09/05/2012

Si no es por el debate , la mayoría de la gente no se entera de este tipo de cosas , que únicamente las retoman los mismo medios de siempre , aquellos que los poderes fácticos califican peyorativamente como de izquierda , para restarles credibilidad y que pocos volteen a verlos .

 

 

Posdebate: rating y despilfarro con Televisa

El debate en la plaza de la Constitución. Foto: Octavio Gómez
El debate en la plaza de la Constitución.
Foto: Octavio Gómez


MÉXICO, D.F., (apro).- El primer debate entre los cuatro candidatos presidenciales superó para muchos las expectativas de un encuentro accidentado, mientras una gran mayoría de espectadores esperaron más de este evento televisivo que, como tal, fue arrasado momentáneamente por los distractores propios del medio masivo por excelencia: una playmate-edecán que apareció 18 segundos con un escote tal que paralizó las miradas adolescentes de Quadri y buena parte de la audiencia; la pésima producción acordada por los partidos que impidió la fluidez de la polémica; y la incapacidad de entender las gráficas y apoyos documentales que todos los candidatos utilizaron con una pantalla censuradora.

La primera impostura del posdebate radica justamente en la importancia mediática inflada como merengue en torno a la edecán Julia Orayen, que ahora aprovecha sus warholianos quince minutos de fama para dar entrevistas a quien se le pida y autopromoverse en la República de Pantalla.

La segunda impostura está entre los propios consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) que se dicen alarmados y descontentos con la producción del debate, pero no aclaran cuánto le pagaron a Jesús Agustín Tapia Flores, un productor televisivo que se desempeñó como coordinador general de noticias para las televisoras locales en TV Azteca, desde 2007.

Los más suspicaces sospechan que el escote sugerente fue una manera de frivolizar el debate, mientras otros creen que ante tal aburrido esquema televisivo lo más destacado no fueron los argumentos de quienes nos piensan gobernar, sino la efímera presencia de la repartidora de bolitas.

Más allá de este posdebate inesperado, el evento del 6 de mayo dejó algunas lecciones para las mismas televisoras que esperaban su rotundo fracaso:

• La transmisión del debate registró un rating promedio, a escala nacional, de 10.4 puntos, es decir, casi 4 millones de personas. La audiencia más alta, según IBOPE, fue en el Canal 5, la segunda cadena nacional de Televisa que apenas llega a poco más de 41% de los 28 millones de tele-hogares en el país. En la parte final del debate, el rating alcanzó los 12 puntos, es decir, casi 5 millones de personas.

Suponemos que si Televisa hubiera decidido transmitir el debate en el Canal 2, la cadena que llega a más de 85% de los telehogares, el rating sería sustancialmente mayor. La empresa de Emilio Azcárraga Jean decidió transmitir Pequeños Gigantes, su reality de concurso donde explotan la infancia de los “niños talentosos” que, por cierto, no fue mencionado nunca en aquellos videos de los “niños incómodos” que circularon en Youtube. Los Pequeños Gigantes tuvieron ese día un rating de 17.3 puntos.

• En comparación con los debates presidenciales del 2000 y del 2006, el rating televisivo de éste fue menor. Según las cifras de IBOPE, en el 2000, el debate entre Fox, Cárdenas y Labastida tuvo un índice de audiencia de 18 puntos, y en el 2006, el debate entre Calderón, López Obrador y Madrazo tuvo un índice de 21.6 puntos, más del doble del presente.

La diferencia sustancial es que en el 2000 y el 2006 el debate se transmitió en las dos cadenas nacionales con mayor alcance: Canal 2 y Canal 13.

• La bravuconada de Ricardo Salinas Pliego fue contraproducente. Su transmisión del partido de futbol entre el Morelia y los Tigres tuvo menor rating que el debate: 9.6 puntos, a pesar de ser transmitido por la cadena nacional de Canal 13. La mala broma de transmitirlo en el canal 40 sólo impactó en el Valle de México. Esta señal de la que se apropió con sus típicas malas artes el señor Salinas Pliego tiene menor audiencia, incluso, que otras señales metropolitanas como Canal 4, de Televisa e, incluso, de Canal 28 o Cadena Tres, de Grupo Imagen.

La cuenta de Twitter de Salinas Pliego no ha cumplido con lo que prometió: ofrecernos sus datos de rating para demostrar la validez de su argumento de que a nadie le interesa el debate presidencial.

• El elemento novedoso fue la intensidad de los medios convergentes y cibernéticos en este episodio. Las cifras indican que en la zona metropolitana unas 294 mil personas vieron el debate presidencial a través de alguna de las plataformas por Internet. La cifra nacional puede llegar a las 500 mil personas.
Evidentemente son diez veces menos personas que las audiencias televisivas. La razón es lógica: menos de 30% de los hogares mexicanos tienen acceso a Internet, en comparación con 92% que tiene acceso a televisión abierta.

La diferencia radica en la condición deliberativa y más crítica de las audiencias por Internet. Tan sólo en las redes sociales, como Twitter, los dos Trending Topics que se formaron antes de que terminara el debate fueron: #UnSalvavidasParaJosefina y #HoyGanamosConAMLO. Al día siguiente, el grupo @ectivista, afín a Peña Nieto, armó su propio Trending Topic con el hashtag #EPNGanóElDebate. Pronto se confirmó que muchas cuentas que inflaron este Trending fueron bots (Francie French, Junko Forester, Shanel Hardesty, Bessie Gard, Kassandra Abner, por mencionar algunos ejemplos de bots que inflaron el TT de Peña Nieto).

Las cuentas de Peña Nieto con Televisa

Peña Nieto desestimó en el debate y en la serie de entrevistas que ha ofrecido en el posdebate las cifras proporcionadas por Andrés Manuel López Obrador sobre el gasto de 742 millones de pesos en el primer año de su gobierno (2005-2006) con Grupo Televisa. Este gasto se desglosa en los documentos de la siguiente manera:

–691 millones fueron para publicidad televisiva, incluyendo infomerciales disfrazados de “entrevistas”.

–10 millones para publirreportajes en editorial Televisa.

–7.5 millones para la elaboración de la “estrategia” de comunicación política.

–1 millón 280 mil pesos para “entrenamiento de voceros”.

–7.2 millones para “diseño de identidad gráfica”.

–6 millones para la agencia Central de Estrategias Políticas (Cepol) por la “asesoría permanente” al gobierno de Peña Nieto.

–10 millones de pesos para la empresa Filmmates, de Pedro Torres, quien ha sido el productor de los spots más caros de la carrera mediática de Peña Nieto.

Las cifras son las mismas que publicó Proceso desde octubre 2005 y forman parte del Plan de Acción que Televisa negoció con el gobierno de Peña Nieto para “fortalecer su liderazgo a nivel nacional y su proyección a escala nacional e internacional”.

Los documentos internos que fueron entregados a este reportero, desde octubre de 2005, no sólo mencionaban las cifras sino ampliaba la inversión y el Plan de Acción, y explícitamente mencionaban una serie de sugerencias que fueron cumplidas al pie de la letra por Peña Nieto, empezando por la primera campaña de los “100 compromisos cumplidos”.

La explicación amplia de este proyecto está en el capítulo dos del libro Si yo fuera presidente, el reality show de Peña Nieto, editado por Grijalbo desde 2009.

Peña Nieto volvió a descalificar esta información. En el debate la calificó de “totalmente falsa” y no se atrevió siquiera a mencionar el nombre de la revista donde originalmente se publicó: Proceso. Para el candidato presidencial priista sólo existe el nombre de los medios afines.

En la entrevista que este martes 8 ofreció a Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, Peña Nieto fue más allá. Dijo que “esta información que publicó una revista” es un invento y no tuvo ninguna consecuencia, porque no se aprobó la formación de una comisión investigadora en la Cámara de Diputados.

El cinismo del candidato presidencial no tiene límites. El convenio publicado es original. Lo saben él, David López, Alejandro Quintero, vicepresidente de Televisa y accionista de la empresa TV Promo, que sirvió de broker o intermediario para ocultar o encubrir el desvío de recursos públicos.

Sí tuvo consecuencias esta información. El acceso a los contratos originales entre Peña Nieto y los medios masivos de comunicación están “reservados”. La opacidad creció junto con el dispendio. Los siguientes contratos ya no fueron “filtrados” y el gasto se incrementó sustancialmente.

Televisa siempre salió al quite para descalificar esta información. El miércoles 24 de junio de 2009, la empresa de Emilio Azcárraga Jean publicó un desplegado en todos los medios impresos diciendo “Aristegui y Villamil mienten”. Les molestó, de nuevo, que se diera a conocer el dispendio de Peña Nieto con Televisa.

Peña Nieto y Televisa le apuestan a la desmemoria de los mexicanos y al chantaje con todos los gobernadores: si ellos no firman convenios similares a los del exgobernador del Estado de México, serán sacrificados en pantalla. Les inventarán un escándalo. Serán un “peligro para México”.

Un viejo dicho señala que el amor y el dinero no se pueden ocultar. El despilfarro de Peña Nieto en la pantalla durante su gobierno en el Estado de México y ahora –con doble contabilidad encubierta– en la campaña presidencial son la más clara confirmación de que ese contrato y el Plan de Acción se cumplieron puntualmente.

Habrá más información. Y Peña Nieto lo sabe. Aunque ahora estén distanciados “tácticamente” Alejandro Quintero y el equipo de comunicación de Peña Nieto.

www.homozapping.com.mx




No hay comentarios.: