17/11/2010


Dinero

Pago de intereses devora al presupuesto

Está hundido en deudas el gobierno

Ayuda para lentes del presidente de la Corte





Enrique Galván Ochoa


Cada minuto que transcurre aumenta la deuda pública del gobierno mexicano. El año próximo dispondrá de 315 mil millones de pesos para el pago de intereses, con autorización de la Cámara de Diputados, cuyos capos hasta ayer pusieron fin a su patético manoteo por la morralla. Con las partidas importantes, como esta de la deuda, no se atrevieron a meter. Si el precio del petróleo cayera súbitamente a menos de 10 dólares el barril –como ya ha sucedido– sería preciso declarar una moratoria –como también ya ha sucedido–. Recientemente el gobierno calderonista se ufanó de que había concertado un nuevo préstamo por mil millones de dólares que vencerá en un siglo. Fue arreglado a una tasa de interés muy alta, en términos comparativos. No hay motivo para enorgullecerse en pagar primas elevadas a lo largo de 100 años. ¿A cuánto asciende la deuda pública? Hace días esta sección mencionó que, según The Economist, llega a una cifra que asusta: 384 mil millones de dólares. Los datos del semanario británico especializado en temas de economía y finanzas coinciden en términos generales con los de la Secretaría de Hacienda. En su reciente reporte sobre la situación financiera del país –agosto pasado– revela el monto de la deuda incluyendo al gobierno federal, organismos, empresas y banca de desarrollo, en dólares y en pesos. La denominada en dólares roza los 100 mil millones. Y la de moneda nacional es de 2 billones 722 mil millones. Aunque no es tan aparatosa como la quiebra de la seguridad nacional, aquí hay otra bancarrota.

La corrupción sin límite

El gobierno mexicano ha tenido que recurrir a préstamos internacionales constantemente porque ningún dinero le alcanza, aunque no ha dejado de aumentar impuestos y crear otros. Sube arbitrariamente los precios de la gasolina, la electricidad y el gas y aún así queda corto. Exporta petróleo crudo, cobra en dólares, pero no sale del déficit. El problema es la corrupción en el manejo de los fondos públicos, la falta de rendición de cuentas y la impunidad. Parte del laberinto son los sueldos y prestaciones desmesurados de la elite oficial. Un caso: el presidente de la Suprema Corte de Justicia. Entre sueldo, prestaciones y “pago por riesgo”, el presupuesto le asigna un ingreso anual de 5 millones 989 mil 489 pesos. En la gráfica (a la derecha) aparecen los conceptos que lo integran. ¿Ustedes creen que necesite de una ayuda para anteojos de 3 mil 100 pesos? ¿O que le haga falta un pago de mil pesos como estímulo del Día de la Madre? ¿Qué más le hará falta?

@Vox Populi

Asunto: gruyeros al ataque

Te escribo estas líneas para hacer un llamado... la verdad no sé a quién. Resulta que hace más de un mes en la zona de hospitales de Tlalpan, específicamente en el Instituto Nacional de Nutrición y el Instituto de Cardiología, los gruyeros han emprendido una campaña en contra de los automovilistas que traen a sus enfermos. De la noche a la mañana en la calle de Vasco de Quiroga (es la de Nutrición) aparecieron discos de “no estacionarse” del lado izquierdo. Desde siempre las calles de esta zona se utilizaron con ese fin, pues no hay estacionamientos y ya con los viene-viene es demasiado para que todavía los señores de las grúas aparezcan para cometer barbaridades. Es muy penoso que las autoridades del Distrito Federal se valgan del dolor de los ciudadanos para hacer sus negocios.




Graciela Ávalos Andrade/Distrito Federal

R: Como quien dice: si al enfermo no le da un infarto en la consulta, de seguro no se salva si se llevaron su coche. Será que se acerca Navidad y los dueños de las grúas están haciendo cochinito para los regalitos de los funcionarios.

Asunto: el Niño Muerde y la Riviera Maya

Quiero hacer un pequeño comentario acerca de la explosión en la Riviera Maya. ¿Recuerdas aquella grabación del nefasto Niño Verde pidiendo una millonada para autorizar la construcción de un hotel sobre manglares? ¿No será el mismo hotel?

Adelfo Nolasco Meneses/Distrito Federal

R: Lo recuerdo perfectamente bien. Sucedió en febrero de 2004, cuando era senador y presidente del Partido Verde. Le grabaron una conversación en que un supuesto coyote le pedía su intervención para unos permisos del ayuntamiento de Cancún, el cual controlaba su partido. Le tocaría una tajada de 2 millones de dólares. Desde entonces lo comenzaron a llamar el Niño Muerde.

Asunto: el aumento a Calderón

Hola, mi estimado Enrique: Vi con pasmo que en el reparto del presupuesto le subieron el salario a Felipe Calderón, pero yo creo que una aclaración es necesaria, como lo plantea la décima:

Como si lo mereciera
éste, que peor cada año,
nos hace terrible daño,
más dinero a su chequera;
que al menos franca dijera
esa Cámara en su diario
si es aumento de salario
por presidencia fallida,
o es presupuestal partida
por el auge funerario.

Los mensajes no publicados en este espacio aparecen en el foro.

galvanochoa@yahoo.com






No hay comentarios.: