo sábado!

jamastu@gmail.com


http://twitter.com/

@emiajseliva



23/12/2011


Se despeña Peña



Javier Jiménez Espriú


Cantidades impresionantes de tinta y una explosión del ingenio nacional –ese ingenio que transforma las tragedias en risa y colma las sobremesas, pero que distrae la atención del fondo de las cosas para llevarla a la anécdota amena, jocosa, hiriente, irónica– provocó la presencia –desafortunada para él– de Enrique Peña Nieto –le pondré licenciado cuando me lo autorice sin rubor la Universidad Panamericana–, en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara, a la que fue a presentar un libro suyo, que seguramente no escribió.

Su traspiés y luego de ese, otros muchos y variados, nos han revelado la verdadera personalidad del candidato priísta y la de su estirpe, su prepotencia, su desprecio por la “prole” y su superficialidad. El salario mínimo, el precio de la tortilla, su “machismo” metrosexual, no son deslices u olvidos intrascendentes sino traiciones del inconsciente.

Se ha dicho en múltiples editoriales y comentarios que a cualquiera se le olvida el nombre de un libro o de un autor, lo que es muy cierto; que es de humanos errar, lo que es también indiscutible, pero estos argumentos defensivos, en este caso, son más una distracción que una justificación sobre el verdadero problema que apareció con luz propia, a la luz pública y que hoy, luego del “inteligentísimo” discurso en la recepción de su constancia como candidato único del PRI a la Presidencia de la República, que seguramente formará parte de los grandes momentos de la historia de los grandes estadistas, con su “Pero yo no olvido…”, que seguramente sustituirá en los cursos de oratoria el I have a dream de Martin Luther King, convierte el “olvido” en virtud y las pifias en elemento sublime de publicidad. ¡Qué ingenio! ¡Cómo construir palacios de los errores!

El señor Peña –“puedo olvidar el nombre de un autor…”– no puede olvidar lo que no sabe y ha hecho evidente, no su falta de erudición, que no es necesaria en un político que aspira a ser presidente de la República, sino su ignorancia supina que, desde mi punto de vista debiera ser motivo de descalificación de quien aspira a la primera magistratura de la nación, de una nación multicultural que nos enorgullece, pero que en su caso, siendo gravísima, no es la única tragedia.

Selma Lagerlöf, la Premio Nobel de Literatura de 1909, decía de la cultura que “es todo lo que queda, cuando ya se olvidó todo lo que aprendimos”, pero como hemos visto en Peña Nieto, cuando nada se ha aprendido, nada queda.

Esto explica, por otra parte, lo que yo consideraba inexplicable: el terco empeño en entronizar en el PRI al ex gobernador Humberto Moreira y apoyarlo hasta el límite elástico; establecer una alianza con la Señora Elba Esther Gordillo –le pondré maestra cuando me lo diga sin rubor el secretario de Educación Pública–, pensionar con senadurías a su progenie y con gubernaturas a sus incondicionales –que al cabo ya lo dijeron en el PRI, “las elecciones se ganan con votos y no con libros”, bello ejemplo para la juventud– y hacer lo propio con el Niño Verde, de quien me reservo mis comentarios, por coincidir con los del dominio público. En suma, la integración del dream team del Partido Revolucionario Institucional para 2012-2018. ¡Del nuevo PRI!

Pero tan grave o más que su ignorancia es la falta de recursos exhibida por Peña Nieto para salir de atolladeros elementales, primarios, sin complejidad alguna, que demuestra sus nulas capacidades para enfrentar los problemas de una nación como la nuestra, lo que debe considerarse como un enorme peligro para nuestro futuro, lo que debe encender la alerta de los ciudadanos que aspiramos a un México mejor.

Cuando Denise Dresser, relatando en un programa de radio un encuentro público con Peña Nieto –lo acontecido en la FIL, no es excepción–, dice que demostró que improvisando “es incapaz de construir una frase con sujeto, verbo y predicado”, nos debe obligar a la reflexión, al igual que una reciente y lapidaria sentencia del licenciado Beltrones que señala el peligro de que llegue a la Presidencia de la República un hombre sin ideas, lo que se convierte en severa advertencia o la opinión inteligente de Carlos Fuentes.

En 1980, al inaugurar la primera Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, que tuve el privilegio de fundar como director de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, expresé, y lo he repetido una y mil veces, con plena convicción, que no hay profesional de excelencia en una persona sin cultura y que el libro es el vehículo esencial para lograrla.

He expresado durante muchos años, a mis alumnos, a mis hijos, a mis nietos, que en los libros se encuentran todas las enseñanzas. Ahora, luego de este episodio singular, tengo que enmendar, agregaré que también de la ausencia de libros se puede aprender enormemente. También en eso hay enseñanzas. Todo está ahora muy claro en ese espacio de decisión. Ojalá lo entendamos oportunamente. No podremos alegar ignorancia si permitimos que la ignorancia se empodere nuevamente en nuestro ya agobiada nación.

El PRI debe estar haciendo un recuento de daños de lo que ha pasado con su ya candidato único. Los ciudadanos debemos hacer un análisis de daños de lo que puede pasar. Ya sucedió una vez, se eligió a un hombre obviamente ignorante –en ambos casos la ignorancia resulta patente–, que incluso hacía gala de que no leía y estamos pagando aún las consecuencias. La lección debe estar aprendida. Tropezarse con la misma piedra, cometer el mismo pecado, sería literalmente pecado mortal. La autoexcusa de que era un buen candidato y luego fue un pésimo presidente, no vale para la segunda edición.

Lo sucedido desde la feria del libro hasta “el memorable” discurso del “yo no olvido…”, no ha sido sólo errores cuya corrección sea posible; se trata de horrores que no tienen solución.

¿Quién dice que el recuerdo sabe más que el olvido?

Jaime Torres Bodet

jimenezespriu@prodigy.net.mx