04/09/2011



Larrazábal y Cordero





Federico Arreola



Brutal la portada del Proceso de esta semana: el alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal, levanta la mano al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, que es el precandidato panista a la Presidencia de la República que apoya Felipe Calderón

En la foto aparecen también Zeferino Salgado, delegado de Comunicaciones y Transportes en Nuevo León, y Raúl Gracia, consejero de la Judicatura.



Es el equipo de Cordero en Nuevo León. Y no es cualquier equipo. Claro que no.



Larrazábal y su gente se encuentran ahora en serios problemas porque se ha descubierto (videos dados a conocer por los diarios El Norte y Reforma no dejan mentir) que ellos operan a favor de la operación irregular de casinos en la ciudad de Monterrey, donde recientemente una casa de apuestas fue atacada por el crimen organizado, un hecho que dejó más de 50 muertos.



Este domingo, El Norte y Reforma difunden un video en el que, claramente, el representante de uno de los casinos irregulares acude a la oficina privada de Larrazábal, ubicada en la colonia Obispado de Monterrey.



Al representante de los casinos, Sergio Gil, lo acompañaba Jonás Larrazábal, el hermano del alcalde que fue videograbado recibiendo, en una mesa de Black Jack, 400 mil pesos, que justificó con el mayor cinismo diciendo que eran el pago por la venta de quesos de Oaxaca, que es la actividad a la que supuestamente don Jonás se dedica.



En esa casa de la colonia Obispado, el centro de operaciones políticas de Fernando Larrazábal, estuvo el 7 de agosto el secretario de Hacienda. Sí, el día en que Ernesto Cordero visitó Monterrey para promover su precandidatura panista a la Presidencia. Sin duda, a Cordero tal residencia en la que se negocia con los propietarios de los casinos irregulares le pareció adecuada para ser la sede de su equipo de campaña en Nuevo León.



La podredumbre del PAN a todo lo que da. Y la suciedad llega hasta lo más alto. Como se lee en Proceso, una fuente del PAN sostiene que Larrazábal recibió “una orden de Felipe Calderón: respaldar al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en sus aspiraciones presidenciales”.





No hay comentarios.: