07/05/2011

Yo no se si Enrique ha leido el Nuevo Proyecto Alternativo de Nciòn que muchos intelectuales honestos y mediante muchos foros de consulta , han diseñado y que recoge en su totaslidad la filosofìa e ideales de AMLO , por lo cual , este , (AMLO) los ha adoptado como propios ( èl tambièn particiò en su elaboraciòn) y a los cuales se ha comprometido en caso de llegar a la presidencia en 2012 ; casi en su totalidad , en esta columna , Enrique Calderòn Alzati los ha descrito a la perfecciòn . No busque màs Sr. Calderòn Alzati , sin temor a equivocarme el destinatario que busca su carta es Andrès Manuel Lòpez Obrador .

Creo que no hay margen de error , èl es el ùnico que puede sacar a este paìs de su marasmo .







Carta en busca de destinatario







Enrique Calderón Alzati




En los últimos días he recibido copias de algunas cartas dirigidas a Felipe Calderón, escritas por diferentes articulistas, personajes de otros medios de comunicación y por personas del público en general, preocupadas por los serios problemas que aquejan al país, para pedirle que haciendo a un lado lo que ha venido realizando hasta ahora, rectifique y ejecute algunas acciones, como mejorar la educación, dar marcha atrás en su guerra irresponsable supuestamente contra el crimen organizado, garantizar la seguridad de la población, acabar con la corrupción y otras cosas más, con las cuales estando de acuerdo, me parecen verdaderas pérdidas de tiempo, en virtud de la escasa capacidad y sensibilidad del actual gobernante para escuchar y responder a peticiones y demandas específicas, por sencillas o importantes que éstas nos parezcan. En otras naciones, y quizá en otros tiempos de nuestro país, estas conductas eran totalmente válidas y muestras de la sensibilidad y responsabilidad política de la población.

Existe un dicho de nuestras abuelas muy sabio al respecto: “es como pedirle peras al olmo”. Sin embargo, la idea de hacer peticiones me parece correcta, porque constituye una manera muy clara de expresar los deseos, preocupaciones y protestas de la sociedad en busca de una respuesta, por ello he preparado también esta carta, sólo que con la idea de enviarla a un destinatario diferente; de hecho, a varios posibles destinatarios, porque en realidad no sé en este momento cuál es el bueno, aunque sí puedo decir de manera genérica que se trata de todos aquellos hombres y mujeres que en este momento piensan o desean llegar a la Presidencia a finales del próximo año. El texto de la carta es el siguiente:

Muy excelentísimo señor(a):

Sabiendo de su interés por dirigir los destinos de este país, quisiera pedirle que antes de seguir adelante en este propósito, se pregunte usted la razón que lo mueve a buscar este cargo, y que si ello se debe a razones de prestigio, del deseo de ser muy importante, de poder mandar para imponer la visión que usted considera mejor a las de otros posibles aspirantes, se piense mejor las cosas. Igualmente, si en ello hay un interés de lograr acumular riquezas que le permitan cubrir sus aspiraciones personales, o usted siente que existe un grupo de personas poderosas que le están apoyando con la idea de que les permitirá obtener beneficios económicos para realizar determinadas acciones, es tiempo de hacerse a un lado, porque al final del camino todo lo que habrá logrado es contribuir a seguir deteriorando el país como han hecho todos sus antecesores recientes; sus logros se reducirán a vivir en un infierno de complicidades y de frustraciones ante lo que se podría hacer y no se hizo, en virtud de los compromisos adquiridos. Claro que usted puede pensar que eso no les ha pasado a los gobernantes anteriores, que luego de sus pésimas e incluso delictuosas actuaciones andan allí tan campantes, como Fox o Salinas, por citar un par de ejemplos. Pues sí, esto es cierto, pero se lo estoy diciendo a usted antes de que el poder que aspira lograr se haga realidad y termine enfermándole, convirtiéndole en un cínico o en un esquizofrénico que construye sus fantasías para aislarse de la realidad; piense, por ejemplo, en el estado lamentable e infeliz del señor De la Madrid, o del igualmente triste fin del señor López Portillo.

No, lo que el país que usted espera gobernar necesita es algo diferente; requiere un líder carismático, que constituya un ejemplo para todos, que sin ataduras ni compromisos con intereses mezquinos pueda señalar el camino a seguir, que sea capaz de convocar a la nación entera a lograr objetivos concretos y significativos en tiempos razonables, que haga sentir a todos los mexicanos que podemos salir del marasmo en que nos encontramos, que aspire a guiar a su pueblo para rencontrar la senda que traemos perdida desde hace ya mucho tiempo, que se sienta capaz de restañar heridas y terminar con odios, aun hacia aquellos que han dañado seriamente al país con sus mezquindades y deseos de lograr ganancias absurdas a costa de anular los intereses de los demás, no con un simple borrón y cuenta nueva, sino con la aplicación respetuosa de la ley (lo que no se ha hecho por décadas). Si usted piensa que esto no es posible, entonces no es el personaje que México necesita.

Por ello, le pido que reflexione si usted sería capaz de actuar como Mandela, para iniciar un proceso de reconstrucción nacional de un país lastimado por la violencia; si cuenta con la sabiduría para definir un pacto económico como el definido por Franklin Roosevelt para superar la crisis económica en que hemos estado metidos; si usted tiene una trayectoria pública y una voluntad como la de Lázaro Cárdenas para restablecer la soberanía nacional, si siente un compromiso real en torno a mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, enfrentándose con sabiduría y autoridad a los intereses más mezquinos que operan en México; si tiene la visión de largo plazo como para convocar a la puesta en marcha de un proyecto educativo que nos permita lograr lo que otras naciones, como Finlandia, en unas pocas décadas. Si este es el caso, adelante, sería bueno que los mexicanos lo supiésemos desde ahora, pero si usted no ha pensado en todo esto, o no considera que es importante, mi petición es que se haga a un lado para dejar el camino a alguien más acorde a nuestras necesidades.








No hay comentarios.: