22/04/2012



Encuentro de la izquierda mexicana en la mesa


Unos 700 comensales de izquierda se reunieron en Minería para actuar por el cambio


La tercera comida de Gula devino en progresión fraterna de olor, color y sabor



Gastrónomos Unidos por la Libertad y el Arte (Gula) posan para una foto de familia tras la Tercera Comida Histórica de la Izquierda Mexicana, este sábado en el Palacio de Minería. De izquierda a derecha: Roberto González, Mohamed Mazeh, Francisco Santoyana, no identificado, Enrique de la Mora, José Amorós, Leonardo de la Sierra y Osvaldo CaldúFoto Carlos Cisneros


Arturo García Hernández


Por lo que se ve, esta tarde de sábado en el patio central del Palacio de Minería, todo cabe en la izquierda sabiéndolo acomodar.

Es la Tercera Comida Histórica de la Izquierda Mexicana, organizada por los integrantes del colectivo Gastrónomos Unidos por la Libertad y el Arte (Gula), también conocidos como los guleros (con g). A la vista, la reunión de alrededor de 700 comensales es como el abigarrado platillo de un chef que mezcla los sabores, los olores y las texturas más contrastantes; que revuelve lo dulce con lo amargo, lo agrio con lo salado, el agua con el aceite. No corresponde al cronista decir cuál es el resultado de tan audaz maridaje.

La invitación dice que el propósito de la comida es fomentar la confraternidad de las fuerzas progresistas del país, subrayando ante todo las coincidencias que nos unen, para actuar en favor del cambio que el pueblo reclama. En ese sentido, la convocatoria es lo más amplia posible, incluyendo individuos, organizaciones sociales, partidos políticos y toda clase de instrumentos de lucha democrática, sin otra pretensión que recordar quiénes somos y por qué luchamos, nuestra historia y nuestra herencia.

La vida o la libertad

Por eso en la reunión caben algunos protagonistas de aquellas luchas en las que se jugaba la vida o la libertad, como el líder estudiantil del 68 Raúl Álvarez Garín y el hoy senador Pablo Gómez; cabe el actual candidato del Movimiento Progresista a la jefatura del gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, que cosecha aplausos y reparte besos y sonrisas; cabe el boxeador Rubén El Púas Olivares, quien saborea los recuerdos de su gloria como campeón de peso gallo mientras levanta la mano izquierda de Mancera al tiempo que dice: Ésta es la buena; cabe el cantante y compositor Guillermo Briseño, cuya música ha acompañado durante décadas incontables luchas y movimientos sociales y artísticos; cabe Chepina Paralta, pionera en hacer programas de cocina por televisión e integrada a grupo Gula.

No hay comentarios.: