10/12/2010


Astillero

¿Y dónde está (Feli) piloto?

Familias y EstaFa

Cifras rasuradas

Choque electoral


Julio Hernández López


Un convoy de la Policía Federal ingresa a Pátzcuaro, después de un tiroteo en el que resultaron heridos varios elementos de esa corporaciónFoto La Jornada Michoacán/Alan Ortega


Candil de Cancún y oscuridad de Michoacán: el capitán Calderón (CC) regaña a los pasajeros de la aeronave del cambio climático porque no se ponen de acuerdo sobre quién debe asumir el control a pesar de que van a estrellarse, pero no asume que en el país entero, y en regiones específicas como la que tiene su capital en Morelia, el avioncito institucional está en llamas y las pistas de aterrizaje han sido tomadas por batallones de un narcotráfico no oficial (La Familia, en el caso) que cada vez se mueven más con sentido político y con aire marcadamente retador ante las fuerzas del Estado Fallido (EstaFa).

Cambio climático, pero también cambio político: el gobierno calderonista sigue ocultando información y trata de convencer de que no pasa nada grave, mediante boletines de prensa y manipulaciones del periodismo que se mueve a conveniencia. Según esos reportes benignos, mueren más personas en algún pleito breve de cantina que a lo largo de horas de enfrentamientos entre militares y narcotraficantes. El simple uso de armamento pesado y el largo tiempo de confrontación haría pensar a cualquiera que el saldo rojo debería ser mucho más alto (18 horas de confrontación, en cuando menos 12 municipios; lo más pesado en Morelia y Apatzingán, a la hora de teclear estas letras), pero la consigna informativa oficial busca escamotear las cifras reales para no engrosar las estadísticas fúnebres del sexenio y para simular una situación bajo control (cuando menos mediático).

Lo peor (EstaFa) es que tras el fuego entre soldados y La Familia hay proyectos electorales en juego. El muy clientelar perredismo-cardenismo de Michoacán se ha asentado en las estructuras regionales de poder que largamente han sido infiltradas y dominadas por el narcotráfico. La Familia es, desde esa perspectiva, un brazo armado o el poder real, según se quiera ver, pero evidentemente no se puede aspirar a ejercer una cierta coordinación política o de gobierno en esa entidad si no se toma en cuenta el peso y la fuerza real de factores como la mencionada Familia. Contra esa urdimbre histórica –agravada en las dos administraciones recientes, la del ahumado Batel y la del subordinado hermano Godoy–, el calderonismo sostiene un plan de combate que busca debilitar la base electoral del PRD y sus afluentes económicos no oficiales, y abrir paso a una presunta alternativa de cambio, la de la hermana Cocoa –Luisa María Calderón Hinojosa– que ha hecho precampaña en sintonía con las acometidas policiacas y militares del comandante Felipe: el michoacanazo como emblemática prueba del uso del aparato federal para desahogar pasiones partidistas.

Una consecuencia de esas divergencias crecientes ha sido de nueva cuenta el actuar en solitario de las fuerzas calderonistas, que no informaron a las estatales de las operaciones en curso, según ha dicho el secretario general del gobierno local, Fidel Calderón. De la misma manera en que fue desarrollado el michoacanazo, soldados y policías federales cayeron ayer en diversos puntos de la entidad para enfrentar a miembros de La Familia, en congruencia con la extendida percepción federal de que advertir a los estatales de lo que se va a realizar significa dar aviso a los narcotraficantes para que huyan. La mencionada Familia, ha de señalarse, se mueve cada vez más con guías políticas, ya no solamente con la tosudez de las armas y las amenazas. Por razones que Wilkileaks algún día de estos tal vez devele, ciertos grupos del narcotráfico, en especial La Familia, parecen contar con especialistas en manejo de medios de comunicación y en estrategias políticas, al grado de que la banda michoacana propuso al gobierno federal en semanas anteriores el establecimiento de una tregua durante la temporada Guadalupe-Reyes, para dar a los pobladores la seguridad de que no habría enfrentamientos. Tal ofrecimiento era obviamente inaceptable para una administración federal que no puede otorgar rango de interlocutor a un cártel, pero así La Familia aprovechó para posicionarse como un grupo preocupado por la población, deseoso de evitar sangre en temporadas tan especiales, pero obligado por la incomprensión federal a seguir guerreando.

Y, mientras tanto, el licenciado Calderón sigue en Cancún, en guerra contra el cambio climático y regañando a los delegados de otros países que nomás no se ponen de acuerdo en tomar el control de la nave mundial ni porque es evidente que se van a estrellar. ¡Qué necios, ignorantes y dañinos: verdadero peligro para el mundo!

Astillas

Que dice una persona que cobra como comisionado del felipismo para asuntos de Ciudad Juárez, Abelardo Escobar, que los habitantes de esa ciudad mártir van recuperando la confianza en las instituciones federales y en sus planes de combate al narcotráfico. Debería el atrevido declarante presentar sus estudios y documentos a los médicos fronterizos que cotidianamente sufren amenazas, secuestros, lesiones y asesinatos y que se han manifestado en estos días para denunciar su terrible situación... Los diputados federales han establecido que la educación preparatoria es obligatoria, con lo que aumenta el número de rubros que según la visión oficial deben cumplirse aunque es evidente que no sucede así: todo fuera como “legislar”, aunque la realidad vaya por otro rumbo... Gustavo Madero va demostrando rápida afinidad con Germancito y Cesarín: como si Los Pinos lo hubiera regañado, en cuestión de horas se ha echado para atrás respecto a que “tal vez los tiempos empiecen ya a ser convenientes (...) para que las panistas y los panistas” con interés en 2012 “tengan una mayor exposición, trabajo y proyección (...) los tiempos se empiezan a acomodar ya”. Ayer, Madero 2010, para no quedar en línea con Fox, dijo que siempre no, que mejor los aspirantes se concentren “en los asuntos que le pueden cambiar la vida a la gente y no en aquellos que los distraigan”... Y, mientras el peñanietismo se preocupa por la posibilidad de que Encinas sea candidato, y le trata de cerrar la puerta jurídica, ¡feliz fin de semana (guadalupano)!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx



No hay comentarios.: