18/03/2012


En Gobernación, Ebrard aplicaría esa nueva política, ofrece el aspirante presidencial

Habrá estrategia de seguridad cercana a la ciudadanía: AMLO

Plantea el retiro paulatino del Ejército de la lucha antinarco y crear una policía “moralizada”


Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador exponen su plan contra la violenciaFoto Roberto García Ortiz



Andrea Becerril

El candidato presidencial de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, definió ayer que su propuesta para combatir la violencia y la criminalidad contempla una nueva política en materia de seguridad, cercana a la ciudadanía, que incluye el retiro paulatino del Ejército de las calles y la creación de una policía federal nacional, “moralizada y capacitada” para retomar las tareas que ahora realizan los militares.

La nueva política de seguridad pública sería responsabilidad de Marcelo Ebrard Casaubon, a quien López Obrador ha invitado para que sea secretario de Gobernación de su gabinete, y al que ha confiado la tarea de serenar al país y garantizar a todos los mexicanos la tranquilidad y la paz públicas.

López Obrador dio a conocer lo anterior en una conferencia conjunta con Ebrard, luego de que ambos sostuvieron una reunión a puerta cerrada con especialistas en torno a gobernabilidad, política interior y seguridad.

El político tabasqueño resaltó que Ebrard tiene la experiencia suficiente, que ya ha demostrado como jefe de Gobierno del Distrito Federal, para cumplir con el encargo de ser el responsable de la política interna del país.

El gobernante capitalino, en tanto, expuso que su propuesta es transformar la Secretaría de Gobernación y dar otro enfoque a la política interior. “Habrá más seguridad ciudadana y menos seguridad nacional”.

Añadió que se trata de otra concepción de seguridad, no diseñada desde las instancias policiales sino desde una perspectiva civil, con base en la equidad y el respeto a los derechos humanos.

Detalló que el tiempo para sacar al Ejército del combate al crimen organizado dependerá de la situación particular en cada estado de la República. “Habrá que hacer una primera revisión, pero lo importante es que en cuanto inicie el gobierno, empezaría la sustitución de las fuerzas armadas”.

Al respecto, López Obrador aclaró que el retiro del Ejército de tareas de seguridad pública es para proteger a la propia institución castrense, para que “no se afecte, no se socave y no se exponga a la corrupción”.

Adelantó que para suplir al Ejército en las tareas de enfrentar al crimen organizado “habrá una policía nacional federal, profesional, capacitada y, lo que es importante, moralizada”.

De esa forma, “una buena policía se encargará de la seguridad de los ciudadanos”.

Durante la conferencia, Ebrard precisó que en abril presentará un proyecto detallado en torno a ese asunto tan complejo de la política interior y de seguridad, que amerita lograr acuerdos muy vastos, “a fin de transformar la realidad”.

Expuso que durante el encuentro con especialistas, se discutieron otros temas que deberán pasar por la Secretaría de Gobernación, como una política migratoria basada en la interculturalidad y en aplicar dentro lo que se pide afuera.

Igualmente, respaldar y ampliar la red de medios públicos, “no de administraciones gubernamentales, sino medios de Estado de carácter público y favorecer la competencia y la apertura en todos los ámbitos de la comunicación”.

Cuestionado en torno a las marchas de maestros que colapsaron la circulación en Reformas, Insurgentes y la zona centro en días pasados, Ebrard respondió: “Es el costo por ser la capital del país”.






No hay comentarios.: