01/05/2012

 
Las encuestas y la inducción del voto


Javier Flores

 
Es muy interesante observar los efectos de la discusión que en fechas recientes ha tenido lugar en algunos medios de comunicación en torno a las encuestas electorales. En primer lugar se ha eliminado la pretensión de convertir las elecciones presidenciales del primero de julio en una competencia sólo entre dos contendientes: el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, y Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN). Ahora se trata de una competencia en la que hay tres candidatos, pues hasta ahora no se ha alcanzado el objetivo de arrojar a un lejano tercer sitio a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato de las izquierdas. Se puede argumentar, sin embargo, que no será una elección entre dos, pero tampoco entre tres, pues la ventaja del ex gobernador del estado de México es tal, de acuerdo con esos sondeos, que en todo caso se trataría de esperar simplemente la ratificación en las urnas de un solo aspirante a ocupar la silla presidencial. ¿Cómo explicar estos cambios?

Primero, porque las casas encuestadoras se encuentran ya bajo el escrutinio de la sociedad y lo saben. En segundo término, porque los intelectuales y científicos sociales que basan sus análisis en esos sondeos saben también que no pueden poner en riesgo su prestigio profesional y su reputación, apoyándose simplemente en esas empresas. Todo lo anterior, por supuesto, dicho en términos generales, pues hay que reconocer que también existe el cinismo.

Pero esos cambios son aparentes. En los sondeos a los que me refiero, Josefina Vázquez Mota (JVM) es ya víctima del chantaje de las encuestas. Ahora sólo la utilizan como objeto. Un muro de contención para el tercer candidato. A pesar de que todos los analistas coinciden en que la campaña de la abanderada del blanquiazul es un desastre, ahora baja, mañana sube, todo para mantener alejada la amenaza que representa la izquierda y para dejar libre el camino a Peña Nieto. Dentro de la lógica de estas encuestas, podría ser mortal para el candidato del PRI que AMLO se despegara tempranamente al segundo sitio, pues entonces se revertiría la estrategia original de inducción del voto (o voto útil) a favor del candidato de las izquierdas. O sea, eso no va a pasar. Conviene mantener a Josefina en el segundo puesto, así sea a trompicones.

A menos que ocurra un milagro, como expresó el ex presidente Vicente Fox. Algo que es muy poco probable, pues, para que sucediera, JVM tendría que pronunciarse, por ejemplo, contra la estrategia del licenciado Felipe Calderón y renegar de la guerra contra el narcotráfico que ha costado más de 60 mil vidas, lo que la colocaría en una posición incluso más vulnerable de la que tuvo en su momento Luis Donaldo Colosio. O sea, eso tampoco va a pasar. Entonces la pregunta sería: ¿cómo van a lograr las empresas de encuestas y los analistas asociados a ellas mantener en la segunda posición a JVM? La respuesta es muy simple: como sea.

Digo lo anterior porque todo lo que tiene que ver con estas encuestas es ya una burla, francamente mueve a risa… Pero francamente yo no quería hablar de esto, que, acepto, puede quedar en un nivel puramente especulativo (aunque por alguna razón no pude detenerme), sino de otra cosa relacionada con lo anterior. Acabo de leer el trabajo ya clásico de Robert K.

Goidel y Todd G. Shield publicado en 1994 en The Journal of Politics, en el que estos autores muestran, mediante el empleo de herramientas estadísticas y matemáticas, cómo la conducta electoral de los votantes puede ser influenciada tanto por la exposición a los medios como por la presencia de expectativas electorales.

El efecto bandwagon (de arrastre, o subirse al carro) consiste en que los sujetos se suman a lo que hacen o creen la mayoría de las personas. Si bien la certeza o infalibilidad de esta conducta puede ser objeto de mucha discusión, lo cierto es que esta estrategia es empleada comúnmente por los publicistas para inducir la compra de productos o para promover a algún cantante. El razonamiento para el caso de las modas es el siguiente: si la mayoría de la gente lo tiene, yo también lo debo tener.

Goidel y Shield encuentran un efecto semejante por la difusión de las encuestas en los procesos electorales que analizan. Esto es particularmente cierto, afirman, en el caso de los independientes que no tienen el filtro perceptivo del partidismo, pero también lo es en el caso de los pertenecientes a los partidos.

Lo anterior puede facilitar el arribo a puestos de quienes son percibidos como los ganadores. Aunque no lo discuten, las conclusiones de estos autores parten de la suposición de que las encuestas están razonablemente bien hechas. Algo que en el caso mexicano, en mi opinión, es muy dudoso.

Como quiera que sea, la contratación de las encuestas electorales en nuestro país, cuyos resultados son primero divulgados y luego amplificados por algunos analistas, tienen la intención deliberada de provocar ese efecto de arrastre. Estos sondeos representan tan sólo una de los frentes que muestran el nivel tan pobre que tiene nuestra incipiente democracia en este año de elecciones.

Olvidaba decir que el efecto bandwagon se ha trasladado ya al subconjunto de las encuestas. El razonamiento es el siguiente: si la mayoría de las encuestas dice tal cosa, entonces debe de ser cierto… En lugar de subirme a ese carro, prefiero defender mi derecho a dudar.



No hay comentarios.: