11/05/2012


La nueva cara del PRI

Epigmenio Ibarra



Si nos atenemos a lo que dicen, hasta ahora al menos, las encuestas, muchos mexicanos han perdido la memoria o, peor todavía, se han dejado hipnotizar por la publicidad.
Expuestos al bombardeo de spots se han creído la leyenda de que Enrique Peña Nieto, el hombre que con su boda con una estrella de tv inició una historia de telenovela, representa la nueva cara del PRI.

Lo cierto es que si no sucede algo dramático, los mismos que saquearon y oprimieron a México durante décadas volverán a entrar, legitimados por los votos, a la residencia oficial de Los Pinos.

Ciertamente nunca salieron de ahí. Dejaron la silla presidencial al PAN, pero, detrás de la misma, siguieron operando áreas claves como las de la seguridad y las finanzas públicas.

Garrote y plata quedaron, como siempre, en manos de los priistas.
En una más de sus traiciones, Vicente Fox, quien prometió echarlos a patadas del poder y gracias a esa promesa llegó a la Presidencia, no hizo sino co-gobernar con ellos.

Cuando, con el Pemexgate y con la ley en la mano, pudo Fox dar un golpe al PRI debajo de la línea de flotación y, en los hechos, pulverizarlo, decidió, en cambio, tenderle la mano.

Por no haber demolido hasta sus cimientos al viejo régimen autoritario deberá responder Vicente Fox. Toca al PAN responder ante la nación por haber abierto de nuevo las puertas del poder al PRI.

Lo cierto es que necesitaba Fox al tricolor para librar la batalla del desafuero. Para intentar dar un golpe de Estado al gobierno soberano del Distrito Federal encabezado por López Obrador.

Conspiraron entonces Carlos Salinas y Diego Fernández de Cevallos para montar una operación de desprestigio contra el gobierno perredista.

Les facilitó la tarea Rosario Robles, quien abrió las puertas a Carlos Ahumada para que corrompiera y pusiera en evidencia
a algunos personajes de la izquierda electoral.

Nada hubiera significado ese golpe sin el concurso de la tv, que se encargó de amplificar la onda expansiva. A un lado echaron periodistas de ambas televisoras todo resquicio de ética prestándose para la maniobra.

A un lado siguen echando los principios esos periodistas que se burlan del “complot” habiendo, como hay, tantas evidencias de su existencia.

Aliados PAN y PRI trabajaron para colocar en la Presidencia a Felipe Calderón Hinojosa, quien pagó el favor ampliando la complicidad.

Al PRI debemos, más allá de la instauración de la corrupción y la impunidad como fórmulas esenciales de funcionamiento del sistema político mexicano, una de las gestiones más trágicas de la historia reciente.

Es el PRI co-responsable de la guerra de Felipe Calderón.
Fueron sus mandos políticos y de seguridad los que orquestaron esta fallida y trágica estrategia que ha costado al país más de 60 mil muertos.

Fue durante el priato que nació y se consolidó el narco. Viejos miembros del PRI, ex comandantes de la Federal de Seguridad y caciques regionales fundaron y operan los cárteles de la droga.

Cárteles que hoy, sobre todo en los estados gobernados por el PRI, han incrementado sus actividades y han desatado una ola incontenible de violencia.

Es el PRI corresponsable del desempleo y la pobreza. Fue el mismo modelo económico de Carlos Salinas, orquestado por priistas, el que siguió Calderón, añadiendo a la corrupción atávica del PRI su criminal ineficiencia.

Es esta ineficiencia la que ha hecho voltear a muchos mexicanos a mirar al PRI. Eso y, claro, la tv, que ha decidido usarlo para cerrar el paso a AMLO y garantizar así un presidente que defienda sus intereses por sobre los de la nación.

De pronto muchos han dejado de ver detrás de Peña Nieto la sombra de Salinas, de Hank, de Montiel, de Moreira, de Marín, de Ulises Ruiz.

De pronto se han olvidado de la opresión y la falta de libertades de los tiempos del PRI. De la corrupción y la impunidad convertidas en la única moneda de cambio.

Allá ellos los desmemoriados, o peor todavía los que han perdido la decencia y, quizás esperando parte del botín, quieren votar por los que tanto han robado a la nación.

Allá ellos, digo, porque somos muchos los que tenemos memoria y voluntad de construir un México más justo, más digno, más democrático.

www.twitter.com/epigmenioibarra


http://elcancerberodeulises.blogspot.com





No hay comentarios.: