30/12/2010




Alianzas, única posibilidad de que el PAN reviva en 2011








Álvaro Delgado


Calderòn . El sexenio del derrumbe
MÉXICO, D.F., 29 de diciembre (apro).- Después de perder en 2010 las gubernaturas de Tlaxcala y Aguascalientes, y poseer sólo cuatro de los 32 gobiernos estatales, el Partido Acción Nacional (PAN) enfrentará el 2011 sin ninguna expectativa de triunfo en las cinco elecciones para gobernador, antesala de la sucesión presidencial. Calderòn .


La única posibilidad de éxito para el PAN en los estados de México, Coahuila, Nayarit, Guerrero y Baja California Sur es a través de alianzas con la izquierda, particularmente el Partido de la Revolución Democrática (PRD), un mecanismo que en el año que termina evitó una debacle semejante a la de 2009.

La alianza del Acción Nacional con la izquierda fue exitosa en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, donde postuló a expriistas que capitalizaron el hartazgo ciudadano de los gobernadores Ulises Ruiz, Mario Marín y Jesús Aguilar Padilla, caracterizados por el ejercicio autoritario del poder y la presunta colusión con el crimen organizado.

Estas tres alianzas, pactadas por la cúpula del PRD y Felipe Calderón --quien recibió en Los Pinos a los candidatos, junto con los derrotados de Hidalgo y Durango--, dieron un respiro al PAN y a su presidente, César Nava, quien apenas a inicios de mes fue sustituido por Gustavo Enrique Madero.

Sin embargo, en las cinco elecciones de este año el PAN no tiene posibilidades reales de ganar por sí mismo ninguna de las gubernaturas, y su apuesta, otra vez, son las alianzas con el PRD, sobre todo en el Estado de México, cuyo gobernador, Enrique Peña Nieto, encabeza las encuestas hacia la elección presidencial de 2012.

En Guerrero, donde postuló a Marcos Parra, el PAN es cuarta fuerza electoral, y en Baja California Sur, cuyo candidato es el experredista Marcos Covarrubias, tampoco se prevé que sea competitivo.

En Coahuila el candidato será el controvertido senador Guillermo Anaya Llamas, compadre de Calderón, cuyas expectativas de triunfo son también remotas, después de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha barrido a Acción Nacional en las elecciones recientes.

Pero, además, el gobernador saliente, Humberto Moreira, sustituirá a Beatriz Paredes en la presidencia del PRI y el candidato a gobernador será su hermano Rubén, identificado como el real estratega del éxito electoral de ese partido en Coahuila.

Es probable que a Anaya lo respalde el PRD, cuya presencia en los años recientes se ha tornado marginal en esa entidad, pero donde se perfila una alianza es en Nayarit y, sobre todo, en el Estado de México, cuyo candidato se prevé sea Luis Felipe Bravo Mena, secretario particular de Calderón y expresidente panista.

El PAN sólo gobierna los estados de Baja California, Guanajuato, Jalisco y Sonora, los tres primeros desde 1989, 1991 y 1995, y el tercero --que conquistó en 2009-- es el único que ha ganado en los años recientes, cuando más bien ha padecido la pérdida de los gobiernos de Yucatán, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes y Tlaxcala, y antes Chihuahua y Nuevo León.

Además de esos cuatro estados que gobierna con sus militantes, el PAN participa en los gobiernos de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, que ganó en alianza con la izquierda.








No hay comentarios.: