17/03/2012

Salvo los que colaboran en televisa , azteca , telefórmula , milenio , y si es que así se les puede llamar , ni Peña Nieto ni Josefina Vazquez Mota cuentan con el apoyo de intelectuales , ni del sector academico ni artististico .

Siempre me ha llamado la atención como la gente no repara en esto : desde el 2006 los periodistas , intelectuales , academicos , cientificos y artistas de toda índole , que tengan de una u otra manera un vínculo con los medios de comunicación arriba citados , invariablemnete apoyan lo que sea , siempre y cuando sirva para denostar a AMLO , empezando con lo del fraude electoral ; y a la inversa , todos aquellos que no tienen un vinculo con esos medios , invariablemente apoyan a AMLO y para muestra basta ver todos los que se han sumando a MORENA .



La cultura es Morena


Elena Poniatowska


Escuchar propuestas culturales que le den voz y voto a viejos y a jóvenes que antes no se escuchaban es uno de los objetivos de Morena Cultura”. A los jóvenes se les ha escamoteado el futuro y los viejos merecen un presente que los tome en cuenta. Según las estadísticas, la juventud es mayoría.

“Morena” quiere brindarles un espacio que gire en torno a sus aspiraciones y elimine a los ninis. La cultura es un detonante, abarca las artes y las culturas de nuestra nación multiétnica. Creemos que la cultura indígena no se cuece aparte, es esencial. La cultura no es un apéndice de lo económico y de lo político, es un tema central, un eje en nuestro crecimiento. No es un ornamento, un accesorio o un entretenimiento.

El objetivo de “Morena” es el diálogo público a la luz del día. ¡Nada de encerronas para dar sorpresas desagradables o inaceptables! ¡Fuera las decisiones a escondidas! “La política es de todos, no de un sector estatal” dice muy bien Alfredo López Austin. Todos los mexicanos deberíamos levantar la voz y tener la certeza de que vamos a ser respetados. La cultura de un país abarca su educación, su ciencia, su tecnología, su salud física y mental y en nuestro país es excepcional pero se ha dado prioridad a los intereses privados de quienes tienen poder.

La cultura es nuestra carta de identidad, es la que nos hace distintos. Cada vez que decimos “yo soy mexicano” en el extranjero, el interlocutor visualiza tras de nosotros la guerra contra el narcotráfico. ¡Para el exterior somos un país cosido a balazos! Para nuestra desgracia, se sabe que México es también el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo. “Contra la barbarie, cultura” grita El Fisgón. Sin embargo, no somos víctimas. Es cierto que Estados Unidos consume la droga y que nosotros ponemos los muertos, pero también es cierto que si la droga desata la muerte podemos iniciar un movimiento social que desate la vida y nos salve.

Nuestra crisis es muy profunda, pero nos espera el cambio. Después de una situación extrema se toca fondo y el impulso para salir es el que lo saca uno a la superficie del pozo. “Morena Cultura” propone un país en el que nos construyamos a través de la cultura que es finalmente, la mejor manera de construirnos. La cultura y la educación son hermanas, es imposible separarlas. Van de la mano, piensan juntas, a través de ellas, niños, jóvenes y viejos se descubren a sí mismos.

Recuerdo que en 1942, Torres Bodet pedía que enseñáramos a leer y a escribir a quienes tuviéramos cerca y muchos compartimos su entusiasmo. En los años 40, nuestro país todavía vivía la esperanza de un México para todos, se practicaba el bien común y todo lo sabíamos entre todos como dijo Alfonso Reyes y tejíamos al país en el mismo telar. Como informa Hugo Gutiérrez Vega, hoy en nuestro país hay 11 millones de analfabetas. Esa campaña de alfabetización no ha sido superada y todavía ahora podría llevarse a cabo si a México no lo hubiera dañado tanto la deshonestidad y el abuso del poder. Si hoy nos desentendemos, regresaremos a lo mismo pero ese “mismo” será peor. Por eso, “Morena Cultura” invita a combatir la inercia y sobre todo a votar el domingo primero de julio de 2012 por el cambio que para nosotros significa Andrés Manuel López Obrador, pero también va más allá de las elecciones. ¡Que nuestra lucha culmine en centros culturales en pueblos alejados y en talleres sin costo para todos!

Es cierto que “toda obra de arte cambia el mundo y cambia la vida”, como dijo el poeta Gabriel Zaid que también aclaró que la tierra es más habitable después de Cervantes. Es cierto que conocemos más profundamente lo que sucedió en Guernica después de Picasso, sabemos más de la Revolución Mexicana después de ver los murales de Rivera, Orozco y Siqueiros. Es cierto que los historiadores nos aleccionan acerca del pasado y que Juárez es más Juárez después de Ralph Roeder, que Sor Juana es el mayor poeta de nuestro continente, según Octavio Paz y que María Sabina, en su choza de Huautla de Jiménez, Oaxaca, tenía razón al decir que ella era la mujer Jesucristo.

“Morena Cultura” es incluyente, no se divide en grupos, cultiva una capacidad crítica que no se deja llevar por la moda o el consumismo. La cultura es una fuerza en el ánimo de todos y es un referente moral. Así como la lectura forja la vida interior de una persona, la cultura es la vida espiritual de un país, su capacidad de crear. Crear también es actuar e impulsar el propio crecimiento.

Designar, seis meses antes de las elecciones a un grupo de colaboradores y hacer asambleas en las que todos exponen sus puntos de vista es inédito en nuestro país. En las asambleas también inéditas pueden hacerse planteamientos muy concretos. Estábamos acostumbrados a que el jefe máximo y su equipo decidiera por nosotros. A partir de hoy somos los responsables después de vivir “narcotizados” durante los pasados seis años.

El cambio y la toma de iniciativas va más allá de la queja y del sometimiento. Finalmente es nuestro compromiso con la causa de un hombre honesto que ama a México el que logrará que todos los mexicanos sepamos que somos valiosos e irrepetibles.





No hay comentarios.: